MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
AÑO 1986

1-1-86             769

Amados míos: la Madre espera, escucha y ama. Eterno amor el de la Madre, 
continuo desvelo. Como Madre de Jesucristo os digo, suplicad al Señor 
misericordia, y os sentiréis como tempestad calmada, la paz del Señor obra 
maravillas en sus criaturas.
Gloria a Dios.



2-1-86           770

Hijos: no frustréis vuestras vidas, no seáis como los desdichados que nada saben 
de Dios. Orad, que perdure en vosotros la oración, que vuestro pensamiento no 
se aparte del Señor un solo instante. Dios bendiga los corazones puros.
Amén, amén.

Leed: San Juan C.8; V. 32 y 51
        32      "Conocerán la Verdad y la Verdad los hará libres".
        51      "Les aseguro que el que es fiel a mi Palabra, no morirá jamás".



3-1-86            771

Digo a tus hermanos: Cristo Jesús os pide, que renunciéis a todo lo material y os 
da la posibilidad para alcanzar lo espiritual, porque llevar una vida rica 
espiritualmente, es vivir realmente en Dios. Sed como el Señor quiere que seáis.
Gloria al Santísimo.



4-1-86             772

Amados sean por Dios, aquellos que siembran la palabra de Dios.
Los sinceros y abiertos de corazón.
Los que se disponen a la voluntad del Señor.
Los que no temen al enemigo.
Los que buscan el perdón de Dios.
Los pueblos que creen en el Señor y se apegan a la Vida.
Los que no rechazan a María del Rosario.
Benditos mis hijos.
Amén, amén.



6-1-86            773

Esta tarde después de rezar le digo a la Virgen:
¡Oh Madre!, siento vergüenza por el mundo que Tú ves, ármame de valor para 
enfrentar esta triste realidad, que es la indiferencia hacia Dios y la Iglesia.
Pido clemencia al Señor por los que cierran sus ojos y no quieren ver su obra ni 
escuchar su Palabra.
Aparece Ella y me dice: Hija mía, Yo les digo a tus hermanos: pobres los 
idólatras, pobres los que no escuchan las advertencias del Señor.
El no abandona, Dios protege a cada hijo, Dios habita en cada hijo, por eso, 
porque os ama, os baña de Gracias.
En adelante, dejaos empapar por esas Gracias.
Gloria al Señor.






7-1-86             774

En la mañana veo a Jesús con la túnica blanca, como siempre rodeado de una 
hermosa Luz.
Me dice: Vengo en auxilio de mi Rebaño. 
Que los hombres sepan, que mi manantial nunca se secará.
Que sepan también, que el que es calumniado por mi causa, bendito será por 
Dios.
Luego veo a la Santisima Virgen, sola, de sus manos salen rayos de Luz blanca.
Me dice: Dios ve al generoso, al avaro, al que ama y al que desprecia.
Cuidado hijos míos, amad al Señor, mas   amadlo de corazón y seréis dignos de 
Redención.
Amén, amén.
Leed: Sabiduría C. 6, V. 6-7 y 10-11
  6              Al pequeño, por piedad, se le perdona, pero los poderosos serán   examinados  con 
rigor.   
        7       Porque el Señor de todos no retrocede ante nadie, ni lo intimida la grandeza: El hizo 
al pequeño y al grande, y cuida de todos por igual.
10        Porque los que observen santamente las leyes santas serán  reconocidos como santos, 
y  los que se dejen instruir por ellas, también en ellas encontrarán su defensa.
        11      Deseen, entonces, mis Palabras; búsquenlas ardientemente, y serán instruidos.



8-1-86          775

Esta tarde veo a la Santísima Virgen y quedo sorprendida porque veo sus cabellos 
más descubiertos que de costumbre.
Ella ve mi asombro y abriendo su manto me dice: Mira mis cabellos, así podrás 
decir como son.
(Son de color castaño, rizados y bastante largos, pasan su busto, yo sigo con mi 
asombro, Ella sigue hablando).
Costumbre de mi pueblo, llevar los cabellos largos.
(Veo muy de cerca sus manos, son pequeñas y hermosas, de su piel parece que le 
brota un brillo especial, que las hacen más hermosas todavía. Está sola y más o 
menos a un metro de distancia).




11-1-86      (Intención de la Novena del 17 al 25)       776

En la mañana veo a la Virgen y me dice: Digo a mis hijos: Haced esta Novena, 
para que comencéis el año respondiendo a Jesús, a su Purísimo y Sagrado 
Corazón. Respondedle llenos de fe y entregados a la oración, veréis que orando, 
encontraréis la manera de llegar intensamente a Cristo Jesús.
Gloria al Señor.



12-1-86           777

Bendecid al Señor, porque Su Poder derrota al enemigo.
Alabad al Señor, porque ofrece su herencia.
Glorificad al Señor, porque Su Gloria se extiende hasta el infinito.
Socorro del Universo es el Señor. Amén, amén.

Leed: Hebreos C.13, V. 20-21

        20      Que el Dios de la Paz -el mismo que resucitó de entre los muertos a nuestro Señor 
Jesús, el gran Pastor de las ovejas, por la sangre de una Alianza eterna-.
        21      los capacite para cumplir Su Voluntad, practicando toda clase de bien. Que El haga en 
vosotros lo que es agradable a sus ojos, por Jesucristo, a Quien sea la gloria por los 
siglos de los siglos. Amén.



13-1-86          778

A todos tus hermanos les digo: La oración a Dios, debe ser hecha en un momento 
dedicado a Dios.
El que ora, se entrega a la oración, porque ese tiempo es exclusivo del 
Señor.
Se puede tener presente a Dios durante todo el día, mas eso no quiere decir que 
una oración dicha en esas condiciones, donde puede imponerse una tarea, tenga 
el mismo valor que siendo dicha en un lapso de tiempo dedicado por completo al 
Señor.
Orad entonces agradando a Dios. Amén, amén.






14-1-86           779

Hija hay egoísmo en el corazón del hombre, cuando éste es egoísta y no respeta 
el Nombre de Dios.
En los corazones mezquinos no se encuentra piedad, porque nunca hubo piedad, 
tampoco humildad, porque no conocen la humildad.



15-1-86           780

Digo a mis hijos: Creed en Dios, el Dios y Señor de todo lo que existe, el que 
jamás engaña, el Misericordioso.
Las glorias sean eternas al Señor.



16-1-86          781

Hijos míos: El que ame al Señor que confíe en El.
Que vuestra flaqueza se fortalezca en el Señor.
El Espíritu Santo os haga permanecer fieles a Dios.
Amén, amén.

Leed: Isaías C.55, V.3

        3       Presten atención y vengan a Mí, escuchen bien y vivirán. Yo haré con ustedes una 
Alianza eterna, obra de mi inquebrantable amor a David.



18-1-86          782

¡Mis tan queridos y abnegados hijos!: Los que comprendéis que es necesario vivir 
en Cristo, el mismo Señor os haga perdurar en la esperanza de la salvación.
Que el amor a Dios, nunca deje de crecer en vuestros corazones.
Amén, amén.



19-1-86           783
Hija mía: Lucho Yo, incansablemente por ser escuchada por tus hermanos, para 
que las tinieblas no avancen sobre sus cabezas y no puedan introducirse en ellos, 
esas tinieblas que son  del enemigo, el quiere arrastrar con ellas, las almas 
desorientadas.
Sufre mi corazón, porque veo que les falta Luz, la única Luz que es Cristo Jesús.
Te lo revelo a tí, para que lo reveles al mundo.
Amén, amén.


20-1-86          784
Os digo hijos míos: Honrando a la Madre, honraréis al Hijo, pidiendo a la 
Madre, os concederá el Hijo, amando a la Madre, llegaréis al Hijo.
Estoy afirmando algo, que si vosotros lo practicáis, lo comprobaréis.
Gloria al Señor.


21-1-86           785
La Palabra de Dios no tiene fronteras, como tampoco su Amor.
¡Tantas veces habló el Señor, tantas veces sembró el Señor!, y fue despreciada su 
Palabra y vana su siembra.
Vuelve aquí, a expresar su deseo de querer la conversión de los hombres. Quien 
quiera recibir de su amoroso y Sagrado Corazón, deberá luchar contra las 
maldades que se le presenten, y tener presente solamente a Cristo Jesús.
Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra.
Hija predica a tus hermanos.
Leed: Jeremías C. 32, V.38 al 41
        38      Ellos serán mi Pueblo y Yo seré su Dios.
        39      Les daré un corazon íntegro y una conducta íntegra, a fin de que me teman         
constantemente, para su propia felicidad y la de sus hijos después de ellos .
        40      Estableceré con ellos una Alianza eterna, por la cual nunca dejaré de seguirlos para 
hacerles el bien, y pondré Mi temor en sus corazones, para que nunca se aparten de 
Mí.
41              Mi alegría será colmarlos de bienes, y los plantaré sólidamente en este país, con todo 
mi Corazón y con toda mi Alma.



24-1-86           786

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser 
digeridos como Yo lo deseo.
Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe 
ser amado.
La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es 
por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.
Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.
Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el 
Señor los salvará.
Amén, amén.




25-1-86         (Día de Peregrinación)    787

Hijos: Benditos vosotros, que sois consolados por el Señor.
Evitad todo aquello que os aleje de Dios, acercaos a El y sentiréis Su Poder.

Que desde este día, Su Verdad y Su Luz os ilumine. 
Gloria a Dios.

Leed: Eclesiástico C.51, V. 23 y 29

23  Acérquense a Mí los que no están instruidos y albérguense en la casa de la     
instrucción.
29  Alégrense en la Misericordia del Señor, no se avergüencen de alabarlo.




26-1-86           788

Hija mía: Te dije una vez, que desde aquí renacería la fe por Jesús y María.
Desde aquí invito al mundo a buscar la fuente vivificadora, la fuente de paz y de  
gracias.
Quiero sanar a mis hijos, de esa enfermedad que es el materialismo y que muchos 
padecen. Quiero ayudarlos a descubrir a Cristo, a amar a Cristo y decirles que 
Cristo prevalece por sobre todo. Amén, amén.

Leed: Proverbios C.8, V. 34 - 35 - 36
        34      ¡Feliz el hombre que me escucha, velando a mis puertas día tras día y vigilando a la 
entrada de mi casa!
        35      Porque el que me encuentra ha encontrado la Vida y ha obtenido el favor del Señor;
        36      pero el que peca contra Mí se hace daño a sí mismo, y todos los que me odian, aman la 
muerte.



27-1-86           789

Digo a mis hijos: No desechéis las palabras que os dirijo, porque son de mi 
querido Hijo.
Aceptadlas y prolongaréis la vida junto a Jesús.
Amado y alabado por siempre sea el Señor.
29-1-86           790

Digo a tus hermanos: Estando a mi lado hijos míos, tendréis fuerzas para 
enfrentar todo lo negativo, y seréis fieles testigos de lo que soy capaz con mi Hijo.
Con Cristo Jesús, todo es posible. Amén, amén.


29-1-86           791
En la Catedral en la Misa de la tarde, en la segunda elevación del Cuerpo y Sangre 
de Jesús, siento la voz de la Santísima Virgen que me dice: Jesús se expone 
accesible para todos.


30-1-86          792

Queridos míos: Es de vital importancia creer en Dios Padre, Dios Hijo y Dios 
Espíritu Santo, ya que la Santísima Trinidad es poderosa.
Os bendigo, en el Nombre del Señor, a los que por la fe creéis.
Gloria a Dios.



31-1-86            793

Pido a tus hermanos que oren mucho, a ellos la oración los limpia, los 
desintoxica y los estimula en el amor a Dios.
Hija, todavía debe ser más alto el número de fieles que oren, que se abran al 
Señor, que encuentren en el Santo Rosario, el complemento básico para un 
diálogo con el Señor. Cada misterio del Santo Rosario, da lugar para una 
reflexión, una meditación y también por qué no, para una petición a Dios.
Yo les digo a mis hijos: Haced realidad este pedido mío.
Gloria al Altísimo.


    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1