MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
2-9-88           1503

Hijos míos: Aplacad el gran dolor que sufre Mi Corazón.
El desconocimiento de Dios, el ateísmo, la falta de amor al mismo Dios, son las 
espinas que están clavadas  en Mi Corazón.
No permitáis ser confundidos; os hablo para ser escuchada, para ser aceptada 
hoy, más que nunca.
Gloria al Altísimo.
Hazlo conocer.





4-9-88               1504

El Señor, rescata a los que no se ocultan a El.
No os retiréis del Señor, que no se retira El, de sus criaturas.
¿Quién regresa el hombre a Dios, sino el Poder de Dios?
Bendito sea Su Poder, bendito sea Su Amor.
Gloria a Dios.
Predícalo.


5-9-88           1505
Invocad el Nombre del Señor, con mucho amor, con fe.
Disponed de un tiempo para el Señor, hijos míos, en vuestra diaria oración; es 
necesario que así lo hagáis.
Esforzaos por lograrlo, ya que son momentos preciosos, los dedicados a la 
oración.
Los distintos misterios del Santo Rosario, son motivos más que suficientes para la 
meditación.
En cada uno de ellos, podéis valorar la maravillosa intervención del 
Todopoderoso, en la vida de Su Hijo y de la Madre de Su Hijo.
Guardad en vuestro corazón, lo que el Señor, quiere dejaros en cada mensaje.
Amén, amén.
Hazlo conocer hija mía.
Leed: Eclesiástico C. 3, V.1
        1       Hijos, escúchenme a mí, que soy su padre; hagan lo que les digo, y así se salvarán.


6-9-88           1506
Quiere Mi mano guiar a mis hijos.
Mi Corazón, está atento para dar al alma, el socorro necesario.
Mi Misericordia, llegará abundantemente a los que esperen en Ella.
Bienaventurados, aquellos que buscan en la Madre, a Cristo Jesús.
Gloria al Señor.
Predícalo.



8-9-88    (Natividad de la Virgen)         1507

Hijos míos: En la pequeñez de Su Servidora, se fijó el Señor.
Sed vosotros pequeños, para merecer la Gracia del Señor.
Sed vosotros pequeños, para recibir la Gracia del Señor.
Sed vosotros pequeños, para poder así, ser purificados por la Gracia del Señor.
Es Mi misión, dar a los hijos, la enseñanza del Padre que está en los Cielos.
Es Mi misión, renovar a los hijos, en la fe.
En la pequeñez, se muestra la Grandeza de Dios.
Alabado sea el Señor.
Predícalo hija.



9-9-88   (Intención de la Novena del 17 al 25)          1508

En la Novena de este mes, esta Madre pide: Oración, oración por el mundo, por 
los que todavía viven en penumbras.
Oración, por los que no tienen en cuenta a la Madre, ni el tiempo que hace que la 
Madre, dirige Su mensaje de Amor, a todos sus hijos.
Debe crecer la confianza a Mi Corazón; debe crecer el amor a Mi Corazón; debe 
también crecer el amor entre los hermanos y habrá así, paz en los espíritus y paz 
en el mundo.
No será eso posible, mientras no haya corazones entregados al Señor, corazones 
amantes del Señor, creyentes en El y en Su Santo Evangelio.
Hijos míos: Huid de las tempestades del mal y acudid a la calma que os ofrece el 
Bien, para bien de vuestras almas.
Gloria a Cristo Jesús.
Regad la tierra entera con Mis palabras.
Leed: Baruc C. 4, V. 26 y C. 5, V. 1 - 2
        26      Mis tiernos hijos han recorrido ásperos caminos, fueron llevados como un  rebaño 
arrebatado por el enemigo.
C. 5, V. 1 - 2
        1       Quítate tu ropa de duelo y de aflicción, Jerusalén, vístete para siempre con el 
        esplendor de la Gloria de Dios.
        2       Cúbrete con el manto de la justicia de Dios, coloca sobre tu cabeza la diadema de 
Gloria del Eterno.




10-9-88                  1509

Hija mía, nada sería hecho, si no lo hiciera el Señor.
Ciertamente no habría amor en los corazones, si no los alimentara el Señor.
No tendría esperanza el cristiano, si no permitiera el Señor, tener esa esperanza.
Por lo tanto, nadie se engañe, todo se recibe de Dios, todo es Obra de Dios.
Es esto una gran verdad.
Alabado sea El.
Hazlo conocer.



11-9-88           1510

Esta Madre, hará crecer a sus hijos: En humildad, en caridad, en esperanza, en 
fe, en amor a Cristo Jesús.
Amado sea el Señor, por todas las criaturas.
Glorificado sea Dios, en todo el universo.
Bendito sea Su Nombre hoy y siempre.
Amén, amén.
Predícalo.



12-9-88           1511

Adorad el Cuerpo y la Sangre de Mi Hijo, en el Santísimo Sacramento del Altar.
Maravilloso Misterio, que no todos comprenden.
Maravilloso Misterio de Amor, ofrecido diariamente, en la Santa Eucaristía.
Momento ese, en que se conjuga, dolor y alegría, sufrimiento y gozo.
Dolor, frente al conocimiento de Su muerte; gozo, de saberlo Vencedor de la 
muerte.
Debe el alma, acercarse a Cristo; debe el alma, unirse diariamente a Cristo y 
nada mejor, que por medio de la Santa Comunión. Alimento del alma, para la 
Vida.
Gloria a Dios.
Predícalo hija mía.




13-9-88          1512

Gladys, ora por todos aquellos que, teniendo espíritu de soberbia, no ven que 
solamente con humildad, podrán dejar de ser rebeldes a Dios.
Ora por los que aún, no han comenzado a caminar hacia Cristo.
Hay actualmente, graves ofensas a Dios; los asesinatos, los abortos y toda clase 
de violencia, son formas de acometer contra el Señor.
Repudio la injusticia, la inmoralidad, la violencia, la falta de paz.
Soy Madre y pido a mis hijos: Arrepentimiento, caridad, confianza.
Bendito sea el Salvador.
Predica a todos tus hermanos.



14-9-88  (Día de la Exaltación de la Santa Cruz)         1513

Hijos míos: Es el Amor de Dios, Socorro y Fortaleza para las almas; buscad 
amparo y fortaleceos en El.
¿Qué os impide entonces que lo hagáis? No cerréis vuestro corazón al Señor, 
dejad que entre con toda Su Misericordia.
Bajo la Cruz, me convertí en vuestra Madre y desde la Cruz, vengo reclamando el 
abandono de cada cruz.
El dolor redime y es testigo del Dolor mismo.
Ame cada uno su cruz y se unirá así, a Cristo Jesús.
Amén, amén.
Predícalo.



15-9-88  (Día de la Virgen Dolorosa)    1514

Mi Corazón de Madre, late hoy, sufriente, viendo a mis hijos, lejos de Jesús y de 
Su Cuerpo Místico, que es la Iglesia.
Mi Corazón dolorido, sigue llamando; no hay desaliento en Mí, sino ansia de ser 
escuchada.
No abandonéis a Mi Hijo; numerosas son las almas que lo han abandonado.
No sea en vano Su Suprema demostración de Amor.
Bendito sea el Señor por Su  Gran Bondad.




16-9-88          1515

Digo a todos mis hijos: Os quiero, sin dudas, seguros de vuestra fe, amando al 
Señor y a Su Madre.
Mi Amor, está unido al de Mi Hijo y es ese Amor, el que está esperando por 
vosotros, ser correspondido.
Sed verdaderamente hijos de Dios, anunciando Su Palabra.
Las Glorias sean a El.
Hazlo conocer.



18-9-88          1516

Hija mía, quiero envolver con Mi Amor, a todos mis hijos. Es por eso que los 
quiero interiormente dóciles, para poder así, llegar a ellos.
Tan sólo dejen las almas, actuar a La Llena de Gracia, que ha venido a traer Su 
Amor y Su Luz.
Sea por siempre alabado el Señor.
Predícalo.



19-9-88          1517

No fue el mundo, creado por el hombre, sino por Dios.
No fue el mundo, habitado porque el hombre así lo quiso, sino porque así lo 
dispuso Dios.
No fue el mundo, redimido por el hombre, sino por el Hijo de Dios.
Debe el hombre, amar a Dios; debe saber que el único Camino de Salvación, es 
Dios y nadie más que Dios.
Amén, amén.
Hazlo conocer.





20-9-88          1518

Hija mía, es éste para los hombres, un tiempo de acercamiento, es 
verdaderamente, tiempo de ir hacia Dios.
El corazón del hombre, mucho tiene de materialismo y poco de amor a Dios.
El Señor, llama al hombre a hacer su propia elección; no quiere El, la 
destrucción del hombre, sino la salvación de su alma.
Deje el espíritu, actuar al Espíritu.
Gloria a Dios,
Predícalo.
Leed: Isaías C. 42, V. 5
        5       Así habla Dios, el Señor, el que creó el cielo y lo desplegó, el que extendió la        tierra 
y lo que ella produce, el que da el aliento al pueblo que la habita y el espíritu a los que 
caminan por ella.



21-9-88           1519

Gladys, son los pobres, los indefensos, son los niños, son los jóvenes, son los 
ancianos, son los enfermos; son también los ricos, los soberbios, los que tienen 
necesidad de Dios; porque aún los que creen valerse por sí mismo, necesitan a 
Dios.
Pobre del que así no lo creyere, ya que solamente los pobres, los humildes, los 
pequeños, serán conducidos al Reino de Dios.
Amén, amén.
Debes darlo a conocer.





23-9-88          1520

Ay de aquellos que siendo débiles, se escudan en su propia debilidad.
Ay de aquellos que creyéndose sabios, ignoran la Santa Sabiduría.
Ay de aquellos que sabiéndose extraviados, no quieren volver al Buen Camino.
Ay de aquellos que abren sus ojos a la muerte y los cierran a la Vida.
Ay de aquellos que se destruyen con las bondades mundanas, dejando de lado las 
Bondades del Altísimo.
Alégrense las almas, porque grandes racimos de Amor, regala el Señor. 
Bendecirá el Señor, a aquellos que lloren su pena, por haberse alejado de El y 
retornen para siempre a Su lado.
Bendito sea Dios.
Predícalo hija.



24-9-88          1521

Le digo a Jesús: ¡Oh, Jesús, sólo te pido que se haga en nosotros, Tu Voluntad!
(Lo digo por todos).
Lo veo y me dice: Muchas almas depositan en Mí, su desesperación, su dolor.
Mi Misericordia, aplacará los dolores, las necesidades de aquellos que esperen 
en Mí y amen profundamente Mi Corazón.



24-9-88          1522

Veo a la Santísima Virgen, me dice: Cristo Jesús, Cordero sin tacha, Corazón 
Purísimo, Redentor del mundo, que lavó con Su Sangre, los pecados de los 
hombres. ¡Tanto Amor encierra Su Corazón y tanto dolor!
Amado sea por todas las almas, porque siendo amado, serán reparados los 
ultrajes que recibe.
Si es amado, Su Amor, descenderá copiosamente sobre las almas.
Gloria al Señor.
Hazlo conocer.





25-9-88         (Día de Peregrinación)   1523

Gladys, hoy está María, de manera especial, en esta ciudad. Se manifiesta así, el 
Amor de Dios, por sus hijos.
Por medio de la Madre, encontrarán al Hijo, por medio de la Madre, verán la 
Verdad del hijo.
Venid a Mí, que Mi Maternal Corazón, recoge vuestras necesidades.
Quiero que vuestros corazones, sientan el consuelo que os brinda Mi Corazón.
Orad, ofreced, amad al Señor y la esperanza revivirá en vosotros.
Hoy derramaré abundantes Bendiciones.
Aleluia.
Hazlo conocer a todos tus hermanos.



26-9-88          1524

Veo que cada vez son más los hijos que acuden a Mí, que llegan hasta este lugar 
de paz para el espíritu.
Digo a todos mis hijos: No dejéis que vuestra debilidad os anule; llegad junto a la 
Madre, refugiándoos y fortaleciéndoos en Ella.
Estáis viviendo momentos de verdaderas Gracias.
Benditos seáis los que escucháis y recogéis Mis Palabras.
Gloria por siempre a Dios.
Predícalo.


27-9-88           1525

Ora hija, por los que no tienen fe, por los que están alejados de Dios, por los que 
me han abandonado.
Me duele, como a una verdadera madre le duele, el mal proceder de sus hijos.
Sólo la oración, suple al sufrimiento, la oración, ofrecida con amor.
Bendito sea el Señor.




28-9-88          1526

Grande es el Amor de Dios; es por eso que esta Madre dice: No se debe ofender 
a Dios, sino amarlo.
No se debe rebelarse contra el Señor, sino abandonarse en El.
No se debe errar Su Camino y para que eso no suceda, está precisamente la 
Madre, ofreciendo Su Amor, para llegar al Señor.
Encaminad entonces, vuestros pasos, seguros y confiados y alcanzaréis así, la 
Salvación.
Amén, amén.
Predícalo hija.



    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1