MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARIA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
3-3-85          490
Hijos míos: Nada impongáis a vuestras vidas, no ambicionéis demasiado, porque el querer 
mucho os puede hacer olvidar que la única y verdadera ambición que debéis tener, es poder 
entrar en el Reino de Dios.
Tratad de tenerlo siempre presente, ya que solamente eso importa al Señor.
Alabado sea.
Leed: I de Timoteo C. 6, V. 7 al 10
        7       Porque nada trajimos cuando vinimos al mundo, y al irnos, nada podremos llevar.
        8       Contentémonos con el alimento y el abrigo.
        9       Los que desean ser ricos se exponen a la tentación, caen en la trampa de innumerables 
ambiciones, y cometen desatinos funestos que los precipitan a la ruina y a la perdición.
        10      Porque la avaricia es la raíz de todos los males, y al dejarse llevar por ella, algunos perdieron 
la fe y se ocasionaron innumerables sufrimientos.




4-3-85          491
Hija, que estos mensajes lleguen a tus hermanos y penetren en ellos. La misericordia de Dios, 
hace que vivan jubilosamente estos momentos, que tengan paz interior, sientan la seguridad y la 
fe que da Cristo Jesús, y puedan decir, en Cristo vivimos.



5-3-85          492
Cuando un hijo dice creo en Dios, estoy con Dios, quiero a Dios, Yo le preguntaría, si de 
verdad lo dice y lo siente.
Porque creer en Dios significa tener fe en Dios, estar con Dios, es dejarse llevar por El, y estar 
unido a El.
Querer a Dios es no ofenderlo, obedecerlo, y amarlo por sobre todas las cosas.
No es imposible lograrlo, pensad que el Amor de Dios por sus hijos es real.
¡Cómo no corresponderle!
Bendito el hijo que lo logre.
Gloria a Dios.
Esto lo digo, para que todos mis hijos lo mediten.



5-3-85          493
A la noche tengo una visión, veo muchas estrellas amarillas, casi anaranjadas, que van hacia una 
estrella muy grande de color celeste.
Madre ¿qué es esto?
Hija, estás viendo a los hijos ir hacia la Madre.



6-3-85          494
En el mundo los hombres quieren hacer su propia voluntad, sin saber que no son libres, sino 
esclavos de ese falso prometedor de ese adulador que es satanás.
En la Palabra del Señor, no hay falsas promesas, no encontraréis mentiras, sólo hallaréis 
verdad, amor y vida.
Esto obtendréis del Señor.
Amén. Amén.




7-3-85          495
Debéis saber esperar en Dios, El siempre responde, nunca chocaréis con su silencio porque Su 
Corazón está abierto a cuantos quieran entrar en El.
Hija, que no se sumerja vuestra esperanza, debe aflorar, debe estar puesta en el Señor.
Gloria al Santísimo.


8-3-85          496
Así como el agua no se mezcla con el aceite, los buenos pensamientos, no se deben mezclar con 
los malos.
Queridos míos, honrad al Señor, siendo limpios en palabra y obra.
Amén. Amén.
Leed: Efesios C. 5, V. 6-7
        6       No se dejen engañar por falsas razones: Todo eso atrae la ira de Dios sobre los que se resisten a 
obedecerle.
        7       ¡No se hagan cómplices de los que obran así!


9-3-85          497
Hijos: No paséis de largo frente a una Iglesia, deteneos.
Yo, que os envío hacia mi Hijo, también os invito a que os acerquéis a Su mesa, que comáis de 
Su Alimento y saldréis con el espíritu lleno de gozo.
Es una gran verdad que la Vida, depende del Señor y que en el Señor la encontraréis.
Alabado sea.


11-3-85         498
Queridos míos: Recibid al Señor, no le impidáis llegar, no es un extraño.
¡Y os hará tanto bien!
De Su Corazón fluye constantemente Amor y os entrega ese Amor.
Hijos, refugiaos en el Corazón de Cristo Jesús.
Gloria al Señor.
Leed: Oseas C. 6, V. 3
        3       "Esforcémonos por conocer al Señor: Su aparición es cierta como la aurora. Vendrá a nosotros 
como la lluvia, como la lluvia de primavera que riega la tierra".




12-3-85         (Intención de la Novena del 17 al 25)   499
Estos días de Cuaresma son propicios para dedicarlos a la oración y vosotros la necesitáis, 
hijos míos.
En la Novena de este mes os pido: "Que oréis por las Vocaciones Sacerdotales y Religiosas", 
porque en este tiempo el Señor despertará estas vocaciones en muchos hijos, despertará el amor 
absoluto a Dios.
Estos hijos verán un gran cambio en sus vidas, ellos, que estaban en búsqueda de la razón de 
sus vidas, la habrán encontrado.
Verán que la savia de toda vida es Dios y nadie más que Dios.
Amén. Amén.


13-3-85         500
Digo a tus hermanos: Procurad estar en perfecto orden con el Señor, pobres los que no lo 
hacen, porque lo están despreciando y se están despreciando. Pretendo con este mensaje romper 
ataduras, ya que la voluntad de mi Hijo es vivir su libertad.
Hija mía, que se sienta bendecido por el Señor, el hijo que pueda ver, su rectitud y su sabiduría.
El misericordioso Jesús os lo hará entender.
Gloria a Dios.
Leed: San Juan C. 12, V. 25-26
        25      El que ama su vida la perderá; pero el que odia su vida en este mundo, la conservará para la 
Vida Eterna.
        26      El que quiera servirme, que me siga, y donde Yo esté, estará también mi servidor. El que quiera 
servirme, será honrado por mi Padre.


14-3-85         501
Todo lo comparto con vosotros, ya veis hijos, qué cerca estoy.
Me alegro si os alegráis, me apeno si os apenáis, todo me llega.
Mi deseo es alejar el llanto, hacer desaparecer las sombras y esto lo logrará el Señor.
Amén. Amén.
15-3-85         502
¡A cuántas almas el Señor está beneficiando, y a cuántos hijos les está haciendo ver que existe Dios!




16-3-85         503
Hija: Hay en tu pueblo una conmovedora respuesta al Señor, veo un sincero arrepentimiento en 
muchos pecadores.
La bondad de Dios se manifestará en esos corazones y demostrará el Señor que no hay 
sufrimientos a su lado.
Veo que son sensibles mis hijos, que van a orar con devoción.
(Referencia especial al lugar elegido).
17-3-85         504
El Señor realiza en cada hijo una buena obra y espera que voluntariamente un hijo obre en 
favor de su prójimo.
El Señor busca despertar piedad en sus hijos, porque el que no se apiada de su hermano, no 
puede amar a Dios.
Realizar un acto de piedad, es realizar un acto de amor.
El Espíritu Santo os ayudará, para que vuestros corazones lleguen a ser puros y piadosos, esto 
se producirá, nada es imposible para el Señor.
Gloria al Altísimo.
18-3-85         505
El que mucho pide a Dios, poca confianza tiene en Dios.
Comprended que la confianza en Cristo Jesús, debe estar bien alimentada, solamente así 
podréis esperar en El.
Amén. Amén.
Leed: Isaías C. 26, V. 12-13
        12      Señor, Tú nos aseguras la paz, porque eres Tú el que realiza por nosotros todo lo que nosotros 
hacemos.
        13      Señor, Dios nuestro, otros señores nos han dominado, pero a nadie reconocemos fuera de Ti, 
solamente pronunciamos tu Nombre.
19-3-85         506
En el Señor estáis seguros hijos míos, sólo en el Señor.
¿No sois capaces de comprender lo frágiles que sois y que necesitáis la fuerza de Dios?
El sabe cuando lo rechazáis y aún sigue insistiendo, el Señor da la fortaleza necesaria, no 
vaciléis.
Alabado sea el Todopoderoso.




20-3-85         507
Hija mía: Aquéllos que comienzan una nueva vida, que sienten ese gran cambio que se está 
produciendo en ellos pueden decir qué maravilloso es el Señor.
No son pocos los que sienten y comprenden, que el haber depositado el amor y la fe en Cristo 
Jesús, los compromete también a ser dignos hijos de Dios.
Amén. Amén.


21-3-85         508
Hija ¡si los hombres pudieran comprender el bien que el Señor les ofrece, si ellos lo 
comprendieran!
Les está alcanzando un presente, para un glorioso futuro.
Alabado sea el Señor.
"Su dulce Nombre nos llega,
su Amor nos quiere tocar,
su Corazón nos entrega,
su Paz, quiere ser nuestra paz".
Amén.
Meditadlo, y que quede grabado en vosotros.


23-3-85         509
Hija mía: Esto es para tus hermanos:
Cumplid con el Señor, hijos, os lo pido, ya que cada desobediencia que viene de vuestra parte, 
es como si traspasarais una espada en mi Corazón. La desobediencia produce en Mí un gran 
dolor, porque se está ignorando al Señor y os digo, es aborrecible al Señor.
Quien desobedece a Dios responderá a Dios.
Amén. Amén.
24-3-85         510
No cometáis en vuestra vida nada pecaminoso, pensad en el Señor, pensad en su misericordia.
El Señor os demostrará, que si tenéis el corazón entregado a El, recibiréis la extraordinaria 
fuerza que da Su Espíritu.
Agradad a Dios, hijos míos, reconociendo vuestros errores, agradad a Dios siguiendo a Dios.
Gloria al Santísimo.




25-3-85         511
Es infeliz el hombre que huye de Dios, quema su vida y vive en la más completa desolación.
Hijos míos: Por eso estoy aquí, mis ojos ven más allá de los vuestros, mis pies caminan más 
seguros que vuestros pies, porque el Señor los dirige.
No rechacéis lo que viene de Dios, ya que es condenarse eternamente.
Gloria a Dios.



27-3-85         512
Hijos: Preocupaos desde hoy en agradar al Señor, ya que donde quiera que os encontréis, El 
está llegando a vosotros.
Ya veis, no estáis desprovistos de la protección de Dios, estáis recibiendo del Señor.
Alabado sea.
Leed: Hebreos C. 10, V. 16-17
        16      "Esta es la Alianza que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Yo pondré mis 
leyes en su corazón y las grabaré en su conciencia,
        17      y no me acordaré más de sus pecados ni de sus iniquidades".



28-3-85         513
Veo a Jesús y me dice: Profundo es Mi Corazón, en Él podrán entrar todos los que se entreguen 
confiadamente.
La Virgen me dice: Hijos míos, os aseguro que no podríais estar lejos de mi amado Hijo si 
lograrais confiar en El.
Os digo, el Señor responde a vuestros ruegos, os quiere sacar del infortunio y os ofrece una 
Vida duradera.
Amén. Amén.



29-3-85         514
En una Hora Santa, después de la adoración al Santísimo, la Virgen me dice: "Sois vosotros adoradores de 
Cristo, seréis vosotros recibidos por Cristo".




30-3-85         515
Nada suplanta el amor a Dios, nada puede sustituirlo, que esto quede en el corazón de cada 
uno.
Las virtudes que se pueden llegar a poseer por medio de Cristo Jesús son cuantiosas y valiosas, 
hijos y os las está comunicando.
A pesar del rechazo, que a veces encuentran sus Palabras, nada las puede empañar.
No sucumbirá la obra del Señor.
Gloria a Dios.
30-3-85         516
En la noche, en el lugar elegido por la Virgen, durante el Santo Rosario, en el Cuarto Misterio, veo 
un lecho de rosas blancas y sobre ellas varios rosarios blancos, están como suspendidos en el aire.
Luego, en mi casa, veo a la Virgen y me dice: "No dejéis de orar en ese lugar, porque ahí se ora 
a la Madre, se pide a la Madre, pero por sobre todas las cosas, se ora a Dios y se alaba a 
Dios".
Amén. Amén.


31-3-85         517
Seguid marchando junto al Señor hijos míos, que la perseverancia que logréis tener en seguir a 
Cristo no lo lamentaréis, ya que lo estáis haciendo por vuestra propia salvación.
Amén. Amén.
Leed: I de Pedro C. 5, V. 6-7
        6       Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que El los eleve en el momento oportuno.
        7       Descarguen en El todas sus inquietudes, ya que El se ocupa de ustedes.

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1