MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
AÑO  1987


1-1-87           1062

Me dirijo a todos mis hijos: Comenzad este primer día del año haciendo un 
examen de conciencia:
¿Hacéis un tiempo en el día para el Señor?
¿Dejáis germinar lo que El siembra en vuestros corazones?                    
¿Amáis al Señor como El pide ser amado?
Os digo: Aquel que duerme no verá el sol, sólo verá la noche.
Abrase el hombre a Dios, y para siempre será de Dios.
Ame el hombre a Dios, no vacile su corazón.
Alabado sea por siempre el Señor.
Hazlo conocer.



2-1-87           1063

Hija: Todo pesa a los ojos del Señor. Lo hermoso, lo feo, lo grande, lo pequeño, 
nada escapa a Dios.
Su mano sobre cada hijo se extiende, para recobrar a las almas, librarlas y 
salvarlas.
Bendito sea Dios.



3-1-87           1064
Que el débil huya del débil y se refugie en Dios.
Que el orgullo se desprenda del corazón altivo y entre en ese corazón la 
humildad, que con ella entrará Dios.
Que la caridad se exprese en cada hijo amando al prójimo, ya que en el prójimo 
también se encuentra Dios.
Gloria al Eterno.






4-1-87           1065

Digo a tus hermanos estas palabras: Por dentro y por fuera sólo veo mentira en 
el corazón de muchos de vosotros.
Cambiad, dejad la mentira y entrad en la Verdad, caminad en la Verdad y vivid 
en la Verdad.
Vuestra Madre os lo pide, mas, sois libres de hacerlo.
Gloria al Señor.



5-1-87   1066

¡Oh, mis pobres hijos! Pocos sois los que profundizáis en Cristo y muchos los que 
estáis altamente destruidos por el pecado.
Es en realidad este tiempo, un precioso tiempo que no debe ser desperdiciado, 
sino aprovechado. El Redentor le está ofreciendo al mundo, la manera de 
afrontar a la muerte que es satanás, le está ofreciendo como lo hizo desde la 
Cruz, a su Madre medianera de toda  Gracia.
Hijos míos, mi Corazón quiere que vuestra alma perdure por los siglos de los 
siglos.
Amén, amén.
Sea este Mensaje conocido en todo el universo.


6-1-87           1067

Gladys, eres para el mundo, prédica de la Palabra de Cristo en la tierra, eres el 
enlace visible con lo invisible y eres puente de paz por la paz.
Gloria al Señor.





7-1-87           1068

Hija mía: Llega hasta mi Corazón el rechazo de los orgullosos, la débil fragancia 
de sus corazones marchitos.
Es que se están secando, es que el orgullo arrasa con la humildad, fuente que 
puede hacer revivir el alma, fuente de la que Jesús quiere que el cristiano beba.
Amar a Cristo significa amar la humildad, amar a Cristo exige vivir en humildad.
Vaya el hombre a Cristo por el camino que pide Cristo.
Amén, amén.
8-1-87            1069

Mi querida hija.  ¡Ay del que cree no necesitar la ayuda de la Madre celestial!
Digo a todos tus hermanos; poneos bajo mi amparo y estaréis totalmente 
protegidos, dejad a vuestra Madre dirigir vuestros pasos y será posible vuestro 
encuentro eterno con el Señor.
Alabado sea.


9-1-87               1070

Todo lo que se hace por amor a Dios es para gloria de Dios.
El Cielo y la tierra son del Señor, júntense el Cielo y la tierra para alabarlo.
Desde el Cielo sus ángeles lo alaban y lo adoran; en la tierra, ame el hombre a 
Dios, alabe y adore el hombre a Dios.
Amén, amén.
Que esto sea hondamente meditado.






10-1-87    (Intención de la Novena del 17 al 25)   1071

Digo a mis queridos hijos: En esta próxima Novena, orad para que lleguéis a 
amar la vida en Cristo. En oración, recogimiento y penitencia se vive agradando 
al Señor.
Recoged mi pedido, someteos a la santa voluntad del Señor. Evadir su voluntad, 
es evadir el camino hacia la Vida.
Amén, amén.

Leed: Jeremías C. 25, V. 5 - 6

        5       El les decía:  Vuélvanse cada uno de su mal camino y de la maldad de sus acciones, y 
habitarán en el suelo que les ha dado el Señor, a ustedes y a sus       padres, desde 
siempre y para siempre.
        6       No vayan detrás de otros dioses para servirlos y para postrarse delante de  ellos, no me 
agravien con la obra de sus manos y no les haré ningún mal.


13-1-87           1072

Querida mía: Por compasión y por amor, una y otra vez hablo a mis hijos.
No os engañéis, no os deshonréis ofendiendo ni queriendo engañar a Dios.
Vuestras almas no encontrarán paz, porque lejos de Dios no hay paz.
Gloria a El eternamente.


14-1-87          1073

Hoy rezo por todos y en especial por los niños; aparece la Santísima Virgen y me 
dice: Hija mía: ¡Los niños! Lleno está el mundo de niños que desde su nacimiento 
viven desconociendo a Dios.
En la debilidad de los niños, Cristo quiere poner su fuerza.
En el amor de los niños, Cristo quiere estar con su amor.
En la pureza de los niños, Cristo quiere entrar con su pureza.
El Señor desea mantenerlos íntegramente sanos, que nada los contamine.
María fiel al Padre, vela por sus pequeños hijos, amadísimos del Señor.
Amén, amén. Haz conocer el Mensaje de la Madre.





15-1-87          1074
Quiero que mis hijos estén alejados de la idolatría y que amen sí, al verdadero 
Señor y hacedor de todo lo creado.
Cristo envió a su Madre para que ayude al hombre a clarificar sus pensamientos 
y entregue éste su corazón a Dios.
Gloria al Altísimo.

Leed: Isaías C. 29, V. 13 - 14 - 15 - 16
13              El Señor ha dicho: Este pueblo se acerca a Mí con la boca y me honra con los labios, 
pero su corazón está lejos de Mí, y el temor que me tiene no es más que un precepto  
humano, aprendido por rutina.
14              Por eso, Yo seguiré haciendo prodigios, prodigios estupendos, en medio de  este 
pueblo: Desaparecerá la sabiduría de sus sabios y se eclipsará la inteligencia  de sus 
inteligentes.
        15      Ay de los que traman secretamente para ocultar sus proyectos al Señor, de los que 
actúan en la oscuridad y dicen: "¿Quién nos ve y quién nos conoce?".
        16      ¡Qué desatino el de ustedes ! ¿Acaso se puede pensar que el alfarero es igual al barro 
para que la obra diga al que la hizo: "No me ha hecho él", y la vasija diga de su alfarero: 
"No entiende nada"?


16-1-87          1075
No os reservéis nada para vosotros, dejadlo todo a vuestra Madre. Por sobre 
vuestra inseguridad, está la seguridad de la Madre, la firmeza de la Madre.
Abandonaos serenamente en mi Corazón y brotará la confianza perdida, esa 
confianza que el Señor espera de vosotros.
Bendito sea Dios.
17-1-87           1076
Bienaventurado el hijo que busca el refugio en el Corazón de la Madre.
Bienaventurado el que quiere avivar el fuego de su corazón, en el Corazón de la 
Madre.
Bienaventurado el que espera ser redimido por medio del Corazón de la Madre.
Alabado sea el Santísimo.



18-1-87           1077

Hijos: La fidelidad al Señor, jamás debe ser dejada de lado, por el contrario, 
debe estar siempre arraigada en cada hijo.
En un corazón fiel, no habrá lugar para la soberbia, tampoco para el odio, 
porque estará inundado de humildad y de amor.
Sed fieles al Señor y no temáis su justicia.
Amén, amén.
19-1-87          1078

Veo a Jesús, me dice: Estas son mis Palabras para el mundo: La Fuerza soy Yo, 
la Vida soy Yo, en Mí será hallada.



19-1-87          1079

Más tarde veo a la Santísima Virgen sola y me dice: La Madre, juntamente con el 
Hijo, vierten su amor, en beneficio de las almas.
El enemigo, el seductor, el que daña y destruye, las está tentando.
Cristo Jesús, está enseñando a distinguir la Luz de las sombras. La Madre, 
conductora perfecta, va conduciendo a los hijos hacia la Luz.
Amén, amén.



20-1-87          1080

Hijos míos: Orad, que la oración siempre llega a la Madre.
Orad con fe y os sentiréis muy cerca del Señor.
Orad con amor, de verdad os lo pido.
Gloria a Dios.



21-1-87          1081

Hija mía: Por la gracia de Dios, podrá el hombre vivir eternamente.
Por la gracia de Dios se obtiene Su Gracia.
Por la gracia de Dios, esta tierra es bendita con Su presencia.
Alabado sea.



23-1-87          1082

Amados hijos: Acudid al Señor, El escucha a su pueblo.
Id en busca de su auxilio; vuestros esfuerzos humanos no alcanzan porque son 
humanos, son de la tierra y nada supera la fuerza del Cielo.
Amén, amén.



24-1-87          1083

Sabes mi querida hija, el Señor quiere que la Madre auxilie a los hijos, quiere que 
la Madre convierta a los hijos y sea la fortaleza donde los hijos se refugien del 
adversario, porque soy:

Madre Auxiliadora
Madre Misionera
Madre de los Pobres
Madre del Santo Rosario
Alabado sea el Señor


25-1-87                                (Día de Peregrinación)     1084

¡Pobre humanidad! Está desorientada en medio del desierto que ha provocado el 
maligno.
Describo así, la situación, por la que atraviesan mis hijos, la dolorosa realidad 
que tanto aflige a la Madre. Yo estoy pronta para cuidarlos con mi Luz, que es la 
Luz de la Iglesia, la Luz de  Cristo Jesús.
Gladys, haz conocer el mensaje de María.

Leed: Hebreos C.12, V. 11- 12 - 13
        
11              Es verdad que toda corrección, en el momento de recibirla, es motivo de   tristeza y no 
de alegría; pero más tarde, produce frutos de paz y de justicia en  los que han sido 
adiestrados por ella.
        12      Por eso, que recobren su vigor las manos que desfallecen y las rodillas que flaquean.
        13      Y ustedes, avancen por un camino llano, para que el rengo no caiga, sino que se cure.



26-1-87           1085

Gladys, escucho los latidos de los corazones que llegan al lugar de María, siento 
el amor que me entregan, recojo también, el dolor y las angustias, que cada 
corazón deposita en mi Corazón de Madre.
Yo los consolaré piadosamente, nadie carecerá hija mía, del amor de esta Madre.
Bendito sea el Señor por su misericordia.
Hazlo conocer a todos tus hermanos.
27-1-87           1086

Alegraos, que vuestra Madre de día y de noche os conducirá.
El que me ama y el que me busca, ama y busca a Cristo Jesús.
Gloria al Altísimo.
30-1-87          1087

Digo a mis hijos: Echad raíces junto a la Madre amando a la Madre.
Es mi amor el que da esperanza, es mi amor el que abre los corazones, es mi 
amor el que aguarda a los hijos de Dios.
Bendecid a Cristo que os ha traído a su Madre.   Amén, amén.
Leed: Salmo 68, V. 10 - 11
 10  Tú derramaste una lluvia generosa, Señor: tu herencia estaba exhausta y Tú          la 
reconfortaste;
 11  Allí se estableció tu familia, y tú, Señor, la afianzarás por tu bondad para con    el 
pobre.


31-1-87           1088

Hija mía: Sufre mi Corazón, porque siento lejos a los que, aturdidos por la 
vorágine de este tiempo, no valoran a Dios.
Es lamentable y muy doloroso para Mí, ver este mundo de hoy, que rechaza a 
Cristo, este mundo, que no entiende la voz de esta Madre que pide claramente 
que se busque y se ame a Cristo.
Quiero que todos mis hijos se encuentren con El, ya que Cristo, vencedor de las 
tinieblas, los hará volver a la Luz.
Gloria al Señor.

 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1