MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARIA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-12-84         393
Al hijo que está con Dios nada mancha su corazón, nada lo detiene, sólo sigue al Señor. No hay 
quien apague la Luz de su Camino, quien se entrega al Señor, nada debe temer.
Decid confiadamente:
Si amo al Señor dichoso seré,
si puro es mi corazón, su Gloria veré.
Alabado sea el Señor.


2-12-84         394
Id al Señor, pedid misericordia, rogad misericordia. Escuchad al Señor, os llama sin descanso 
a su lado, seguidlo hijos míos, dedicaos al Señor, el hijo que lo hace es digno hijo de Dios.
Gloria al Señor.
Vuestras espigas se abrirán y comenzarán a multiplicarse.
2-12-84         395
Me dice: Debéis hacer acuñar una medalla, con mi imagen de la Advocación de María del Rosario de San Nicolás, y 
en el reverso, la Santísima Trinidad con siete estrellas.



3-12-84         (ex 395)        396
Queridos hijos: Todo lo que os manda el Señor es para vuestro propio bien, tened cuidado, ya 
que nada quedará sin ser expuesto a los ojos de Dios.
Gloria al Altísimo.
Leed: Deuteronomio C. 4, V. 29-30-31 / 35-39-40
        29      Entonces buscarás al Señor, tu Dios, y lo encontrarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu 
alma.
        30      Y cuando estés angustiado, porque te habrán sucedido todas estas cosas, -al cabo de los años- 
volverás al Señor, tu Dios y lo escucharás.
        31      Porque el Señor, tu Dios, es un Dios misericordioso, que no te abandonará, ni te destruirá, ni se olvidará 
de la alianza que estableció con tus padres mediante un juramento.
        35      A ti se te hicieron ver todas estas cosas, para que sepas que el Señor es Dios, y que no hay otro Dios 
fuera de El.
        39      Reconoce hoy y medita en tu corazón que el Señor es Dios -allá arriba, en el Cielo, y aquí abajo, en la 
tierra- y no hay otro.
        40      Observa los preceptos y los mandamientos que hoy te prescribo. Así serás feliz, tú y tus hijos después 
de ti, y vivirás mucho tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da para siempre.
4-12-84         (ex 396)        397
Es bueno vivir con la seguridad de que el Señor apoya y guía, buscad ese apoyo y sed 
inseparables del Señor.
Las rebeldías os exponen a ser devorados por el maligno, bastaría que pudiérais distinguir lo 
falso de lo verdadero y se aclararía vuestro horizonte.
Amén. Amén.
5-12-84         (ex 397)        398
Esto digo a mis hijos: No pretendáis agradar a Dios si no queréis cumplir con El, no esperéis su 
perdón, ya que no preparáis vuestro corazón para poder merecerlo.
Amad a Dios, servid a Dios, respetad a Dios.
Alabado sea.
6-12-84                                  (Día de San Nicolás)   399
Bendito sea Dios por la grandeza de su misericordia, bendito sea el Señor, hijos míos, porque 
bendice y ama, y bendito porque os habla de esperanza y vida. Gloria al Señor.
Hoy es un día de oración para vosotros, y en el que debéis dar gracias al Señor, por tener ese 
santo que es San Nicolás, que intercede ante El, por los hijos necesitados.
En este tiempo de Adviento abundarán bendiciones.




7-12-84         400

Amados hijos, cuando se produce un cambio en el corazón, como el que hubo en los vuestros, es 
que el Señor ha obrado, es que el Señor os ha dado ese don, que es la fe.
Por eso debéis acrecentarla, porque Cristo pone su Espíritu en todos cuantos se entregan a El.
Amén. Amén.



8-12-84         (Intención de la Novena del 17 al 25)   401

Mi rostro refleja tristeza por las almas infieles, por los que no se acercan a mi Corazón, por los 
que no quieren ver el sufrimiento que padeció Cristo. Orad vosotros, los corazones fieles al 
Señor.
Comenzad una Novena el día diecisiete, haced peticiones, y en el correr de los días serán 
concedidas.
Gloria al Señor.

"Madre una Gracia te pido,
que me sanes en cuerpo y alma,
sé que debo despojarme de mi orgullo,
y de todos mis pecados.
Qué lejos estaba de Ti,
qué negro velo cubría mi alma,
hoy te descubro y quiero vivir,
detiene tu mano, pósala en mi corazón".
Amén.


Yo soy el Señor, tu Dios
Ex. 20.2




9-12-84         402
El Señor quiere que vuestra Madre os dirija, por eso intervengo cuando estáis equivocados. 
Nadie se crea justo, porque sólo el Señor es justo, que nadie se crea poderoso, ya que el Señor 
es poderoso, y que nadie se crea sabio, porque el único sabio es Dios y utiliza su sabiduría en 
favor de todos sus hijos.
Buscad al Señor y permaneced en El.
Amén. Amén.
Leed: Santiago C. 3, V. 13 al 18
        13      El que se tenga por sabio y prudente, demuestre con su buena conducta que sus actos tienen la 
sencillez propia de la sabiduría.
        14      Pero si ustedes están dominados por la rivalidad y por el espíritu de discordia, no se vanagloríen ni 
falten a la verdad.
        15      Semejante sabiduría no desciende de lo alto sino que es terrena, sensual y demoníaca.
        16      Porque donde hay rivalidad y discordia, hay también desorden y toda clase de maldad.
        17      En cambio, la sabiduría que viene de lo Alto es, ante todo, pura; y además, pacífica, benévola y 
conciliadora; está llena de misericordia y dispuesta a hacer el bien; es imparcial y sincera.
        18      Un fruto de justicia se siembra pacíficamente para los que trabajan por la paz.



10-12-84        403
El acercamiento espiritual hacia el Señor siempre está latente de Su parte, hijos míos, entonces, 
dad ese paso que tanto os cuesta dar, enfrentad a ese adversario que tenéis delante vuestro y 
que sólo ofrece lo fácil y el hoy, pensad en el mañana, Cristo es la esperanza del mañana y os 
ama.
Amén. Amén.



11-12-84        404
Cuántos lamentos escucho, cuántas desgracias padecéis, os digo: No está el Señor en vosotros, 
no lo habéis buscado, ya que el Señor protege y da paz.
Avanzad triunfantes, en alegría plena, avanzad con el Señor.
Amén. Amén.



12-12-84        405
Jesús me dice: Dios se detiene en cada hijo, según su necesidad y el amor que siente ese hijo 
hacia El.
La Virgen: Hija mía, veo a la juventud como va a la deriva, el demonio la va apartando, 
llevándola al pecado.
Mis hijos están siendo acosados por el mal, y sus espíritus están en completo desorden.
A todos digo esto, dad gracias al Señor que es paciente, pedid al Señor para que de El podáis 
recibir su amparo.
Alabado sea el Señor.
Leed: Eclesiástico C. 17, V. 25-26
        25      Vuelve al Señor y deja de pecar, suplica ante su Rostro y deja de ofenderlo.
        26      Vuelve al Altísimo, 
apártate de la 
injusticia y odia 
profundamente toda 
abominación.


13-12-84        406
Sois testigos que el Señor se acerca a vosotros, ¿dónde estáis, hijos míos, que teméis a la Luz?
Muchos son los simuladores que creen engañar a Dios, dicen amarlo y rechazan Su Palabra, 
dicen estar en la verdad y en la realidad son hijos de la mentira.
Nadie engaña al Señor, que nadie niegue al Señor.
Amén. Amén.


14-12-84        407
Muchas son las atrocidades que se cometen ofendiendo a Cristo ¿es que padecéis de tal ceguera 
que no sois capaces de ver la diferencia que hay entre la Vida y la muerte? ¿Es que no podéis 
oír todavía que Cristo está llamando?
Se dice que el mundo está perdido, vuestra Madre os dice: No todo está perdido, ya que el Señor 
ve la salvación, arrepentíos, purificad vuestros corazones, el Señor os lo permite.
Alabado sea por siempre el Señor.


15-12-84        408
Muchos de mis hijos están indiferentes, van por los caminos vacilando, el Señor no castiga por 
esto, sólo quiere guiar para que no se desvíen, y puedan descubrir el rumbo verdadero.
Gloria a Dios.



16-12-84        409
Bienaventurado el hijo que no se aparta del Señor y ve su grandeza, porque no conocerá 
lamentaciones.
Que estas palabras encuentren eco en vuestros corazones, hijos míos y agradaréis al Señor.
Alabado sea.
Leed: I de Juan C. 2, V. 15-16
        15      No amen al mundo ni las cosas mundanas. Si alguien ama al mundo, el Amor del Padre no está en él.
        16      Porque todo lo que hay en el mundo es concupiscencia de la carne, codicia de los ojos y ostentación de 
riqueza. Todo esto no viene del Padre, sino del mundo.


16-12-84        410
Quien recibe mis palabras al Señor recibe. Veo arrogancia en algunos, mas sed piadosos, sed 
humildes, así os manda el Señor que os comportéis.
Leed: I de Timoteo C. 4, V. 8 y Filipenses C. 2, V. 5-6-7
        8       Los ejercicios físicos son de poca utilidad; la piedad, en cambio, es útil para todo, porque encierra una 
promesa de Vida para el presente y para el futuro.
Filipenses C. 2, V. 5-6-7
        5       Tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús.
        6       Él, que era de condición Divina, no consideró esta igualdad con Dios como algo que debía guardar 
celosamente:
        7       Al contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de servidor y haciéndose semejante a los 
hombres.


17-12-84        411
Hay corazones secos, otros solamente se han marchitado, no lo dejéis secar, amados hijos, 
creed en el Todopoderoso, buscad su compañía y aparecerá la fe que tenéis dormida.


18-12-84        412
No queráis vivir lejos de Dios, de nada sirve vivir lejos de El, no seáis inconstantes, no os quiere 
en la inconstancia, os quiere fuertes en su lucha.
Alabado sea el Salvador.



18-12-84        413
Oración:
En Dios pongo mi vida, en Dios mi esperanza,
lo sigo seguro recibiendo su enseñanza.
Sabiendo de sus dones, confiando en su Amor,
en Cristo creo, El es mi salvación.
Amén.


18-12-84        414
(En el lugar elegido y santificado por la Virgen)
Si queréis paz venid a este lugar, que aquí encontraréis paz, aquí recibiréis Gracias.
Quiero poder recibiros en un día no lejano, en la casa que he elegido.
Gloria al Señor.
Leed: Tobías C. 13, V. 11-12-13
        11      Alaba dignamente al Señor y bendice al Rey de los siglos, para que su Templo sea reconstruido con 
alegría,
        12      para que Dios alegre en ti a todos los desterrados y muestre su Amor a todos los desdichados, por los 
siglos de los siglos.
        13      Brillará una Luz resplandeciente hasta los confines de la tierra; pueblos numerosos llegarán a Ti desde 
lejos, y los habitantes de todos los extremos de la tierra vendrán hacia Tu Santo Nombre, con las manos 
llenas de ofrendas para el Rey del Cielo. Todas las generaciones manifestarán en Ti su alegría, y el 
nombre de la Ciudad elegida permanecerá para siempre.



19-12-84        415
Venid al Señor, no temáis.
Feliz el que ofrece al Señor, feliz el que obra en favor del Señor, feliz el que confía en el Señor, 
porque si está enfermo sanará y si pide redención se le concederá.
Poned toda vuestra voluntad en el Señor.
Amén. Amén.
Leed: San Mateo C. 11, V. 28-29-30
        28      "Vengan a Mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré.
        29      Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de Mi, porque soy paciente y humilde de Corazón, y así 
encontrarán alivio.
        30      Porque mi yugo es suave y mi carga liviana".




20-12-84        416
Los hombres desconocen el veneno que pone el malvado en ellos y se dejan tentar.
Hoy siguen crucificando a Cristo con ese proceder, por eso el Señor está instruyendo a sus 
hijos.
Unid vuestras manos, unid vuestras voces, aclamando al Señor que está a vuestro lado.
Amén. Amén.
20-12-84        417
Buscad asilo en mi Corazón, que con gran Amor os recibiré.
21-12-84        418
Es muy grande la compasión de Dios por sus hijos, sois considerados muy valiosos por El.
Ya veis su preocupación por vuestra perfección.
Hijos míos, buscad refugio en el Señor, os aseguro que seréis aceptados.
Amén. Amén.
22-12-84        419
El Señor pone a prueba a todos sus hijos, os digo, sed fieles al Señor, sed abiertos a la fe.
Queridos míos, sería lamentable que pusiérais resistencia a mi llamado, quiero ser vuestro 
consuelo.
¡Gloria a Dios!
23-12-84        420
Vosotros recordáis el nacimiento de mi adorado Hijo con amor, con mucho más amor lo 
recuerdo Yo, que nació de mis entrañas, sin saber el dolor que me esperaba y sin conocer Su 
gran Cruz.
Con todo mi sufrimiento jamás dudé del Amor de Dios, jamás me sentí desamparada, porque me 
hizo comprender, que a pesar del pecado del hombre, de las ofensas del hombre hacia Dios, El 
no lo abandona, por el contrario, dió en Cristo su respuesta de Amor, de eterno Amor.
Hijos míos, tenéis que recibir al Señor, cuando vuestro corazón sienta que llega, no lo 
rechacéis.
A Navidad la deberéis llevar siempre presente dentro vuestro, ya que es la llegada del Salvador, 
de vuestra salvación.
Aleluia.
Quiera Dios haceros ver en profundidad Su Amor.



24-12-84        421
Vuestra relación con Dios la debéis mantener siempre en una total armonía. Pobres los hijos 
que no deseen hacerlo, sus corazones son semejantes a piedras.
Entended, mi boca habla para que entendáis, quiero que este día, en que la generosidad de Dios 
se ofrece, lo aprovechéis para purificar vuestros espíritus.
Gloria al Altísimo.
25-12-84        (Natividad de Ntro. Señor Jesucristo)   422
Hijos míos, abrid vuestros ojos y levantad la mirada, que aquí está vuestra Madre. Quien 
descubra mi Corazón en Él se verá reflejado.
Que el Espíritu del Señor os acompañe eternamente, rogad para que así sea. Veo una antorcha, 
la llama es rosada y alrededor celeste.
La Virgen me dice: Hija, ya mi llama no se extinguirá, porque es la llama del Amor. Amén. 
Amén.
25-12-84        423
Venid, tocad mis manos que en ellas encontraréis una bendición.
26-12-84        424
No irritéis al Señor con una mala conducta, cuidad vuestros corazones que no están en ruinas 
pero los podéis destruir.
Intentad buscar a Dios y encontraréis sentido a todo cuanto os digo, El os invita.
Gloria al Señor.
27-12-84        425
Mi Casa será vuestra Casa, un lugar de paz que necesita todo buen cristiano, será como un 
remanso de tranquilas aguas, donde os podréis embeber del Amor de Dios.
Amén. Amén.
28-12-84        426
El Señor quiere que logréis tener un corazón lleno de amor, seguro y nada temeroso, quiere que 
estéis apartados de toda palabra necia, llevad una vida sana.
Cierto es, que todo tolera el Señor, todo permite el Señor, mas respetad al Señor.
Alabado sea.




29-12-84        427
Veo a la Virgen y detrás de Ella aparece una gran Luz, es como si se abriera una montaña y 
adentro se ve un valle iluminado también por esa Luz.
Hija, es el Horizonte del Señor, en Él quiero que entren todos mis hijos.
Los llamo a todos por igual, Yo también quiero ser escuchada, Yo también quiero sentir el gozo 
de ser comprendida, como toda madre que quiere lo mejor para sus hijos.
Amén. Amén.
Leed: Isaías C. 4, V. 2
        2       Aquel día, el germen del Señor será la hermosura y la gloria de los sobrevivientes de Israel, y el fruto del 
país será su orgullo y su ornato.


30-12-84        428
Salvaos, id al Señor hijos míos y no os alejéis de Mí, que soy vuestra custodia.
No os dejéis caer, no demostréis fatiga por seguir en el camino del Señor, sino ganas de llegar.
Hija, ya se están recogiendo los frutos.
Gloria al Señor.


31-12-84        429
El Señor tenga piedad de aquéllos que en sus labios siempre tienen una ofensa. Esas almas 
están carcomidas por la maldad, cubiertas de vergüenza, cuidaos, no os dejéis tocar.
La sabiduría del Señor enseña a ver en profundidad el comportamiento que debe tener un hijo 
creyente en Dios. Hijos míos, seguid las huellas del Señor.
Amén. Amén.
Leed: Jeremías C. 15, V. 19-20-21
        19      Por eso, así habla el Señor: Si tú vuelves, Yo te haré volver, tú estarás de pie delante de Mí; si separas 
lo precioso de la escoria, tú serás mi portavoz. Ellos se volverán hacia ti, pero tú no te volverás hacia 
ellos.
        20      Yo te pondré frente a este pueblo como una muralla de bronce inexpugnable. Te combatirán, pero no 
podrán contra ti, porque Yo estoy contigo para salvarte y librarte -oráculo del Señor-.
21      Yo te libraré de la mano de los malvados y te rescataré del poder de los violentos.




29-12-84        427
Veo a la Virgen y detrás de Ella aparece una gran Luz, es como si se abriera una montaña y 
adentro se ve un valle iluminado también por esa Luz.
Hija, es el Horizonte del Señor, en Él quiero que entren todos mis hijos.
Los llamo a todos por igual, Yo también quiero ser escuchada, Yo también quiero sentir el gozo 
de ser comprendida, como toda madre que quiere lo mejor para sus hijos.
Amén. Amén.
Leed: Isaías C. 4, V. 2
        2       Aquel día, el germen del Señor será la hermosura y la gloria de los sobrevivientes de Israel, y el fruto del 
país será su orgullo y su ornato.


30-12-84        428
Salvaos, id al Señor hijos míos y no os alejéis de Mí, que soy vuestra custodia.
No os dejéis caer, no demostréis fatiga por seguir en el camino del Señor, sino ganas de llegar.
Hija, ya se están recogiendo los frutos.
Gloria al Señor.


31-12-84        429
El Señor tenga piedad de aquéllos que en sus labios siempre tienen una ofensa. Esas almas 
están carcomidas por la maldad, cubiertas de vergüenza, cuidaos, no os dejéis tocar.
La sabiduría del Señor enseña a ver en profundidad el comportamiento que debe tener un hijo 
creyente en Dios. Hijos míos, seguid las huellas del Señor.
Amén. Amén.
Leed: Jeremías C. 15, V. 19-20-21
        19      Por eso, así habla el Señor: Si tú vuelves, Yo te haré volver, tú estarás de pie delante de Mí; si separas
lo precioso de la escoria, tú serás mi portavoz. Ellos se volverán hacia ti, pero tú no te volverás hacia
ellos.
        20      Yo te pondré frente a este pueblo como una muralla de bronce inexpugnable. Te combatirán, pero no
podrán contra ti, porque Yo estoy contigo para salvarte y librarte -oráculo del Señor-.
        21      Yo te libraré de la mano de los malvados y te rescataré del poder de los violentos.

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1