MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-8-87    1233

Mi querida hija: Es necesario que todos comprendan que la Paz, sólo viene de 
Cristo.
Quiero decir que: Solamente donde habita Dios, hay paz.
Un buen cristiano, vive en paz.
Un corazón humilde, tiene paz.
La paz, el alma encontrará, si el alma se encuentra con Dios.
Bendito sea el Altísimo.



3-8-87     1234

Dios libre al hombre de su egoísmo.
Quiera el hombre quitar su soberbia.
Implore a Dios por sus pecados.
La Palabra de Dios, he anunciado.
Amén, amén.
Leed: Deuteronomio C. 32, V. 39
        39      Miren bien que Yo, sólo Yo soy, y no hay otro Dios junto a Mí. Yo doy la muerte y la 
Vida, Yo hiero y doy la salud, y no hay nadie que libre de mi mano.





4-8-87           1235

Después de rezar el Santo Rosario, la veo y me dice: Gladys, has rezado los 
misterios dolorosos. (Hoy es martes).
Yo te diré, cómo sufrió Jesús sus últimas horas: Jesús oraba esperando su 
momento, esperando como el más manso y fiel Cordero.
Fue flagelado: Los latigazos, le fueron quemando el cuerpo, hasta lastimarlo y 
sangrarlo. ¡Era el comienzo!
Las espinas: Le fueron colocadas despaciosamente, ya que así sufriría más, 
porque iban introduciéndose en su cabeza, tocándole hasta los huesos.
Su marcha hacia el Gólgota: Mi Hijo, caminaba tremendamente agotado, casi 
desfalleciente con el madero. Ya al comenzar la marcha, se le incrustó en su 
hombro derecho, produciéndole una profunda herida y la más dolorosa hasta ese 
momento.
Finalmente fue crucificado: Su boca, clamaba a Su Padre, no tanto por El, sino 
por los hombres, por la miseria humana que lo rodeaba.
La crucifixión de Cristo Jesús, mostró y sigue mostrando al mundo, el amor de 
Dios por los hombres, aun por los que no encontraron el Camino de la Vida; 
porque todo es obra del Creador.
Pido fe, del mundo hacia Cristo, esperanza en Cristo, y amor a Cristo.
Gloria al Salvador.



7-8-87    1236

Me dirijo a todos mis hijos: Vuestra Madre os mira y os escucha, es por eso que 
os digo: No estéis ajenos a la Verdad. Nada es irreparable si se piensa en Dios. 
No lo olvidéis.
Amén, amén.


Leed: Ezequiel C. 18, V. 23
23 ¿Acaso deseo Yo la muerte del pecador - Oráculo del Señor - y no que se convierta de 
su mala conducta y viva?






8-8-87     1237

Delante de Dios, no hay nada que lo suplante en poder.
¡Oh hija mía, muchos son los que necesitan saber esto: Muchos por falta de fe, no 
lo entienden!
La fe, une al hombre a Dios. Que mis hijos lo mediten.
Gloria al Eterno.



10-8-87                 (Intención de la Novena del 17 al 25)    1238

Haced esta Novena, obedeciendo mi pedido: Orad, para que seáis perfectamente 
conscientes que María, Madre de Cristo está hoy, entre vosotros.
Como Madre, siempre me hago presente en las necesidades de mis hijos.
Quiero que sepáis que Mi Custodia, permanecerá inalterable.
Gloria al Señor.



14-8-87          1239

¡Ay hija mía, qué necio es el hombre, qué poco comprende y menos aun obedece  
al Señor!
Están sujetos mezquinamente a lo terreno y olvidan la promesa hecha por Dios, 
sobre su Reino.
Así dice la Madre: No dejéis escapar el Alimento que os envío; solamente con él 
viviréis.
Amén, amén.
Que mediten tus hermanos.

Leed: Nahum C. 1, V. 3
        3       El Señor es lento para enojarse, pero es grande en poder y no deja a nadie impune. El 
camina en la tempestad y el huracán, la nube es el polvo de sus pies.




17-8-87           1240
Digo a mis hijos: Es hora de arrepentirse y recomenzar. Es hora ya de buscar la 
Luz y de permanecer en la Luz. Nada debe detener a mis hijos; es Cristo Jesús 
quien lo reclama.
Amén, amén.


19-8-87          1241
El Señor ha preparado hija mía, a cada uno, su camino. Una verdad muy grande 
es que en cada camino, espera una cruz y es esa misma cruz, la que se debe 
llevar con amor y ofreciéndola al Señor.
No se llega a Dios si no es por medio del sufrimiento, tampoco se llega a amar a 
Dios, si no se reconoce que por la cruz, se alcanzará Su Gloria.
Será penoso para el alma, si no se prepara para la prueba, mas, también 
recuerdo a mis hijos que el Señor premiará, maravillosamente  al que una su 
dolor a su Corazón.
Vida duradera, Amor y Paz se espera junto a Cristo.
Gloria al Redentor.


21-8-87          1242

Hija mía, como Auxilio de los Cristianos, quiero rescatar a mis hijos, pidiéndoles 
la conversión y luego la Consagración a Mi Corazón de Madre.
Yo les digo: Responderé a vuestra consagración con Mi Protección, es decir, os 
defenderé de toda adversión.
Haceos pequeños e interiormente humildes y entraréis en Mi Corazón.
Gloria a Dios.
Predica a todos tus hermanos.



23-8-87          1243

Veo a Jesús, me dice: No se oculten los cristianos, al Pastor y Salvador de las 
almas, no sea que a causa del ocultamiento, se pierdan.



23-8-87          1244

Más tarde veo a la Santísima Virgen sola: Hijos míos, como hijos de Dios, dadle 
gracias por lo que significa en vuestras vidas, Su Misericordia.
Debéis corresponder a tanto Amor, no ofendiendo a Dios y renovando el espíritu.
No sean insensibles vuestros corazones.
Amén, amén.



25-8-87     (Día de Peregrinación)     1245

Muchos de mis hijos son incrédulos y no comprenden por qué está hablando la 
Madre.
Hablo porque les quiero advertir: Una gran parte del mundo, está muy lejos de 
Dios; avanzan en todo lo que sea materialismo y no avanzan en lo más 
importante, en el conocimiento de la Palabra de Dios.
Los hombres no crecen en la medida que quiere el Señor, que es crecer en Su 
Sabiduría y en Su Amor.
Yo les digo: No seáis incrédulos y confiad vuestros corazones, al Corazón de esta 
Madre, ya que en El veréis lo que ofrece el Hijo.
Así obra la Madre, desde Su Corazón.
Gloria a Dios.
Que esto se conozca.



26-8-87          1246

Le pido por mis hermanos de todo el mundo, especialmente por los de mi país.
La veo y me dice: ¡Hija, los hijos de este querido país!
Yo les daré fortaleza ante las dificultades y los alumbraré con la permanente Luz 
que brinda Cristo.
Que nadie desmaye y que la fe eche raíces en los corazones.
Bendito sea el Altísimo.
Puedes darlo a conocer.




28-8-87          1247

Hija: Quiero juntar a todos mis hijos y guardarlos como un racimo en mi 
Corazón; veo que están necesitados de Amor, de Gracia y de Consuelo.
Aquel que me ame, le haré sentir ardorosamente, el amor a Jesús.
Amén, amén.
Sea meditado mi mensaje.



29-8-87           1248

La bendición de un Rosario tiene mucho valor; tanto como la oración misma.
Quiero decirte que estando bendecido el Rosario con que se reza, la oración de 
convierte en una súplica de amor al Señor y El a su vez, vuelca en ese hijo que 
ora, Su Bendición.
Por eso es tan importante, tener el Rosario entre las manos mientras se reza.
Alabado por siempre sea el Señor.



31-8-87          1249

Dios da a sus hijos, de manera extraordinaria.
Queridos míos: Estáis gozando de sus Gracias; escuchadlo entonces; 
ciertamente, no desampara el Señor.
Sea por siempre glorificado.
Leed: Salmo 95, V. 7 al 11
        7       Porque El es nuestro Dios, y nosotros, el Pueblo que El apacienta, las ovejas
conducidas por Su Mano.
Exhortación a la fidelidad:
        Ojalá hoy escuchen la voz del Señor:
        8       "No endurezcan su corazón como en Meribá, como en el día de Masá, en el
        desierto,
        9       cuando sus padres me tentaron y provocaron, aunque habían visto mis obras.
10              Cuarenta años me disgustó esa generación, hasta que dije:  »Es un pueblo de
corazón extraviado, que no conoce mis caminos».
11              Por eso juré en mi indignación:  »Jamás entrarán en mi Reposo".
 

      Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1