MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-7-88           1451
Digo a mis hijos: Jamás reneguéis de Dios.
Que en vuestro interior haya amor y no odio; que haya amor y no indiferencia; 
que haya amor y no soberbia.
No sea en vano Mi desvelo, tened vuestro corazón dispuesto al Sagrado Corazón 
de Mi Hijo.
Amén, amén.
Predícalo.



2-7-88           1452

Esta Madre dice a sus hijos: A nadie le faltará la Palabra de Dios; nadie se 
sentirá solo, porque estoy entre vosotros.
¿Puede la Madre no amar a los hijos?
Por la Gracia, Soy la Llena de Gracia.
Os pido reflexión.
Amén, amén.
Predícalo.



3-7-88            1453

Gladys, esto digo a todos tus hermanos:
Desde Mi Corazón, viviréis intensamente el amor a Jesús.
No os privéis de la Esperanza, de la Verdad.
Se ha abierto ante vosotros el Camino, disponeos entonces a caminar.
Yo os llevaré a una verdadera unión con Dios.
Alabado sea el Señor.
Predícalo.



4-7-88           1454
El Señor os da Su Cruz, no le temáis a la muerte, que no es muerte sino vida, la 
Vida que os promete.
Gloria al señor.

3


5-7-88           1455
Esto digo a mis hijos: Venid a Mi Corazón, quedaos en Mi Corazón. Confiad en 
vuestra Madre y Yo intervendré; confiad y os conduciré, confiad y os acercaré 
cada día más a Mi Hijo.
Mi presencia, es hoy necesaria para vosotros, aceptadme entonces y seréis 
salvados.
Bendito sea el Señor.
Predícalo.



6-7-88            1456

La Palabra de Dios, es Riqueza de los que lo aman.
Es Sabiduría de los que le temen.
Es Esperanza de los que en El, esperan.
Es Vida de los que permanecen en la fe.
No la desechéis hijos míos, sed prudentes y recibiréis del Señor.
Nada edifica tanto como servir a Cristo y vivir para Cristo.
Gloria a Dios.
Hazlo conocer.



8-7-88            1457

Veo a Jesús y me dice: Es este un grito que sale de Mi Corazón y va dirigido a los 
hombres: No estéis en soledad, buscad a Dios.
Sigue Mi mano extendida.




8-7-88           1458

Veo a la Santísima Virgen. Me dice: Gladys,  muchos se preguntarán de mi 
insistente pedido de oración.
Te diré: La oración, ayuda al cristiano a meditar, lo saca de la prisa con que 
anda por el mundo y lo hace ir de prisa hacia Dios.
Hace que profundice en el corazón y lo detiene en Dios, para que pueda escuchar 
a Dios.
En la oración, el sediento de Dios, apaga su sed; el débil se fortalece y el 
orgulloso se vuelve humilde.
Es que en la oración el alma se pone en presencia de Dios.
Deben mis hijos crecer en oración y crecerán así en amor a Dios.
Amén, amén.



9-7-88            1459
Nada es oculto a los ojos de Dios; la humildad, el desprendimiento, la caridad de 
cada hijo.
Un corazón humilde, es un corazón enriquecido por la Gracia de Dios.
El desprendimiento y la caridad, es obra también de la Gracia de Dios
El humilde por el Justo vive y fructífera será su vida.
Gloria al Señor.
Predícalo.



10-7-88   (Intención de la Novena del 17 al 25)       1460

Orad en la Novena de este mes, por la Santa Iglesia.
Herido está Mi Corazón, porque frecuentemente es atacada, día a día se ve 
empañada su Luz.
Como Madre de la Iglesia, sufro el más agobiante dolor; Mis sufrimientos están 
unidos a los del Papa, porque su pena, es Mi pena.
La intensísima Luz de Cristo, resurgirá, ya que así como en el Calvario, después 
de la Crucifixión y muerte vino la Resurrección, también la Iglesia renacerá por 
la fuerza del Amor.
Amén, amén.
Debes darlo a conocer.



11-7-88           1461
  
Digo a mis hijos: Creed en la Santísima Trinidad, amad la Santísima Trinidad.
Amad al Padre, Creador del cielo y de la tierra.
Amad al Hijo, Redentor de los hombres.
Amad al Espíritu Santo, Luz de esperanza.
No se fortalece el hijo, si no es fortalecido por el Padre.
No es salvada el alma, si no la salva el Hijo.
No se renueva el espíritu, si no es renovado por el mismo Espíritu.
Glorificad entonces a Dios Trino.
Bendito y alabado por siempre sea.



12-7-88          1462

Cristo Jesús es la Fuente en la cual todos deberían beber.
Busque el alma a Dios, no vacile ni un instante.
Aquel que desee retornar a Dios, debe observar cuanto digo.
Gloria al Altísimo.



13-7-88           1463

Sentid Mi Presencia hijos míos, hoy cuando las tinieblas, parecen cubrirlo todo.
Tomaos fuertemente de Mi Manto y sentiréis la inmensidad de Mi Poder.
Nada temáis, nada podrá romper lo que une a los hijos con la Madre.
No lo olvidéis, a grandes dolores, grandes purificaciones.
Alabado sea el Señor.





14-7-88           1464

Hija mía, muchos hijos están caminando a oscuras, en el preciso momento en que 
Yo, les estoy alcanzando la Luz.
Les estoy mostrando la Salvación y ellos están siendo esclavos de la perdición.
Les hago ver la Verdad y sólo ven la mentira.
Quiero evitar que vivan extraviados, quiero sí, que caminen hacia la Vida.
Amén, amén.



15-7-88          1465

Soy para mis hijos: Amparo, Misericordia, Consuelo, Esperanza, Auxilio, Guía; 
Soy la Madre del Cielo.
Todo lo poseo gracias al Espíritu Santo, poseedor de todos los dones. Por todo 
esto Soy para ellos, la Puerta del Cielo.
Yo les digo: Aquí tenéis a la Madre.
Gloria a Dios.
16-7-88          1466

Hijos míos: Levantad vuestro espíritu.
Sois Mi Rebaño, por lo tanto, Rebaño de Dios.
Es por eso que os Amo, os cuido, os vigilo con Mi Maternal Amor.
Quiero el andar seguro de mis hijos por el Camino de Dios.
Las Glorias sean a El.
Leed: Sabiduría C.  8, V. 1 - 2 - 3 - 4
        1       Ella despliega su fuerza de un extremo hasta el otro, y todo lo administra de  la mejor 
manera.
        2       Yo la amé y la busqué desde mi juventud, traté de tomarla por esposa y me  enamoré 
de su hermosura.
        3       Su intimidad con Dios hace resaltar la nobleza de su origen, porque la amó el   Señor 
de todas las cosas.
        4       Está iniciada en la ciencia de Dios y es ella la que elige sus obras.




18-7-88           1467

Digo a mis hijos: Os invito a ahondar en el corazón, a estrechar vuestra unión 
con el Señor, a escuchar atentamente la voz de Mi Corazón.
Bienaventurados los humildes, porque solamente en los corazones humildes, 
puede obrar esta Madre.
Amén, amén.
Predica a todos tus hermanos.



19-7-88          1468

Hija, como Madre, velo por todas las criaturas del universo, ese fue el pedido de 
Mi Hijo. Muchos están hoy olvidados de Dios; han decaído en su fe. Deben 
confiar en Mí y no se sentirán vacíos, sino que descubrirán en sus corazones, un 
gran amor a Cristo Jesús.
Mi Corazón, les hará comprender la necesidad de amar al Señor.
Alabado sea Dios.
Sea meditado en profundidad este mensaje.



20-7-88           1469

El alma sin Dios, vive en un total desierto, en una total aridez.
Vivid hijos míos, alimentados de la Palabra de Dios; alimentaos también cada 
día, con la Santa Comunión; Alimento que significa, Esperanza y Vida, Vida 
Eterna para el cristiano.
Recordad, no hay nada fuera de Dios y todo dentro de Dios.
Amén, amén.
Hazlo conocer.



21-7-88          1470

Benditos los hijos que se cobijan en la Madre, porque serán protegidos. Benditos 
los que me escuchan, porque escuchándome no rechazan a Dios.
Benditos los humildes, porque en la humildad encontrarán a Cristo.
Gloria al Señor.
Predícalo hija.




24-7-88           1471

Hijos míos, os pido: Amad al Señor. El, que es el Dios del Amor, el Dios de la 
Paz, os Ama y os da Su Paz.
Por eso, permaneced firmes en el amor al Señor, en la fe en el Señor. No os 
apartéis de Mis palabras y no os apartaréis de la Verdad.
Gloria al Redentor.



25-7-88   (Día de Peregrinación)         1472

Vuestra Madre dice: Recurrid a Mí, no esperéis más.
Os hablo como a niños, os protejo como a niños, porque sois frágiles como niños.
Mucho me compadezco de mis hijos; alegraos entonces, ya que estáis bajo la 
mirada de la Madre y ante la Misericordia del Hijo.
Aleluia.



27-7-88          1473

Pobres los hombres que no descansan en los brazos del Señor.
Pobres los hombres que no admiten la presencia del Señor.
Pobres los hombres que no habiendo conocido al Señor, no lo quieren descubrir.
No os neguéis a Dios, menos aún en estos momentos, en que son muy densas las 
tinieblas.
Escuchad dócilmente y acercaos a Jesús Resucitado.
Amén, amén.
Leed: Jeremías C. 3, V. 22
22  ¡Vuelvan, hijos apóstatas, Yo los sanaré de sus apostasías! Aquí estamos, venimos 
hacia Ti, porque Tú eres el Señor, nuestro Dios.




28-7-88          1474

Veo a la Santísima Virgen. Esto digo a todos tus hermanos: Es ésta la hora en 
que la humanidad, debe volcar verdaderamente su corazón a Dios.
Soy para vosotros hijos míos, La Medianera, La Madre, La que conduce a los 
que peregrinan hacia Su Hijo.
Apresuraos y dejaos guiar.
Gloria al Altísimo.
Predícalo.



29-7-88          1475

Gladys, no saben los hombres, el alcance de las Gracias del Señor.
Muchas más concederá a sus pobres y necesitados corazones, porque grande es 
el Amor de Su Divino Corazón.
Quieran mis hijos desagraviarlo, quieran mis hijos ser renovados en el amor a El 
y a Su Madre.
Bendito sea el Señor.
Hazlo conocer.



30-7-88           1476

Son los días sin el Señor, noches de dolor, horas sin esperanza.
En estos momentos, sólo el Señor, trae la Luz, la Esperanza, el Amor, la Paz.
Sólo El, transforma el alma, sólo El, purifica el corazón.
No estáis en el ocaso, sino en el Renacer de la Aurora.
Alabado sea el Todopoderoso.
Predícalo.
Leed: Apocalipsis C. 7, V. 17
17   Porque el Cordero que está en medio del Trono será su Pastor y los conducirá        hacia
los manantiales de Agua Viva. Y Dios secará toda lágrima de sus ojos.
 


 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1