MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-6-86           888

Digo a tus hermanos: Jesús Eucaristía, es Cuerpo vivo y verdadero, adoradlo y 
amadlo.
Hijos míos, es en la Eucaristía, donde podéis sentir, como se da a vosotros; es en 
la Eucaristía, donde vuelve a ser Cuerpo y Sangre y es desde la Eucaristía, que 
quiere salvar a las almas preparadas para recibirlo. Con oración y alegría en el 
corazón recibid este día.
Gloria al santísimo y amado Jesús.



3-6-86    889

Queridos míos: Hay determinados momentos en la vida del hombre, momentos 
angustiosos, donde el hambre, la desgracia y la necesidad material, se torna para 
él desesperante. Recordad que todo cambia si está Dios en el corazón  y nada es 
duradero, sólo Dios. Podéis desde ya fortalecer vuestros espíritus, con las cosas 
de Dios.
Bendito sea el Señor.

Leed: Job C. 11, V. 4 -5 - 6

        4       Tú has dicho: "Mi doctrina es pura y estoy limpio ante tus ojos"        
        5       En cambio, si Dios hablara y abriera sus labios contra ti,      
        6       si te revelara los secretos de la Sabiduría, tan sutiles para el entendimiento, sabrías que 
Dios aún olvida una parte de tu culpa.



6-6-86           890

Veo a Jesús. Me dice: Mi Corazón tiene en cuenta a todas las almas, mi Corazón 
desea la salvación de todas las almas y las ama, aún a las pecadoras.
Lo veo con una Luz penetrante en su pecho, una Luz blanca, su túnica también es 
blanca.
El me dice: Ves la Luz que despide mi Corazón.
Luego veo a la Santísima Virgen sola. Dice: El Corazón de mi Hijo se brinda ¡tan 
generosamente! Maravillaos de esto hijos míos, todo en El, es verdad, todo lo que 
viene de El, es amor, y todo El, es vida.
Amado sea su Sagrado Corazón.



7-6-86     891

Me dirijo a los jóvenes de todo el mundo, a los que están yendo por el camino 
equivocado. ¿Por qué cometéis tantas barbaridades? ¿Tan huérfanos estáis?
¿No lo tenéis a Dios?
¿No la tenéis a vuestra Madre celestial?
Purificaos hijos míos, si no lo hacéis, grandes serán los lamentos.
Amén, amén.

Leed:  Isaías C.45, V. 22 - 23 - 24

        22      Vuélvanse a Mí, y serán salvados, todos los confines de la tierra, porque Yo soy Dios, y 
no hay otro.
        23  Lo he jurado por Mí mismo, de mi boca ha salido la justicia, una palabra irrevocable: 
Ante Mí se doblará toda rodilla, toda lengua jurará por Mí,
        24      diciendo: Sólo en el Señor están los actos de justicia y el poder. Hasta El       
        llegarán avergonzados todos los que se enfurecieron contra El.



9-6-86            892

Hija mía, mis mensajes indican el camino, están indicando a Dios. No hay 
engaño en ellos, sino verdad y bendición, no hay debilidad, hay fortaleza y la 
seguridad de un encuentro definitivo con el Señor.
Gloria a Dios.





10-6-86          893

Estoy rezando y aparece Ella. Hija te estoy acompañando, estás renovando tu 
pedido por los enfermos, por los que sufren y se ponen en las manos de esta 
Madre, que los acoge y los consuela.
Bendigo a todos los hijos que quieren transformar sus almas y sus corazones, 
confiándolos a María, medianera de las gracias del Señor.
Gloria por siempre a Dios.



11-6-86     (Intención de la Novena del 17 al 25)          894

Orad en esta Novena, al Sagrado Corazón de Jesús, tan dolorido por las 
actitudes de los hombres.
Orad al Sagrado Corazón de Jesús, tan paciente, tan ardiente y misericordioso.
Ofreced la oración, como expiación por tantos pecados cometidos, su Sacratísimo 
Corazón es el bálsamo que puede sanar a este mundo tan gravemente enfermo.
Orad todos, os lo pide vuestra Madre.
Amén, amén.



14-6-86    895

Hija: En el presente está Dios y en el futuro estará Dios.
El es Dios eterno, es juez supremo; vivid serenos y seguros en su generoso y 
Divino Corazón.
Alabado sea el Señor.




15-6-86          896

Sobre todos mis hijos está puesta mi mirada de Madre.
¡Oh, si todos ellos me escucharan!, hija mía. Yo espero que lo hagan, porque así 
podré purificarlos.
Reciben y seguirán recibiendo de Mi, tus hermanos; Yo soy la conductora hacia 
Cristo.
Leed: Jeremías C.11, V. 3 - 4 - 5
        3       y diles: Así habla el Señor, Dios de Israel: Maldito sea el hombre que no escucha las 
palabras de esta Alianza,
        4       que Yo prescribí a los padres de ustedes, el día en que los hice salir del país de Egipto, 
de ese horno para fundir el hierro. Yo les dije: Escuchen mi voz y obren conforme a 
todo lo que les prescribo; entonces ustedes serán mi Pueblo y Yo seré su Dios.
        5       Así mantendré el juramento que hice a sus padres, de darles una tierra que mana leche 
y miel, como sucede en el día de hoy. Yo respondí: "Amén, Señor".



17-6-86        897

Hija mía: Quiero que tus hermanos amen a Cristo Jesús y se dejen conducir por 
El.
Quiero que sientan la paz de Cristo; que sepan que la vida continúa en El; es la 
verdad que Yo quiero mostrar.
Gloria al Altísimo.



18-6-86          898

Tengo una visión: Veo rosas blancas y en el centro una rosa roja seca. Aparece la 
Santísima Virgen y me dice:
Hija, esas rosas blancas representan la pureza de Mi Amor, el inmenso Amor que 
siento por mis hijos.
La rosa seca, está representando el corazón de muchos de mis hijos; seco, sin 
amor a esta Madre que tanto se angustia por ellos, de esta Madre que los quiere 
sacar del error, de la vida equivocada.
Querida mía, Yo gozo de la Gloria eterna, pero veo la ruindad de la tierra, por la 
gracia del Señor.
Gloria a Dios.





20-6-86           899
Digo a mis hijos: Bienaventurados, los que os avergonzáis de las miserias 
humanas, porque de vosotros no se retirará el Señor.
Bienaventurados, los que para libraros del maligno, invocáis al Señor, porque 
sólo El lo puede.
Bienaventurados, los que os compadecéis del prójimo, porque de vosotros se 
compadecerá el Señor.
Amén, amén.



22-6-86          900
Gladys, indico un camino para mis hijos; en el comienzo de ese camino está 
Cristo y en la meta espera Cristo.
Tú eres el instrumento que utilizo como partida hacia esa meta, predicando mis 
mensajes, mi grito de amor, mi llamado de salvación.
El Padre Todopoderoso, bondad eterna, abra los corazones.
Alabado sea.



23-6-86          901
Veo a la Santísima Virgen y me dice: Hija, la soberbia es un pecado muy grave y 
como todo pecado, es obra de satanás. La soberbia es un mal gigante contra el 
cual Yo lucho.
Invito a mis hijos a desterrarla, a sepultarla y agradarán a Dios.
Amén, amén.



25-6-86       (Día de Peregrinación)   902
Pido a mis hijos: Que vuestros corazones se nutran de mi Corazón; sentirán a 
Jesús y amarán a Jesús.
Yo puedo, Yo debo regar el sembrado del Señor, nada logrará secarlo, porque Yo 
vigilo.
Gloria al Santísimo.




25-6-86           903

En la tarde me dice: La piedad del Señor estará siempre sobre mis hijos.



26-6-86          904

Hija mía: Es lento el caminar del hombre hacia Cristo. Descansa en el descanso 
y no se preocupa de buscar esa pequeña  pero a la vez gran Luz que es esta 
Madre que lo puede llevar hacia la plenitud del Alba.
Amén, amén.

Leed: Filipenses C. 1, V. 28 - 29

        28       y sin dejarse intimidar para nada por los adversarios. Este es un signo cierto          de 
que ellos van a la ruina y ustedes a la salvación. Esto procede de Dios, 
        29       que les ha concedido a ustedes la gracia, no solamente de creer en Cristo,      sino 
también de sufrir por El,



27-6-86        905

Alumbra el Señor, perdona el Señor, ama el Señor.
Acudid a El hijos míos, que desde el principio Dios reina y será por siempre 
Señor.
Gloria al Eterno.



29-6-86  (Festividad de los Apóstoles San Pedro y San Pablo)        906

Con todos vosotros está mi Corazón hijos míos, quedaos con El y no temáis. Yo 
aguardo, mas tened cuidado, no tardéis demasiado.
Amén, amén.

 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1