MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-4-87    1142
Digo a todos tus hermanos: Disponeos a orar en estos días, con fe y humildad al 
Señor.
Hay necesidad de oración, hay también necesidad de amor y paz entre los 
hermanos.
Hoy hijos míos, necesitáis estar muy cerca de mi Corazón.
No lo olvidéis.
Amén.


4-4-87    1143
En estos días, la Palabra de Dios es dada por la Madre de Dios.
En estos días, hay abundantes gracias del Señor.
Es que en estos días, en medio de sus hijos está María, Madre de Dios y de los 
hombres.
Gloria al Señor.
Predícalo.


5-4-87           1144
Mi Corazón está latiendo al unísono del vuestro.
Mi Corazón desea el acercamiento de mis hijos a Dios.
Mi Corazón clama por el amor de mis hijos hacia Dios.
Bendito sea.
Predicad.
Veo una nube celeste que cubre todo el Campito.
En la Santa Misa del Campito, siento Su voz que me dice:
"Es mi Manto que protege a tu pueblo".



6-4-87           1145

Hija mía: Este día quedará marcado en la historia de tu país y en el corazón de 
los cristianos.
El Vicario de Cristo llega con su humildad, con su corazón cargado de bondad.
Su boca habla de Cristo, su corazón ama lo que ama Cristo y sus pies caminan 
las huellas de Cristo.
La Madre está junto a su hijo predilecto.
Gloria a Dios.



7-4-87      (Intención de la Novena del 17 al 25)          1146

En esta Novena: Ore el mundo entero, por la Sangre de Cristo derramada por 
amor; porque por su Sangre, por su misma Vida, la vida del hombre será 
salvada.
Sed vosotros hijos míos, los que busquéis el perdón de los pecados.
Sed vosotros los que améis a Cristo Jesús, hasta darlo todo por El.
Amén, amén.
Hazlo conocer hija mía.

Leed: Deuteronomio C. 30, V. 3
        
        3       Entonces el Señor, tu Dios, cambiará tu suerte y tendrá misericordia de ti. El  te 
volverá a reunir de entre todos los pueblos por donde te había dispersado.



10-4-87          1147

Gladys: Humildemente marcho en mi camino hacia las almas.
En el corazón de mis hijos penetro Yo cuando me aceptan. Con ellos estoy, para 
que vean la verdad en la Palabra de Dios. Quiero ser El vínculo unificador.
Gloria al Altísimo.
Predícalo.





11-4-87    1148
Me dirijo al que sufre, al que llora por su soledad y al que niega a Cristo Jesús:
                  Despierta hijo de Dios,
no duermas más que aquí está El,
camina y ve por la Luz,
que hoy está regalando el Señor.
No te niegues a la Vida,
no te apartes de su lado,
no desprecies su calor
y te verás por siempre recompensado.
Amén.



12-4-87                 1149

Hija mía, será esta, una nueva Semana Santa que deberán comenzar mis hijos, a 
los que les digo: Vividla muy en profundidad, ligada a Mi y comprenderéis junto 
a la Madre de Cristo, el amor del mismo Cristo por el mundo.
Id al encuentro de la que espera, amad a la que ama y vivid esperando con Ella a 
Aquel que Vive.
Gloria al Señor.
Debes darlo a conocer.
Hoy, la llama de amor de mi Corazón se aviva, brilla con más intensidad. El 
Papa, el manso , el bueno, deja que la Santísima Trinidad obre en él para gloria 
de Dios. Yo lo conduzco por el sendero imborrable.


13-4-87    1150
El corazón misericordioso de María, continúa hoy más que nunca intercediendo 
por sus hijos ante el eterno Padre. Nadie como El, nadie tan poderoso como el 
Altísimo para auxiliar a sus criaturas.
Alabado sea.
Predicad.
Leed: Salmo 119, V. 127 y 128
127  Por eso amo  tus mandamientos y los prefiero al oro más fino.
128  Por eso me guío por tus preceptos y aborrezco todo camino engañoso.





15-4-87           1151

Tengo una visión. Veo un campo de trigo, tiene un color dorado muy bello y lo 
mueve un leve viento.
Enseguida veo a la Santísima Virgen y me dice: Es tiempo de segar el trigo. Con 
esto quiero decir que todo tiene su momento. Dichoso el que así lo entienda, 
porque en él pondrá su mano el Señor.
Alabado sea El.



16-4-87     (Jueves Santo)    1152

Digo a todos tus hermanos: Estoy llevando Luz a vuestras vidas. Os estoy 
ofreciendo piadosamente, la verdadera esperanza. Os estoy entregando a la 
libertad y no a la esclavitud. Es preciso que lo meditéis.
Gloria a Dios.



17-4-87     (Viernes Santo)    1153

Hija mía, revivo hoy mi gran dolor. Día en que entregó su vida el Cordero, 
después de haber sufrido tan atrozmente. Mucho sufrí como Madre, mucho sufro 
al ver la infidelidad del hombre.
¡Oh hija, tan malvado se vuelve a veces su corazón, tan incapacitado para amar y 
tan insaciable! Sea el Señor, salud de los corazones.
Amén, amén.
(13,20 hs): Vi a Jesús con el rostro lleno de sangre, sangre seca y sangre fresca; le 
caían surcos por la cara, tenía los ojos abiertos, muy abiertos y la boca también; sus 
cabellos estaban mojados. Vi la corona de espinas, eran muy largas, gruesas y 
secas, parecían negras. Una tenía, clavada en medio de la frente y otra arriba de 
cada ojo. Se veía terriblemente dolorido; lo vi también muy pálido casi amarillo.
Luego vi a la Santísima Virgen y me dijo: Has visto los últimos momentos de la 
crucifixión de mi Hijo.



18-4-87     (Sábado Santo)      1154

Hablo al mundo. Hijos míos, os pregunto: ¿No murió Cristo en la Cruz por amor 
a la humanidad? ¿No murió por la redención de los pecados? ¿No murió para 
que vuestra conversión sea completa y realizada con verdadero amor?
Pensadlo, Dios no se cansa de daros su misericordia, mas no sea que en vuestra 
apatía os aproveche la gehenna. Lejos de vosotros quiere vuestra Madre que esté 
satanás.
Alabado sea Jesucristo.

Leed: San Mateo C. 3, V. 10 y 12

        10      "El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: El árbol que no produce buen fruto 
será cortado y arrojado al fuego.
        12      Tiene en su mano la horquilla y limpiará su era: Recogerá su trigo en el  granero y 
quemará la paja en un fuego inextinguible".



19-4-87        (Pascua de Resurrección)       1155

Tengo una visión. Veo en letra gótica y con tinta china, las palabras:
                                          Cielo - Abismo
                          Nuevo Resplandor - densa oscuridad
Enseguida veo a la Santísima Virgen y me dice: Esto que has visto, es la posición 
de lo positivo con lo negativo.
La Madre quiere dejar revelado el poder del Salvador. La Madre pide fe en El.
No una fe temporal y débil sino una fe creciente, absoluta y Dios llevará entonces 
al cristiano a gozar de su Reino, por los siglos de los siglos.
Amén, amén.


20-4-87          1156
Digo a mis queridos hijos: Con gran amor os amo, os custodio y obro en vuestros 
corazones para que no os desviéis de la línea marcada por el Señor.
Dios está en el Cielo, Dios habla en la tierra. Escuchad su voz.
Gloria al Santísimo.



23-4-87           1157

Digo a mis amados hijos: Escuchad, comenzad ya a renovar el espíritu, orando 
humildemente al Señor. No os neguéis a la oración; os transformará porque es 
poderosa y efectiva. No dudéis jamás de lo que dice esta Madre.
Bendito sea el Señor.



25-4-87      (Día de Peregrinación)       1158

Me dice la Santísima Virgen: ¡Oh! ¡Hija mía, es tan alta la cima para llegar a 
Jesucristo, es tan largo el camino y tan corta la vida terrena!
De ahí que es tan costosa la subida y tantos los sufrimientos.



25-4-87          1159

Estáis comprobando el amor admirable de Dios. Amadlo de verdad, de todo 
corazón, El os está protegiendo constantemente.
Bendecid al Señor, porque sale al encuentro del corazón del hombre.
Bendecid al Señor, porque no tienen crepúsculo sus días.
Bendecid al Señor, por el bálsamo de amor que deja, en cada cristiano.
Aleluia.



27-4-87          1160

Hija: Pobres aquellos que levantan altiva la cabeza.
Pobres, los que alojándose en la injusticia, se desheredan de la justicia de Dios.
Benditos los hijos que creen en el poder de Dios, ya que el poder de Dios es el 
que los salvará.
Benditos los que aman la justicia de Dios porque están amando a Cristo 
glorificado.
Alabado sea.
Sigue predicando hija.



28-4-87          1161

La Madre mucho se compadece del dolor de sus hijos.
Dadme vuestra docilidad, dadme vuestra confianza y Yo retribuiré dándoos la 
paz y las bendiciones de Dios.
Venid entonces y obtendréis de El en abundancia.
Gloria a Dios.
Predícalo.

Leed: Gálatas C. 4, V. 6 y 7

        6       Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el 
Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abba! es decir ¡Padre!
        7       Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de        Dios.



28-4-87           1162

Siento cantar a los Ángeles:
Dulzura de Madre tienen tus ojos,
ternura infinita Tu Corazón,
tu andar silencioso recorre caminos,
pidiendo a los hijos amor y oración.

Aleluia, Aleluia, Aleluia,
Aleluia, Aleluia, Aleluia.

Tocando vas con Tu Manto,
fortaleciendo el corazón,
Alimentando con la Palabra 
de Jesucristo el Salvador.

Aleluia, Aleluia, Aleluia,
Aleluia, Aleluia, Aleluia.





29-4-87           1163

Dios en su piedad está atento al gesto suplicante de sus hijos.
Su misericordia borra las penas y hace que el alma se purifique.
Nada es imposible para el Señor. Buscadlo y alegraos en El.
Amén, amén.
Predícalo.



    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1