MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-11-88                            (Día de todos los Santos)      1546

Soy Madre de todos los hijos, por lo tanto, Soy Madre de todos los 
Santos.
Ellos os acompañan, vivid entonces, la Comunión de todos los Santos. Uníos a 
ellos por medio de la oración, confiando siempre en Aquella que os Ama.
Caminad hacia el Santísimo Jesús y participaréis de Su Gloria.
Bendito y Alabado sea.
Predícalo hija mía.

Leed: Éxodo C. 15, V. 11

11 ¿Quién es como Tú, Señor, entre los dioses? ¿Quién, como Tú, es admirable entre los santos, 
terrible por tus hazañas, autor de maravillas?




2-11-88          1547
Luego de rezar, veo a la  Santísima Virgen. Me dice: Hija mía,  te dedicas  a lo 
que es verdaderamente bueno para el espíritu, a orar.
En la oración, se va de continuo a Dios.
La oración sostiene al espíritu, en amistad con Dios.
En la oración, se muestra la pobreza del alma, la necesidad que tiene el alma, de 
Dios.
La oración hace que el peregrinaje hacia Cristo, se realice con auténtica alegría 
interior.
La oración hace que el espíritu, presente una plena disponibilidad hacia Cristo.
Amén, amén.
Debes darlo a conocer.


3-11-88          1548
Gladys, el Señor, en Su Bondad, sigue pidiendo a sus hijos: Que tengan fe y 
perseveren en la esperanza.
Ofrezca el alma, sacrificio; alcance el alma el arrepentimiento y destierre la 
soberbia; obtendrá entonces el alma, la Dulzura de las Maravillas de Dios.
Bendito sea.
Predícalo.


6-11-88          1549

Hijos míos: Empequeñeceos de tal forma que podáis entrar en el Corazón de Mi 
Hijo.
Animaos con este pensamiento y ponedlo en práctica; os aseguro que jamás 
naufragaréis.
Quiero llevaros a un total acercamiento hacia Cristo.
Confiad en esta Madre, que os alienta con Su Amor.
Gloria al Señor.
Predícalo hija.
Leed: Isaías C. 41, V. 4
        4       ¿Quién obró así, quién hizo esto? El que llama a las generaciones desde el principio, 
Yo, el Señor, el Primero, y que seré el mismo al final.





8-11-88          1550

Dedicad este mes a María, Madre de Jesucristo.
Hacedlo con amor, recordando que, nada se hace sin amor, como tampoco, nada 
se logra sin amor.
Os nutro con Mi Amor, os recubro con la Fortaleza de Mi Corazón; extiendo Mi 
Manto, hacia todos, especialmente a los alejados de Dios.
Estoy a la espera de vuestras necesidades y así poder proveeros.
Gloria al Altísimo.
Predícalo hija.



9-11-88          1551

Gladys, muchos son los corazones insensibles que, frecuentemente escuchan su 
propia voz.
Yo digo a todos mis hijos: Escuchad Pueblo Mío, a esta Madre y dejad que 
ahuyente las sombras que os rodean.
Os traigo la Palabra del Señor, la Paz del Señor, la Salvación del Señor. 
Meditadlo.
Alabado sea Dios.
Predícalo.



10-11-88    (Intención de la Novena del 17 al 25)         1552

Orad en esta Novena, por todos los jóvenes del mundo; son ellos, mis pequeños 
hijos.
Quiero llegar a ellos, imprimir Mi Nombre, quedar grabada para siempre en sus 
corazones.
Quiero de mis hijos, un espíritu nuevo; es Mi deseo, infundirles el amor a Cristo.
Yo les digo: La Luz se perfila para vosotros Radiante, si tenéis presente que, el 
Camino para llegar a Mi Hijo, es la Madre.
Estaré en medio de las dificultades; seré vuestra defensa. 
Amén, amén.
Hazlo conocer.



11-11-88         1553

Hija, en estos días más que nunca se ve la confusión en las almas.
Eso hace que los hombres se alejen de Dios, que desprecien a Dios.
Hay en el mundo, necesidad de la Tutela de Dios.
Es por eso que la Madre, hace a los hijos, un llamado de alerta.
Sea humilde el corazón del hombre y sepa reflexionar.
Bendito sea el Señor, por Su Misericordia.
Sea esto conocido.

Leed: Ezequiel C. 33, V. 11

        11      Tú diles, en cambio: "Juro por mi Vida - oráculo del Señor - que Yo no deseo   la muerte 
del malvado, sino que se convierta de su mala conducta y viva. ¡Conviértanse, 
conviértanse de su conducta perversa! ¿Por qué quieren morir,    casa de Israel?"



13-11-88         1554

Es necesario que mis hijos busquen a Dios, con amor, con fe, ya que la falta de 
fe, los puede hacer caer en la oscuridad.
Las almas están llamadas a la Luz; sed vosotros hijos míos, purificados y 
Redimidos por la Luz del mundo: Cristo Jesús.
Gloria al Altísimo.
Hazlo conocer.



17-11-88          1555

Esto digo a todos tus hermanos: No es éste un tiempo de angustias, sino tiempo 
de Esperanza.
No son días de debilidades, sino de Fortaleza.
No son momentos de zozobras, sino de Paz.
Despertad y prestad oídos a mi voz; os traigo la Verdad.
Glorificado sea el Nombre de Jesucristo.
Predícalo hija mía.





18-11-88         1556

Feliz el hombre que busca en la oración, su consuelo, porque por el Señor, será 
escuchado.
Feliz el que se apoya en Dios, porque prolongará su vida.
Feliz el humilde, porque alcanzará la Gracia de Dios.
No borréis de vuestros corazones, las palabras de vuestra Madre.
Amén, amén.
Predícalo.



19-11-88         1557

Gladys, el arma que constituye mayor influencia sobre el mal, es el rezo del Santo 
Rosario.
Con este rezo, se ahonda en la vida espiritual, el espíritu crece en amor  a Dios y 
lo aleja así, del pecado.
Disipa las sombras del espíritu y hace que éste permanezca fiel a Dios.
Agradad hijos míos, al Señor, orando, ya que de esta manera, se rechazan las 
tentaciones del maligno.
Por siempre sea glorificado el Señor.
Hazlo conocer a todos tus hermanos.



20-11-88         1558

Quiero a todos mis hijos, muy cerca de Mi Corazón.
Os traigo el Amor de Cristo Jesús, Ese Amor que El, me ha encargado ofreceros.
Es por eso que cada día, cada minuto, es precioso para vuestras almas.
Sea entendido este mensaje y recibido en cada corazón.
Gloria al Señor de las Alturas.
Predícalo.




21-11-88         1559

¡Oh hija mía, espero aceptación de parte de todos tus hermanos y no rechazo!
Quiero ser recibida por todos, en especial por los pobres pecadores.
Esta Madre, lavará sus heridas y hará posible la reconciliación con el Señor.
Hijos míos: Sólo dejadme y confiad, sólo dejadme y seréis completamente 
renovados en fe y amor.
Amén, amén.
Hazlo conocer.

Leed: Eclesiástico C. 2, V. 13

        13      ¡Ay del corazón que desfallece, porque no tiene confianza! A causa de eso no     será 
protegido.



22-11-88          1560

Así habla esta Madre: Hijos míos, caminad hacia Cristo y no será inútil vuestro 
andar.
Sea total vuestra esperanza en El, ya que todo bien procede de Dios.
La tierra entera bendiga el Nombre del Señor.
Predícalo hija.



23-11-88          1561

Gladys, cada latido de Mi Corazón, reclama oración.
Hoy, cuando el mundo está tan convulsionado, las almas necesitan orar.
Hay una gran pobreza espiritual, hay un gran desapego a lo espiritual y el alma, 
mi querida hija,  sólo vivirá si se alimenta de Dios.
Nada está totalmente perdido, si el alma busca a Dios.
Las Glorias sean a El.
Predícalo.




25-11-88        (Día de Peregrinación)    1562

Gladys, que todos tus hermanos quieran depender del Único Dios Todopoderoso.
El, convertirá el corazón de quien desee amarlo.
El, recibirá la entrega de aquel que quiera ofrecerle todo por amor y nada por 
egoísmo.
Hijos míos: Entregaos sin reservas al Señor, dadle vuestro corazón; sólo el 
corazón expresa los verdaderos sentimientos.
Soy vuestro Consuelo y vuestra Alegría; servíos entonces de la Servidora del 
Señor.
Aleluia.
Hazlo conocer.
Leed: Salmo 27, V. 14
14        Espera en el Señor y sé fuerte; ten valor y espera en el Señor.



27-11-88         1563

Veo a Jesús. Me dice: Se ahoga el alma en vanidades, se destruye, sucumbe en el 
más completo materialismo.
Que se abran los corazones, porque es la voz del Cielo que llama y no las cosas 
de la tierra; es Mi Corazón, que pide ser escuchado.



27-11-88         1564

Más tarde veo a la Santísima Virgen. Me dice: Mi amada hija, de Mi Corazón 
brota el Amor al más grande Amor: A Cristo Jesús.
¡Hay en muchos corazones, tanta negligencia, tanta nulidad, tanta soberbia!
He venido a habitar aquí, para favorecer a todos mis hijos, para ampararlos.
Quiero arraigar profundamente en ellos, la Palabra de Dios y formarlos de 
acuerdo a Esa Palabra.
Amén, amén.
Predica a todos tus hermanos.



28-11-88         1565

Si el corazón es humilde, Dios, permanece en él.
Si se vive en humildad de corazón, se vive agradando al Señor.
La vida en humildad, se logra solamente cuando el alma se abandona totalmente 
a Dios.
Cristo Jesús, El Humilde, hizo sólo la voluntad del Padre; sed vosotros humildes, 
siendo dóciles a Sus mandatos.
Gloria por siempre a Dios.
Predícalo hija mía.



    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1