MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-5-84                                         127
Debéis orar para que cada día sean más los fieles que se acerquen a la Palabra del Señor. Orad 
con fe y llegaréis a vivir en una plenitud que sólo Dios la da. Cuando veáis que os acecha el 
maligno debéis decir: 
"A mi derecha y a mi izquierda está mi Señor, no hay un tercer lugar, no lo hay para el 
enemigo". 
Y os lo aseguro que se retirará de vuestro lado. Amén. Amén.
Leed: Filipenses C. 2, V. 13-14 y 15 / C. 3, V. 15 y 16
        13      Porque Dios es el que produce en ustedes el querer y el hacer, conforme a su designio de Amor.
        14      Procedan en todo sin murmuraciones ni discusiones:
        15      Así serán irreprochables y puros, hijos de Dios sin mancha, en medio de una generación extraviada y 
pervertida, dentro de la cual ustedes brillan como haces de Luz en el mundo.
Cap. 3, Vers. 15-16
        15      Así debemos pensar los que somos maduros; y si en alguna cosa ustedes piensan lo contrario, Dios los 
iluminará.
        16      De todas maneras, cualquiera sea el punto adonde hayamos llegado, sigamos por el mismo camino.


2-5-84                                         128
En el mundo hay mucha pobreza espiritual. Preocupaos por esto que os digo: Pedid al Señor 
para que no os alcance y fortaleceos en El. No dejéis que se apague la llama de vuestra fe, 
renovadla y aumentadla.
Rogad al Señor para que así sea. La Luz de Cristo no se consume jamás.
Alabado sea por Su Misericordia.


3-5-84                                         129

Yo he venido para unir el hijo con el padre. Para que los hombres se quieran como hermanos y 
sin rencores. Para que el hombre encuentre el camino hacia Dios. Que se conozca Su Palabra.
Para que le cerréis la puerta a la mentira y la abráis a la Verdad. Que recibáis a Cristo en 
vuestro corazón. Para que se haga la Luz en vosotros y no haya sombras. Para que prosperéis 
en la fe hoy por siempre y por sobre todas las cosas para que améis a Dios.
Amén. Amén.



4-5-84  130

Lo que se consigue con el propio esfuerzo no alcanza para vivir, no para vivir en Dios. 
Alegraos porque el Señor os hace llegar la salvación. Tratad de no tener malos pensamientos 
porque eso os destruye.
Gloria al Señor.

Leed: I Corintios C. 3, V. 1 al 17
        1       Por mi parte, no pude hablarles como a hombres espirituales, sino como a hombres carnales, como a 
quienes todavía son niños en Cristo.
        2       Los alimenté con leche y no con alimento sólido, porque aún no podían tolerarlo, como tampoco ahora,
        3       ya que siguen siendo carnales. Los celos y discordias que hay entre ustedes, ¿no prueban acaso, que 
todavía son carnales y se comportan de una manera puramente humana?
        4       Cuando uno dice: "Yo soy de Pablo", y el otro: "Yo de Apolo", ¿acaso no están procediendo como lo 
haría cualquier hombre?
        5       Después de todo, ¿quién es Apolo, quién es Pablo? Simples servidores, por medio de los cuales 
ustedes han creído, y cada uno de ellos lo es según lo que ha recibido del Señor.
        6       Yo planté y Apolo regó, pero el que ha hecho crecer es Dios.
        7       Ni el que planta ni el que riega valen algo, sino Dios, que hace crecer.
        8       No hay ninguna diferencia entre el que planta y el que riega; sin embargo, cada uno recibirá su salario 
de acuerdo con el trabajo que haya realizado.
        9       Porque nosotros somos cooperadores de Dios, y ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios.
        10      Según la Gracia que Dios me ha dado, yo puse los cimientos como lo hace un buen arquitecto, y otro 
edifica encima. Que cada cual se fije bien de qué manera construye.
        11      El fundamento ya está puesto y nadie puede poner otro, porque el fundamento es Jesucristo.
        12      Sobre él se puede edificar con oro, plata, piedras preciosas, madera, pasto o paja:
        13      La obra de cada uno aparecerá tal como es, porque el día del Juicio, que se revelará por medio del 
fuego, la pondrá de manifiesto; y el fuego probará la calidad de la obra de cada uno.
        14      Si la obra construida sobre el fundamento resiste la prueba, el que la hizo recibirá la recompensa;
        15      si la obra es consumida, se perderá. Sin embargo, su autor se salvará, como quien se libra del fuego.
        16      ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?
        17      Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. Porque el templo de Dios es sagrado, y 
ustedes son ese templo.




5-5-84              131
Me dice Jesús: Dirás estas palabras. El que cae al pozo sin verlo, a ése lo sacaré, mas el que ve el peligro y 
no se desvía, a ése lo dejaré. Hoy más que nunca debes predicar porque Yo extiendo mis manos hacia ti 
para estar en comunicación con tus hermanos.
La Virgen dice: Honrad al Señor, obedeciendo sus mandatos, no os dejéis abatir que sus ojos están puestos 
en vosotros, en sus hijos. Amén. Amén.
Dios es tu hermano, tu madre, tu padre, y tu hijo. Dios abarca toda la familia. Obedecedle. Orad que la 
oración es consuelo para todo mal.
Leed: Santiago C. 1, V. 16 al 25
        16      No se engañen, queridos hermanos.
        17      Todo lo que es bueno y perfecto es un don de lo alto y desciende del Padre de los astros luminosos, en 
Quien no hay cambio ni sombra de declinación.
        18      El ha querido engendrarnos por su Palabra de Verdad, para que seamos como las primicias de su 
creación.
        19      Tengan bien presente, hermanos muy queridos, que debemos estar dispuestos a escuchar y ser lentos 
para hablar y para enojarnos.
        20      La ira del hombre nunca realiza la justicia de Dios.
        21      Dejen de lado, entonces, toda impureza y todo resto de maldad, y reciban con docilidad la Palabra 
sembrada en ustedes, que es capaz de salvarlos.
        22      Pongan en práctica la Palabra y no se contenten sólo con oírla, de manera que se engañen a ustedes 
mismos.
        23      El que oye la Palabra y no la practica, se parece a un hombre que se mira en el espejo,
        24      pero enseguida se va y se olvida de cómo es.
        25      En cambio, el que considera atentamente la Ley perfecta, que nos hace libres, y se aficiona a ella, no 
como un oyente distraído, sino como un verdadero cumplidor de la Ley, será feliz al practicarla.


6-5-84              132
Hijos míos: No ignoráis que el Señor os habla, entonces oíd atentamente lo que os dice. Aceptad gustosos 
su petición y veréis avanzar su Obra.


7-5-84              133
Veo una ciudad grande con muchos edificios y está destruida, como si hubiera habido guerra. 
Luego veo una paloma blanca volando.
Me dice la Virgen: Benditos sean los que aman la paz porque la guerra trae la destrucción total. Causa 
espanto ver que los hombre no pueden frenar su impulso de ambición y poder. Que no sepan ver dónde 
está el verdadero sentido de la vida que los puede llevar a la felicidad completa. Solamente Dios puede 
lograrlo y solamente Dios tiene el poder de hacerlo posible. Amén. Amén.




9-5-84                                         134
Bienaventurado sea el que practica el bien y bienaventurados seáis los que escucháis a Dios, 
hija mía, todo lo que os da el Señor debe ser hecho como El manda. Debéis estar unidos, todos 
son hermanos, todos son hijos de Dios.
Leed: San Mateo C. 11,  V. 28 y 29
        28      "Vengan a Mi todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré.
        29      Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de Mi, porque soy paciente y humilde de Corazón, y así 
encontrarán alivio".


10-5-84                                        135
Hija mía: Tened presente que el Señor siempre que os vea fatigados vendrá en vuestra ayuda, 
porque así como los hijos tienen necesidad del Padre, el Padre necesita a sus hijos. Hoy el 
Sagrado Corazón de Jesús está junto a vosotros para ser vuestro guía y desviar al malvado que 
está atacando con toda su furia. Sabe que no puede con el Señor y eso lo pone peor todavía.
Vosotros estáis amparados. Gloria al Santísimo.
11-5-84                                        136
Vuestra Madre os dice: Cantad y orad, eso alegra al Señor. Con Cristo no se muere, se vive, si 
sois conscientes de esto, seguramente no os apartaréis de su camino, ni El del vuestro. Amén. 
Amén.
Oración:
Comienzo a orar y ya me encuentro ante ti Señor porque sé que me escucháis. Con tu 
Divina Gracia, haces posible que mi vida encuentre la serenidad deseada. Sin tu ayuda 
nada es posible, sin tu Luz no se puede avanzar; bendito el hombre que te busca y en Ti 
espera. Oh Señor, porque a tus hijos das Amor a manos llenas. Amén.


12-5-84                                        137
Jamás encontrarán lágrimas en los ojos de los verdaderos creyentes en Cristo, porque el Señor 
no es tristeza sino alegría. Pasado el tiempo veréis que quien se dedica y camina junto a El se 
verá fortalecido en Ia fe, no olvidéis que el Señor es fortaleza. Amén. Amén.




13-5-84                                        138

A todos aquellos que se preguntan y digan que no le piden al Señor porque no saben si está o 
responderá, yo os digo: El Señor está y tardará en responder el tiempo que vosotros tardéis en 
llegar a El. Amén. Amén.
Leed: Deuteronomio C. 6, V. 4 al 9 y 16 al 19
        4       Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor.
        5       Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
        6       Graba en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy.
        7       Incúlcalas a tus hijos, y háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de viaje, al acostarte 
y al levantarte.
        8       Atalas a tu mano como un signo, y que estén como una marca sobre tu frente.
        9       Escríbelas en las puertas de tu casa y en sus postes.
        16      No provoquen al Señor, su Dios, como lo hicieron en Masá.
        17      Observen cuidadosamente los mandamientos del Señor, su Dios, y las instrucciones y los preceptos que 
El te dio.
        18      Practica lo que es recto y bueno a los ojos del Señor, para ser feliz e ir a tomar posesión de la hermosa 
tierra que El prometió con un juramento a tus padres.
        19      Porque el Señor expulsará a todos los enemigos que encuentres a tu paso, como te lo ha anunciado.



14-5-84                                        139

Hijos míos, feliz del ciego que puede ver con los ojos del alma y puede llegar al Señor, porque 
ésa es la única claridad que importa. Hay muchos que pudiendo ver, no tienen ni quieren ver, la 
verdadera Luz que es Dios. Meditad esto que os digo y que os sirva de ejemplo. Alabado sea el 
Señor.
Predicad.

15-5-84                                        140

Haré de vosotros un pueblo creyente en Dios, como no lo era antes, un pueblo que observe sus 
mandatos y vosotros mismos veréis que no es bueno estar ajenos a las cosas de Dios, porque Su 
Palabra no destruye sino que construye. Amén. Amén.
Predicad.




16-5-84         141

Los hombre están inmaduros en la fe, exigen mucho a Dios y le dan poco.
El Señor os ofrece un gran cambio, amor por oración. Guardad estas palabras en vuestro 
corazón y tenedlas presentes. Amén. Amén.

Leed: II Crónicas C. 6, V. 19 a 21
        19      No obstante, Señor, Dios mío, vuelve tu rostro hacia la oración y la súplica de tu servidor, y escucha el 
clamor y la oración que te dirige tu servidor.
        20      Que tus ojos estén abiertos día y noche sobre esta Casa, sobre el lugar del que dijiste que allí residiría 
tu Nombre. ¡Escucha la oración que tu servidor dirige hacia este lugar!
        21      ¡Escucha la súplica y la oración que tu servidor y tu pueblo Israel dirijan hacia este lugar! ¡Escucha 
desde tu morada en el Cielo, escucha y perdona!



17-5-84         142

Amados hijos, sé que estáis rezando el Santo Rosario como os pido, mas quiero que en este día 
empecéis una Novena agradeciendo al Señor el haberme enviado para protección vuestra. 
Agradeced también por todo lo que es capaz de dar porque Dios es misericordioso, es todo 
poderoso e infinitamente piadoso. La Gracia del Señor es maravillosa, no tengáis la menor 
duda.
Gloria al Padre Supremo.




18-5-84         143
El Señor os dice: Conoced mi Palabra, leed las Sagradas Escrituras, tened conocimiento de Dios. No hay 
determinada edad para hacerlo, pero veo a muchos niños que nada saben del Señor. Ellos también 
tienen que saber de su Creador, no se puede prohibir a los niños conocer su Palabra. Y a los que están 
inmaduros Yo os digo: Diariamente poned un poco más de amor en vuestro corazón, no es promesa 
falsa la del Señor. Amén. Amén.
Leed: Romanos C. 10, V. 5 al 18
        5       Moisés, en efecto, escribe acerca de la justicia que proviene de la ley: "El hombre que la practique vivirá 
por ella".
        6       En cambio, la justicia que proviene de la fe habla así: "No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al Cielo?, 
esto es, para hacer descender a Cristo".
        7       O bien: "¿Quién descenderá al Abismo?, esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos".
        8       ¿Pero que es lo que dice la justicia?: "La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón", es decir, 
la palabra de la fe que nosotros predicamos.
        9       Porque si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de 
entre los muertos, serás salvado.
        10      Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación.
        11      Así lo afirma la Escritura: "El que cree en El, no quedará confundido".
        12      Porque no hay distinción entre Judíos y los que no lo son: Todos tienen el mismo Señor, que colma de 
bienes a quienes lo invocan.
        13      Ya que todo el que invoque el Nombre del Señor se salvará.
        14      Pero, ¿cómo invocarlo sin creer en El? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de El? ¿Y cómo oír hablar 
de El, si nadie lo predica?
        15      ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: ¡Qué hermosos son los pasos de los 
que anuncian buenas noticias!
        16      Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación?
        17      La fe, por lo tanto, nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo.
        18      Yo me pregunto: ¿Acaso no la han oído? Sí, por supuesto: "Por toda la tierra se extiende su voz y sus 
palabras llegan hasta los confines del mundo".


19-5-84         144
Hijos míos, acercaos al Señor socorriendo al humilde, al pobre porque Cristo Jesús también os 
hará conocer la Riqueza por medio de la humildad y la pobreza. El que ame el bien que se 
aparte del mal, aquél que desee la felicidad que dé felicidad.
Obrando de esta manera sois fieles al Señor.
Amén. Amén.




20-5-84                                        145*
Jamás abandonéis el camino que conduce al Señor, porque contiene valores incalculables. 
Entonces tened presente que El comprende los errores de sus hijos, perdona el pecado, pero no 
los pecados.
En los días siguientes bendeciréis así vuestra mesa: 
"En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Señor Bendice 
esta mesa, donde están los alimentos que nos envías este día y que nunca nos 
falte tu pan. Amén.
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".
(145)   Debe entenderse que Dios perdona al pecador que se arrepiente, pero no al que se obstina en seguir 
cometiendo el pecado.


21-5-84                                        146
Si encontráis resistencia a la Palabra del Señor debéis mantener la serenidad, no importa la 
opinión de unos pocos, sino la fe en Dios de muchos.
Quien se opone a la voluntad del Señor no está con El, dejadlo ir.
Amén. Amén.
Leed: Sabiduría C. 1, V. 12 al 15 / C. 2, V. 23-24
        12      No busquen la muerte viviendo extraviadamente, ni se atraigan la ruina con las obras de sus manos.
        13      Porque Dios no ha hecho la muerte ni se complace en la perdición de los vivientes.
        14      El ha creado todas las cosas para que subsistan; las criaturas del mundo son saludables, no hay en 
ellas ningún veneno mortal y la muerte no ejerce su dominio sobre la tierra.
        15      Porque la justicia es inmortal.
Cap. 2, Vers. 23-24
        23      Dios creó al hombre para que fuera incorruptible y lo hizo a imagen de su propia naturaleza,
        24      pero por la envidia del demonio entró la muerte en el mundo, y los que pertenecen a él tienen que 
padecerla.


22-5-84                                        147
Hijos míos: Como vosotros tenéis la esperanza puesta en Dios, Yo tengo mi esperanza puesta en 
vosotros de que daréis todo por el Señor.
Nunca os rebeléis al sufrimiento que os manda porque luego viene una respuesta de amor a 
vuestro dolor El Señor todo lo puede. Gloria a Dios.





22-5-84                                        148

Vuestra Madre os pide Su morada.
No quiero esplendores, quiero sí una casa espaciosa.


22-5-84                                        149

Os estoy observando, hijos míos estáis viviendo en la Ley de los justos, estáis viviendo en la Ley 
de Dios. El os cubrirá con su benevolencia.
Rogad por vosotros, rogad por el mundo. Amén. Amén.

Leed: I San Pedro C. 2, V. 6 al 10
        6       Porque dice la Escritura: "Yo pongo en Sión una piedra angular, elegida y preciosa: el que deposita su 
confianza en ella, no será confundido.
        7       Por lo tanto, a ustedes, los que creen, les corresponde el honor. En cambio, para los incrédulos, la 
piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular:
        8       piedra de tropiezo y roca de escándalo. Ellos tropiezan porque no creen en la Palabra: ésa es la suerte 
que les está reservada.
        9       Ustedes, en cambio, son una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido 
para anunciar las maravillas de Aquél que los llamó de las tinieblas a su admirable Luz:
        10      ustedes, que antes no eran un pueblo, ahora son el Pueblo de Dios; ustedes, que antes no habían 
obtenido misericordia, ahora la han alcanzado.



23-5-84                                        150

Vosotros habéis sido tocados por el Señor,  debéis saber aprovechar este momento, debéis saber 
valorarlo.
Reflexionad y abridle el corazón. El Señor envía Su Palabra, id vosotros a los hechos. Pensad 
esto: Lo que viene de lo alto es una bendición, viene del Señor. Amén. Amén.
Predicadlo.




24-5-84         151

Si estáis turbados o angustiados invocad a Dios y os aliviará, invocadlo a toda hora porque El 
es el que reina en el universo, sólo El.
Hijos míos, hoy debéis orar por los enfermos que son muchos y pocos los que están en paz con 
el Señor.
Haced esta oración:
"Señor alivia a tus hijos
necesitados de salud
y de tu Amor,
alivia sus almas,
consuélalos Señor.
Perdona sus pecados
y cuando los llames a tu presencia
permite Señor
que entren en tu Reino.
Amén".

25-5-84         152

El Señor socorrerá a todo aquel que venga a El por medio de la fe, nadie quedará sin ser 
escuchado y nadie quedará desamparado. Escuchad a vuestra Madre y vosotros mismos seréis 
testigos de la grandeza del Señor. Gloria a Dios.

Leed: Romanos C. 4, V. 18 al 25
        18      Esperando contra toda esperanza, Abraham creyó, y llegó a ser padre de muchas naciones, como se le 
había anunciado: "Así será tu descendencia".
        19      Su fe no flaqueó, al considerar que su cuerpo estaba como muerto -era casi centenario- y que también 
lo estaba el seno de Sara.
        20      El no dudó de la promesa de Dios, por falta de fe, sino al contrario, fortalecido por esa fe, glorificó a 
Dios,
        21      plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete.
        22      Por eso, la fe le fue tenida en cuenta para su justificación.
        23      Pero cuando dice la Escritura: "Dios tuvo en cuenta su fe", no se refiere únicamente a Abraham, sino 
también a nosotros,
        24      que tenemos fe en Aquél que resucitó a nuestro Señor Jesús,
        25      el Cual fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación.



26-5-84         153

Orad por los pobres de espíritu que les falta el pan de Dios, todavía no lo han encontrado 
porque tampoco lo han buscado. Orad para que hallen pronto el camino del Señor. Quien vive 
de acuerdo a su Ley no tiene escasez de nada, viven en la abundancia. El no deja que a sus hijos 
les falte nada. 
Alabado sea su Nombre.


27-5-84         154

Hijos míos: Sed piadosos, eso quiere el Señor. Compadeceos por la desgracia de vuestro 
hermano. Apenaos por la pena que lo aqueja. Consoladlo en el dolor que lo atormenta, extended 
vuestra mano en su ayuda y hacedle comprender que vuestro Padre del Cielo fortalecerá su 
espíritu con su maravilloso Amor.
No temáis porque no hay nada irreparable para nuestro Señor. Amén. Amén.

Leed: 1 Juan C. 4, V. 16 al 21
        16      Nosotros hemos conocido el Amor que Dios nos tiene y hemos creído en El. Dios es Amor, y el que 
permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.
        17      La señal de que el amor ha llegado a su plenitud en nosotros, está en que tenemos plena confianza 
ante el día del Juicio, porque ya en este mundo somos semejantes a El.
        18      En el amor no hay lugar para el temor: Al contrario, el amor perfecto elimina el temor, porque el temor 
supone un castigo, y el que teme no ha llegado a la plenitud del amor.
        19      Nosotros amamos porque Dios nos Amó primero.
        20      El que dice: "Amo a Dios", y no ama a su hermano, es un mentiroso. ¿Cómo puede amar a Dios, a 
Quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve?
        21      Este es el mandamiento que hemos recibido de El: El que ama a Dios debe amar también a su 
hermano.



28-5-84         155
Bienaventurado sea el Señor por su misericordia, al buen hijo lo engrandece y al que ha pecado 
lo perdona.
No os apartéis de su Palabra, está llena de esperanza. Hijos míos: Pedid al Señor para que su 
Luz os siga iluminando.
Ofreced hoy a Cristo Jesús vuestras oraciones.
Rogad al Espíritu Santo, porque su fuerza puede más que cualquier otra fuerza. Hijos míos, 
jamás dejéis endurecer vuestro corazón. Caminad seguros; delante de vosotros camina el Señor.
Leed: Hebreos C. 3, V. 12 al 15
        12      Tengan cuidado, hermanos, no sea que alguno de ustedes tenga un corazón tan malo que se aparte del 
Dios viviente por su incredulidad.
        13      Antes bien, anímense mutuamente cada día mientras dure este hoy, a fin de que nadie se endurezca, 
seducido por el pecado.
        14      Porque hemos llegado a ser partícipes de Cristo, con tal que mantengamos firmemente hasta el fin 
nuestra actitud inicial.
        15      Cuando la Escritura dice: "Si hoy escuchan Su Voz, no endurezcan su corazón como en el tiempo de la 
Rebelión".


29-5-84         156
Conservad vuestra fidelidad hacia el Señor, que nada manche la pureza de vuestros 
pensamientos. Orad así al Espíritu Santo:
"Espíritu Santo luz y poder,
te agradecemos la fuerza
que nos das, para que
en ella podamos apoyarnos
y caminar.
Tú que ahondas en lo profundo
de nuestro ser,
y avivas la llama de nuestra fe,
libéranos de todo lo impuro
que podamos albergar
en nuestro pobre corazón.
Te pedimos que con tu Amor,
nos hagas dignos de entrar
en las puertas del Eterno.
Amén".



30-5-84         157
Servid al Señor de manera tal que os vea merecedores de su Amor. Decid a vuestro hermano 
que concederé Gracias a aquél que se saque el egoísmo de su corazón, al que se despoje de su 
orgullo y pida con humildad. Concederé la Gracia y mucho más.
Gloria al Señor.
Leed: Filipenses C. 3, V. 7 al 11
        7       Pero todo lo que hasta ahora consideraba una ganancia, lo tengo por pérdida, a causa de Cristo.
        8       Más aún, todo me parece una desventaja comparado con el inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, 
mi Señor. Por El, he sacrificado todas las cosas, a las que considero como desperdicio, con tal de ganar 
a Cristo
        9       y estar unido a El, no con mi propia justicia -la que procede de la Ley- sino con aquella que nace de la 
fe en Cristo, la que viene de Dios y se funda en la fe.
        10      Así podré conocerlo a El, conocer el poder de su resurrección y participar de sus sufrimientos, hasta 
hacerme semejante a El en la muerte,
        11      a fin de llegar, si es posible, a la resurrección de entre los muertos.


31-5-84         158
Querido hijos: El Señor cuida que no perdáis el amor por la Iglesia, porque en ella está Cristo Jesús 
pidiendo la unidad de los hermanos. Dios está llamando desesperadamente a sus hijos para que no se 
pierdan. Debéis escucharlo, sólo así os salvaréis de la ruina, sólo siendo buenos cristianos saldréis 
ilesos del hundimiento en que el mundo se está sumergiendo. Extiendo mi petición a vuestros hermanos 
del mundo entero.
Tened fe, el Señor os la da, recibidla.
Orad al Señor. Amén. Amén.
Leed: Colosenses C. 1, V. 24 al 29
        24      Ahora me alegro de poder sufrir por ustedes, y completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de 
Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia.
        25      En efecto, yo fui constituido ministro de la Iglesia, porque de acuerdo con el plan divino, he sido 
encargado de llevar a su plenitud entre ustedes la Palabra de Dios,
        26      el misterio que estuvo oculto desde toda la eternidad y que ahora Dios quiso manifestar a sus santos.
        27      A ellos les ha revelado cuánta riqueza y gloria contiene para los paganos este misterio, que es Cristo 
entre ustedes, la esperanza de la Gloria.
        28      Nosotros anunciamos a Cristo, exhortando a todos los hombre e instruyéndolos en la verdadera 
sabiduría, a fin de que todos alcancen su madurez en Cristo.
        29      Por esta razón, me fatigo y lucho con la fuerza de Cristo que obra en mi poderosamente.

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás








1