MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
3-10-87          1270

Digo a mis hijos: Sembrad bondad y recogeréis la Paz de Cristo.
Sembrad la fe en Cristo y cosecharéis la Esperanza de Cristo.
Sembrad la Palabra de Dios y gozaréis del Amor de Dios.
Gloria por siempre a El.



5-10-87           1271
Aquí estoy dice el Señor. Queridos míos: No hagáis una espada hiriente con 
vuestro proceder hacia El, mostrad vuestro corazón a la Madre, entregadlo y 
Ella con Su Pureza, lo volverá purificado y podrá ser así, recibido por el Señor.
El Corazón de esta Madre cuida celosamente a sus hijos.
Gloria a Dios.
Debes darlo a conocer.





7-10-87           1272

En este día me dirijo a todos mis hijos: Ofreced vuestra oración a la Madre, 
contemplando cada misterio del Santo Rosario.
A medida que pasa el tiempo, voy acercándoos a la oración, haciéndoos amar la 
oración y ayudándoos a descubrir que en la oración, está la verdadera forma de 
defenderos del adversario.

Orad entonces, ya que Soy:
Madre de la oración,
Madre de la Contemplación,
Madre de los indefensos,
Madre de los desolados,
Madre de los extraviados,
Madre de los cristianos,
Madre del Santo Rosario.
Alabado sea el Señor.




8-10-87     (Intención de la Novena del 17 al 25)   1273

Esto dice vuestra Madre: En esta Novena orad, para que la Palabra de Dios sea 
conocida universalmente.
La tierra toda debe quedar impregnada de Su Palabra y cada Cristiano debe vivir 
de acuerdo a esa Palabra.
Todos sois partes del Cuerpo Místico que es la Iglesia y del cual Cristo
es la Cabeza.
En la tierra, el Vicario de Mi Hijo es el responsable de que ese Cuerpo siga en 
pie; por eso seguid junto a vuestro Papa, siguiendo su enseñanza, que es en 
definitiva la enseñanza de Cristo.
Hágase la voluntad de Mi Hijo.
Amén, amén.
Sea esto conocido, por todos tus hermanos.





11-10-87         1274

Digo a tus hermanos: Con Mi Hijo, os estoy invitando a crecer espiritualmente; 
esto lo lograréis con la oración y con la confianza puesta en El.
Nada logra el hombre por su propia voluntad y todo lo podrá por la Voluntad de 
Dios.
Amén, amén.

Leed: Apocalipsis C. 2, V. 25



13-10-87          1275

Gladys, una pena muy grande sufre Mi Corazón, es que veo la mezquindad de 
muchos corazones.
Ora hija mía, por lo que pide esta Madre: La paz entre los hombres y el amor a 
Dios.
No hay paz, porque el mundo permanece hoy convulsionado.
No hay amor a Dios, porque todavía los corazones, están cerrados al Amor de 
Dios.
La humanidad tiene que entender, que la peor enfermedad que sufre, es el 
ateísmo y debe comprender, que la única posibilidad de salvación, es Cristo 
Jesús.
Que el corazón de mis hijos, se colme de amor a Dios, que así está Mi Corazón, 
colmado de Amor por mis hijos.
Gloria al Señor.



14-10-87         1276

Veo a Jesús, me dice: Entrego a los pueblos, el Amor de Mi Madre, para que 
acudan a Ella.
Es el Auxilio, que sacará a los cristianos de las sombras, para introducirlos en la 
Luz.
Sea invocado Su Nombre, con infinito amor.




14-10-87         1277

En la tarde veo a la Santísima Virgen y me dice: Esto digo a todos mis hijos:
Ha comenzado un nuevo tiempo, ha nacido una Nueva Esperanza; aferraos a esta 
Esperanza.
Amén, amén.
Le pregunto si está contenta, porque van a iniciar ya Su Santuario. Me dice: Si, 
hija. Yo acompañaré paso a paso a esos hijos. La construcción del Templo, 
estará bajo la protección de María del Rosario de San Nicolás.



16-10-87         1278

Con lo Divino, lo Celestial, quiero poner entre mis hijos y el maligno, una 
Muralla. Esta Muralla, es el Amor de Cristo y se convertirá para ellos en 
Fortaleza, si mis hijos verdaderamente tienen fe en Cristo.
Alabado sea el Señor.



17-10-87         1279

Veo a la Santísima Virgen y me dice: Se alegra Mi Corazón, viendo a los hijos que 
luego de yacer inertes, despiertan ante la voz de la Madre.
Despertad vosotros queridos míos, porque un día el Señor, con Su Justicia, 
llegará.
Amén, amén.

Leed: Isaías C. 56, V.1
        1        Así habla el Señor: Observen el derecho y practiquen la justicia, porque muy    
pronto llegará mi salvación y ya está por revelarse mi justicia.





18-10-87         1280

Me despierto y la veo a mi lado. Me dice: Levántate y sé feliz en este día.
Digo a todos tus hermanos: Dad gracias a Dios, porque pone  Su mirada en sus 
hijos.
Alegraos, con vosotros está el Señor.
Bendito sea el Señor, porque permite en estos días, la Mediación de Su Madre, 
para que los hombres tengan un real acercamiento con El.
Alabado sea el Todopoderoso.



20-10-87         1281

En la tarde veo el Santuario por fuera y enseguida veo a la Santísima Virgen. Me 
dice: Hija mía, jamás me olvido de mis hijos y desde este lugar, recibirán ellos, mi 
respuesta de Madre.
Ya dejará de ser ése, un lugar descampado, ya que estará ocupado por el 
Santuario, con la presencia viva de María.
No me verán, pero Mi Corazón, palpitará de Amor por mis amados hijos.
Esta Madre, pidió esa gran Casa, porque quiere congregar allí a sus hijos; 
quiere unir al Rebaño y purificarlo.
En este pueblo, se ha posado María; desde este pueblo, rescatará almas María 
para el Salvador de las almas.
Gloria a Dios.



21-10-87          1282

¡Mi querida hija, qué necesitado está el mundo de Dios y qué necesitado está Mi 
Corazón de los desagravios del mundo hacia Dios!
La oración, el rezo del Santo Rosario, puede cambiar el corazón de los hombres; 
Dios espera un pueblo orante; Dios espera de los hombres, el arrepentimiento, el 
ansia de ser nuevos.  Yo les digo: Estoy junto a vosotros, camino junto a vosotros, 
seguid a la que os quiere guiar hacia la Promesa.
Amén, amén.
Que tus hermanos conozcan éste, Mi mensaje de Amor.





22-10-87         1283

Tengo una visión: Veo una paloma blanca, con una gran cola. La paloma mira 
hacia el Sur y su cola, que queda hacia el Norte, se dobla e indica también el Sur.
Veo a la Santísima Virgen y me dice:
Esto que has visto significa, que ya del Sur, puede el cristiano esperar la Nueva 
Alianza, porque está en camino.
No todo está destruido, el Señor ha fijado una meta, ha puesto sus ojos en un 
determinado lugar; esta tierra es la elegida por El, aquí nacerán nuevos 
sarmientos para Su Viña.
Aquí el Señor ha sembrado Amor, aquí quiere recoger amor.
No se retirará El, de sus hijos.
Bendito sea por siempre el Señor.



23-10-87         1284

En la docilidad y en el abandono total en Jesucristo y en Su Madre, es cuando el 
alma llega a la comunicación plena con lo Celestial.
Gloria a Dios.



24-10-87         1285

Hija mía, golpea Mi Corazón , la frialdad de muchos corazones; es que 
verdaderamente están rodeados de tinieblas y lejos del Amor y de la Paz que Dios 
ofrece a los hombres.
Digo a mis hijos: Viviréis exentos de las miserias del mundo, sólo si os 
abandonáis en Cristo Jesús.
Amén, amén.
Predícalo.





25-10-87       (Día de Peregrinación)         1286

Hijos míos: Vivid este día, conforme a la Voluntad de Dios.
El os pide: Oración, ofrecimiento y entrega.
Orad entonces, con todo el corazón al Señor.
Ofreced vuestro dolor al Señor.
Preparad vuestro espíritu y entregadlo con amor al Señor.
Comportaos de manera que Cristo pueda entrar en el corazón.
Gloria al Altísimo.
Hazlo conocer.



26-10-87           1287

Apoyaos en el Señor siempre, en todo lugar.
El débil se hace fuerte junto al Señor, cuando confía en El.
Sed pacientes y aguardad,  que Su Misericordia es grande, os lo aseguro. No 
dejarán mis hijos de ver el Día, si sus pasos no extravían.
Amén, amén.
Debes darlo a conocer.



28-10-87         1288

Llame el hombre a Dios y responderá Dios; no sea rebelde su corazón y tema al 
Señor.
Frecuentemente pido oración, humildad y conversión.
Yo digo a mis hijos: Solamente de un hijo que ora, que es humilde y convertido, 
tendrá compasión el Señor.
No Lo abandonéis y no seréis abandonados.
Alabado sea el Señor.
Predica hacia todos los rumbos.

Leed: Lamentaciones C.3, V 40 - 41

40  ¡Examinemos a fondo nuestra conducta y volvamos al Señor!
41  Levantemos en nuestras manos el corazón hacia el Dios del Cielo.





29-10-87          1289

En la tarde veo a la Santísima Virgen y me dice: Nada mejor para un hijo, que ser 
comprendido por la Madre y ser apoyado por la Madre. Sed dóciles hijos míos, 
que Yo he venido a conduciros hacia Mi Adorado Hijo.
Es la realidad, para quienes deseen fervientemente llegar a El.
Gloria a Dios.


    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1