MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-10-86          980

Digo a todos tus hermanos del mundo: Esperad en el Señor humildemente, 
reconociendo que nadie puede proseguir el camino si no se aferra a Dios.
El alma solitaria es como un desierto; allí la aridez, todo lo seca. No se convierta 
vuestra alma en un desierto, dejad que el Señor penetre con su misericordia.
Amén, amén.




2-10-86           981

La Palabra del Señor es santa y verdadera; Yo la proclamo, como Madre de 
Cristo Jesús.
Vosotros hijos míos, llevadla a vuestros hermanos para que pueda ser así, amada 
y respetada.
Lo dicho por esta Madre, quede grabado en vuestros corazones.
Gloria a Dios.


3-10-86        982

En el presente se está haciendo visible la presencia del Señor y de vuestra Madre 
y es en el presente donde os tenéis que ubicar.
Hoy llamo a mis hijos y hoy pido a mis hijos que acudan al llamado de la Madre.
No os quiero alejados de Mí, os quiero unidos a Mí.
Siento cantar a los Ángeles:
María ya no temeré
en horas de aflicción, 
Amor y fuerzas yo tendré,                      
 junto a tu Corazón.                           
Ave, Ave, Ave María, Ave, Ave, Ave María.
Por siempre tuyo soy,
de mi alma eres salud,
mi vida Madre hoy te doy        
eres Paz y eres Luz. 
Ave, Ave, Ave María, Ave, Ave, Ave María.



4-10-86           983

¡Hija no sabes cuántos padecimientos sufrimos con mi esposo José!
Tan pobres de amigos y de abrigos para cobijarnos, sólo nos acompañaba la 
intemperie y luego, ese establo que se convirtió en cuna para mi Hijo y asilo para 
nosotros.
Esa noche, que se perfilaba triste y silenciosa, fue para José y para Mí, la más 
hermosa; también lo sería para el mundo, ya que ahí nacía el Salvador de los 
hombres, el Justo entre los justos y el Señor por sobre todo.
Ora mi querida hija, para que el mundo lo conozca, porque a pesar de todo, de 
los siglos, no es conocido el Señor y mientras esto no ocurra, padecerá el 
hombre.
Triste fin se procura éste, siendo que Dios tiene reservado para el cristiano, un 
hermoso despertar, un comienzo de vida nueva con Cristo y en Cristo.
Alabado siempre sea el Señor.


4-10-86          984

A la noche. Veo a la Santísima Virgen. Me dice: Hijos míos, estoy junto a 
vosotros; Madre soy de Cristo y de todos los habitantes sobre la tierra. Id a 
María y ya en María seréis de Cristo hoy y por siempre jamás.
Gloria al Señor en la tierra y en las Alturas.
Leed: Eclesiástico C.16, V. 24
24  Escucha, hijo mío, e instrúyete, presta mucha atención a mis palabras.


6-10-86           985

Esta Madre dice a sus hijos: Encended vuestra lámpara con la Luz del Señor y 
veréis claramente su verdad. Con amor abríos a El, Yo os acompaño, de la 
misma manera que una madre acompaña a su hijo a dar sus primeros pasos, 
conduciéndolo con mucho amor.
Gloria a Dios.



7-10-86           986

Gladys: Con el Santo Rosario se puede enfrentar cualquier peligro, ya que en él 
está presente Cristo y la Madre de Cristo.
Es la oración profunda, la inmediata comunicación con el Señor y con María.
Es el regalo que os estoy dando para que vosotros lo aceptéis y lo conservéis 
mediante su rezo.
Amén, amén.


8-10-86           987

En cada ser, la esperanza debe renacer cada día, jamás la tristeza invada el 
alma.
Cada existencia sea ocupada por Dios y sea fiel a Dios.
Amén, amén.


10-10-86        (Intención de la Novena del 17 al 25)     988

Hija, en esta Novena os pido: Que la oración en estos días sea universal.
Quiero proteger al universo todo, quiero evitar el derrumbe que puede producirse 
si no disminuye el ateísmo.
En torno de mis hijos estoy con mi vigilancia de Madre.
No quede un hijo sin conocer lo que pide esta Madre.
Alabado sea el Señor.


11-10-86          989

Hija mía: El maligno está triunfando sí, en este tiempo, mas es una victoria que le 
durará poco, el Señor le está dando tiempo nada más, el mismo que le da al 
hombre para que vuelva a Dios.
Es por eso que aumentan cada vez más los vicios, las locuras mundanas. 
Las debilidades deberán convertirse en fuerza y podrán así desprenderse 
definitivamente del mal.
Todavía no se ve totalmente invadido el corazón del hombre.
Gloria a Dios.



12-10-86          990

Por la gracia de Dios mis palabras recorren el mundo.
Por la gracia de Dios podéis recibir mis bendiciones.
Por la gracia de Dios su misma gracia crece.
Amén, amén.


13-10-86         991

La veo con los ojos llenos de lágrimas.
Hija mía: Mi amor quiere tocar a las almas insensibles. Digo insensibles porque están 
revestidas de hielo, se han opuesto a la Claridad Eterna.
Bienaventurados los que creen con profunda fe.
Bienaventurados  los que no tiemblan y escuchan únicamente la voz del Señor. 
Bienaventurados los que se unen a Cristo Resucitado.
Alabado sea el Santísimo.
Leed: Habacuc C. 2 V. 14
        14      Porque la tierra se llenará del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas 
cubren el mar.


13-10-86           992

Siento necesidad de escribir:
Madre, yo quisiera retenerte,
no soltarme de tu mano, 
que me lleves hasta el Cielo, 
y quedarme allí a tu lado.

Tu fragancia huele a rosas,
tu piel se asemeja al terciopelo,
tus ojos brillan cual luz
que ilumina al mismo Eterno.

Tus brazos, sostén de tu Niño
y de todo el universo,
tu manto refugio constante
del hambriento y del sediento.

Toda Tú eres ternura,
caricia, paz y sosiego,
eres prudente, eres buena,
eres Madre de los pueblos.




14-10-86         993

Hija: La tierra está habitada, mas parece deshabitada, una oscuridad muy 
grande se cierne sobre ella.
La advertencia de Dios está sobre el mundo.
Nada debe temer el que permanece en el Señor, si aquél que niega lo que de El 
proviene.
Amén, amén.



15-10-86         994

Digo a tus hermanos: Decid en vuestro corazón; no hay rebeldía en mí, Señor. 
Os aseguro que el Redentor, os hará dignos eternamente de su misericordia.
Bendito sea el Señor.


16-10-86          995

Feliz el que busca mientras sea posible encontrar.
Feliz el que cura una herida, siempre que esa herida no tenga ya gangrena.
Feliz el que pueda plantar y no encuentra la tierra totalmente estéril.
Meditad y sacad provecho de mis palabras.
Amén, amén.

Leed: Amós C.5, V. 4 y 14
  
        4       Así habla el Señor a la casa de Israel: Búsquenme a Mí, y vivirán.
        14      Busquen el bien y no el mal, para que tengan Vida, y así el Señor, Dios de los ejércitos, 
estará con ustedes,  como ustedes dicen.



17-10-86          996

El Padre de los Cielos quiere hijos abnegados, es por eso queridos míos, que el 
Señor se ha detenido aquí a mirar a sus pobres criaturas y es por eso que guío a 
todos los cristianos hacia la fuente del Amor, hacia Cristo Jesús. Gloria al 
Creador.



19-10-86          997

Hijos míos: La Madre celestial en su ardiente amor, se apiada de todos los que la 
han olvidado, mas urge su pedido, su invitación, su gran invitación, seguir a la 
Madre y confiar en la Madre.
Hoy estáis protegidos por mi manto y por mi amor de Madre.
Gloria al Señor en este día y por siempre.



20-10-86         998

Digo a mis hijos: El odio engendra odio y el amor engendra amor.
El demonio sólo destila maldad y el amor de Jesús deja paz.
Que este mensaje quede en vuestro interior y ya recogeréis los frutos.
Amén, amén.


21-10-86          999

El hombre solo, nada es en la tierra, ya que se encierra en él y se sostiene en él.
Pobre y frágil es el hombre, enseguida se consume, porque tiene contados sus 
días.
¡Cuánto hace Dios en su vida! ¡Cuánto adquiere si en Dios se sostiene! Nadie 
tiemble porque es débil, nadie desespere por su alma, si hoy nace la esperanza, si 
hoy nace el encuentro con Cristo Jesús.
Alabado sea.


23-10-86         1000

Digo a tus hermanos: Id pensando continuamente en el Señor y ciertamente vivirá 
en vosotros.
Haced de vuestros corazones, humildes corazones al servicio de Dios.
Sea constante  la alabanza al Altísimo.
Leed: Isaías C. 48, V. 17
17  Así habla el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: Yo soy el Señor, tu Dios, el que te 
instruye para tu provecho, el que te guía por el camino que debes seguir.



24-10-86          1001

Hija: El Señor asiste en la necesidad, jamás deja de hacerlo.
En Dios Todopoderoso está la seguridad, la justicia y la protección. Mis hijos 
deberán recordar siempre las palabras de la Madre, porque ellas enseñan y 
ayudan a permanecer cerca del Señor.



25-10-86   (Día de Peregrinación)    1002

Hija mía: El Santo Rosario ha comenzado a tomar impulso, han comenzado mis 
hijos a amar la oración. Muchos por vergüenza, algunos por rebeldía y otros 
simplemente por ignorarlo, no lo rezan.
Yo les digo a mis hijos: Orad que es la hora de  oración, orad para salvar el 
alma, orad y os purificaréis.
Aleluia.



25-10-86         1003

Muchos hijos han venido hoy y todos se llevan un poquito de Mí.



26-10-86          1004

Hija: Con mi Corazón protejo a mis queridos hijos.
Ellos son semejantes a palomas, que buscan resguardarse de un peligro y se 
refugian en Mí; semejantes a palomas son mis hijos, mansos y confiados, 
aguardando en la desesperanza de un dolor, de un fracaso, abandonándose en 
Mí, como Yo lo pido.
Esta Madre, serena y piadosa bendecirá esa confianza, ese amor que sienten en 
Ella y por Ella.



27-10-86                (El Papa en reunión Ecuménica en Asís)           1005

Mi querida hija: Hoy la oración crecerá en forma generosa. En este día, en que 
el Papa, sabiendo lo que de él espera el Señor, lucha por la paz, esa tan ansiada 
paz que tanto necesita el mundo.
Mis amados hijos sacerdotes deben seguir al Papa, caminando junto a él, ya que 
es hacerlo con el mismo Cristo.
Juan Pablo II, fiel y consagrado al Corazón de la Madre, nada teme, marcha 
donde la Madre lo llama, superando todo obstáculo. Tiene la confianza en la 
Madre y la seguridad, que en los momentos más difíciles lo acompaña la Madre.
Su corazón, golpeado tantas veces por los adversarios de Cristo, sigue 
fortalecido por Cristo.
Gloria al Señor eternamente.



28-10-86          1006

Oro por el Papa, la veo y me dice: Hija, él es un hijo pequeño que ha ido y va 
creciendo en el corazón de María. Su cuerpo frágil se robustece con la fuerza que 
le da mi amor.
Su espíritu sano totalmente, íntegro y puro entregado está al Señor.
Juan Pablo, humilde siervo, su corazón desborda de amor por todos y para 
todos, sus ojos transparentes dejan ver su alma límpida.
En sus espaldas carga la gran responsabilidad de la Iglesia y de los hombres en 
general, la presenta ante Cristo y la descarga en manos de Cristo.
El mundo necesita paz, el mundo necesita amor, Cristo la da, Cristo lo ofrece.
Amén, amén.


29-10-86         1007

Veo a Jesús, me dice: Ve y sigue, nunca te quedes, que delante de ti voy.
Seguros caminan los que siguen mi camino porque de Mí dependen.
Verdadera protección, perpetua misericordia y eterna salvación obtendrán de Mí, 
aquellos que tengan presente que vivir para Dios es ofrecerse a Dios.




29-10-86          1008

En la tarde la veo, dice: El Señor obra en favor vuestro siempre que demostréis 
necesidad de Dios. No cesaré de ofrecer la Divina Palabra, para que la respetéis 
y la améis.
Cristianos, abundáis en Gracia, no os alejéis de Dios, no lo evitéis y por El 
seguirá esa Gracia, siendo dada.
Alabado sea.

Leed: Joel C.2, V. 27

        27      Así ustedes sabrán que Yo estoy en medio de Israel, que Yo soy el Señor, su Dios, y no 
hay otro. ¡Mi pueblo jamás quedará confundido!



31-10-86           1009

Hija: Al comunicar Mi Amor a mis hijos, los comunico inmediatamente a ellos 
con el Señor.
Es la Madre que al instante se transforma en intercesora ante el Hijo, es el amor 
de la Madre que se expresa frente a una súplica.
Es el eterno amor de Madre.
Gloria a Dios.



    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1