MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-7-84          195

Hijos míos, el hombre insensato está muerto, aunque viva, porque no tiene temor de la justicia 
de Dios, ni teme no cumplir con sus mandamientos.
Quiere ignorar que llegará el Día del Señor y su Juicio.
Esta manera de vivir será su perdición, tal es la seguridad que da el Señor.
Recapacitad porque El os quiere salvar.
Amén. Amén.
Hacedlo conocer.


1-7-84          196

- Orad para que se aumenten las vocaciones  sacerdotales.
-       Creedd en la sabiduría del Señor,
        creed en su bondad divina,
        simplemente creed en el Salvador.
-       Rogadd por la paz del mundo,
        orad para que se termine su miseria.
        Amén. Amén.

Dadlo a vuestro hermano.




2-7-84          197

Hijos míos, apartaos de toda soberbia, porque contra ella está la humildad de Cristo Jesús. 
Imitadlo y seréis glorificados, recibid su Voluntad con amor y no se entristecerá sino que os 
irradiará su alegría.
Amén. Amén.
Predicadlo.

Leed: I Pedro C. 3, V. 13 al 17
        13      ¿Quién puede hacerles daño si se dedican a practicar el bien?
        14      Dichosos ustedes, si tienen que sufrir por la justicia. No teman ni se inquieten;
        15      por el contrario, glorifiquen en sus corazones a Cristo, el Señor. Estén siempre dispuestos a defenderse 
delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen.
        16      Pero háganlo con suavidad y respeto, y con tranquilidad de conciencia. Así se avergonzarán de sus 
calumnias todos aquellos que los difaman, porque ustedes se comportan como servidores de Cristo.
        17      Es preferible sufrir haciendo el bien, si ésta es la voluntad de Dios. que haciendo el mal.


3-7-84          198

En vosotros está que la obra del Señor crezca, en vosotros está su confianza. El os está 
permitiendo que demostréis que su Palabra encuentre eco en sus hijos.
Debéis tener conciencia que el Señor os ha comprometido en el llamado que ha hecho, obrad de 
acuerdo a esto.
Amén. Amén.



4-7-84          199
Amar a Dios es entregarse todo por Dios, es darse sin esperar nada a cambio ni recompensa 
alguna. El Señor, que ve y escucha a sus hijos, llegará a vosotros y os hará dignos de su 
misericordia. Esto digo a mis hijos para que interroguen y mediten en su propio corazón.
Gloria a Dios.
Leed: Romanos C. 8, V. 31 al 39
        31      ¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará 
contra nosotros?
        32      El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no 
nos concederá con El toda clase de favores?
        33      ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica.
        34      ¿Quién se atreverá a condenarlos? ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más 
aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros?
        35      ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las 
angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada?
        36      Como dice la Escritura: "Por tu causa somos entregados continuamente a la 
muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero".
        37      Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a Aquél que nos amó.
        38      Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles, ni los 
principios, ni lo presente, ni lo futuro, ni los poderes espirituales,
        39      ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del 
Amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.


4-7-84          200
No os equivoquéis, los débiles son los más fuertes ante el Señor porque esperan en El y están 
alejados del pecado. Pedid con fuerzas al Señor y El os escuchará.


5-7-84          201
- Bienaventurado sea el que se despoja de la miseria humana y busca la riqueza del Señor.
- Bienaventurado el que es sincero en su paalabra y el que no se avergüenza de sus actos.
- Bienaventurado el que tiene en su coraz&ooacute;n a Dios y no obra en su contra, porque os 
digo: Cuanto amor hay en él y cuanta pureza en su espíritu, esto aprecia el Señor.
                        El se apiada del pobre, del afligido, del humilde y del arrepentido.
        Hijos míos, mucho tenéis que aprender del Señor, tened fe y de El recibiréis el 
entendimiento que os hace falta.
Amén. Amén.



6-7-84  202

El Señor quiere ver conversión, más hijos en las Iglesias y quiere ver en ellas Su Palabra 
transmitida con mucho amor.
Quiere ver también más unión en los mismos sacerdotes.
Hijos míos comprended que os estoy alimentando y quiero que alimentéis a vuestros hermanos.
El Señor quiere ser conocido, amado y respetado.
Gloria al Señor.


7-7-84  203

Todos sois hijos de 
Dios pero debéis saber 
demostrarlo. Cuando os 
manda una difícil 
prueba tenéis que 
afrontarla con amor y 
fe en el Señor.
Comprenderéis cuánto os ama Cristo Jesús, poco es lo que pide si tenéis en cuenta que lo dio 
todo por vosotros para que podáis gozar de la eterna salvación.
Amén. Amén.
Predicad.

Leed: Hebreos C. 2, V. 16-17-18
        16      Porque El no vino para socorrer a los ángeles, sino a los descendientes de Abraham.
        17      En consecuencia, debió hacerse semejante en todo a sus hermanos, para llegar a ser un Sumo 
Sacerdote misericordioso y fiel en el servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo.
        18      Y por haber experimentado personalmente la prueba y el sufrimiento, El puede ayudar a aquellos que 
están sometidos a la prueba.

8-7-84          204

Me dice Jesús: Jamás nieguen a Dios, acérquense y escuchen mi llamado, no se arrepentirán. 
Predica a tu hermano.
La Virgen me dice:
Donde habita el Señor reina la felicidad.
Hija mía: Hay una enorme distancia entre un hijo que se dice hijo de Dios y no le obedece, al 
que está entregado a El en todo momento de su vida.
Amén. Amén.



9-7-84          205

Dejad que os ampare el Señor.
El da paz a los hijos que buscan la paz, Amor a los que buscan amor,
redime a los que necesitan ser redimidos.
Las fuerzas del Señor no tienen límites.
No os quedéis con las manos cruzadas, id a Dios y Dios vendrá a vosotros.
Alabado sea el Señor.
Predicad.


10-7-84         206

Esto digo a los incrédulos: Vosotros que sólo creéis lo que veis, creed por medio de la fe, 
porque sólo así se llega al Señor.

Orad así:

"Dios mío ayúdame
a ver con claridad,
que no quede confundido,
sácame de este laberinto sin salida,
auxíliame que estoy perdido.
Dame la fe que no tengo
quiero creer en Ti,
no permitas que me hunda
que todo se derrumbe sobre mí,
a Ti prometo Señor
dedicar mis días.
Amén".

Salvaos, meditad esta oración profundamente.
Alabado sea Dios.
Hija mía predícalo.



11-7-84         207
Muchos en este mundo están seducidos creyendo que están viviendo. En realidad no existen porque sus 
vidas son vanas. Por eso el Señor os quiere abrir los ojos haciendo ver la verdadera Vida; que nadie 
ignore su Voluntad.
Hijos míos poneos a salvo. Que no os tiemble la mano, estáis predicando a Dios. Amén. Amén.
Leed: Deuteronomio C. 8, V. 5 y 11
        5       Reconoce que el Señor, tu Dios, te corrige como un padre a sus hijos.
        11      Pero ten cuidado: No olvides al Señor, tu Dios, ni dejes de observar sus mandamientos, sus leyes y sus 
preceptos, que yo te prescribo hoy.


12-7-84         208
Si habéis caído bajo el dominio de un vicio renunciad al vicio. Si estabais bajo el poder del 
espíritu del mal, hacedle frente, no os dejéis vencer, poned al Señor como escudo y lograréis 
salir airosos.
No os dejéis deslumbrar ni corráis detrás de falsos espejismos, Cristo Jesús no quiere que seáis 
esclavos de nadie.
Sed responsables de vuestras vidas, dad a esto el valor que esto tiene.
Amén. Amén.


13-7-84         209
Aprovechad este tiempo, tiempo de reflexión y renovación.
El Señor os ofrece protección, consuelo y salvación.
Amados hijos, aprended que más vale vivir en la verdad que en la mentira, podéis comprobarlo 
viviendo en Dios.
Vuestra Madre no quiere que estas palabras se pierdan, escuchadlas y practicadlas.
Gloria a Dios.
Hacedlo conocer.


14-7-84         210
Sentid a Dios en el corazón, mostraos dóciles con El, escuchadlo, mirad Su Camino, recorredlo sin volver 
atrás porque ya está el Señor en él.
Poned todo el empeño que seáis capaz y tened la certeza de haber alcanzado su promesa.
De vosotros depende que estéis unidos al Señor.
Alabado sea.
Predicad.



15-7-84         211
Pobre de aquel que se cree correcto sin buscar la corrección de Dios, pobre del que se siente 
perdonado sin buscar su Redención. No os podéis ocultar de la mirada del Señor, buscad Su 
Palabra y entonces si seréis engrandecidos. Que el Sagrado Corazón premie a todo corazón 
arrepentido.
Gloria al Señor. Dad a conocer.
Leed: Baruc C. 4, V. 21-22 y 27-28-29
        21      ¡Animo, hijos, clamen a Dios, y El los librará de la tiranía y del poder de sus enemigos!
        22      Porque yo espero que el Eterno les dará la salvación, y el Santo me ha llenado de alegría 
por la misericordia que pronto les llegará del Eterno, su Salvador.
        27      ¡Animo, hijos, clamen a Dios, porque Aquél que los castigó se acordará de ustedes!
        28      Ya que el único pensamiento de ustedes ha sido apartarse de Dios, una vez convertidos, 
búsquenlo con un empeño diez veces mayor.
        29      Porque el que atrajo sobre ustedes estos males les traerá, junto con su salvación, la eterna 
alegría.


16-7-84         212
Cuando busquéis a Dios no lo busquéis en la superficie, buscadlo profundamente muy hondo en 
vuestro corazón.
Porque es cierto que El está a vuestro alcance pero sabed encontrarlo. No dejéis que se pudra la 
fruta, comedla mientras está madura.
Hijos míos no defraudéis al Señor.
Amén. Amén. Predicad.


17-7-84         213
Hijos míos, no viváis de acuerdo a lo fácil como se vive en estos días, al ritmo de la locura, de 
violencia, creyendo que el hombre solo puede proveerse de todo cuanto puede desear. Todo es 
una mentira porque es una manera de vivir equivocada.
Sólo el Señor que es el Creador de toda la grandeza del universo es la Verdad. De El recibiréis sabiduría, de 
El recibiréis fe. Llamadlo y El acudirá.
Gloria al Señor. Predicadlo.
Leed: Romanos C. 12, V. 1-2
        1       Por lo tanto, hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una 
víctima viva, santa y agradable a Dios: Este es el culto espiritual que deben ofrecer.
        2       No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su 
mentalidad, a fin de que puedan discernir cuál es la Voluntad de Dios: Lo que es bueno, lo que Le 
agrada, lo perfecto.


17-7-84         214
"Si algunos de vosotros estáis oprimidos y no sabéis a quien recurrir, acudid a la Iglesia, 
acudid a un sacerdote porque él es alumno de Cristo, es colaborador de Cristo y os ayudará a 
ver qué necesario es estar cerca de Dios".
Amén. Amén.


18-7-84         215
Son profundas las palabras del Señor, El enseña que la vida continúa más allá de la muerte, no 
le temáis, más bien temed a no cumplir con el Señor.
Hijos míos no rechacéis su acercamiento, permaneced seguros y confiados en Cristo Jesús.
Amén. Amén.
Dad a conocer.


19-7-84         216
Escuchad hijos de Dios, vosotros que proclamáis la paz, estáis viviendo en la discordia, 
vosotros que amáis la libertad y sois esclavos, sí sois esclavos del maligno, aunque lo neguéis os 
está utilizando en contra del Señor.
Sabéis bien que todo ser que no actúa como indica Su Palabra está procediendo mal.
No os entreguéis, no os dejéis apoderar, orad y el Espíritu Santo os hará vislumbrar la salida.
Tened la seguridad que así será.
Gloria al altísimo. Predicad.
20-7-84         217
Bienaventurado sea el que a partir de este momento descubre al Señor, porque El trae consigo 
su Bendición. No os convirtáis en algo indeseable delante Suyo, nada es comparable al gozo que 
se siente obteniendo su Misericordia.
Gloria a Dios.
Leed: Apocalipisis C. 22, V. 6-7
        6       Después me dijo: "Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios que inspira a los 
profetas envió a su mensajero para mostrar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto.
        7       ¡Volveré pronto! Feliz el que cumple las palabras proféticas de este Libro".



21-7-84         218

Nada os hace falta estando con el Señor y vosotros contáis con su ayuda. Estoy tan cerca de 
vosotros como no imagináis, sabiendo qué sucede y cómo sucede. Hijos míos vivid con la fe 
puesta en el Salvador, esa es Su Voluntad. Animaos que el Señor sabe de vuestros desvelos.
Alabado sea.



22-7-84         219

Cada mañana dad gracias a Dios porque veis el día, no sintáis vergüenza de vuestro proceder, 
triste sería que lamentarais no poder ver la luz porque sin ella no podríais caminar.
Hijos míos, abandonad vuestra vida tranquila, responded al Señor que os llama haciendo algo 
por El, estáis haciendo mucho por vosotros.
Amén. Amén.



23-7-84         220

No estáis abandonados, el Señor se ha alojado en vosotros.
Esto os debe alegrar, que no desaparezca de vosotros esta alegría.
Hijos míos, muchas veces os sentiréis amenazados, mas no temáis, no es más que eso, sólo 
amenazas.
Vuestra Madre os dice: Jamás vaciléis en las cosas del Señor.



24-7-84         221

No os acerquéis a Dios con engaños, sólo hacedlo de corazón y despojados de todo orgullo, 
entonces sí, podréis estar cerca de El.
El Señor hace volver al buen camino al que se ha desviado. Recibe a quien lo ha ofendido. 
Levanta al caído.
Conoced al Señor, conoced su bondad, poneos en sus manos, hay mucho de su parte para dar.
Gloria a Dios.



25-7-84                              (Día de Peregrinación)     222

Sé que sois responsables de vuestras actitudes, que estáis haciendo todo lo que agrada al Señor. 
Seguid así, manteneos firmes, El hace conocer Su Voluntad, entonces hay que obedecerle, sois 
los únicos beneficiados. La grandeza del Señor, la veréis por medio de sus obras. Benditos sean 
los que hoy se alimentan del Señor.
Amén. Amén.

Leed: II Pedro C. 1, V. 10-11 / C. 2, V. 9-10
        10      Por eso, hermanos, procuren consolidar cada vez más el llamado y la elección de que han sido objeto: 
si obran así, no caerán jamás
        11      y se les abrirán ampliamente las puertas del Reino Eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Cap. 2, Vers. 9-10
        9       El Señor, en efecto, sabe librar de la prueba a los hombre piadosos, y reserva a los culpables para que 
sean castigados en el día del Juicio,
        10      sobre todo, a los que, llevados por sus malos deseos, corren detrás de los placeres carnales y 
desprecian la Soberanía. Estos hombres audaces y arrogantes no tienen miedo de blasfemar contra los 
ángeles caídos.



26-7-84         223

Predicad esto: Vosotros los que no estáis ya al servicio del Señor tenéis necesidad de serenar el 
espíritu. De Dios proviene esa paz que tanto deseáis. El no abandona, por el contrario quiere 
permanecer en vosotros.
Alegraos porque estáis edificando.
Gloria a Dios.



27-7-84         224

Hijos míos, sabéis bien qué es el pecado y cuál su consecuencia, pero igual lo cometéis. 
Deberíais resistirlo, deberíais comprender que la Sangre de mi Hijo, fue derramada para 
vuestra salvación. Si estáis dispuestos, orad para que el Santísimo Padre os ilumine 
interiormente.
Amén. Amén.

Leed: Romanos C. 8, V. 1 al 8 / I Corintios C. 15, V. 33 y 34
        1       Por lo tanto, ya no hay condenación para aquellos que viven unidos a Cristo Jesús.
        2       Porque la Ley del Espíritu, que da la Vida, me libró, en Cristo Jesús, de la ley del pecado y de la muerte.
        3       Lo que no podía hacer la Ley, reducida a la impotencia por la carne, Dios lo hizo, enviando a su propio 
Hijo, en una carne semejante a la del pecado, y como víctima por el pecado. Así El condenó el pecado 
en la carne,
        4       para que la justicia de la Ley se cumpliera en nosotros, que ya no vivimos conforme a la carne sino al 
Espíritu.
        5       En efecto, los que viven según la carne desean lo que es carnal; en cambio, los que viven según el 
Espíritu, desean lo que es espiritual.
        6       Ahora bien, los deseos de la carne conducen a la muerte, pero los deseos del Espíritu conducen a la 
Vida y a la paz,
        7       porque los deseos de la carne se oponen a Dios, ya que no se someten a su Ley, ni pueden hacerlo.
        8       Por eso, los que viven de acuerdo con la carne, no pueden agradar a Dios.

I Corintios C. 15, V. 33-34
        33      No se dejen engañar: "Las malas compañías corrompen las buenas costumbres".
        34      Vuelvan a comportarse como es debido y no pequen más, porque hay algunos entre ustedes que 
todavía no saben nada de Dios: Lo digo para vergüenza de ustedes.



28-7-84         225

Orad con firmeza porque por medio de la oración encontraréis al Señor y veréis, que como es 
supremo su poder así es de suprema su misericordia. No dejéis que nada os impida obedecer al 
Señor, no dudéis que haciéndolo estará en vosotros para siempre.
Amén. Amén.



29-7-84         226
Hoy veo a Jesús y me dice:
Sigue porque nada te detiene, se te ha enviado esta Misión para que conozca la Palabra de Dios 
aquel que no la conocía, para que se renueve su amor y refuerce su fe aquel que lo tenía en su 
corazón.
La Virgen dice:
Vosotros los que queréis estar cerca del Señor os digo: Está cerca, no os apartéis de su mirada, 
pensad que os está previniendo, oíd al Señor.
Amén. Amén.


30-7-84         227
Los que estáis ajenos al conocimiento de Dios no comprendéis lo que es vivir en plenitud con El 
y menos conocimiento tenéis de su Ley. Mucho me apena eso. El Señor os alienta día a día a 
seguir sus pasos y vuestra alma empobrecida del amor a Cristo Jesús se verá envuelta en El.
Gloria al Padre Eterno.



31-7-84         228
Esto digo para todos mis hijos: El Señor quiere que todos estéis reconciliados con El, quiere 
también que aceptéis las exigencias que impone. No son muchas, ya que sabéis que debéis 
respetarlas, para que vuestras esperanzas se vean cumplidas.
Aceptad la Verdad del Señor.
Amén. Amén.

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás




1