MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-12-87           1309

Mi querida hija: Debe ser éste, un mes dedicado a la oración contemplativa.
Para orar, sólo basta desear estar con Dios y el tiempo para orar , llega solo.
¡Jesús, desea tanto que el alma se comunique con El, que se reconcilie con El, 
que lo ame; tanto ama a las almas!
Dios, es la Fortaleza de las almas, deben ellas confiar en Dios.
Pido esto, porque las almas, están adormecidas en la oración.
Sea por siempre Glorificado el Nombre de Dios.
Debes darlo a conocer a todos tus hermanos.



2-12-87          1310

Gladys: Cuando un hijo comienza a orar, ya, en ese momento, está en presencia 
de Dios y desde ese momento, Dios lo ampara.
No interesa con que oración se comienza, no hay una en especial, ya que en toda 
se le invoca al Señor.
Muchas veces la oración, lleva al arrepentimiento, a la conversión, a la entrega 
absoluta al Señor.
En el recogimiento de la oración, el alma medita, calla y el Señor obra en esa 
alma.
¡Oh hija mía, quieran mis hijos, amar en profundidad la oración, quieran mis 
hijos, tener a Dios en el corazón!
Bendito sea el Señor.
(Esto me dice, porque le digo que yo pienso, que hacer oración contemplativa, es, 
ponerse en oración y abandonarse en Dios y dejar que El, penetre en uno).






3-12-87          1311

Gladys:  Quiero que mis palabras den frutos, es decir, quiero que mis hijos, 
comprendan la gravedad que encierra para el cristiano, el momento actual que se 
vive en el mundo y tengan oído, sólo para Dios. La Madre ofrece el Amor del 
Hijo, la Madre no calla el mensaje del Hijo.
Gloria al Altísimo.
Leed: Romanos C.8, V. 28
        28      Sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que   lo 
aman, de aquellos que El llamó según su designio.



4-12-87          1312

Hija mía: Muchos son los hijos que buscan el Camino de la Salvación, muchos 
más, son los que van por el camino de la perdición. Son estos, los que escapan al 
sufrimiento y se destruyen; pobres mis hijos, porque evadiendo el sufrimiento, 
evaden la Luz y viven en la más completa oscuridad.
Esta Madre, llevará a la Luz, a los que se desapeguen de las tinieblas y ya no 
serán sometidos, sino que serán libres e hijos de la Luz.



5-12-87          1313

Hijos míos: La Palabra de Mi Hijo, es el licor más dulce que podáis beber; esta 
Madre os lo da, está al alcance de todos.
Que el alma se entregue a Dios, que el alma se abandone a Dios.
Alabado sea.
Leed: Isaías C. 52, V.6
        6       Por eso mi Pueblo conocerá mi  Nombre en ese día, porque Yo soy Aquel que dice: 
«¡Aquí estoy !».



6-12-87       (Día de San Nicolás de Bari)        1314

Hija mía: Vuestro Patrono, está vigilante, protegiéndoos continuamente. 
Honradle entonces, plenamente convencidos que Dios, está con vosotros.
Responded al Señor, con todo el corazón.
Gloria a Dios.



6-12-87          1315

Durante la Santa Misa que se celebró en Honor del Santo Patrono San Nicolás, en 
su día, frente a la iglesia Catedral, inmediatamente después de la Consagración, la 
Virgen me dijo: En estos momentos, Mi Corazón, está hablando a todos mis hijos, 
Sacerdotes, Consagrados y Laicos.


7-12-87          1316

Que mis hijos busquen la Verdad, que no la ignoren y el Señor será generoso. La 
infidelidad de muchos de mis hijos, desaparecerá si se vuelcan en esta Madre.
Aún los corazones más extraviados pueden encontrarme, sólo deben desear ser 
conducidos por Mí.
Amén, amén.
Predícalo.


8-12-87     (Inmaculada Concepción)    1317

Es este un día, en que la Madre se dirige a sus hijos, de manera especial.
En este tiempo, en que satanás confunde a tantos seres indefensos, estoy Yo, 
alertando a todos mis hijos, haciendo conocer Mi presencia en la tierra.
He comenzado ya Mi Obra, quiero defender a mis hijos, del adversario; es por 
eso que Mi Corazón quiere recibirlos y librarlos así, de todo mal.
Nadie desespere, porque el Señor Bendice a quienes van hacia El, por medio de 
Su Madre.
Gloria al Altísimo.
Hazlo conocer.



9-12-87      (Intención de la Novena del 17 al 25)       1318

Mi amada hija: Dios, obra maravillas en sus criaturas. Así obró en Mí, Su 
Espíritu, al engendrar a Mi Hijo, Mi Único Hijo, a Quien acuné en Mi Purísimo 
Seno Maternal, durante nueve meses.
Este Hijo, que, como aquella noche en Belén, quiere ser hoy, recibido con 
humildad, pero también, con el amor que son capaces de dar los hombres.
En esta Novena, deben prepararse los corazones: En la oración, en la confesión y 
en la Santa Comunión, para recibir debidamente, al Hijo de Dios.
Es esta la hora de demostrar el hombre, el amor a Cristo y de entregarse, por 
amor a Cristo.
Amén, amén.
Que este mensaje, llegue a todos tus hermanos.





12-12-87              1319

Digo a todos tus hermanos: Amad y ofreced al Señor, ya que El, lo merece todo.
Que no desaparezca la alegría de vuestros corazones, porque Mi Amor, brotará 
siempre por vosotros, como agua de manantial.
Bendito sea el Señor.

Leed: I de Juan C.4, V. 18

        18      En el amor no hay lugar para el temor: Al contrario, el amor perfecto elimina el   
         temor, porque el temor supone un castigo, y el que teme no ha llegado a la      
plenitud del amor.



13-12-87             1320

¡Oh hija, ciertamente Mi llamado, es para toda la tierra!
Estoy clamando a mis hijos, que sean humildes, extremadamente humildes ante el 
Señor y verdaderamente morará El, en sus corazones. No se niegue el alma a 
Dios, no viva equivocadamente y no habrá lamentaciones.
Amén, amén.

Leed: Jeremías C.5, V. 22

        22      ¿No me temen a Mi? - Oráculo del Señor -. ¿No temblarán delante de Mí, que puse 
la arena como frontera del mar, límite eterno e infranqueable?. Sus olas se agitan, pero 
son impotentes, braman, pero no lo traspasan.



15-12-87              1321

Esta Madre dice a todos los hijos: No caminéis sin rumbo, porque en vuestros 
pasos tropezaréis, si no os aferráis a Mí.
Mi Amor, jamás huirá de vosotros, Mi Amor, quiere llegar a vosotros. La vida 
continúa, aún más allá de la muerte; a esa Vida quiero llevaros, venid caminad 
conmigo.
Bendito por siempre sea el Señor.






17-12-87             1322

Hija: Mi Corazón de Madre, latió siempre junto a Mi Amado Hijo, desde el 
momento mismo de la Anunciación. Mi Corazón, se inundó de dicha, el Día de Su 
Nacimiento, aún cuando su cuna, fue un pesebre en un pobre establo.
Mi Corazón, lo acompañó en Su predicación a sus discípulos, porque donde se 
encontraba Mi Hijo, estaba Mi Corazón de Madre.
Mi Corazón, se sobrecogió de dolor, cuando lo vi muerto en la Cruz; Mi pobre 
Corazón se angustia hoy, por las almas que se pierden, que permanecen ajenas al 
pedido de conversión, que hace Cristo Jesús a los hombres.
En todo momento estuve con El y como El, pido amor a los corazones. Si, que lo 
amen, con verdadera humildad y con sincero amor.
Amén, amén.



18-12-87             1323

Tengo una locución interior: La oración, consuela, defiende al alma del maligno y 
no permite que el alma caiga en las tinieblas.



19-12-87             1324

¡Mi querida hija: Dios derrama tanto Amor en sus hijos!
Yo espero que los hijos amen al Padre, que sigan las huellas del Hijo y 
glorifiquen al Espíritu Santo.
Que tengan puros sus corazones, que dejen que esta Madre los purifique.
Bendito sea el Señor.





23-12-87             1325

Hija mía predilecta: Ora por los perseguidos, por los que no confían en la 
Misericordia del Padre, por los que faltan a la Verdad.
Sufre Mi Corazón por las injusticias, la desconfianza en Dios y la desobediencia 
a Dios.
Hay mucho desorden en los espíritus y muy poca paz; como Madre, espero que 
mis hijos quieran descubrir Mi Amor y podré entonces llevarlos a Cristo.
Cada día, lucho con más fuerzas por mis hijos.
Amén, amén.



24-12-87               1326

Digo a mis hijos: Adorad conmigo a Mi Niño, permaneced juntos conmigo en esta 
Nochebuena, orando, no permitiendo que nada se interponga entre El y vosotros.
Prometed amarlo, hoy y siempre y recibiréis la Bendición del Padre y del Hijo y 
del Espíritu Santo.
Gloria al Salvador.



25-12-87        (Natividad del Señor)    1327

A los que tienen muy cerca el corazón de Dios, Yo les digo: Yo robusteceré a los 
débiles, exterminaré poco a poco el mal que os está amenazando, porque no 
quiero despojos, quiero sí, corazones enteros, para entregarlos al Señor.
Cristo Jesús, el Supremo Amor, extiende hoy, Su Amor en vosotros.
Aleluia.





26-12-87         1328
Me dice nuestra Madre: Obedeced conformes en todo cuanto os manda el Señor.
Hijos míos: No olvidéis que la fe, se demuestra también aceptando con humildad 
y confianza en el Señor.
Las Glorias por siempre sean a El.
Leed: Hebreos C. 12, V. 2 - 3

        2       Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en 
lugar del gozo que se le ofrecía, soportó la Cruz sin tener en cuenta la         infamia, y 
ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.
        3       Piensen en Aquel que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores,  y así no 
se dejarán abatir por el desaliento.



29-12-87         1329
¿Es que no comprende el hombre que Dios, desde los Cielos está hablando?
Que no vacilen sus corazones al oír Mi llamado, que escuchen Mi enseñanza, que 
se detengan a meditar.
Sólo Dios da Amor y recibe amor misericordiosamente; sólo Dios es Luz, sólo 
Dios es Vida.
Bendito sea.
Leed: Salmo 33, V. 1 al 15
        1       Aclamen, justos, al Señor: Es propio de los buenos alabarlo.
        2       Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas;
        3       entonen para El un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones.
        4       Porque la Palabra del Señor es recta y El obra siempre con lealtad;
        5       El ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su Amor.
        6       La Palabra del Señor hizo el Cielo, y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales;
        7       El encierra en un cántaro las aguas del mar y pone en un depósito las olas del océano.
        8       Que toda la tierra tema al Señor, y tiemblen ante El los habitantes del mundo;
        9       porque El lo dijo, y el mundo existió , El dio una orden, y todo subsiste.
        10      El Señor frustra el designio de las naciones y deshace los planes de los pueblos,
        11      pero el designio del Señor permanece para siempre, y sus planes, a lo largo de la 
generaciones.
        12      ¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que El se eligió como herencia!
        13      El Señor observa desde el Cielo y contempla a todos los hombres;
        14      El mira desde su trono a todos los habitantes de la tierra;
            15        Modela el corazón de cada uno y conoce a fondo todas sus acciones.

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1