MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
2-12-89          1760

Mis queridos hijos: Renovad vuestros espíritus desde Mi Corazón de Madre.
Renovaos en la fe y obtendréis los frutos que os vienen de la Palabra del Señor.
Estáis siendo testigos de la presencia de la Madre junto a los hijos.
Gloria a Dios.
Sea esto conocido.
Leed: I de Tesalonicenses C. 2, V. 13
13              Nosotros, por nuestra parte, no cesamos de dar gracias a Dios, porque cuando 
recibieron la Palabra que les predicamos, ustedes la aceptaron no como palabra 
humana, sino como lo que es realmente, como Palabra de Dios, que actúa en ustedes, 
los que creen.


6-12-89          1761

Gladys, el Pastor de las almas, cuida a las almas.
El Señor no quiere la tibieza de Su Pueblo, quiere el verdadero amor. Digo a 
todos tus hermanos: Escuchad esta voz que os habla directamente al corazón.
Amén, amén.
Predícalo.
Leed: Zacarías C. 4, V. 9
        9       Las manos de Zorobabel pusieron los cimientos de esta Casa, y sus manos   la 
terminarán. Así sabrán que me ha enviado a ustedes el Señor de los   ejércitos.



7-12-89          1762

Hija mía, esta Madre quiere introducir a sus hijos en el Amor de Dios. No cejaré 
en Mi empeño, porque grande es Mi Amor por ellos.
Hijos míos: Mi Hijo, me ha encomendado una Misión: Ser la Guía de las almas 
que, verdaderamente quieran llegar a El.
Gloria al Señor.
Predícalo.



8-12-89                                 (Inmaculada Concepción)          1763

Gladys, la necesidad de Dios, está latente en los espíritus, sólo que en muchos 
aún no ha despertado.
Pobres los que no sientan la necesidad de Dios, pobres los que no quieran ver su 
error.
Amén, amén.
Predícalo.



9-12-89                     (Intención de la Novena del 17 al 25)         1764

Gladys, esto digo a mis amados hijos: Orad en la Novena de este mes: Por la Paz 
en el mundo.
El Señor, se hace presente por medio de Su Madre, con un Nuevo Llamado de 
Amor.
Que en esta próxima Navidad, estéis  interiormente dispuestos al Amor de Jesús.
Los primeros siete días de la Novena, orad al Señor y los dos días restantes 
destinadlos a la Madre.
Gloria a Dios.
Hazlo conocer universalmente.


9-12-89          1765
Digo a todos tus hermanos: Soy la Madre que quiere la fe de sus hijos. Para un 
cristiano, no debe haber dudas, ya que la fe en Cristo Jesús, debe ser total.
Que vuestra boca y vuestro corazón se llenen de palabras y obras de Fe. 
Recordad: La Fuerza está en Mi Corazón.
Las Glorias sean al Señor.
Hazlo conocer.
Leed: Romanos C. 5, V. 1 - 2
        1       Justificados, entonces, por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de  nuestro Señor 
Jesucristo.
        2       Por El hemos alcanzado, mediante la fe, la gracia en la que estamos afianzados, y por 
El nos gloriamos en la esperanza de la Gloria de Dios.



12-12-89          1766
Hija mía, ora, para que el Nombre de Jesús, sea amado y respetado.
¡Son tantos los que no lo aman, los que lo ofenden!
Sigo llamando a los corazones, aún a los ateos.
Hay en Mi Corazón un intenso Amor. ¡Hay en Mi Corazón, una Llama de Amor 
tan Ardiente, para mis hijos!
A través de ti, quiero llegar a ellos, a través de ti, quiero introducirme en sus 
corazones.
Sea por siempre Glorificado el Nombre de Dios.
Hazlo conocer a todos tus hermanos.


13-12-89         1767
¡Oh, hija mía, la Fortaleza que necesitan mis hijos, la encontrarán en Mi 
Corazón de Madre!
La humildad no oscurece al alma, por el contrario, la enaltece con la Luz que le 
da Mi Corazón.
La oración no deja al  alma en un desierto, sino que mientras ora, el alma tiene 
la compañía de Cristo, y Mi compañía.
Hijos míos: Sed humildes y orad, que esto agrada a vuestra Madre.
Gloria a Cristo Jesús.
Predícalo.


15-12-89           1768
Gladys, hoy reina la soberbia, el engaño, la confusión; son éstas, las armas de 
satanás.
Liberados quedarán los hijos que se alejen de tales males.
Mi Corazón Maternal lleva al alma: A la humildad, a la Verdad, a la Luz del 
Espíritu.
Nada detendrá Mi Obra; nada impedirá que crezca la fe, en los hijos de María.
Orad en este Santuario.
Amén, amén.
Hazlo conocer.
Leed: II Macabeos C. 14, V. 35
35              Tú, Señor de todas las cosas, que no necesitas de nada, has querido que el Santuario 
donde Tú habitas estuviera en medio de nosotros.



16-12-89          1769

Hijos míos: Os quiero como niños, especialmente en estos tiempos en que las 
tinieblas quieren invadirlo todo.
Mi Corazón es la Fuente en la cual podéis sumergiros.
Hacedlo conforme a la Voluntad de Dios.
Amén, amén.
Predícalo.
Leed: Isaías C. 49, V. 13
13              ¡Griten de alegría, cielos, regocíjate, tierra! ¡Montañas, prorrumpan en gritos de alegría, 
porque el Señor consuela a su Pueblo y se compadece de sus pobres!
18-12-89          1770
Digo a tus hermanos: En estos días, debe prevalecer la oración.
El hijo que se dirija a la Madre, que lo haga ante todo, con la oración.
Hijos: Mis palabras no se debilitan, Mi Amor por mis hijos no se debilita.
Gloria a Dios.
Predícalo.




19-12-89          1771

Gladys, no debe el alma huir de Dios, debe sí cobijarse en Dios.
Envío este mensaje para que, humildemente vuelvan mis hijos hacia Dios.
Esta Madre dice a sus hijos: Nada lograréis lejos de Dios. ¡Ay del que se 
mantenga distante!
Benditos los que buscan la seguridad en El.
Amén, amén.
Hazlo conocer.



20-12-89         1772

Hija mía, nada puede el hombre contra la Voluntad de Dios.
Bienaventurados los sumisos, porque ellos cumplirán Su Voluntad.
Bienaventurados los pacientes, porque sabrán sobrellevar las adversidades. 
Bienaventurados los que van tras la Luz, porque serán iluminados.
La humildad acerca al hombre a Dios.
Bendito y Alabado sea El. 
Predícalo

23-12-89         1773

Gladys, hay mucho silencio todavía, hay corazones que deben despertar. Quiero 
acoger en Mi Corazón de Madre, a todos los hijos; Mi llamado requiere una 
respuesta al Señor.
Como Madre, quiero orientarlos hacia El. Que en el interior de cada corazón 
haya un sí, a Dios.
Amén, amén.
Predícalo.

Leed: San Mateo C. 3, V. 8 - 9

        8       Produzcan el fruto de una sincera conversión,
         9      y no se contenten con decir: «Tenemos por padre a Abraham». Porque Yo les digo que 
de estas piedras Dios puede hacer surgir hijos de Abraham.




24-12-89          1774

Sentí cantar a los Ángeles:
Es Noche de Paz,
es Noche de Amor,
viene el Hijo de María,
es el Señor, el Salvador.

Dios con nosotros está,
Dios con nosotros está.

Ha nacido en Belén,
una estrella fue la guía,
unos Reyes lo Adoraron,
a Dios Hijo de María.
Dios con nosotros está
Dios con nosotros está.



24-12-89         1775

Velad Conmigo, en esta Noche tan importante para la humanidad.
Velad Conmigo, y junto a José, mi esposo que, ante cada rechazo, ante cada 
puerta que se cerraba, más unidos nos encontrábamos.
Frente a tanto hermetismo, frente a tanta frialdad, Nació Mi Niño, contando sólo 
con nuestro Calor, con nuestro Amor. Es por eso que pido hoy: Velad Conmigo 
junto a Mi Hijo, Adorándolo, respondiendo con amor, al Amor de Jesús.
Mi Corazón de Madre, no sabe de rencores, no sabe de soberbia, sólo sabe de 
Amor. Amor hacia los que se rebelan; Amor hacia los corazones aún endurecidos 
y cerrados.
No quiero hielo en los corazones, quiero amor. El Corazón de Jesús, reclama 
amor.
Las Glorias sean al Salvador.
Predícalo a todos tus hermanos.




25-12-89                              (Natividad del Señor)       1776

Gladys, hoy Mi Corazón se entristece al ver tantas almas que se pierden.
Hay sobre el mundo una gran sombra, es satanás queriendo vencer.
Nada podrá Conmigo, si los hijos que marchan alejados de Dios, vuelven a Dios.
Esta Madre les dice: Estad en oración, renovaos en la oración.
Mi Corazón de Madre es un Jardín que recibe a las más perfumadas flores: Sus 
amados hijos, los hijos de Dios.
Bendito y Alabado sea el Altísimo.
Que todos tus hermanos conozcan el mensaje de la Madre de Jesucristo.

Leed:  Isaías C. 28, V. 16 y 23
16 Por eso, así habla el Señor: Miren que Yo pongo una piedra en Sión, una piedra a toda 
prueba, una piedra angular, escogida, bien cimentada: el que tenga fe no vacilará.
23  ¡Presten oído y escuchen mi Voz, estén atentos y oigan mi Palabra!



28-12-89         1777

Gladys, no es vana la Luz del Señor, por lo tanto, no deben mis hijos dejarla 
pasar.
Muchos confían en su propio poder y desprecian el poder de Dios.
Muchos viven de acuerdo a la voluntad de ellos mismos y no viven de acuerdo a 
la Voluntad de Dios.
Digo a estos hijos: Abandonaos en la Madre de Cristo; sed humildes y seréis 
llevados hacia la Luz.
Gloria a Dios.
Hazlo conocer.



30-12-89         1778

Soñé con Jesús. El, me mostraba como había hecho Dios Padre el mundo; como se 
partía la tierra y aparecían los mares y los ríos; como se formaban las islas. Antes 
me había dicho: 
Verás las Obras de Mi Padre. 
Desperté y nuevamente lo vi y me dijo: 
Antes fue salvado el mundo por medio del arca de Noé; hoy el Arca es Mi Madre.
Por medio de Ella, se salvarán las almas, porque Ella, las traerá hacia Mí.
Aquel que rechaza a Mi Madre, a Mi me rechaza.
Muchos están dejando pasar la Gracia de Dios, en estos días.
También me dijo:
Id y Evangelizad; no os fijéis donde. En el lugar donde estéis, Evangelizad a 
vuestros hermanos que nada conocen de la Palabra de Dios.
No lo olvidéis, Evangelizad.

 

30-12-89           1779

Gladys, miro a todos mis hijos y te digo: Una gran cantidad de almas están muy
lejos de Dios.
Yo espero que sean conscientes de su proceder, por eso les digo: Volved vuestros
pasos a Dios, no os condenéis; no podréis Vivir sin el Señor.
Benditos seáis los que meditéis este mensaje.
Gloria al Señor de las Alturas.
Hazlo conocer.

31-12-89         1780

Hija mía predilecta, ora en esta última Noche del Año, con mucho fervor.
Mucho está sufriendo Mi Corazón de Madre, en estos tiempos en que el odio y el
egoísmo están llenando los corazones, cerrándolos al amor que Dios, quiere
poner en ellos.
Urgente es mi llamado a las almas, para advertirlas del gravísimo peligro que
las rodea.
Hijos: Yo, anuncio la Verdad y os indico el Camino a seguir: Cristo el Señor.
Gloria al Altísimo.
Predica a todos tus hermanos.

Leed: I de Juan C. 5, V. 11- 12 - 13

11  Y el testimonio es éste: Dios nos dio la Vida eterna, y esa Vida está en su Hijo.
12  El que está unido al Hijo, tiene la Vida: el que no lo está, no tiene la Vida.
13  Les he escrito estas cosas, a ustedes que creen en el Nombre del Hijo de Dios, para
que sepan que tienen la Vida eterna.
 


 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1