MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-6-88   1430

Gladys: Soy la Madre de los pequeños, de los confiados, de los que se abandonan 
en Mi Seno Maternal.
El ateísmo debe ser desterrado, es tiempo todavía. Es por eso que quiero 
conducir a mis hijos a la Verdad plena.
Quien vive en María, desde María y para María, vive para Cristo Jesús. 
Gloria a Dios.
Predícalo.





2-6-88    1431
Sentí necesidad de rezar el Padre nuestro meditado.
Padre nuestro que estás en los Cielos. (Desde los Cielos nos miras, nos amas y 
nos juzgas).
Santificado sea tu Nombre. (Tu Nombre es Santo, como Santo es Tu Amor por 
tus hijos).
Venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad así en la tierra como en el 
Cielo. (Nos llamas a Tu Reino, en la tierra, para gozarlo en el Cielo; Tu quieres 
que merezcamos ese Reino Tuyo).
El pan nuestro de cada día, dánosle hoy. (Danos Señor, el pan de cada día; que 
tampoco nos falte Tu Pan, Tu Pan Santísimo, Tu Pan de Vida)
Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestras 
deudores. (Perdón Señor, por nuestros pecados y haz que tengamos amor al 
prójimo; sólo así nos amaremos como hermanos)
Y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. (Socórrenos Señor, 
en todo momento, protégenos en todo momento y líbranos del mal; sácanos de las 
tinieblas; haznos humildes, para pedir y desear Tu Luz.)


3-6-88    1432
Soy la Madre del Cielo, que quiere alcanzar la salvación a los hombres. La 
Madre, que concede a los hijos, por su Gran Bondad.
La Madre, que cuida hoy, el Rebaño del Hijo.
Nada impedirá que Mi Misión de Madre triunfe.
Gloria al Altísimo.
Sea esto conocido.





3-6-88     1433
En la tarde tengo una locución interior:
Sed humildes como el Humilde;
dad amor al que sufre; limosna al pobre.
Tened caridad con el hermano y el Señor, que ahonda en los corazones, 
tendrá Misericordia de los misericordiosos.



4-6-88     1434

Digo a todos y a cada uno de mis hijos: No dejéis de buscar consuelo en vuestra 
Madre.
Su acción Misericordiosa, os ayudará a que la Luz llegue claramente hasta 
vosotros.
Es este, un tiempo precioso; no lo dejéis pasar.
Bendito sea el Señor.
Predícalo  hija mía.
Leed: Malaquías C. 3, V. 12
12  Todas las naciones los proclamarán felices, porque ustedes serán una tierra   de 
delicias, dice el Señor de los ejércitos.



6-6-88           1435

¡Oh hija mía, el Señor, es la salud del alma!
No se escondan mis hijos a los ojos del Señor, ni huyan del Señor.
Hay en El: Amor, Redención, Paz, Vida.
No se consuma el alma en la hoguera; la eternidad aguarda al alma que confía 
en Cristo Jesús.
Alabado sea El.
Hazlo conocer.


8-6-88     1436

Hijos míos: Buscad a Cristo, no con lágrimas, sino con alegría en el corazón.
El, os está llamando; no se agotan Sus Palabras, tan sabias y penetrantes.
El Justo, con Su Justicia salva.
Gloria al Señor.
Predícalo.



10-6-88   (Intención de la Novena del 17 al 25)     1437

Mis queridos hijos: Dedicad esta Novena, al Sagrado Corazón de Jesús; ese 
Purísimo Corazón, tan ofendido. Ese Corazón que pide amor, entrega, 
obediencia.
Refugiaos en Mí y llegaréis así al Corazón de Mi Hijo.
Bendito sea Jesucristo.
Sea esto conocido por todos tus hermanos.



10-6-88          1438

En la tarde tengo una locución interior:
Corazón de Jesús, Llama Ardiente, Llama de Amor.
Corazón de Jesús, Humilde Corazón.
Corazón de Jesús, Amante Corazón.
Corazón de Jesús, Todo Fortaleza.
Corazón de Jesús, Paz del espíritu.
Corazón de Jesús, Esperanza del cristiano.
Corazón de Jesús, Misericordioso Corazón.



11-6-88           1439

Hija mía, ciertamente he venido a salvar almas.
Mi Corazón de Madre, desea de sus hijos, un corazón humilde y sincero.
Mi Corazón, está hoy cargado de espinas, dolorosas espinas.
El ateísmo, la frialdad que encierran muchos corazones que dicen ser cristianos.
No quiero silencio, quiero sí, oración. Un pueblo que ora, es un pueblo con fe en 
Dios.
Un pueblo que ora, alaba y glorifica a Dios, por Sus Maravillas.
Un pueblo que ora, ama a Dios.
Gloria por siempre al Señor.
Hazlo conocer.



13-6-88          1440

¡Oh hija mía, pobre el alma que se aparta de Dios; grande será su condena!
Es por eso que mi llamado es constante; la humanidad toda, debe conocer a 
Cristo Jesús.
Muy despaciosamente estoy obrando en mis hijos. Mi Corazón de Amorosa 
Madre, los quiere conducir hacia Cristo, porque las tinieblas están envolviendo a 
muchos de ellos.
Gladys, Mis Palabras deben ser difundidas de tal manera, que lleguen a todos tus 
hermanos; la Madre quiere transformar cada criatura, para que cada criatura 
vea y camine en la Luz.
Amén, amén.
Predícalo.




14-6-88          1441

Hija, ora por todos los jóvenes del mundo; tienen necesidad de la ayuda Divina, 
ya que se cierne sobre ellos, una amenaza mortal.
La drogadicción es en verdad, un gravísimo peligro para la juventud. Muchos 
jóvenes están en estos momentos, siendo esclavos de satanás, de la manera más 
cruel. No quiere el Señor, ni esclavos ni seducidos, quiere almas que tengan fe en 
la Vida Duradera, en Cristo Jesús, Salvador de las almas.
Amén, amén.
Que este mensaje sea conocido en todo el universo.



15-6-88          1442

Mi querida hija, la humildad llevada interiormente, es agradable a Dios, no  la 
que es expuesta a los ojos de los hombres.
El humilde honra a Dios y su corazón es grato a Dios.
Sólo en la humildad, el cristiano ama verdaderamente a Dios.
Alabado sea el Señor.



16-6-88           1443

Gladys, necesito constantemente de ti, ya que a través de ti, llego a tus hermanos; 
para que finalmente crezca el número de fieles, para que conozcan y mediten la 
Palabra de Dios.
Yo les digo a todos mis hijos: Juntamente Conmigo, solamente Conmigo, iréis 
hacia Mi Adorado Hijo.
Bendito sea Su Nombre.
Predícalo.

Leed: Isaías C. 2, V.5

        5        ¡Ven, casa de Jacob, y caminemos a la Luz del Señor!




16-6-88          1444

Veo a Jesús y me dice: No en todos los corazones hay lugar para Dios.
Aún así dilataré el tiempo. No todo es hierba seca; hay tallos verdes.
Eso quiere decir que, de los tallos verdes, crecerán brotes nuevos.


17-6-88          1445

Hija mía, repetidamente hablo del Amor de Dios, porque permanentemente veo 
desamor a Dios.
Es noche negra, la vida de muchos hijos y ese es Mi gran sufrimiento. Para 
mitigar el dolor del Corazón de Jesús y del Mío, hago un llamado a los pueblos: 
Id hacia Cristo y amadlo; Su Corazón, os espera; Su Corazón, arde de Amor por 
vosotros.
Alabado sea Jesucristo.
Hazlo conocer.


19-6-88          1446

Me dirijo a mis amados hijos: Rezad el Santo Rosario, desgranad sus cuentas con 
verdadero fervor cristiano.
Orad y os sentiréis protegidos del mal.
Orad y esperad en vuestra Madre.
Cristo Jesús, El Divino Amor, el más Puro Amor, os quiere humildes y confiados; 
convertidos y consagrados a Su Sagrado Corazón.
Gloria al Altísimo.
Predícalo.


20-6-88           1447

Gladys, el Amor de Cristo, es demostrado por El, continuamente a los hombres.
Yo digo a todos mis hijos: Mucho os queda por aprender, mucho por orar y más 
aún por ofrecer.
El Señor os pide amor, fe y oración. Creced entonces como plantas de cultivo, 
regadas por Mí.
Bendito sea el Señor.
Predícalo hija.



25-6-88      (Día de Peregrinación)     1448

Gladys: Son mis hijos, mi preocupación; quiero ser para ellos, Su orientación.
Los quiero dóciles, interiormente dóciles y atentos a la voz de la Madre.
Los quiero hijos del Padre y abiertos al Amor del Hijo.
Los quiero en Mi Corazón.
Toda confianza puesta en Dios, es una perfecta entrega a Dios.
Bendito sea Su Nombre.
Hazlo conocer.


26-6-88          1449

Hija mía: Deben mis hijos aferrarse a Dios, con pensamiento y obra. Deben ellos 
vivir y sentir la presencia de Dios y no serán arrebatados por el enemigo.
Un pueblo con amor a Dios, es un pueblo de Dios.
Bendito sea el Señor hoy y siempre.
Predícalo.
Leed: Isaías C. 65, V.8
        8       Así habla el Señor: Cuando se encuentra jugo en un racimo, se dice: «No lo  
        destruyas, porque hay una bendición en él». Yo obraré así a causa de mis 
servidores, a fin de no destruirlo todo.

28-6-88           1450

Digo a todos tus hermanos: Tened esperanza en Dios.
La inseguridad, no es fruto de la esperanza; es la fe, la que lleva al cristiano a
volcarse en Dios.
Escuchad hijos y alegraos, vuestra Madre, os habla oportunamente.
Gloria al Señor.
Hazlo conocer.
Leed: Eclesiástico C. 34, V. 13 - 14
        13      El espíritu de los que temen al Señor vivirá, porque han puesto su esperanza en Aquél
que los salva.
        14      El que teme al Señor no se intimida por nada, y no se acobarda, porque El es su
esperanza.


 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1