MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-2-84          39
Amor es la palabra que pido para el mundo pero no es correspondida por los hombres como quiere el 
Señor.
(Vi la palabra "Amor", escrita a sus pies y también "Rosas").
Ves la palabra "Rosas" porque reclamo rosas, ponedme blancas y rojas.


2-2-84  40
Oración
"Dios es amor, don de vida, misericordia y comprensión total.
Eres Gloria eterna, consuelo de tristeza, liberación del alma.
Señor quiero honrarte, cantar alabanzas a tu Nombre.
Hoy quiero decirte: Aquí me tienes Señor.
Quédate conmigo hoy y por siempre. Amén".
Debo velar por los enfermos, los enfermos del alma. Orad por ellos, tienen salvación. El Señor os bendecirá 
por esto. Mi alma está acongojada por el mundo pecaminoso en que se vive.




3-2-84  41
Dice Jesús:
El que está sano de corazón, que se mantenga sano, que no se contamine. El que camina según 
mis pasos heredará Vida Eterna y el que conserva mis mandamientos me tendrá por compañía 
el resto de sus días. Que nadie se espante de mis palabras. Esto dirás a tus hermanos.
Luego me dice la Virgen:
Hijos míos escuchad a Cristo Jesús, El anuncia su promesa. Vestid de gala no de harapos. Si 
estáis con el Señor ya estáis vestidos como El os pide. Cumplid con mi Hijo y me gloriaré en 
vosotros. Gloria al Señor.
Rezad el Santo Rosario pero hacedlo con la devoción y el amor que exige el Señor.
Leed: Jeremías C. 9. V. 22-23 / C. 10, V. 6-7
        22      Así habla el Señor: Que el sabio no se gloríe de su sabiduría, que el fuerte no se gloríe de su fuerza ni 
el rico se gloríe de su riqueza.
        23      El que se gloría, que se gloríe de esto: De tener inteligencia y conocerme. Porque Yo soy el Señor, el 
que practica la fidelidad, el derecho y la justicia sobre la tierra. Sí, es eso lo que me agrada, -oráculo del 
Señor-.
Cap. 10, Vers. 6-7
        6       No hay nadie como Tú, Señor: Tú eres grande y es grande la fuerza de tu Nombre.
        7       ¿Quién no sentirá temor de Ti, Rey de las naciones? Si, eso es lo que te corresponde, porque entre 
todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay nadie como Tú.


4-2-84  42
Mis palabras no son de desaliento ni deben ser motivo de pena. Debéis estar convencidos que el futuro será 
mejor que el presente y esperar a Cristo Jesús con todo vuestro amor. El Señor no decepciona a sus 
hijos.
Leed: Proverbios C. 2. V. 1 al 9 y 20-21
        1       Hijo mío, si recibes mis palabras y guardas contigo mis mandamientos,
        2       prestando oído a la sabiduría e inclinando tu corazón al entendimiento;
        3       si llamas a la inteligencia y elevas tu voz hacia el entendimiento,
        4        si la buscas como si fuera plata y la exploras como un tesoro,
        5       entonces comprenderás el temor del Señor y encontrarás la ciencia de Dios.
        6       Porque el Señor da la Sabiduría, de su boca proceden la ciencia y la inteligencia.
        7       El reserva su auxilio para los hombres rectos, es un escudo para los que caminan con integridad;
        8       El protege los senderos de la equidad y cuida el camino de sus fieles.
        9       Entonces comprenderás la justicia y la equidad, la rectitud y todas las sendas del bien.
        20      Así tú irás por el camino de los buenos y seguirás el sendero de los justos,
        21      porque los rectos habitarán la tierra y los hombres íntegros permanecerán en ella.



5-2-84  43
Hay urgencia de oración, mas también tengo urgencia de mi casa, debo morar en ella.
Leed: San Marcos C. 8, V. 34 al 38
        34      Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo:
                "El que quiera venir detrás de Mí, que renuncie a si mismo, que cargue con su cruz y me siga.
        35      Porque el que quiera salvar su vida, le perderá; y el que pierda su vida por Mí y por la Buena Noticia, la 
salvará.
        36      ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su Vida?
        37      ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su Vida?
        38      Porque si alguien se avergüenza de Mi y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, 
también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos 
Ángeles".
5-2-84  44
Tu pueblo me necesita y Yo quiero decirles: hijos míos venid todos a Mí, haced todo lo que les 
sea posible para lograr mi propósito.
No hables en voz baja, quiero que te oigan.
El Señor hará grandes cosas,
pero vosotros haced algo por El,
que no es otra cosa que buscar vuestra salvación.
Alabado sea el Señor.
Hacedme el altar y junto a mi Hijo Jesús,
bendeciré a todo aquel que se acerque.
Amén.
6-2-84  45
Reconoced al Señor, El es vuestro amparo en la lucha cotidiana, dejadlo permanecer en 
vosotros. Que su Cruz sirva para aumentar la fe. La sabiduría del Señor borra todas las 
tinieblas que os envuelven y da la Luz para siempre. Bienaventurado sea el Señor. Hijos meditad 
las palabras anteriores y encontrarán respuesta.
Leed: Isaías C. 56, V. 5-7 y 8
        5       Yo les daré en mi Casa y dentro de mis muros un monumento y un Nombre más valioso que los hijos y 
las hijas: Les daré un Nombre perpetuo, que no se borrará.
        7       Yo los conduciré hasta mi santa Montaña y los colmaré de alegría en mi Casa de oración; sus 
holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar, porque mi Casa será llamada Casa de 
oración para todos los pueblos.
        8       Oráculo del Señor, que reúne a los desterrados de Israel: Todavía reuniré a otros junto a él, además de 
los que ya se han reunido.




9-2-84  46

De su Árbol el Señor te dio un Retoño, brotará porque está en tierra fértil, no dejéis que hagan 
leña con El. Grande sería su gozo al saber que habla y es escuchado, pedid socorro y El os 
salvará. No pongáis trabas a mis palabras. Amén.

Leed: Eclesiástico C. 2, V. 1 al 6

                LA CONSTANCIA EN MEDIO DE LA PRUEBA

        1       Hijo, si te decides a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba.
        2       Endereza tu corazón, sé firme, y no te inquietes en el momento de la desgracia.
        3       Unete al Señor y no te separes, para que al final de tus días seas enaltecido.
        4       Acepta de buen grado todo lo que te suceda, y sé paciente en las vicisitudes de tu humillación.
        5       Porque el oro se purifica en el fuego, y los que agradan a Dios, en el crisol de la humillación.
        6       Confía en El, y El vendrá en tu ayuda, endereza tus caminos y espera en El.


10-2-84         47

Nos dice la Virgen: Al Señor rendidle culto; no le volváis la espalda. Debe ser vuestro orgullo, 
conservadlo en el corazón.
Invocad a Dios todos los que esperáis en El.
Doy esperanzas en el Señor, porque sé que tenéis salvación.



11-2-84         48

Bendigan al Señor Rey del universo. Alaben a Dios Padre nuestro. Que todos sepan que es misericordioso, 
que perdona y ama sobre todas las cosas. Que su Reinado es eterno, como eterno es su Amor por sus 
hijos. El sólo pide fe y vivir en su Palabra, ofrece a cambio la salvación del alma y liberación total. Amén. 
Amén.




12-2-84         49
A mis hijos les digo:
No os aflijáis por los bienes materiales, no conducen a nada imperecedero; sí preocupaos por 
los espirituales, tratad de multiplicarlos, porque vienen del Señor. No prometáis más de lo que 
podáis dar. Cristo Jesús sabe hasta dónde podéis llegar. Gloria al Señor.
Leed: Job C. 13, V. 6 al 19 / Judit C. 13, V. 18
        6       Escuchen, entonces, mi defensa, presten atención a mi querella.
        7       ¿Es por Dios que ustedes hablan falsamente y para favorecerlo apelan al engaño?
        8       ¿Se muestran parciales en atención a El y pretenden ser los abogados de Dios?
        9       ¿Eso los beneficiará cuando El los examine? ¿Jugarán con El como se juega con un hombre?
        10      No, El será el primero en acusarlos si toman partido solapadamente.
        11      ¿Acaso no los espantará su majestad, y su terror no se abatirá sobre ustedes?
        12      Las que ustedes alegan son sentencias de ceniza, sus respuestas son de barro.
        13      Dejen de hablarme, soy yo el que hablaré, ¡no importa lo que me pueda pasar!
        14      Arriesgaré el todo por el todo y pondré en peligro mi vida.
        15      ¡Que El me mate! Ya no tengo esperanza, sólo quiero defender mi conducta ante El.
        16      Y esto mismo será un triunfo para mi, porque ningún impío puede comparecer ante El.
        17      Oigan, oigan bien mis palabras, que mis declaraciones lleguen a sus oídos.
        18      Estoy preparado para el juicio, yo se que la razón estará de mi parte.
        19      ¿Hay alguien que me pueda incriminar? Entonces aceptaría quedarme callado y expirar.
Judit C. 13, V. 18
18 Ozías, por su parte, dijo a Judit: "Que el Dios Altísimo te bendiga, hija mía, más que a todas las mujeres 
de la tierra; y bendito sea el Señor Dios, creador del cielo y de la tierra, que te ha guiado para cortar la 
cabeza del jefe de nuestros enemigos.


13-2-84         50
No quiero que mis hijos anden errantes, sin saber adónde ir, por eso les pido que busquen al 
Señor, lo conozcan y glorifiquen su Nombre, por los siglos de los siglos.
Amén.




14-2-84         51
El poder de Dios supera todos los cálculos hechos por el hombre. La sentencia del Señor es 
grande si no obedecen sus mandatos, tanto como su misericordia para el obediente con su 
Palabra. Manifestad vuestra fe y haced vuestra alianza con El.
Gloria a Dios.
Leed: Ezequiel C. 18, V. 25 al 29
        25      Ustedes dirán: "El proceder del Señor no es correcto". Escucha, Casa de Israel: ¿Acaso no es el 
proceder de ustedes, y no el Mío, el que no es correcto?
        26      Cuando el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, muere por el mal que ha cometido.
        27      Y cuando el malvado se aparta del mal que ha cometido, para practicar el derecho y la justicia, él mismo 
preserva su vida.
        28      El ha abierto los ojos y se ha convertido de todas las ofensas que había cometido; por eso, seguramente 
vivirá, y no morirá.
        29      Y sin embargo, la Casa de Israel dice: "El proceder del Señor no es correcto". ¿Acaso no es el proceder 
de ustedes, y no el Mío, el que no es correcto?


15-2-84         52
No neguéis a la boca lo que vuestros corazones gritan, el Nombre del Señor nuestro Dios y 
haced una perpetua alabanza. Amén. Amén.
16-2-84         53
Todavía no comprenden la importancia del Mensaje, ya los guiará el Señor sabiamente. Debéis 
ser constantes en la oración al Señor.
Leed: I Crónicas C. 28, V. 8-9-10
        8       "Y ahora, a la vista de todo Israel, que es la asamblea del Señor, y delante de nuestro Dios que nos 
escucha, yo les digo: «Cumplan y observen todos los mandamientos del Señor, nuestro Dios, para que 
puedan poseer esta hermosa tierra y puedan dejarla como herencia a sus hijos después de ustedes 
para siempre.
        9       Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvelo con un corazón íntegro y con ánimo 
generoso, porque el Señor sondea todos los corazones y penetra hasta el fondo de todos los 
pensamientos. Si lo buscas, El se dejará encontrar; pero si lo abandonas, El te rechazará para siempre.
        10      Ten presente que el Señor te ha elegido para que le edifiques una Casa como Santuario, ¡Sé fuerte, y 
manos a la obra!"




16-2-84         54
Dejaos llevar y Yo os conduciré a la herencia de mi Padre.
Leed: Santiago C. 5, V. 7 al 11
        7       Tengan paciencia, hermanos, hasta que llegue el Señor. Miren cómo el sembrador espera el fruto 
precioso de la tierra, aguardando pacientemente hasta que caigan las lluvias del otoño y de la 
primavera.
        8       Tengan paciencia y anímense, porque la venida del Señor está próxima.
        9       Hermanos, no se quejen los unos de los otros, para no ser condenados. Miren que el Juez ya está a la 
puerta.
        10      Tomen como ejemplo de fortaleza y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.
        11      Porque nosotros llamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Ustedes oyeron hablar de la 
paciencia de Job, y saben lo que hizo el Señor con él, porque el Señor es compasivo y misericordioso.
18-2-84         55
En todos los lugares del mundo, donde han sido dados mis Mensajes, parecería que se predicó 
en cementerios, no hubo la respuesta que quiere el Señor.
Por eso tu pueblo fue elegido, predica para que tus hermanos respondan al llamado del Señor 
nuestro Dios. Amén. Amén.
Leed: Salmo 107, V. 35 hasta terminar
        35      Convirtió el desierto en un lago, y la tierra reseca es un oasis:
        36      Allí puso a los hambrientos, y ellos fundaron una ciudad habitable.
        37      Sembraron campos y plantaron viñas, que produjeron frutos en las cosechas.
        38      El los bendijo y se multiplicaron, y no dejó que les faltara el ganado.
        39      Cuando eran pocos, y estaban abatidos por el peso de la desgracia y la aflicción,
        40      el que cubre de vergüenza a los príncipes y los extravía por un desierto sin huellas,
        41      levantó a los pobres de la miseria y multiplicó sus familias como rebaños.
        42      Que los justos lo vean y se alegren, y enmudezcan todos los malvados.
        43      El que es sabio, que retenga estas cosas y comprenda la misericordia del Señor.


19-2-84         56
Acumulad virtudes, eso pone de buen grado a mi Señor. El os da su Luz, dejaos iluminar por ella y habrá de 
librar al pecador de todo castigo. El Señor a su tiempo mostrará la grandeza de sus obras. Amén.




19-2-84         57

Súplica al Señor:

Señor, Tú eres mi fortaleza y mi razón de ser,
escucha mi voz y mi plegaria,
tiende tu mano que yo me aferro para poder vivir.
Yo me refugio en Ti, Señor.
Mi corazón está contigo. Amén.

Dice la Virgen:

Haced mi Casa, venerad al Señor, quiero que la disfrutéis en todo su esplendor, hacedla 
vosotros. Que no tenga menos de veintiuna filas de bancos. Obedecedme en todo.


20-2-84         58

Todos esperan del Señor. Yo les digo: Entregaos por completo, no seáis un pueblo mezquino 
con el amor a Dios.

Leed: San Mateo C. 12, V. 18-19-20 / Efesios C. 4, V. 1 al 6
        18      "Este es mi Servidor, a Quien elegí, mi muy querido, en Quien tengo puesta mi predilección. Derramaré 
mi Espíritu sobre El y anunciará la justicia a las naciones.
        19      No discutirá ni gritará y nadie oirá su voz en las plazas.
        20      No quebrará la caña doblada y no apagará la mecha humeante, hasta que haga triunfar la justicia.

Efesios C. 4, V. 1 al 6
        1       Yo, que estoy preso por el Señor, los exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación que 
han recibido.
        2       Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por  amor.
        3       Traten de conservar la unidad del Espíritu, mediante el vínculo de la paz.
        4       Hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu, así como hay una misma esperanza, a la que ustedes han sido 
llamados, de acuerdo con la vocación recibida.
        5       Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo.
        6       Hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, lo penetra todo y está en todos.




21-2-84         59

Bienaventurados sean los que temen el juicio de Dios. Yo busqué a tu pueblo, pero espero que tu 
pueblo me busque a Mi, entonces veréis que la Madre no abandona a sus hijos.

Leed: Zacarías C. 8, V. 11-12-13
        11      Pero ahora. Yo no trataré al resto de este pueblo como en los tiempos pasados. -Oráculo del Señor de 
los ejércitos-.
        12      Porque hay semillas de paz: la viña dará su fruto, la tierra sus productos y el cielo su rocío. Yo daré todo 
esto como herencia al resto de este pueblo.
        13      Y así como ustedes, pueblo de Judá y pueblo de Israel, fueron una maldición entre las naciones, así Yo 
los salvaré, y ustedes serán una bendición.
                ¡No teman! ¡Que sus manos se fortalezcan!






22-2-84         60

Ante vuestros ojos está Cristo Jesús y no lo ven. El Señor obra maravillas en los que en El 
creen. Dejad que esté día y noche en vosotros, no permitáis que entre por ninguna ranura el 
malvado. No abandonéis las enseñanzas de mi Padre. Alabado sea el Señor.

Leed: Efesios C. 3, V. 1 al 19
        1       Por eso yo, Pablo, estoy preso por Cristo Jesús, a causa de ustedes, los de origen pagano.
        2       Porque seguramente habrán oído hablar de la Gracia de Dios, que me ha sido dispensada en beneficio 
de ustedes.
        3       Fue por medio de una revelación cómo se me dio a conocer este misterio, tal como acabo de 
exponérselo en pocas palabras.
        4       Al leerlas, se darán cuenta de la comprensión que tengo del misterio de Cristo,
        5       que no fue manifestado a las generaciones pasadas, pero que ahora ha sido revelado por medio del 
Espíritu a sus santos apóstoles y profetas.
        6       Este misterio consiste en que también los paganos participan de una misma herencia, son miembros de 
un mismo Cuerpo y beneficiarios de la misma promesa en Cristo Jesús, por medio del Evangelio.
        7       De este Evangelio, yo fui constituido ministro por el don de la Gracia que recibí de Dios, en virtud de la 
eficacia de su poder.
        8       Yo, el menor de todos los santos, he recibido la Gracia de anunciar a los paganos la insondable riqueza 
de Cristo,
        9       y poner de manifiesto la dispensación del misterio que estaba oculto desde siempre en Dios, el Creador 
de todas las cosas,
        10      para que los Principados y las Potestades celestiales conozcan la infinita variedad de la sabiduría de 
Dios por medio de la Iglesia.
        11      Este es el designio que Dios concibió desde toda la eternidad en Cristo Jesús, nuestro Señor,
        12      por Quien nos atrevemos a acercarnos a Dios con toda confianza, mediante la fe en El.
        13      Les pido, por lo tanto, que no se desanimen a causa de las tribulaciones que padezco por ustedes: 
¡Ellas son su gloria!
        14      Por eso doblo mis rodillas delante del Padre,
        15      de Quien procede toda paternidad en el Cielo y en la tierra.
        16      Que El se digne fortificarlos por medio de su Espíritu, conforme a la riqueza de su Gloria, para que 
crezca en ustedes el hombre interior.
        17      Que Cristo habite en sus corazones por la fe, y sean arraigados y edificados en el Amor.
        18      Así podrán comprender, con todos los santos, cuál es la anchura y la longitud, la altura y la 
profundidad,
        19       en una palabra, ustedes podrán conocer el Amor de Cristo, que supera todo conocimiento, para ser 
colmados por la plenitud de Dios.




23-2-84         61
Los cobardes y vacíos de corazón viven aterrados por el futuro, pero no hacen nada por llegar 
al Señor; cierran los ojos y no quieren ver. De esta manera no verán el Reino de Dios.
Escuchad al Señor, no lo rechacéis, es vuestra salvación.
Gloria a Dios.


24-2-84         62
Vuestro deber es enseñar la justicia del Todopoderoso, y feliz el que la aprenda. Dejaos guiar 
por el Señor, como un rebaño por su pastor.
Leed: Esdras C. 7, V. 25 / C. 9, V. 6-7-8
        25      Y tú, Esdras, con esa sabiduría de tu Dios que reside en ti, designa jueces y magistrados, para hacer 
justicia a todo el pueblo que está del otro lado del Éufrates, es decir, a todos los que conocen la Ley de 
tu Dios. Y enseña esa Ley a quienes no la conocen.
Cap. 9 Vers. 6-7-8
        6       y dije: "Dios mío, estoy tan avergonzado y confundido que no me atrevo a levantar mi rostro hacia Ti. 
Porque nuestras iniquidades se han multiplicado hasta cubrirnos por completo, y nuestra culpa ha 
subido hasta el Cielo.
        7       Desde los días de nuestros padres hasta hoy, nos hemos hecho muy culpables, y a causa de nuestras 
iniquidades, nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes, fuimos entregados a los reyes extranjeros, 
a la espada, al cautiverio, al saqueo y a la vergüenza, como nos sucede en el día de hoy.
        8       Pero ahora, hace muy poco tiempo, el Señor, nuestro Dios, nos ha concedido la Gracia de dejarnos un 
resto de sobrevivientes y de darnos un refugio en su Lugar santo. Así nuestro Dios ha iluminado 
nuestros ojos y nos ha dado un respiro en medio de nuestra esclavitud".


24-2-84         63
Quiero la conversión del mundo, basta ya de desobediencias al Señor. Hijos, rogad para que así 
sea.


25-2-84         64
El Señor responderá a los que se arrepientan de sus malas acciones. El Señor dice: Arrepentíos 
y os perdonaré.
El enemigo no avanzará, la mano de Dios, vuestro Padre lo detendrá. Llegado el momento 
arrancará de raíz el mal, os purificará y llegaréis a ser buenos cristianos. Gloria al Altísimo.



26-2-84         65
Todos vosotros estáis llamados para ser hijos de Dios. Invocadlo, no os canséis de hacerlo, que 
desde su Santo Trono llegará hasta vosotros.
Leed: II de Pedro C. 3, V. 2 al 9 y 17
        2       No olviden lo que ha sido anunciado por los santos profetas, así como tampoco el 
mandamiento del Señor y Salvador, que los Apóstoles les han transmitido.
        3       Sepan, en primer lugar, que en los últimos días vendrán hombres burlones y 
llenos de sarcasmo, que viven de acuerdo con sus pasiones,
        4       y que dirán: "¿Dónde está la promesa de su Venida? Nuestros padres han 
muerto y todo sigue como al principio de la creación".
        5       Al afirmar esto, ellos no tienen en cuenta que hace mucho tiempo hubo un cielo, y 
también una tierra brotada del agua que tomó consistencia en medio de las aguas, por la 
Palabra de Dios.
        6       A causa de esas aguas, el mundo de entonces pereció sumergido por el diluvio.
        7       Esa misma Palabra de Dios ha reservado el cielo y la tierra de ahora para 
purificarlos por el fuego en el día del Juicio y de la perdición de los impíos.
        8       Pero ustedes, queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un 
día es como mil años y mil años como un día.
        9       El Señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, 
sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se 
conviertan.
        17      Hermanos míos, ustedes están prevenidos. Manténganse en guardia, no sea que, 
arrastrados por el extravío de los que hacen el mal, pierdan su firmeza.
27-2-84         66
El Señor confía en vuestra fidelidad y obrará en vuestra salvación.
Manifestaos a Dios. Amén.
Leed: Isaías C. 42, V. 1 y 9 / C. 46, V. 8 al 12
        1       Este es mi Servidor, a Quien Yo sostengo, mi Elegido, en Quien se complace mi alma. Yo he puesto mi 
Espíritu sobre El para que lleve el derecho a las naciones.
        9       Las cosas antiguas ya han sucedido y Yo anuncio cosas nuevas; antes que aparezcan, Yo se las hago 
oír a ustedes.
Cap. 46, Vers. 8 a 12
        8       ¡Recuerden esto, y compréndanlo bien; piénsenlo en su corazón, rebeldes!
        9       Recuerden lo que sucedió antiguamente; porque Yo soy Dios, y no hay otro, soy 
Dios, y no hay nadie igual a Mí.
        10      Yo anuncio el final desde el comienzo, y desde mucho antes, lo que aún no ha 
sucedido; Yo digo: "Mi designio se cumplirá y haré todo lo que me agrade".
        11      Llamo del Oriente al ave de rapiña, y de un país lejano, al hombre de mi 
designio. Así hablé, y así haré que suceda, tracé un plan, y lo voy a ejecutar.
        12      Escúchenme, duros de corazón, ustedes, los que están lejos de la Justicia.




29-2-84                                         67

Amados hijos, Jesús es el sostén y la Luz de vuestra vida, sin El viviríais en tinieblas, no hagáis 
rebeldías vosotros los que esperáis en el Señor.
Tened corazón confiado al Salvador que todo viene de su mano.
Amén. Amén.


   Volver al índice 

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



1