MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-2-88         1346

Mi amada hija, vierte esta Madre, gota a gota Su Amor en sus hijos; abran ellos 
su corazón para recibirlo.
Yo digo a mis hijos: No os neguéis a la Madre.
Gloria al Altísimo.



2-2-88           1347

Hija mía, muchos de mis hijos viven y caminan en la oscuridad.
Es por eso que Mi voz, quiere ser hoy escuchada, porque todavía puedo 
conducirlos hacia la Luz.
Cristo Jesús, Luz Eterna, será Quien ilumine a las almas.
Debe ser El, la meta de todo cristiano.
Amén, amén.



4-2-88           1348

Nadie cierre su corazón a Dios, porque si entra el Señor, entra con El la Vida.
Nadie deje penetrar en su corazón las tinieblas, ya que con ellas, penetra la 
muerte.
Que amen mis hijos al Señor, convencidos que sólo con El vivirán, porque no 
tiene la muerte poder sobre la Vida.
Amén, amén.



6-2-88        1349

Esta Madre viene diciendo a sus hijos: Id al Señor, que con El os sentiréis 
seguros. No miréis aquí o allá, mirad sólo Su Camino, recorred sólo Su Camino.
No temáis a la noche, que por más enemiga que ésta sea, no podrá contra Mí, Yo 
la venceré.
La Fuerza de Mi Corazón os ofrezco; por eso refugiaos en Mi Corazón.
Son claras Mis palabras, meditadlas.
Gloria al Señor.





8-2-88        1350

Hija mía, busco Yo a todos mis hijos, quiero a todos mis hijos: A los pobres, a los 
ricos, a los creyentes, a los no creyentes.
Todos son mis hijos por igual, a todos los heredé al pie de la Cruz de Cristo. 
También a todos  por igual les pido humildad de corazón, porque siendo 
humildes de corazón, agradarán al Señor.
La humildad es valiosa a los ojos de Dios; la humildad hace que el hombre se 
sienta pequeño y desee la cercanía de Dios. Siendo humildes se harán mis hijos, 
merecedores de la Gloria del Señor.
Bendito sea.
Que conozcan todos tus hermanos, como los ama la Madre.

Leed: Sofonías C. 3, V. 12
12  Yo dejaré en medio de ti a un pueblo pobre y humilde, que se refugiará en el Nombre 
del Señor.



9-2-88     (Intención de la Novena del 17 al 25)      1351

En esta Novena orad, hijos míos: Para que la fe y la esperanza en Dios, crezca 
día a día.
Sin fe y esperanza en Cristo Jesús, no puede vivir el cristiano, ya que es 
fundamental, creer y esperar en El.
Que nada marchite entonces, la fe y la esperanza que esta Madre, está plantando 
en vuestro corazón.
Alabado por siempre sea el Señor.






10-2-88          1352

Veo a la Santísima Virgen y me habla en el Santísimo, en la Catedral:
Gladys, este lugar es para el alma, un oasis; aquí, se encuentra con Dios y Dios 
derrama en el alma, la Paz que el alma necesita.
Son pocas las almas que lo buscan y muchas las que lo necesitan.
Son pocas las que profundizan en las cosas del Señor y muchas las que se quedan 
en la superficie, sin querer penetrar, sin querer conocer, sin querer agradar al 
Señor.
No deben desaprovechar mis hijos, lo que el Señor tan generosamente les ofrece.
Amén, amén.
Leed: Proverbios C. 1, V. 22 - 23
        22 «¿Hasta cuándo, incautos, amarán la ingenuidad? ¿Hasta cuándo los insolentes se 
complacerán en su insolencia y los necios aborrecerán la ciencia?
        23      Tengan en cuenta mi reproche: Yo voy a abrirles mi Corazón y les haré conocer mis 
Palabras».



12-2-88          1353
Me dice la Santísima Virgen: Hija, cuando un corazón se abre al Corazón de la 
Madre, entra en El.
Cuando un corazón se abandona en el Corazón de la Madre, la Madre lo moldea 
y lo guía hacia Su Hijo.
En este Corazón, hay Pureza, hay Amor, hay Humildad. Es el Corazón de la que 
Ama y obedece al Hijo.
Gloria a Dios.


14-2-88           1354
Que permanezcan mis hijos junto al Señor; que oren al Señor, que esperen en El, 
porque verdaderamente es Todopoderoso.
El Señor se hace presente para todos y todos deben amarlo; no interesa en que 
condición social se viva; interesa sí, el grado de amor que se le da al Señor; a El, 
se le debe dar amor en grado sumo.
Sea recibido y comprendido este mensaje.
Amén, amén.




18-2-88          1355

Veo a Jesús, con sus manos extendidas como bendiciendo; está completamente 
envuelto en Su Luz blanca.
Me dice: Las almas están confundidas; es que la maldad ha invadido la tierra y 
las tinieblas quieren cubrirlo todo.
Yo derramaré bendiciones en aquellos que dirijan sus pasos hacia Mí. Que se 
alegren los que depositan su esperanza en la Justicia y en el Amor de Dios.



18-2-88          1356

Más tarde veo a la Santísima Virgen y me dice: Gladys, por medio de ti, envío a 

todos tus hermanos, Mi llamado; por medio de ti, llego a ellos, para regalarles 
Mi Gran Tesoro, el Amor de Cristo.
Quiero que El, sea aceptado en el corazón de cada cristiano, quiero que sea 
amado y que Su Palabra quede y penetre en el corazón de cada cristiano.
Cristo Ama a los pueblos, sean los pueblos fieles a este Amor.
Alabado sea el Señor.



19-2-88           1357

Hija, la oración pedida por Mí, es la que hará lograr que mis hijos se encuentren 
con el Señor.
Por la oración, serán ellos transformados y sentirán sus corazones unidos a Mi 
Hijo y a Mí.
Gloria al Altísimo.




20-2-88          1358

Esto digo a tus hermanos de todo el mundo: Tened fe en Dios; volved al Señor, 
volved a El, profundamente arrepentidos, esperando Su Amor y Su Perdón.
Os hablo,  porque os quiero para el Señor.
Responded con vuestra conversión.
Amén, amén.
Leed: Isaías C. 28 V. 23 y 29
23  ¡Presten oído y escuchen mi Voz, estén atentos y oigan mi Palabra!
29  También esto procede del Señor de los ejércitos, admirable por su consejo y   grande 
por su destreza.



21-2-88          1359

Gladys, este tiempo de Cuaresma, es tiempo de oración y eso espero de mis hijos, 
oración, intensa oración.
Los quiero en la Iglesia, firmemente dispuestos a participar de la Santa Misa.
Los quiero mansos, pequeños e interiormente abiertos a la voluntad del Padre 
Celestial.
En estos días, serán purificadas las almas que quieran ser purificadas. Gloria a 
Dios.


22-2-88          1360

¡Hija, invoca al Señor por tus hermanos, ora por ellos!
Ciertamente no deben mis hijos, negarse a Dios, porque no está Dios, lejos del 
hombre, sí está lejos, el hombre de Dios.
Bendito sea el Señor por su Misericordia.


23-2-88                  1361

Hija mía: Hoy tienen los hombres, abundancia de Dios; Su Gracia los colma.
Esta Madre pide a sus hijos: Que en vuestros corazones haya caridad y 
humildad, paz y amor.
Sed obedientes y sentiréis la cercanía del Señor.




25-2-88     (Día de Peregrinación)      1362
Hija, la Madre congrega aquí, a los hijos, a los fieles del Señor.
La Madre, la que una y otra vez habla a los corazones; la que clama por la paz  
de los hijos, tan resquebrajada; la que vela por tantas y tantas almas que 
deambulan, sin haber todavía encontrado a Cristo Jesús.
La que no se detiene ante nada, porque el tiempo apremia.
Es hora ya de buscar a María, de ir al encuentro de María; Intercesora ante el 
Hijo, por los hijos.
Gloria al Salvador.



27-2-88          1363

Mi querida hija: El ateísmo, inunda las naciones; hay por doquier, ausencia de 
Dios.
Es por eso que La Palabra del Señor, debe ser escuchada y no despreciada.
La acción de Su Palabra mucho hará, si el corazón se abre a Ella.
Que mis hijos reciban a Cristo y recibirán de Cristo.
Amén, amén.
Leed: Zacarías C. 2, V. 14
14  Grita de júbilo y alégrate, hija de Sión: porque Yo vengo a habitar en medio de      ti, - 
oráculo del Señor -.

 

29-2-88           1364

Me dirijo a los débiles e inseguros: Mucho necesitáis de la Madre.
Os quiero fuertes, seguros; Yo os ofrezco Mi Amor y Mi Corazón.
Mi Amor, que es para vosotros, Llama Inextinguible y Mi Corazón, Fuerza
Indestructible.
He aquí, Mi poder, Mi Gran Poder, con El, os defenderéis de satanás, resistiréis
a satanás.
Abandonaos en Mí y vuestras almas gozarán de Vida Eterna.


 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1