RELATOS EROTICOS <BGSOUND SRC="musica.mid" LOOP="INFINITE">

Contador

[ Yahoo! ] opciones


ELIGE EL FONDO DE COLOR QUE MAS TE AGRADE.

MANDA EL TUYO


DEJAME TU COMENTARIO

HOJEA EL LIBRO

MARIA AVILA PRIMERA PARTE

HOLA GRACIAS POR TUS COMENTARIOS Y ESPERO QUE SIGA TU PAGINA CRECIENDO YA QUE ES ALGO DIFERENTE Y NOVEDOSO.ESPERO TE AGRADEN MIS HISTORIAS Y UNA FELICITACION POR LOS RELATOS SOBRE TODO EL DE INCESTO,ME LLAMO LA ATENCION YA QUE YO VIVI UNA EXPERIENCIA SIMILAR Y SERAS EL PRIMERO EN CONOCERLA APARTE DE MI MARIDO Y LO DEJOA TU ELECCION SI LA PUBLICAS O NO DESPUES VENDRAN MAS DE MIS VIVENCIAS SI ASI LO DESEAS Y ACEPTAS COMENZARE DICIENDO QUE PROCEDO DE UNA FAMILIA DE ESCASOSO RECURSOS Y POR LO TANTO TODOS DORMIAMOS EN UN CUARTO DE CUATRO POR SEIS,TRES HERMANAS MENORES Y UN VARON EL PENULTIMO DE LA FAMILIA,EL TENIA 12 AÑOS Y YO 20 PUES BIEN SUCEDE QUE LA hermana que me sigue se enfermo Y POR TAL MOTIVO MI MADRE SE TUVO QUE IR AL HOSPITAL A CUIDARLA QUEDANDOME YO A CARGO DE LOS DEMAS PUES BIEN RESULTO QUE UN DIA AL ESTARME BAÑANDO(ELBAÑO ERA UN CUARTUCHO DE TABLAS EN EL CUAL SI SE FIJA UNO SE ALCANSABA A VER HACIA DENTRO)ME PERCATE QUE MI HERMANO ME ESPIABA APARENTANDO JUGAR,NO LE DI IMPORTANCIA PERO SE ME HIZO RARO QEU CADA QUE ME BAÑABA AHI ESTABA EL JUGANDO,ME INQUIETO Y QUISE PONERLO A PRUEBA,SALI CON UN VESTIDO HOLGADO Y SIN ROPA INTERIOR ,¡ME VOY A CAMBIAR ¡LE COMENTE "INOCENTEMENTE"DEJE LA PUERTA DEL CUARTO SEMI ABIERTA Y ME PUSE FRENTE A UN PEQUEÑO ESPEJO PARA ESPIAR SI SE ACERCABA ,EN ESO "SE METIO LA PELOTA "CON LA QUE JUGABA Y ENTRO POR ELLA,YO FINGI NO DARME CUENTA Y"ME AGACHE SECARME LOS PIES"SE QUEDO MUDO Y ME DIJO ¿POR QUE TIENES PELOS AHI?SOLO LE DIJE ,POR QUE A LAS PERSONAS ADULTAS LES SALEN,Y AHORA SALTE DE AQUI ,LO HIZO Y POR EL MOMENTO NO PASO MAS ,AQUI HAGO UN PARENTESIS PARA COMENTAR QUE CRECI EN LA MAS COMPLETA IGNORANCIA AL GRADO QUE EN MI PRIMERA MENSTRUACION QUE HABIA TENIDO HABIA SUFRIDO ENORMEMENTE YA QUE MI MADRE POR SU IGNORANCIA JAMAS NOS DIJO NADA DE ESTO A NADIE Y POR LO TANTO NO SABIA TAMPOCO NI SIQUIERA QUE ERA LO QUE ME PASABA CUANDO SENTIA UN CALOR INDESCRIPTIBLE ENTRE MIS PIERNAS Y NI SIQUIERA SABIA LO QUE HACIA CUANDO ME ACARICIABA MI BOTONCITO SOLO SABIA QUE SE SENTIA RICO AL GRADO DE HACERME DEFALLECER PUES CONTINUANDO CON MI RELATO Y SINTIENDO AQUEL CALOR ENTRE MIS PIERNAS UN DIA DESPUES DE MI ACOSTUMBRDO BAÑO ME FUI A LA CAMA Y ME LO EMPECE A ACARICIAR,TAN LEJOS ESTABA DE LA TIERRA QUE NUNCA ME DI CUENTA CUANDO MI HERMANO ENTRO AL CUARTO (NO HABIA IDO A LA ESCUELA)Y EMBELESADO ME OBSERVABA ACARICIANDO TORPEMENTE SU COSA,AL DARME CUENTA ,LE INTERROGUE¿QUE HACES,¡NADA,ME CONTESTO,PERO YA CON LO CALIENTE QUE YO ESTABA LE VOLVI A INTERROGAR ¿POR QUE TE AGARRAS EL PIRRIN?NO SE ,DEJAME VERLO A LO MEJOR TIENES ALGO,SE LO SAQUE Y ME EMOCIONE TANTO QUE IGUAL DE TORPE QUE EL LO EMPECE A MASTURBAR,¿SIENTES RICO ?¡SI¡SI¡,NO SE DE DONDE ME SALIERON LAS IDEAS PERO SE ME OCURRIO CHUPARLO Y AL HACERLO FUE CRECIENDO DE MANERA DESCOMUNAL PARA SU EDAD(APROXIMADAMENTE 6 PULGADAS)TORPEMENTE LO METIA A MI BOCA Y LO PRESIONABA CON LOS DIENTES,ME DUELE DIJO,ENTONCES LOS SEPARE Y LE PREGUNTE¿ASI? SI¡SI¡NO TARDO MUCHO EN SOLTARME SU LECHE ,ME SACO NAUSEAS Y LA ESCUPI,EL ASUSTADO SALIO CORRIENDO Y YO ME VESTI SIN SABER QUE HACER AL SIGUIENTE DIA YA CON EL GUSANITO ME DORMI Y EL PRETEXTANDO MIEDO (ESTABA LLOVIENDO Y NO HABIA LUZ)SE QUISO CAMBIAR A MI CAMA ,ESTA BIEN -LE DIJE TRAE TU COBIJA ,TU LIZ CAMBIATE CON LUPE ,ORDENE Y MIENTRAS TANTO ME QUITE LA ROPA INTERIOR AL AMPARO DE LA OBSCURIDAD,LLEGOS Y SE ACOSTO CON SU COBIJA TAPANDOSE ,PERO AL POCO RATO DIJO,TENGO FRIO,ESTA BIEN DEJA TE TAPO CON LA MIA ,LO CUBRI Y ME VOLTEE PARA 2IGNORARLO,POCO A POCO SE ME FUE REPEGANDO AL GRADO DE HECHARME UNA MANO EN EL CUERPOR HASTA ALCANZAR MIS TETAS Y DISQUE DORMIDO LLAS ACARICIO,EN TANTO UNA PIERNA TAMBIEN ESTABA ENCIMA DE LAS MIAS ,YO AL SENTIR SU BULTOTE PEGADO A MIS NALGAS ME EMPECE A MOJAR Y "DORMIDA "FUI ABRIENDO LAS PIERNAS Y EL SOLO ME LA REPEGABA MAS,POR INSTINTO LA TOME Y GUIE HACIA MI PANOCHITA PELUDA FUE LA GLORIA SENTIR SU CABEZOTA RAOZANDO MIS LABIOS,ME EMPECE A MOVER Y ¡ZAZ ¡ QUE SE ME VA PA DENTRO,ME QUEDE QUIETA AGUANTANDO EL DOLOR PERO EN CUANTO PASO INICIE UN MOVIMIENTO TORPE DE ATRAS PARA ADELANTE -MMMMMMG MGGGGGGGG SE ME AFLOJARON LAS PIERNAS COMO CUANDO ME AMSTURBABA AL TIEMPO QUE EL GRITO AHHHHHHYYYYYY ,Y QUE ME INUNDA DE LECHE MI PANOCHITA ,¿QUE PASO PREGUNTO UNA DE MIS HERMANAS ?NN NADA LO GOLPEE AL VOLTEARME DUERMANSE ,Y ASI NOS QUEDAMOS DORMIDOS LOS DOS YO INUNDADA DE LECHE Y EL CON SU VERGA BIEN PARADA QUE NO SE LE BAJO HASTA BIEN ENTRADA LA NOCHE,A PARTIR DE ENTONCES DORMIA CONMIGO FUIMOS ADQUIRIENDO EXPERIENCIA CON MAS COGIDAS LAS CUALES LES PLATICARE EN OTRA OCACION SOLO ME RESTA AÑADIR QUE ACTUALMENTE CUENTA CON 9 PULGADAS Y Y GRUESOR QUE ME HACE SUFRIR CADA QUE ME LA METE ,YA ESTOY CASADA Y EL TAMBIEN PERO NOS DAMOS NUESTRAS ESCAPADAS EL SIN PERMISO Y YO CON BUENO ESTIMADO AMIGO ESTO ES EL INICIO ESPERO TE GUSTE GRACIAS Y FELICIDADES DE NUEVO

MARIA AVILA SEGUNDA PARTE

HOLA RICARDO GRACIAS POR TUS COMENTARIOS Y A LA VES IGUALMENTE UNA FELICITACION DE AÑO NUEVO ESPERANDO SIGA CRECIENDO TU EXELENTE PAGINA,Y CONTINUO CON MIS VIVENCIAS PUES BIEN DESPUES DE MIS PRIMERAS COGIDAS Y YA HABIENDO PROBADO VERGA ME GUSTO Y YA NO ME CONFORME CON LAS RAPIDAS EN LA CAMA Y UN DIA LE DIJE A MI HERMANO -QUE TAL SI TE HACES LA PINTA -SSI ,ME CONTESTO ,ESPERAMOS A QUE SE FUERAN LAS HERMANAS A LA ESCUELA Y YA SOLOS LE DIJE -QUIERO BAÑARTE POR QUE SE VE QUE NO LO HACES BIEN ,NOS METIMOS AL BAÑO Y DISQUE LE EMPECE A TALLAR TODO EL CUERPO PERO SU MASTIL ESTABA YA AL MAXIMO-MIRA COMO LO TIENES ?-LO TOME Y EMPECE A ACARICIAR,EL CERRO LO OJOS MOMENTO QUE APROVECHE PARA BESARLO,MMGGGG,SE ESCAPO UN GEMIDO DE SU BOCA ,LE METI LA LENGUA EN EL HOYITO Y SABOREE RICAMENTE EL LIQUIDO QUE EMPEZO A SALIR DE EL ,LENTAMENTE EMPECE A METERLO EN MI BOCA HABRIENDOLA AL MAXIMO PARA TRATAR DE INTRODUCIRME LO MAS QUE PUDIERA,SOLO LOGRE UNAS DOS O TRES PULGADAS,INICIE EL MOVIMIENTO DE ATRAS HACIA ADELANTE DURANTE UNOS MINUTOS ,Y DE REPENTE QUE LO SIENTO TENSO Y SIN DECIR AGUA VA QUE ME VUELVE A INUNDAR LA BOCA DE SU HERMOSA LECHE,CALIENTE Y ESPESA,PERO AHORA YA PREPARADA LO SOPORTE E INTENTE TRAGAR,LO CUAL NO PUDE DEJANDOLA ESCAPAR Y LO CUAL APROVECHE PARA UNTAR EN MIS PECHOS (34 A EN ESE ENTONCES)-QUIERO METERTELA OTRA VES-ME DIJO,-VEN VAMOS AL CUARTO,ME RECOSTE Y HABRI LAS PIERNAS ,QUE POR CIERTO NO FUE MUCHO,CHUPAME AHI,QUIERO VER QUE SE SIENTE-LE DIJE-SE HINCO Y EMPEZO A TALLAR SUS LABIOS CON MI ARDIENTE PUCHITA ,NO ASI NO HABER SACA LA LENGUA Y PASAMELA POR AHI-LE INDIQUE-ASI LO HIZO Y TORPEMENTE LA PASO POR MIS LABIOS MAYORES,AARRRRRGGGGGGG,ASI,ASI DALE MAS SIENTO BIEN RICO,SII,SISSSIII ASI ,SUBIO DE MANERA TORPE Y SIN SABERLO TOCO MI CLITORIS,AAAAAAHYYYYYYY QUE RICO CHUPALE AHI MAS MAS ,YYYYYYYYYYYAAAAAAAAAA,YYYYYYYYYYYAAAAAAAAA Y QUE ME VENGO EN UN ORGASMO TAN INTENSO QUE CASI DESFALLECI,SE AFLOJARON MIS PIERNAS Y CALLERON ,ESTABA REPONIENDOME CUANDO SENTI UN PIQUETE EN MI PANOCHITA,AHY ,CASI DIRIA QUE ME DESPERTO ,-YA DEJAME METERTELA YA ME DUELE-COMENTO,LEVANTE MIS PIERNAS Y ME LAS SOSTUVE CON LAS MANOS,DESPACIO QUE ME DUELE-LE PEDI LE TOME SU VERGA CON UNA MANO Y LA PUSE EN MI ENCHARCADA COSITA,DESPACIO,DESPACIO-LE PEDIA YA QUE ME LA QUERIA METER DE UN SOLO GOLPE,-LA FUI DETENIENDO PARA IRMELA METIENDO POCO A POCO PERO EN CUANTO AFLOJE LA PRECION QUE ME LA DEJA IR TODA,AAHHHHHHYYYYYYYY,SE RETIRO ASUSTADO PERO LO SOSTUVE CON LAS PIERNAS Y SE FUE MOVIENDO LENTAMENTE MAS POR TEMOR QUE POR SABER COMO SE HACIA,ASI ,ASI,MUEEVETE ASI ,MAS MAS DAMELA YA TODA QUIERO SENTIRLA,YA NO ME IMPORTO EL DOLOR EMPECE A GOZAR CADA EMBESTIDA ,DURA,FUERTE RICA,GOZANDO CADA MILMETRO DE SU ARDIENTE FIERRO QUE A CADA EMBESTIDA SENTIA QUE ME PARIA EN DOS PERO COMO GOZABA,ASI DAMELA,ASI TODA MMGGG,MGGGGG MMGGGGGGG,CERRE LOS OJOS PERO UNA MORDIDA EN MI PEZON ME HIZO GRITAR,AHY CABRON ME DUELE,MMMMM,SOLO DIJO SE CAMBIO AL OTRO E INTENTO CHUPARLO PERO ME VOLVIO A MORDER AL TIEMPO QUE ME LA METIA HASTA EL FONDO ,AAAAAAAHHHHHHHHHYYYYYYYYYYY ,AAAAHHHHHHHHYYYYYYYYA YA YA -INEXPLICABLEMENTE PARA MI EN ESE MOMENTO EL SENTIR EL DOLOR Y EL PLACER DE SU VERGA HASTA EL FONDO ME HIZO TENER MI SEGUNDO ORGASMO,MAS INTENSO,QUE EL PRIMERO NO ME DEJO REPOSAR YA QUE CASI AL MISMO TIEMPO CON DOS O TRES METIDAS MAS ,SE VINO DE MANERA MAS INTENSA QUE LA PRIMERA ,MARY CREO QUE ME ORINE,-COMENTO,SACO SU VERGA DE MI PUCHITA ADOLORIDA Y VIMOS QUE NO,INOCENTEMENTE CONFUNDIO LA SENSACION DE SU VENIDA CON LAS GANAS DE ORINAR,PERO NOS ASUSTAMOS YA QUE SU VERGA SALIO UN POCO MANCHADA DE SANGRE,PERO CON LA CALENTURA QUE NOS CARGABAMOS EN ESE MOMENTO NO NOS IMPORTO,POR EL CONTRARIO ME DIERON GANAS DE LIMPIARSELA CON LA BOCA Y ASI LO HICE ,QUIERO MAS DESCANSA PARA QUE ME DES OTRO POQUITO-TAN,TAN TAN ,EMPEZARON A TOCAR FUERTEMENTE A LA PUERTA,SALIO CORRIENDO CON SU SHORT Y SE FUE AL BAÑO DE MANERA APRESURADA ME PUSE LOS CALSONES Y MI VESTIDO QUE ME SERVIA COMO BATA Y TODA ASUSTADA FUI A ABRIR LA PUERTA ME ENCONTRE CON MIS HERMANAS QUE YA REGRESABAN DE LA ESCUELA -MIGUEL NO FUE A LA ESCUELA-SE QUEJARON ,ES QUE,ES QUE SE SENTIA MAL ,SOLO ATINE A DECIR,QUE TIENES-INTERROGARON TE VES MUY ROJA,-MMMMMMM ES QUE ME DIO TEMPERATURA,PASENSE Y SIRVANSE DE COMER,LES DI LA ESPALDA PARA QUE NO FUERAN A SOSPECHAR ALGO Y ME METI A "RECOSTARME PARA ALIVIARME" POBRECITO DE MI HERMANO TUVO QUE BAÑARSE CON AGUA FRIA PARA QUE NO DIJERAN NADA ,HOY NOS ACORDAMOS DE SU "HORINADA Y SU BAÑO DE AGUA FRIA Y SOLTAMOS LA CARCAJADA PUES BIEN ESTA ES OTRA DE MIS COGIDAS CON MI QUERIDO HERMANO,DE LAS MUCHAS QUE HEMOS TENIDO,COMO YA DIJE CRECIO Y LE CRECIO TAMBIEN SU ANIMALOTE,SI ME BRINDAS LA OPORTUNIDAD TE DIRE EN OTRA OCACION COMO ME VOLVIO A COGER A LOS AÑOS DE CASADOS Y COMO LO SORPRENDI CON SU ESPOSA EN PLENO POSE DE A PERRITOY QUISE RECORDAR VIEJOS TIEMPOS Y LA VES EN QUE MI MARIDO ME LLEVO A COGER CON OTRO Y SE LE OLVIDO TOMAR LAS FOTOS ,NOS PUSO A DISIMULAR Y CUANDO MENOS ACORDO YA ME ESTABAN COGIENDO DE VERDAD Y YA TENIA LA VERGA ADENTRO OTRA VES BUENO HASTA PRONTO Y GRACIAS DE NUEVO POR TUS COMENTARIOS

IR AL INICIO IR AL FINAL

CUANDO TRAGUE SEMEN

Nota Inicial: Quiero que sepan que esta historia es completamente real, y me decidí a escribirla para hacerle ver a las mujeres que el sexo oral es maravilloso y que tragar semen es algo delicioso y deben dejar que sus hombres acaben en sus bocas. Si alguien me quiere escribir puede hacerlo a jullyxxx@hotmail.com Debo decir que soy una mujer de 23 años y en el medio donde trabajo no se conocen hombres interesantes, mas bien en su mayoría son hombres demasiado mayores y los mas jóvenes son obreros, así que cuando conocí el maravilloso mundo del Internet, me interese por el chat, así fue como me di a la tarea de conocer a jóvenes que vivieran en mi ciudad. Fue así como una noche en el chat conocí a un joven con en el que tuve la típica conversación, ¿donde vives? ¿Que edad tienes?, y él me pidió mi numero de teléfono y me llamo recién habíamos terminado e chaetar, debo decir que su voz me impacto y la descripción que hizo de su físico también despertaron en mi cierto interés. Lo que me condujo a citarme con él a la mañana siguiente, cuando me saludo me impacto su sonrisa, luego fuimos a desayunar y tuvimos una conversación muy amena, cargada de frases de doble sentido y luego él me acompaño al lugar donde yo debía tomar el transporte para dirigirme a mi trabajo al otro lado de la ciudad. Les debo confesar que en lo único en que pense ese día y esa noche fue en él y en lo mucho que deseaba sentir sus besos, ya que con él, experimente una química especial, que nunca había sentido con otro hombre. Nos citamos para vernos dos días después al medio día, pero eso si dado el interés que el despertaba en mi, fui vestida con mi mejor escote, cita a la cual sin querer llegue tarde, lo que hizo que él me dijera que lo tenia que recompensar, así fue como le dije que si le gustaría que lo recompensara dándole un beso, lo que acepto gustoso, aunque me reiteraba que eso no era suficiente, fuimos a almorzar y besitos iban y venían. Él tenia que hacer una diligencia en una notaria, pero yo le insistí que, me acompañara a mi casa, me dijo que no podía, pero yo no estaba dispuesta a dejarlo ir, pero cuando le dije que tenia miedo de quedarse a solas conmigo, fue como si lo hubiera retado, y acepto a irse conmigo. Así que de inmediato tomamos un autobús con rumbo hacia mi casa, pocos minutos antes de llegar al lugar donde nos debíamos bajar empezó a llover muy fuerte, así que mientras llegamos a mi casa nos empapamos por la lluvia, cuando llegamos a mi casa me percate que estaba sola, así que lo hice seguir y le alcance una toalla para que se secara. Luego él me ayudo a secar a mi y puso sus manos sobre mi pecho, y nos olvidamos de la toalla y nos sentamos en el sofá y empezamos a besarnos con pasión y desenfreno, luego saco mis grandes tetas por mi escote y las chupo con maestría, yo mientras tanto le acariciaba con manos y pies. Así fue como sentí la enorme erección que tenia, la verdad es que esa situación me estaba llevando a la cumbre del placer, y deseaba hacerlo feliz y sentirlo dentro de mí, fue por es que le pregunte si tenia preservativos y me dijo que no, yo la verdad tampoco tenia, entonces empece a buscar una forma para sentir esa verga, sin ningún riesgo de embarazo. Entonces seguimos besándonos y yo seguía sintiendo su enorme verga erecta, le dije que si me la dejaba ver así que se abrió la cremallera y saco su pene que era mas grande y hermoso de lo que lo imaginaba, me fije como le brotaban las venas, y vi la punta brillante que parecía llamarme, como dicendome “ven y deborame” y no me aguante las ganas y me incline y le di un tierno chuponcito en la punta, pero el se quejo, como si le hubiera dolido, así que lo deje asi y volví a buscar sus labios, detuvo el beso y me pidió que le volviera a chupar el pene, y yo le dije que no por que eso le dolía y no quería hacerlo sufrir, y me dijo que le gustaría sufrir. Entonces volví a inclinarme sobre la verga pero esta vez le di unas lamidas desde la base a la punta y le di un chuponcito en la punta, luego empece a meter la punta de mi lengua en la ranura de la cabeza, luego le di otro corto chupón, con cuidado le saque los testículos que aun estaban en el pantalon y me meti uno en la boca y se lo chupe, hasta que de la garganta de mi amante salió un gemido, me saque el que tenia en la boca, para empezar a chupar el otro, mientras con una de mis manos le sobaba la tranca, hasta que volvio a gemir, decidí que era tiempo de chuparle otra vez la punta de la verga, así que con mi mano la dirigí hacia mi boca y le di un corto chuponcito lo que me permitió saborear su liquido preseminal, lo que me hizo desear aun mas saborear su semen, me incorpore y nos besamos. Pero él me seguía pidiendo que se lo mamara, cosa que siempre me ha excitado, así que decidí hacerlo, no me podía negar ya que era lo que mas deseaba yo en ese momento. Él estaba sentado aun en el sofá yo me pare delante suyo y me seguía chupando las tetas y le abrí las piernas y me arrodille en medio de ellas y le pregunte que si alguna vez le había terminado en la boca a alguna mujer y me respondió que no, que su novia le daba unos besitos en el pene, pero que ella nunca se lo habia querido mamar, mucho menos que él le eyaculara en la boca. Enseguida, me pregunto que si yo había permitido que alguien eyaculara en mi boca, le respondí la verdad que yo le había chupado la verga a un exnovio pero el nunca quiso terminar en mi boca no se por que motivo, él me dijo que quería terminar en mi boca y yo le dije que era lo que mas deseaba y que así esta era la oportunidad perfecta para que ambos gozaramos de esta nueva experiencia. Le pedí que me dijera cuando iba a eyacular para prepárame, ya que no podía dejar caer ni una sola gota de su semen sobre su pantalón, no podía llegar con el pantalón manchado a la notaria. Entonces ya decidida por la excitación que tenia, y en la posición que me encontraba de rodillas frente a esa verga, decidí que era el momento de empezar la adoración de ese divino miembro, y entonces me metí su linda y brillante verga en mi boca y empece a chupar con frenesí y desde mi posición alzaba la mirada y veía la cara de placer que mi amante tenia, lo que me excito mas y empece a hacer mi labor con mas empeño. Mientras tanto él sobaba mis tetas y me pellizcaba suavemente los pezones, lo que me puso a cien y seguí con esa hermosa tranca entrando y saliendo de mi boca, cada vez más rápido y con una de mis manos sobaba sus pelotas, de pronto me dijo “ yaaaa” y empezó a gemir, al tiempo que eyaculaba y le apreté fuertemente los testículos y así recibí ese néctar que tanto deseaba. Sentí como la boca se me llenaba de su lechita y cuando no pude aguantar mas me lo trague de una sola bocanada. Efectivamente no deje caer ni una sola gota de su semen me lo trague todo, aunque debo decir que tiene un sabor extraño entre ácido y amargo, debo confesar que su sabor me pareció lo mas delicioso que había probado, me fascino ese liquido espeso, cremoso y calentito, que acababa de salir de las entrañas de tan buen macho, que calmo mi sed de hembra, pero me fascino mas ver la cara de éxtasis de mi agradecido amante, luego se inclino y me dio un beso, ya se le había hecho tarde se acomodo la ropa nos despedimos y se fue, él nunca mas me volvió a llamar, yo le escribí varios mails pero nunca respondió, así que Miguel si lees esto escríbeme o llámame, quiero vivir contigo mas experiencias sexuales y sobre todo volver a saborear tu rico semen

IR AL INICIO IR AL FINAL

LA TIA AMOROSA

Hace unos años, tuve una experiencia maravillosa creo que algunos quisiera tener yo tenia 18 años, un dia recibí que mi tía política venia a visitarnos, claro yo tengo una buena amistad con ella y me entusiasme mucho ya que ella ha sido muy buena conmigo desde que era mas chico, ella es una persona muy alegre y sobre todo joven bueno no tan joven tenia como 30 años por ese entonces, por fin llego el dia cuando llego a mi casa, como siempre saludo a todos, a mis papas, mis hermanas y primos, sobre todo a mi mama ya que son muy amigas, tanto fue el gusto que le pidió que se quedara hospedada con nosotros y por supuesto ella acepto gustosa, cuando yo la salude note que tenia una personalidad diferente como muy Fresca, sexy puede ser que como vive cerca de la frontera de EE.UU. la influencia que tiene es de muy abierta, cuando me saludo me dijo que como había cambiado y que me notaba un poco mas maduro claro que medio mucho gusto ya que no tenia mucho éxito con la chavas por esos tiempos. Llagando la noche pregunto que en donde se quedaría si en el cuarto de mis hermanas o en la sala, mi mama le dijo que estaba pensando en mandarme a mí a la sala y que ella se quedara en mi cuarto ya que es pequeño pero cómodo y sobre todo apartado del ruido, ya que mi cuarto se encuentra a fuera en el patio y a veces mis hermanas se quedan escuchando música o viendo la tele casi toda la noche y que ahí nadie la iba a molestar, desde luego mi tía dijo que no le parecía que yo durmiera en la sala por su culpa desde luego yo le dije que no era ningún problema ya que primero era la comodidad de nuestra invitada y entonces fue ahí cuando propuso algo que cambia mi vida, dijo ¿por qué No me quedo con mi sobrino en el cuarto?, dijo después: ya que su cama es muy amplia y cabemos los dos, desde luego mis padres no pusieron ningún pero, ya que nosotros siempre nos llevamos muy bien, solo mi tía dijo ¡nada mas que cuídate que yo pateo mucho en la noche!...... Esa noche después de cenar, vimos un rato la tele y me dijo ya me voy a dormir Luis, te dejo la puerta abierta para que entres, entonces me percate que todos ya se habían dormido claro por todo un dia de emociones estaban exhaustos. Al terminar la película que estaba viendo apague la TV y me dirigí a mi cuarto cerrado todas las puertas de mi casa, fue entones que percate que iba a llover y de pronto empezó a brizar de inmediato me metí al cuarto. Me sorprendí al ver que mi tía no estaba en la cama si no en el baño dándose una ducha, fue cuando escuche su dulce voz diciendo, eres tu Luis, respondiendo le dije si tía soy yo, esa noche la recuerdo bien cada palabra que intercambiamos: Mi tía dijo me pasa la toalla claro tía, fue entonces cuando al mirar por la puerta vi un cuerpo, fresco, con unas curvas muy pronunciada y sobre todos unos pechos enormes esa es la cualidad más notoria de mi tía, de pronto se abrió la puerta bruscamente y me dijo que estas mirando Luis, yo me que pasmado ya que pensé en ese momento que me iba acusar o talvez a darme una bofetada pero mi sorpresa fue mayor cuando me dijo te gusta mis cuerpo verdad, yo solo dije que si y el di de inmediato la toalla, entonces ella la tomo y se empezó a secar el pelo paro sin taparse nada y me pregunto que si me molestaba que ella durmiera desnuda ya que sentía mucho calor y no lo soportaba, desde luego yo le dije que no, y que pusiera cómoda de la manera que ella quisiera, esa noche no pude dormir de saber que tenia a una mujer desnuda, hermosa pero lo que era peor era mi tía... Pasando las horas empezó a llover mas fuerte, fue entonces cuando sentí un aliento cálido sobre mi oreja que me hizo estremecer, gire mi cara y me percate que mi tía estaba dormida pero me estaba abrazando, fue entonces cuando mi corazón se empezó acelerar y empecé a sudar frió la verdad ya no sabia que hacer estaba atrapado, quise separarme pero fue inútil, sentí después unos de sus enormes pechos tocando mi antebrazo fue en ese momento que me percate de su pezón que era como punta de lanza chata fue tan agradable la experiencia que decidí aprovechar y tallar mi brazo contra el era demasiado bueno para ser verdad, de pronto mi tía despertó de tanto roce y entonces dijo ¿tienes hambre chiquito?, y rápidamente tomo su seno con su mano derecha y sujeto mi cabeza con la otra mano, acercando su pecho a mi boca, mi reacción fue inmediata empecé a chupar y mamar su enorme chiche como si fuera un bebe de repente ella tomo su otro seno y me lo dio, y me dijo chupalas, muérdelas que son tuyas bebe, fue entonces cuando noto que mi pené se había agrandado de tal forma que me dijo que era o que tenia abajo que estaba muy duro, yo no supe contestarle ya que me temblaba todo de la emoción y lo excitado que estaba y me dijo en voz baja, voy a investigar no te muevas, fue recorriendo mi cuerpo con su boca poco a poco hasta llegar mi vientre con sus dientes me quito el calzón y descubrió mi pené fue entonces cuando sentí por primera vez que era una mamada fue de lo mas excitante ya que mi tía me chupaba el pené como si fuera un caramelo le pasaba la lengua a toda la cabecita de mi pené y se lo tragaba todo de repente como era mi primera vez no puede evitar venirme pero eso lo le importo a mi tía ya que ella se lamió todo mi semen y dijo este es el mas fresco que había probado y todo se lo trago cosa que me calentó tanto que yo buscaba una forma de corresponderle fue entonces que me mostró su vagina era enorme, rosadita y con vellos rubios me dijo chupala, fue cuando la obedecí comencé temeroso pero ella me enseño muy bien el camino empecé a chuparla jugando con su labios vaginales y de decía meteme la lengua por favor¡¡¡¡... fue cuando comprendí la necesidad de que la chuparla con mas pericia y fuerza me decidí y le di un mamada que la hizo estallar, le metía la lengua, le chupaba su clítoris dándole giros, estuve un buen rato mamandole el bollo hasta que me dijo cuélame por favor que ya no aguanto mas... las palabra fueron crudas para mi ya no lo había escuchado de una mujer y menos de mi tía fue cuando la observe abierta de piernas a no mas poder y me dijo, metemelo o te acuso carbón, yo se lo metí poco a poco veía su mirada perdida ya que mi pené había crecido como uno 18 cm y algo grueso, gemía como loba hambrienta de sexo, la cogí como 40 min., metiendo y sacando mi pené chorriante de su jugo, de pronto se volteo y me dijo metemelo por el culo sin pensarlo lo hice, entro sin ningún problema se notaba que tenia una preferencia por el sexo anal ya que el camino estaba muy abierto pero yo lo disfrute como un loco, por ultimo decidí tomar el control de la situación sin que ella me ordenara que tenia que hacer, la tome de las caderas, y alternaba entre su culo y su vagina cosa que la enloqueció de tal manera me decía mas rápido papito, yo lo seguía haciendo, después la volteo me acosté sobre ella y la seguí cogiendo con su vagina y chupando sus enormes senos, con los pezones saltado se los mordí ella se retorcía de placer fue cuando sentí que me volvía a venir me separo de inmediato y me dijo dame tu leche rápido, apreté mi pené para que no regara nada y ella se o metió a la boca fue cuando exploto dentro de su boca bañando su lengua de mi leche, era tan su afán de no despredicar nada que tomaba mi pené como un biberón y lo succionaba como una beba todo se lo comió como lo oyen le gusta tanto que empezó a masturbarme con su boca y solo decía delicioso, muy delicioso, pero yo y estaba muy cansado y no pude mas, y después de todo no quedamos bien dormidos, en la mañana desperté la busque y no estaba corrí al baño pero tampoco estaba, me bañe inmediatamente y entre a mi casa, en la sala se encontraba mis papas muy sonrientes con mi tía, yo estaba pasmado y decide no decir nada, fue entonces que me dice mi mama dice tu tía que dormiste como un bebe, y le gusto dormir ahí en tu cuarto, porque es muy tranquilo y relajante..... uffff, pensé... entonces mire a mi tía con una sonrisa y cerrándome el ojo, me le acerque y me dijo en voz baja, "te espero esta noche para que le des la mamila a tu beba"

IR AL INICIO IR AL FINAL

FIN DE CURSOS

Lo recuerdo perfectamente, iba en segundo de secundaria, era mi último día de clases, el ambiente en la escuela se sentía relajado por los dos meses de vacaciones que nos esperaban y todo hasta entonces había transcurrido de manera normal hasta que llegó la hora de tomar la ultima de mis clases. Mi maestra de Geografía era la Srita Ramírez, tenia mas o menos unos 30 años, era una trigueña muy guapa y con un cuerpo increíble, que lucia al máximo con esas faldas tan apretadas y pequeñas que se ponía y que hacían que todos los alumnos nos pasáramos poniendo mas atención a su trasero y a sus piernas que a la clase, incluso puedo decir que hasta aquel día, mis mejores masturbadas en el baño de mi casa habían sido fantaseando con ella. En esa ocasión recuerdo que nos había pedido que leyéramos el capitulo 5 del libro de texto de su materia, cosa que por supuesto no hice. Cuando llegó al salón nadie lo podía creer, oh Dios se veía mejor que nunca, cada paso que daba sus piernas parecía que querían salirse de la falda y su trasero se delineaba perfectamente a través de la tela, dejando ver que por supuesto no traía nada debajo. Claramente sentí como mi pene empezó a ponerse muy duro y mi respiración y mi pulso se aceleraron al máximo. Cuando se sentó, hasta tuve que contener la respiración la darme cuanta por debajo del escritorio que mi suposición de la ropa interior era cierta. Oh Dios era divino ver como sus piernas entre abiertas dejaban ver un par de ricos labios mayores llenos de bello color oscuro. Creo que el problema empezó después por que inmediatamente prosiguió al forzado interrogatorio de quien había leído el capitulo de tarea. Increíblemente todos levantaron la mano ese día menos yo, que estaba aun sin aliento por lo que acababa de ver debajo del escritorio. En ese momento se levantó de su silla y se acerco lentamente al borde de la tarima mientras decía -Vaya vaya, así que el joven Ávila volvió a presentarse a clase sin preparar la clase. Mucho me temo que esta vez no lo pasare por alto y se quedara castigado, y lo que es mas, se me ocurre que el resto de la clase permanezca usted de pie de espaldas al resto de sus compañeros en aquel rincón del salón. En ese momento olvide por completo a la sensual y excitante mujer que tenia y veía en ella y apareció frente a mí la maestra gruñona que intentaba castigarme después de clase, sin embargo era tal mi vergüenza por ser el único en la clase que no había levantado la mano por no leer nada un día antes, que no me quedo mas remedio que bajar la mirada y asentir a su reprimenda. Así que sin decir nada fui a la esquina y miré a la pared todo el resto de la hora de clase. Cuando escuché el sonido del timbre supe que todo había terminado, así que después de que cuando mis compañeros comenzaban a salir del salón, me disponía a regresar a mi lugar a recoger mi mochila y en ese momento oí la voz de la profesora que me decía. - a donde cree que va señor, aun no le he autorizado a moverse de ahí, de modo que ahí se quedará hasta que yo lo ordene, ¿ está claro ?. Nuevamente asentí con la cabeza sin decir palabra alguna y me quede en la misma posición. Una vez que todos salieron, escuché como se cerraba la puerta y lo que se me hizo extraño fue que escuche un segundo ruido. Era el seguro de la manija, la maestra cerraba por dentro conmigo dentro del salón y sin poderme mover de mi lugar. Paso seguido escuché su voz que se acercaba hacia mí diciendo: - bueno, estamos solos, ahora tendrá tiempo de explicarme por que nunca prepara la clase jovencito. Cuando dijo eso pude sentir claramente que estaba justo detrás de mí, en ese momento la sentí tan cerca que pude percibir su aliento justo en mi oído derecho. Mi cuerpo temblaba de nervios por la incertidumbre que me invadía por el comportamiento tan extraño de la maestra Mientras decía eso, sentí como sus manos tocaban mi espalda cálidamente y frotaban mis hombros con cierta suavidad, una vez mas sentí su aliento en mi oído seguido del sonido de su voz, que cada vez se hacia más tenue y seductor: - tu castigo va ser muy duro hijo y si te mueves un solo milímetro de tu lugar te puede ir peor, así que ya lo sabes no voltees y no te muevas. En ese momento sus brazos rodearon mi cuerpo aferrándose a mi pecho mientras mi espalda comenzaba a sentir la cálida proximidad de su persona. Sentí claramente un par de pechos duros detrás de mí restregándose provocativamente al tiempo que el resto de su cuerpo tenia contacto con el mío. Mi respiración se aceleró al máximo y mi corazón parecía querer salirse por la fuerza y rapidez de mis latidos, mi piel se erizaba y toda mi humanidad temblaba, no sabía que hacer, estaba muerto de nervios. Ella sin duda tenia el control. Mordisqueaba mi oreja al tiempo que murmuraba excitantemente con cálido aliento: - este es tu castigo, no te muevas pequeño, te va gustar. Inmediatamente después sentí como sus manos bajaban de mi pecho a mi abdomen y luego mas abajo hasta encontrarse con mi pantalón. Mi erección era mas que notoria, ya estaba todo mojado e intente quitar sus manos de la zona, pero un fuerte apretón me persuadió de no hacerlo. Ella acariciaba mi pene a través de mi ropa de una manera vigorosa con una mano mientras que con la otra recorría mi abdomen y mi pecho. La excitación me llegó tan lejos que ya no me importaba estar nervioso, yo quería sentirla también, así que lleve mis manos hacia atrás y toque su cuerpo, que se movía suavemente pegado a mi espalda, acción que rechazo de inmediato haciéndose para atrás pero sin soltarme y diciendo: - no, aun no estas listo, pon tus manos en la pared, recuerda, es tu castigo. Rápidamente hice caso a sus ordenes y levante mis manos poniendo las palmas en contacto con la fría pared mientras ella me tocaba y me acariciaba todo el cuerpo y me lamía la parte trasera del cuello y la oreja. En cuanto aparté las manos de mi cuerpo, ella buscó el cierre de mi pantalón y una vez que lo encontró, con todo cuidado lo bajo todo, una vez mas con una mano acaricio mi tórax, pero la otra fue directamente a mi pene duro y mojado de tanta excitación. Cuando sintió mi erección y mi trusa toda mojada escuche una pequeña risa y su voz que decía: - mira nada mas, estas empapado, y muy duro, eso me gusta. Una vez que sentí su mano directamente sobre mi ropa interior, no pude aguatar las ganas de moverme al ritmo de sus caricias, de modo que también pude sentir sus pechos calientes en mi espalda con mas fuerza recargados en mi espalda. Mi excitación era tal, que me costaba mucho trabajo mantenerme en esa posición mientras ella me acariciaba, ansiaba poder tocarla también. Imaginaba sus tetas en mis manos y recordaba sus labios mayores que había visto unos minutos antes y eso me ponía más y más caliente. En ese momento sentí que sus manos abandonaron mis genitales y fueron directamente a desabrochar mi cinturón y el botón que sujetaba mi pantalón, paso seguido puso sus manos sobre mi cadera y comenzó a tirar hasta conseguir bajarlo a mis rodillas. Lo mismo pasó con mi trusa que de por sí ya estaba sumamente empapada, de modo que mi pene quedo completamente al descubierto y su mano lo sujetó de inmediato mientras con la otra comenzó a acariciar mis bolas. Era divina su manera de hacerlo, me puso tan caliente que no pude guardar mas la posición y sin voltear comencé a tocar sus caderas y la parte externa de su trasero, esta vez en lugar de resistencia solo escuche un pequeño suspiro y sentí como se pegó mas hacia mí como facilitándome tocarla mientras ella ya se encontraba masturbándome deliciosamente y me decía, con voz entrecortada: -eso es pequeño, tócame, tócame rico. En ese momento supe que era tiempo de darme vuelta y cuando lo hice me encontré finalmente con ella, lucia muy excitada, estaba toda despeinada y su cara sudaba, sus ojos estaban cerrados y tenia un rictus de ansiedad y placer muy especial, tal y como me la había imaginado cuando a solas me masturbaba en el baño de mi casa pensando en ella. Estado ya de frente sujetó una vez más mi pene y con la mano lo frotaba sobre su falda mientras yo empezaba a sentirla. Tal como lo había imaginado tantas veces, su trasero era delicioso, firme y bien formado, lo apreté con ambas manos y mientras tiraba de ella para que mi duro y caliente pene estuviera mas en contacto con ella y mientras lo hacia, pude darme cuenta como su respiración se aceleró y salían de su boca pequeños gemidos de placer. Sin duda yo quería más, así que comencé lentamente a subir su falda, que se deslizaba con cierto trabajo sobre sus voluminosos y firmes muslos. Cuando escuche un gemido ligeramente mas fuerte, me di cuenta ya estaba acariciando la piel de su cálido y firme trasero y mi endurecido pene estaba ahora en contacto directo nada mas y nada menos que con su vello púbico. No lo podía creer, era una sensación divina, caliente y húmeda, me excité al máximo y traté a como fuera posible de penetrarla ahí mismo, cosa que no resultó por lo incomodo de la posición. Ella tomó mis manos y las dirigió lentamente a sus pechos al tiempo que decía: - Tómalos, son tuyos. Cuando puse mis manos sobre ellos la ansiedad casi me obligaba a apretarlos y pellizcarlos, sin embargo con su mano ella me guió hacia una caricia suave pero consistente alrededor de lo que pude sentir como sus pezones, que casi se salían de la blusa por la excitación del momento. En cuanto quitó sus manos de sobre las mías, busque los botones de su blusa y los fui desabrochando uno a uno hasta que bastó un suave movimiento hacia atrás para que cayera al suelo. Mientras tanto ella se aferraba con ambas manos a mi trasero. Oh Dios, era divino. Sus tetas lucían increíbles y se sentían muy suaves. No pude aguantar las ganas y desabroché su sostén con tal rapidez que pareciera que lo había arrancado, agache la cabeza y comencé a lamer como loco sus tetas por todos lados y a mordisquear sus pezones suavemente al tiempo que ella comenzaba a gemir mas fuerte y a acariciar mi cabeza y sujetarme firmemente del cabello. Su sabor era increíble y la sensación era tan intensa que en ocasiones la mordía con mas fuerza. Mientras lo hacia, llevé una de mis manos a su pubis y pude sentir sus labios mayores y menores escurriendo esos deliciosos jugos que impregnaban el salón con su aroma, su clítoris estaba duro como roca y caliente. Rápidamente mis dedos encontraron su vagina húmeda y palpitante y comenzaron a entrar y a salir con fuerza y sin ningún trabajo al tiempo que se escuchaba su voz gimiendo discretamente pero con firmeza y su cuerpo se movía rítmicamente. Mientras mi boca se volvía loca con sus pechos y mis dedos la penetraban con fuerza, ella se separó ligeramente de mí y me dijo: - ven vamos, dándome vuelta y llevándome de espaldas hasta su escritorio. Cuando llegamos sentí la orilla fría de aluminio en el trasero y me levante de puntas para subirme y una vez sentado ella sujetó mi pene a agachándose un poco se lo llevó a la boca y comenzó a lamerlo. Cielos, no lo podía creer, era la sensación más deliciosa que había experimentado en mi vida, su lengua húmeda y caliente pasaba por todo mi órgano y luego lo metía todo en su boca y jugueteaba con él sacándolo y masturbándolo un poco de cuando en cuando. No lo podía evitar, por mas que intentaba quedarme callado el placer me hacia gemir como un loco. -Calla me dijo, - no querrás que todo mundo se entere, mientras que volvía a meter mi pene hasta lo mas profundo de su boca. Después de unos momentos claramente sublimes se separó de mí diciendo: - Ahora recórrete y recuéstate hacia atrás, cosa que hice de inmediato y a la que ella respondió subiéndose de rodillas sobre mí. Una vez arriba, sin pensarlo dos veces, tomó mi pene endurecido y húmedo y con su mano lo llevó hasta sus labios mayores y después se movió hacia abajo introduciéndolo hasta el fondo de su caliente y mojada vagina, en ese momento pude ver su rostro que irradiaba placer y escuche un quejido suave que seguramente denotaba que estaba disfrutándolo. Ella comenzó a moverse hacia arriba y hacia abajo primero lentamente y poco a poco más rápido hasta encontrar un ritmo delicioso combinando ese movimiento y uno circular sobre mi. Mis manos inmediatamente fueron hacia sus pechos y los comenzaron a tocar y a apretar fuertemente en todos sentidos dejándome sentir sus erectos pezones suaves y suculentos, agachándose de cuando en cuando para permitirme chuparlos, lamerlos y mordisquearlos a mi antojo. Cada vez se movía más y más y a cada arremetida yo podía sentir claramente su vagina húmeda, caliente y apretada con mi pene dentro de ella. Después de un rato de movimiento yo sentía venirme, así que rápidamente la sujeté con mis manos y le di vuelta hasta colocarla debajo de mí mientras respiraba profundo para evitar eyacular en ese momento. Era mi momento y yo lo sabía, así que deprisa me coloqué en posición y la penetré nuevamente con fuerza y continuamos moviéndonos y tocándonos como si fuéramos antiguos amantes. Cuando vi su rostro cada vez más rojo y apretado mi excitación llegó a su límite, así que me moví mas y más rápido cada vez hasta que no pude mas y justo antes de venirme dentro de ella sentí como me apretaba con su vagina de manera pausada con contracciones violentas que se acompañaban de movimientos rápidos y expresiones de verdadera ansiedad mientras se mordía los labios fuertemente para no emitir sonidos fuertes que alguien pudiera oír. En ese momento deje correr mi semen dentro de su vagina que de por sí ya estaba empapada con sus exquisitos fluidos. Fue delicioso, cada chorro podía sentir como se llenaba mas y más del blanco esperma que salía de mí. Al terminar tuve la sensación de que todo había terminado y sentí una vergüenza enorme, intenté bajarme rápidamente del escritorio y ella me sujetó del cuello y acercándose a mí me besó suavemente con una sonrisa medio perversa y dijo: - Vaya castigo, ¿no crees ?, Pero recuerda, será nuestro secreto. Sin decir palabra nos levantamos del escritorio, nos pusimos la ropa y ella salió del salón de clases dejando impregnado el ambiente con su aroma delicioso. Fue la última vez que la vi, después de las vacaciones no volvió y ahora nuestra maestra sustituta es una viejecilla de 67 años.

IR AL INICIO IR AL FINAL

DELANTE DE MI MARIDO

Siempre que hago el amor con mi marido quedo insatisfecha. Apenas comienza a acariciarme ya quiere meterla y eso que trato de no tocarle su miembro porque si no es capaz de descargarse en mis manos. Por eso es que cuando acaba y se retira tengo que irme al baño y autoayudarme para poder llegar al orgasmo. Se nota que algo debe intuir porque ya hace un tiempo que me viene proponiendo introducir a otro tipo en la cama. No se si lo hace porque piensa que de ese modo yo voy a poder satisfacerme o porque le gustaría verme con otro. Algo me dijo algún día de una fantasía que tenía al respecto. Siempre le digo que no pero él insiste y hasta compró un consolador que suele ponerme de vez en cuando. A mí eso no me gusta mucho y generalmente me niego a que lo traiga a la cama aunque tengo que confesar que cuando me lo introduce y a pesar de la frialdad que tiene siento una excitación que no puedo parar. Muchas veces llegué al orgasmo con el adentro aunque trato de disimular lo mejor posible. Me acuerdo que cuando era más joven siempre acababa antes que yo pero continuaba moviéndose y con el pene erecto hasta que yo terminada. Ahora eso ya no sucede, así que me siento bastante desconsolada. No me gusta masturbarme, prefiero que sea el hombre el que me haga gozar y él ni con los dedos lo hace ya. Tampoco me la chupa más pero sí le gusta que yo se lo haga a él y casi siempre, si me descuido, me acaba en la boca. Antes me agradaba hacérselo y no dejaba que la sacara hasta exprimírsela bien, pero ahora no se si es que estoy más vieja o desganada, producto del mal sexo que tenemos, que ni siquiera gozo con ello y nunca tomo la iniciativa. Es él el que me lo pide y yo a regañadientes se lo hago, pero no siempre. Así que cuando insistió una vez más en traer a otro tipo a la cama le sonreí y de dije que lo creía incapaz de dejarme coger con otro delante de él porque siempre fue y es muy celoso. Le volví a reiterar que la idea no me gustaba pero que si él pensaba que la iba a pasar bien me sacrificaba y listo. Realmente yo lo quiero mucho a mi marido y jamás pensé en ponerle los cuernos, por eso es que ahora que ya no gozo con él como antes trato de satisfacerme sola y eso que oportunidades no me faltan si quisiera engañarlo. Por mi actividad conozco mucha gente y a muchos hombres los tuve que frenar porque se estaban insinuando demasiado y eso que yo no les doy lugar a pensar que tengo el "sí" fácil y rápidamente me abro de piernas. Le soy fiel y punto. Esa es mi manera de ser. Como seguía con su cantinela al final le dije que aceptaba. El solo hecho de pensar que iba a estar cogiendo con otro tipo delante suyo me producía una sensación rara en la boca, como si tuviera náuseas, pero de a poco los ratones me fueron ganando. Pensé que si él lo aceptaba tan normalmente y el tipo que me trajera resultaba de mi agrado podía probar. Por ahí realmente la pasaba bien, el temor era calentarme de tal modo con ese hombre que me enamorara y tuviera luego que separarme. No era mi intención hacerlo porque el sexo no era todo en nuestra pareja. Fuera de la cama la pasábamos realmente bien y ahora porque no me satisfacía como antes no tenía por qué alejarme de él. Puse como condición que la persona que trajera tenía que ser un tipo sano, no fuera que metiera a un loco o degenerado en la cama y fuera una experiencia terrible. Le pedí también que no fuera un adonis pero que tampoco fuera un contrahecho y que, sobre todo, fuera discreto. Me dijo que había pensado en un conocido nuestro y dudé un poco. No fuera que después éste desparramara el chimento por entre los otros amigos y quedara como una puta barata. Me estaba empezando a gustar la idea de coger con otro que no fuera mi marido ya que siempre tuve sexo solamente con él y fue quien me había desvirgado, así que sería toda una experiencia para mí, pero tampoco quería que se llegara a saber que cogía con otro que no era mi marido. Sería terrible.Yo soy una profesional y me desprestigiaría mucho si llegara a oídos de algún cliente lo que había estado haciendo. Así que preferiría a un extraño que no supiera nada de mí. Pero la duda acerca del nombre fue más fuerte que yo y le pregunté en quién había pensado. Cuando me dijo el nombre de Raúl, que era el marido de mi mejor amiga, y que era realmente buen mozo ya empecé a cambiar de idea. Me acordé que en el club contaban las mujeres, cuando su esposa no estaba presente, que éste era un pillo, que no dejaba títere con cabeza y que sí sabía hacer gozar a las hembras. Además, sabía por mi marido, quien lo veía en el vestuario cuando se duchaban después de algún partido de tenis que Raúl tenía bien puesto el apodo de "tres piernas" con que lo cargaban a veces, porque tenía una verga descomunal. Mi esposo me la había comparado con la de un actor que trabajaba en películas porno (John Holmes) y si realmente se le aproximaba en dimensiones era tremenda. Siempre pensé que algún día se la podría llegar a ver accidentalmente pero nunca de esta forma como pensaba mi esposo. Me había agarrado tal curiosidad por verlo y hasta me da vergüenza contarlo, que un fin de semana que pasamos juntos los cuatro en su casa de la playa aproveché que tanto su mujer como mi marido estaban charlando con unos vecinos para disimuladamente entrar en el cuarto a buscar algo luego de que él había salido de la ducha. No se que pasaba por mi mente en ese momento pero tuve tanta mala suerte que cuando entré de golpe en el cuarto se sorprendió y se tapó raudamente sin poder verle nada. Qué desilusión, me la jugué como una muchachita calentona y al final no vi nada. Así que acepté la propuesta de mi marido y le volví a repetir que tenía que hacerle prometer discreción y un silencio total. Me gustaba la idea de acostarme con Raúl pero no quería que se supiera. Si mi amiga se enteraba iba a arder Troya y su iría al diablo nuestra amistad de tantos años, al margen de quedar mal con el resto de nuestros amigos. El día llegó. Aprovechamos que los chicos iban a estar ausentes durante toda la tarde de ese sábado y él le dijo a su mujer que iba a ver un partido de fútbol con mi marido. La coartada perfecta. Cuando llegó tomamos un par de whiskies y pasamos rápidamente al dormitorio. Cuando me besó en la boca sentí que el fuego me subía. Me empezó a acariciar muy suave y cuando llegó a mi entrepierna sentí que desfallecía, hacía tanto que quería esas caricias. Me fue desnudando él mismo mientras mi marido observaba todo. No me animaba a tocarlo y cuando me depositó suavemente sobre la cama me llevó la mano hacia su miembro que todavía fláccido era grande. Allí noté que estaba empezando a crecer y que realmente no me habían mentido. Me dejé estar y empezó a besarme desde los pies a la cabeza mientras sus manos se aferraban a mis pechos, no me tocaba mi cuevita para nada, cuando llegaba al lugar pasaba de largo y eso me calentaba cada vez más. Mis pezones parecían reventar. Estaban tan duros y excitados que el solo roce de sus dedos me llevaba al borde del climax. Comencé a temblar como loca. El finalmente llevó sus dedos a mi concha y me introdujo dos en la vagina al tiempo que con el pulgar comenzaba a masajear mi botoncito delicadamente. Su lengua y sus dedos parecían multiplicarse para estimular mis centros más sensibles. En un momento dado apoyó su cabeza sobre mi concha y me prodigó varias lamidas sobre el clítoris hasta que, finalmente, me penetró con su lengua y allí exploté sin contenerme y tuve mi primer orgasmo. Nunca había sentido nada igual. Mi marido me miraba sin entender nada. A esta altura su miembro parecía cada vez más grande. Era descomunal, nunca había visto nada igual. Me puso debajo de él y me penetró suavemente. Pensé que no iba a poder aceptarla por sus dimensiones y hasta sentí cierto temor. Su verga se deslizaba lentamente hacia mi interior y cuando estuvo bien adentro comenzó a entrar y salir de mi concha, avanzando con cada acometida varios centímetros hacia el fondo de mi canal. Nos estábamos acercando al orgasmo. El continuaba bombeando y el ritmo violento de sus embestidas me resultaba ya insoportable. Me olvidé de quién estaba encima mío y de que mi esposo estaba observando todo. Cerré mis ojos y me dejé flotar en mi orgasmo que fue algo maravilloso. Cuando terminó se fue al baño y mientras tanto yo le indiqué a mi marido que se acercara y comencé a masturbarlo y pronto lo hice acabar. Antes de que desparramara toda su leche me metí su pija en la boca y se la dejé bien limpita. Me agradeció con la mirada. Raúl volvió y empecé a acariciarlo suavemente y noté que su enorme miembro se ponía duro nuevamente. Yo quería gozar más y me subí arriba de él. Fue un momento glorioso porque me detuvo con una mano en el ombligo mientras me acariciaba con la otra una teta. Detenida así, bajé la vista y vi su pija bien parada y brillosa y yo misma tuve que tomar la iniciativa, me elevé sobre la rodilla, le agarré la verga del tronco, me la ubiqué a la entrada de mi vagina y me dejé caer suavemente sintiendo la entrada de cada centímetro de poronga en mi concha ávida, gozando como no había gozado jamás, mirándonos la cara y sonriendo. Después empezó el movimiento que siguió hasta el paroxismo. ¡Qué manera de coger!. Mi marido nos miraba con cara de sorprendido y tenía su pija erecta nuevamente, así que le hice una seña para que se acercara y me la puse nuevamente dentro de mi boca -sabía que le gustaba mucho eso- y comencé a mamársela. Pronto los tres estallamos en intensos orgasmo y quedamos rendidos recostados sobre la cama sin decir palabras. Luego de un buen rato me dieron ganas de chupar la de Raúl, así que fui girando suamente hasta quedar en un perfecto 69. Acerqué mi cara al glande agarrando decididamente su pija por el tronco mientras le acariciaba los testículos con la otra mano. Rocé la cabeza con los labios y vi aparecer en la boquita de la verga el líquido preeyaculatorio que tenía todo el olor a macho. Yo estaba lanzada e inicié mi fellatio tragándome esa poronga descomunal, chupándosela con vigor y estremeciéndome cada vez que él bombeaba lentamente con su boca en busca de los jugos de mi concha. Raúl me separó las piernas y comenzó a lamerme. Se lengua se metía en todos los rincones de mi concha. Me rodeaba el clítoris con sus labios y pretendía succionármelo. Mi marido dijo que quería participar y me pidió que me pusiera en cuatro patas sin dejar de chupársela a Raúl. Se arrodilló detrás de mí. Yo estaba excitadísima y le pedí por favor que me la metiera. Mi concha estaba bien expuesta y con los labios hinchados. El los separó y hundió un dedo en mi cavidad caliente y supermojada. No podía dejar de gemir y movía las caderas incitándolo a que me la pusiera de una vez pero a él no se le paraba del todo, así que seguí chupando la gruesa verga del marido de mi amiga que sí estaba dura mientras esperaba la embestida de mi marido. No se si por lo que estaba viendo o porque tenía que suceder a mi esposo se le paró de una manera como nunca había visto y sentido. Me la metió hasta el fondo de mi conchita húmeda y comenzó a moverse a un ritmo descomunal. Pensé que iba a desfallecer. ¡Qué zaranda me dio!. Nunca lo hubiera imaginado. Me cogía de vuelta como en los mejores días. Mi marido estaba tan entusiasmado que me propuso cogerme por el culo mientras Raúl me la metía por la concha. No dudé un instante y rápidamente dejé de chupársela a mi amigo, me dí vuelta y lo monté dejando el culito bien paradito para que mi esposo no tuviera dificultades. Para lubricarme me pasó la lengua por el agujero y me empecé a volver loca cuando me la fue metiendo despacito para no dañarme. Hacía tanto que no lo hacía por ahí que me había olvidado el placer que me producía. Cuando agarraron el ritmo yo era un pelele entre los dos, pero nunca hubo un pelele tan feliz como yo en esos momentos. Me estaban cogiendo dos tipos al mismo tiempo. Jamás lo hubiera imaginado. Me estaban deshaciendo, pensaba que no iba a poder coger por un tiempo pero cómo los gozaba. Ahí sí, cuando acabamos quedamos los tres extenuados y tendidos sobre la cama. Esa tarde resultó ser un momento decisivo en nuestra relación. Nunca antes habíamos compartido un secreto tan especial. Raúl se retiró prometiendo guardar silencio de todo ello no sin antes decirnos que cuando quisiéramos podíamos contar con él. Que la había pasado muy bien y esperaba que nosotros también. Por la mirada que le eché en esos momentos supongo que adivinó que yo la había pasado excelente. Mi marido me comentó que a pesar de haber cogido con Raúl en realidad le había hecho el amor a él y dijo que esa era la fórmula y por eso su insistencia durante tanto tiempo. Yo no se si realmente fue así porque yo gocé realmente con el otro y por momentos eran dos los que me penetraban pero si él quedó conforme con la experiencia yo no tengo por qué sacarle esa idea de su cabeza. Desde entonces hemos tenido otros encuentros de ese tipo sin miedos y seguros de lo que sentimos.

IR AL INICIO IR AL FINAL

MI VECINA

Sali muy apurado ya que llevaba mas de 30 minutos de retraso, la verdad que cuando mi esposa sale de viaje me es muy dificil leventarme en las mañanas, la verdad un poco molesto conmigo mismo por mi descuido y mi informalidad, salgo de la casa y enciendo el auto y espero unos pocos minutos solo para dejar que se caliente un poco antes de salir volando a la junta que ya debia ir a mas de la mitad, concentrado solo en eso, en las broncas en las que me iba a meter cuando llegara a la oficina que no tenia cabeza realmente para mas, despues de no mas de 2 minutos presiono el boton del control remoto que abre la reja electrica de mi casa, y espero mientras con mucha calma se abre completamente para permitirme salir volando hacia la oficina, con toda la prisa del mundo y con mucha desesperacion manejo por espacio de 10 minutos hasta que logro entrar al estacionamiento del edificio y encuentro lugar para estacionar mi auto, el tiempo vuela mientras el elevador llega hasta el piso 16 donde estan las oficinas donde yo trabajo, al entrar veo como mi secretaria me pone cara de preocupacion y me espera en la puerta de la sala de juntas con los papeles que tengo que presentar ante la junta de consejo, casi corriendo llego hasta la puerta y ella me pregunta algo angustiada... que te paso??? Y yo sin contestarle tomo los papeles y me meto sin pensarlo dentro de la sala de juntas.... Para mi buena suerte, las personas que debian pasar reporte antes que yo todavia no terminaban y lo unico que recibi fue una buena reganñada en publico como cualquier estudiante que llega tarde a la clase de las 7:00 am, despues de presentar mis notas y de terminar con las preguntas y respuestas de mis jefes y de mis demas compañeros, finalmente termino la junta y yo sali muy tranquilo a buscar una taza de café, de inmediato mi secretaria se me acerco y me pregunto si todavia era yo su jefe en tono un poco burlesco yo le respondi sonriendo y le dije, para tu mala suerte si... nos reimos por unos minutos y nos pusimos a trabajar como todos los días, la mañana se fue volando y sin darme cuenta eran ya pasadas las 2:00 pm, de hecho ya todos se habian ido a comer, entonces yo pense a que voy a mi casa si mi esposa no esta, pero al mismo tiempo decidi que no quería quedarme todo el dia en la oficina, y tome mis cosas y sali rumbo a mi casa, al llegar a casa y mientras esperaba que la reja electrica se abriera por completo para meter el auto a mi casa, vi a mi vecina que llegaba a su casa y como siempre me saludaba amablemente mientras se baja de su automovil, la reja por fin se abrio y yo meti mi auto, baje unos papeles y me dirigi hacia la puerta, fue entonces cuando salude a mi vecina... - Hola buenas tardes como esta... - Muy bien y tu hijo (mi vecina es una mujer de casi 50 años, morena muy guapa y con un cuerpo delicioso para su edad) Yo me habia dado cuenta que estaba sola en casa porque la camioneta de su esposo tenia mas de 3 dias en el mismo lugar. - y su esposo señora, esta de viaje? - Si como ves, se fue hace 3 dias y regresa hasta dentro 2 semanas... - Pues que casualidad, yo tambien estoy solo, porque mi esposa tambien esta de viaje - Mira nada mas... Ella estaba intentando bajar varias bolsas del supermercado, - quiere que le ayuda a bajar las bolsas - No como crees, yo sola puedo - No de ninguna manera, permítame ayudarle - Bueno, te lo agrezco En tres pasos estaba dentro de la cochera de mi vecina ayudandole con las bolsas del mandado, ella tomo algunas bolsas y yo tome el resto y la segui, ella abrió la puerta de su casa y me indico por donde deba poner las bolsas, camine por un pasillo no muy largo hasta que llegue a la cocina, y puse las bolsas sobre una pequeña mesita tipo desayunador, a los pocos instantes entro ella, y me invito un vaso de agua helada ya que el calor era algo fuerte, me invito a sentarme mientras ella sacaba los viveres de las bolsas y los colocaba algunos en el refrigerador y otros en la alacena, mientras ella guardaba los viveres yo comence a observar su cuerpo de espaldas a mi, la verdad que era una mujer que siempre me habia llamado la atencion pero que nunca habia llegado siquiera a pensar estar solo con ella en ninguna parte, ella me hablaba de que sus hijas solo la buscaban ultimamente para contarle sus problemas y que ya estaba algo cansada de siempre tener que escuchar los problemas de los demas, mientras ella hablaba y toma las cosas de las bolsas y las colocaba dentro del refrigerador y se agachaba un poco para poner las cosas el parte de abajo del refrigerador, yo solo podia ver sus increibles nalgas como las levantaba mientras se agachaba a colocar las cosas, mis ojos se clavaban en la indiscreta linea que dibujan las panties tipo tanga que se ve desde sus caderas bajando por el medio de sus nalgas y se pierde en la union de sus nalgas con sus piernas... yo ya desde hacia mas de 10 minutos que no sabia de que me hablaba solo la desvestia con mi mirada, cuando se ponia frente a mi mis ojos viajaban de su cintura hacia sus pechos y bajaban rapidamente hasta el apretado bulto que su panocha mostraba en los pantalanos, de hecho el color ayudaba mucho a mi imginacion y afortunadamente yo estaba sentado con mis brazos sobre la mesa y mis piernas colocadas por debajo de manera que ella no podia notar mi increible erección, la verdad no se si se dio cuenta de la manera en la le arrancaba con los ojos solo la parte que le cubre los carnosos labios vaginales, pero como disfrute imaginandomela tirada sobre la mesa con las piernas abiertas al maximo y mi lengua dandose un festin con sus jugos vaginales... asi estubimos por casi 20 minutos hasta que termino de colocar todos los viveres, cuando ella termino le dije que tenia que irme porque solo me queda una hora para comer y regresar al trabajo y que debia ir a prepararme un delicioso sandwich... ella se sonrio y me dijo... no quedate a comer conmigo yo preparo unos sandwiches para los dos y asi me haces compañía... yo inmediatamente le sonrei y le dije claro que si... ella me dijo... ok, solo dame 5 minutos ahorita regreso... yo asenti con mi sonrisa y ella salio de la cocina y se dirigio por el pasillo yo supongo que a su habitación, por unos instantes me quede sentado observando cada rincon de la cocina hasta que a lo lejos escuche la puerta de su recamara que se cerraba, en ese momento me puse de pie y camine de un lado a otro de la cocina hasta que llegue a la puerta del cuarto de lavado, mi increible curiosidad, me obligo a abrir la puerta y entrar por un momento no pense en otra cosa que en encontrar el cesto de la ropa sucia... camine buscando de arriba abajo por el cuarto hasta que encontre un cesto de plastico junto a la lavadora... y mas pensar que solo en disfrutar de la increible y exitante fragancia a panocha que mi vecina deja en sus panties despues de usarlas durante todo un dia, me acerque al cesto quite la tapa y tan solo tube que mover una blusa y encontre unas tangas de encaje color beige, las tome en mis manos y de inmediato busque el punto donde descargan su fluidos vaginales y al ver esa leve manchita color amarillito, mi verga se me puso como piedra, de inmediato me comenzo a latir el corazón muy rapido y mi cabeza se calentaba mas y mas mientras acercaba las tanguitas hasta mi nariz... cerre los ojos y aspire profundamente la prenda, de manera que hasta lo mas profundo de mi ser se llenara del perfume que guardaba... estaba muy exitado ahí en la casa de mi vecina, oliendo sus tangas, y con unas ganas locas de masturbarme mientras disfrutaba de ese suculento perfume... por un instante estube a punto de bajarme el cierre masturbarme ahí... pero solo segui oliendo milimetro a milimetro la impregnada prenda de mi vecina... olia, la parte mas marcada por los fluidos y despues la parte que supongo cubre el culo... y mi verga se me ponia cada vez mas y mas dura... fueron solo unos minutos pero para mi fueron como mil horas... despues y con mucho esfuerzo retome la compostura y decidi guardar la tanguita en mi bolsa del pantalon, sin que mi vecina lo notara tape de nuevo el cesto y cerre la puerta del cuarto de lavado para regresar a la cocina... pero cual fue mi sorpresa al entrar a la cocina mi vecina estaba del otro lado en la puerta que da el pasillo observandome como entra yo de nuevo... pero esta vez ya no sonreia, solo me mira como molesta... y me dijo con voz muy fuerte...; que es lo que estabas haciendo... y sin dejarme decir nada, se acerco y metio su mano en mi bolsa y saco sus tangas...;que es esto... me grito... yo la verdad no sabia ni que decir... y toda mi exitacion se habia convertido en vergüenza... no pude ni abrir la boca... y ella lo único que me dije fue... vete inmediatamente de mi casa... yo me voltee y camine hacia el pasillo mientras la escuchaba decir tantas cosas al mismo tiempo que ya no queria saber nada, cuando de repente siento que me toma por el brazo y me voltea muy vilentamente... y me ve directo a los ojos, mientras me dice... si lo que quieres es saber a que me huele DIMELO... y sin mas decir, dio un paso hacia atrás y se desabrocho el pantalon, se lo bajo hasta los tobillos, se lo saco de una pierna y me jalo hacia ella, me puso de rodillas frente subio una pierna sobre la silla y me empujo la cabeza contra su panocha cubierta por sus ya muy humedas panties... me jalaba la cabeza con mucha fuerza y mi nariz se restragaba contra su humeda intimidad... me gritaba hule rico ahí....? te gusta....? te gusta verdad?? Y poco a poco comenzo a dejarse llevar por la lujuria, y su molestia paso a una increible exitacion... movia sus caderas en ritmo encontrado contra mi cara para que mi nariz apretara sus carnosisimos labios vaginales que por el roce entre mi nariz y la suave tela se habian inchado increiblente.... seguimos asi, por un buen rato en eso ritmo casi mecanico... ella dejo de gritar y comenzo a murmurar... y a gemir... mis manos se paseaban lentamente por la parte de atrás de sus piernas desde sus talones hasta sus espalda, pasando por sus increibles para su edad... NALGAS.... el buen rato de difrutar de ese manjar... se recargo boca abajo sobre la mesa ofreciendome sus maravillosas nalgas me pidio que le quitara las panties y se las baje solo hasta las rodillas.... yo seguia de rodillos ahora detrás de ella, y comence a lamerle desde la parte de atrás de sus rodillas deslizando mi lengua muy despacio por su piel... milimetro a milimetro... haciendola gozar... y ella solo gemia y me pedia mas.... mas...... sigue por favor.... por fin despues de un rato llegue a la union de sus nalgas y comence a morder una suavemente.... mientras yo veia como ella se habia quitado la blusa y el brasier y estaba jugando con sus pezones... yo mordia suavemente sus nalgas, uno.... despues la otra... asi sin parar... mientras la mordia... con cuidado y sin preguntarle... con mis manos fui abriendo poco a poco sus nalgas hasta encontrarme con su culo... muy estrecho y belludo... se veia totalmente inexplorado... casi cerrado... deslice mi lengua desde la orilla de sus nalgas lentamente... mojandola mientras mi lengua se movia... hasta que llegue... a su culo... y mi lengua comenzo a jugar con el... al principio solo la pese por encima de el... de arriba abajo... y en eso momento senti como apreto todo el cuerpo y lo aflojo inmediatamente despues.... y se le escapo de sus labios.... DIOS MIO... QUE DELICIA.... sigue por favor... sigue asi... juega conmigo.... hazme lo que tu quieras... yo con esa autorizacion comence a meter mi lengua poco a poquito en su culo, sentia como me apretaba la lengua mientras entraba.... despues la sacaba y la pasaba alrededor de el... muy despacio mientras dejaba que mi saliva llenara el divino hoyo de mi vecina... despues volvia a meterle mi lengua una y otra vez.... y ella temblaba y respiraba muy fuerte y despacio... segui con mi juego por un buen rato hasta que me pidio casi a gritos..... METEMELA POR FAVOR YA..... METEME LA VERGA.... me puse de pie detrás de ella, y me saque la verga que la tenia DURISIMA.... me incline sobre ella y con mis piernas abri sus piernas lo mas que pude mientras levantaba un poco mas sus caderas para facilitarme la penetracion de su mojadisima panocha, yo la tome por la cintura con mi mano izquierda y con mi mano derecha dirigi mi durisima verga hasta el jugosisimo borde de sus labios vaginales... tenia la panocha hecha agua de todo el liquido que le escurria y se mezclaba con la saliba que todavia le escurria desde su culo... esa sobre humectacion facilito mucho mas la penetarcion... ella levantando sus nalgas y con sus dedos dirigiendo mi verga logro que de un solo movimiento estubiera penetrandola... hasta el fondo... su cuerpo estaba increiblemente tibio y mi verga quedo empapada con sus jugos desde el momento que comence a penetrarla.... cuando ella me sintio dentro de si... abrio su boca y con un leve grito se abandono en una deliciosa sinfonia de gemidos... comenzo a empujar sus cuerpo contra mi verga que con la suavidad de su vagina y la calidez de su interior se ponia mas y mas dura... yo realmente no estaba mas sostniendola de las caderas mientras ella se deslizaba sobre mi verga de atrás hacia delante.... iba y venia freneticamente.... yo sentia como su panocha se deboraba mi verga.... yo no me movia solo disfrutaba del cuerpo y la cadencia de mi vecina... no paraba de moverse y a ratos empujaba con mayor fuerza contra mi verga.... se dejaba llevar... se abandonaba.... empujaba y me hacia llegar mas y mas adentro de su cuerpo.... para ese entonces sus liquidos vaginales ya escurrian entre mis piernas hasta mis tobillos.... y todo mi cuerpo estaba empado en sudor.... ella gritaba y empujaba mas fuerte contra mi verga... una y otra vez.... lo unico que yo podia hacer era abrazar su cintura y sentirla ir y venir sobre mi verga... era maravilloso y super exitante... me estaba cojiendo a mi vecina.... una mujer... mucho mayor que yo, con una fama de puritana y super catolica... eso me ayudaba a contenerme eso me exitaba mas, lo unico que queria era seguir cojiendomela... y ella no paraba, no se seciaba... sentia como cada milimetro de su interior... gozaba con los movimientos... sus musculos vaginales abrazaban mi verga en cada envestida... y sus nalgas golpeaban mi vientre en su vaivén... duramos en esa posicion y con ese ritmo por mas de 30 minutos hasta que senti como su cuerpo se iba venciendo poco a poco... y de su boca se escapan frases entrecortadas.... ya casi.... un poco mas..... ya casi.... ya cassi.... ya casssssssiiii.... ohhhhhh ohhhhhh mas mas mas mas, estoy a punto..... yo sentia como todos los musculos de su vagina se contrayeron presionando mi verga al mismo tiempo que de su interior brotaron los maravillosos liquidos que las mujeres sueltan al lograr su orgasmo.... senti como cada milimetro de mi verga se bañaba con las mieles de esta mujer.... y no pude controlarme un segundo mas... y solte una fuerte eyaculacion dentro de su vagina.... fue maravilloso el instante en que nuestros fluidos se mezclaron ya que la explosion de ambos cuerpos intensifico el momento.... su cuerpo despues de unos minutos de apretarse por completo se aflojo, y asi lo hicieron mis piernas.... y bañados los dos en sudor nos dejamos caer sobre la mesa en la que ella y su familia desayunan los domingos.... ella totalmente desnuda con la panocha escurriendo entre sus fluidos y mi semen... y yo abrazandola por la espalda.... nos quedamos inmoviles por espacio de 10 minutos... hasta que voltie y vi el reloj y ya eran las 4:00 la hora exacta en la que entro de vuelta al trabajo... intente leventarme pero ella me jalo y me pidio que me quedara con ella asi... los dos desnudos sobre la mesa... toda la tarde.... la verdad valio la pena perder esa tarde en el trabajo ya que repetimos nuestro acto en el mismo orden y en la misma pocision un par de veces mas para despues, hacerlo de manera distinta en su habitacion.....

IR AL INICIO IR AL FINAL

INCESTO MARAVILLOSO

Incesto maravilloso, Primera Parte. Saludos cariñosos a todos los lectores que comparten el placer exitante y grandioso del incesto . Considero ser una mujer con mucha suerte por tener un hermano con el que he gozado desde muy pequeña los placeres del sexo sin complejo de culpa ni remordimientos ,sino por el contrario con un profundo amor,placer y respeto. Formamos una familia de cuatro miembros, mis papas, mi hermano Pedro y yo que soy dos años menor que él .mis padres trabajan ambos y por lo que intuirán tenemos mucho tiempo para estar solos en casa mi hermano y yo . Mis padres son bastante liberales y deshinibidos por lo que en casa -dado que vivimos en una zona cálida - es comun que andemos en ropa interior casi todo el tiempo. Siempre compartimos una habitación mi hermano y yo y no teniamos ningun pudor para cambiarnos de ropa uno delante del otro . Las primeras experiencias sexuales que recuerdo se dieron una ves que llamaron nuestros papas para avisarnos que llegarian tarde y decirnos que cerraramos bien nuestra habitacion y nos durmieramos por lo que yo le pedi a mi hermano dormir en su cama pues tenia miedo. El acepto de buen grado y como hacia algo de calor me quite la ropa quedando solo en pantaletas y mi hermano en truza, nos acostamos y nos tapamos con una sábana . La proximidad y el roce de nuestro cuerpos desnudos nos empezo a exitar y mi hermano me abrazo y nuestros cuerpo quedaron totalmente juntos , yo sentia una sensación muy agradable y mas cuando mi hermano empezo a recorrer con su mano mi espalda y a tocarme las nalgas por encima de la pantaleta. Dada la proximidad de nuestros cuerpos senti su verga muy dura y le pregunte que porque estaba asi, y me contestó que no sabía pero que desde hacia algun tiempo se le ponia a veces asi. sin mediar palabra se la aprete con mi mano y me dio gran curiosidad y le dije. -oye la puedo ver ? -para que quieres verla si ya la has vista muchas veces. -pero nunca asi de dura . - bueno -me dijo- . se levanto de la cama encendio la luz ,se puso a un lado de la cama y se bajo la truza y apareció ante mi su verga bien parada la toque con mi mano y me parecio algo maravilloso ¿por que no te acuestas y me dejas observarla bien ? se quito la truza y se acosto y me di a la tarea de inspeccionarla y tocarla por todos lados al hacerlo con miedo al principio despues con mas confianza senti algo muy agradable y me gusto mucho hacerlo, asi estube un buen rato subiendole y bajandole la piel muy despacio para ver su cabeza y sentir su calor y dureza. -oye -me dijo - me dejas ahora tu ver tu cosita ? -claro que si -le conteste- me acoste y el me quito mi pantaleta , abri mis piernas y me empezo a ver y a abrir los labios con gran curiosidad y a tocarme por todos lados , descubri en ese momento que era muy agradable que me tocara mi cosita. Despues de un tiempo nos acostamos asi desnudos y abrazados nos dormimos. A partir de esa fecha casi todas las noches poniamos seguro a la habitación,nos desnudabamos y nos acariabamos por un buen rato, generalmente me acostaba boca abajo y el me besaba toda la espalda , las piernas y las nalgas y en cada beso yo tenia una sensación de lo mas placentera , luego me volteaba y me acariciaba las piernas, me las abria y observaba por unbuen tiempo mi cosita, y le gustaba mucho olerla y besarla , es por demas decirles que pasaba unos momentos inimiginables de placer. despues de todo esto se acostaba él y yo le acariaba su verga que estaba durisima y le subia y bajaba lentamente la piel pues me exitaba mucho ver como aparecia su cabeza rosadita y como le salian unas gotitas de un liquido clarito ,el cual se lo esparcia por toda la cabez y esa sencación para mi hera sumanete exitante. Mis padres tenian unos amigos con los que alternaban mucho y ellos tenian una pareja de hijos , Ivan cuatro años mayor que mi hermano y Vanesa dos años mayor que yo o sea de la misma edad que mi hermano,por la relacion de nuestros padres conviviamos mucho ,ya fuera en nuestra casa o en la de ellos . Ellos formaban una pareja de hermanos muy singular pues siempre estaban tomados de la mano o abrazados y nunca se peleaban . Una tarde nos reunimos en nuestra casa las dos familias . Los papas se instalaron en la sala para tomarse una copas y a nosostros nos mandaron a ver unas peliculas que nos habian alquilado , de modo que nos aprovisionamos con golosinas y palomitas y nos pusimos a ver la pelicula. nuestro papas estaban muy contentos riendo a cada rato y nosostros tambien viendo la pelicula. Ya entrada la noche vino el papa de Ivan y les dijo a sus hijos que habian decido ir los cuatro a bailar y que si no tenian inconveniente en quedarse a dormir con nosostros pues ellos llegarian al amanecer. Ellos contestaron que no y nosostros dijimos que con mucho gusto, aunque a decir verdad, nos incomodo sobre manera pues cuando mis papas salian a trasnochar nosotros aprovechábamos para andar desnudos en toda la casa y la pasabamos muy bien. Las veces que habiamos estado juntos nunca pasaba nada extraordinario solo reiamos y consumiamos golosinas y hablabamos de cosas sin importancia . Se fueron nuestros papas y nos quedamos los cuatro solos viendo la tele. Ellos estaban juntos en un sillon y se les notaba incomodos e inquietos despues de un tiempo Ivan dijo que porque no jugabamos a algo. -si vamos a jugar a algo -dijo su hermana - -a que podemos jugar ?-dijo mi hermano - -que tal si jugamos a" castigo o verdad ."-contesto Ivan nos sentamos en la alfombra en circulo y mi hermano quedo enfrente de Vanesa y yo de Ivan, como ambas teniamos falda al sentarnos en el piso enseñabamos nuestras pantaletas y tanto mi hermano como Ivan no quitaban la vista de nosotras. Empesamos con preguntas sencillas y castigos faciles como tomar un vaso con agua sin respirar , hacer 5 lagartijas o nosotras hacer 5 sentadillas(lo que les pertimitia vernos claramente las pantaletas), pero fue subiendo de tono , hasta que le toco castigo a Vanesa y dijo Ivan. -de castigo que se quite la falda - todos nos volteamos a ver y dijo Vanesa : -si me la quito pero cuando a otro le toque castigo que tambien lo haga. todos estuvimos de acuerdo y Vanesa se quito la falda, quedando con su camisa y sus pantaletas ,era un chica muy blanca de muy buenas piernas por lo que en pantaletas se veia muy bien y observe como tanto la verga de mi hermano como la de ivan estaban muy duras . cuando me toco castigo a mi inmediatamente me pidieron que me quitara la falda y asi lo hice para ese momento ya todos nos encontramos muy exitados. Volvio a perder Vanesa e Ivan dijo: -de castigo masturba a Pedro- ¿como es eso de que me masturbe ?-pregunto mi hermano . ¿no saben lo que es masturbarse ? nos pregunto ivan -no - dijimos tanto mi hermano como yo. ¿tampoco saben lo es un orgasmo? - nos pregunto nuevamente - -no contestamos nuevamente- -porque no nos enseñas, -dijo mi hermano. -primero vamos a hacer un pacto entre los cuatro -dijo Ivan. ¿en que consiste ?-pregunto mi hermano . que todo lo que hagamos entre los cuatro nunca ,nunca se lo vamos a platicar a nadie aunque alguna ves nos dejemos de ver o nos enojemos. ¿estan de acuerdo, ? nos prengunto a ambos y contestamos que si. juntemos nuestras manos y repitan. ¡juramos que esto sera un pacto secreto de los cuatro! lo repetimos al unisono y empeso la clase ,con Ivan como maestro si han visto como la verga se pone dura cuando el hombre se exita ? -si contestamos todos - Se puso de pie y se bajo la truza y ante nosotros quedo su verga mucho mas grande que la mi hermano y mas gorda y tremendamente dura - es por demas decirles que para mi fue fascinate verla -la tomo en su mano y empezo a subir y bajar la piel,-esto es masturbarse -nos dijo a mi hermano y a mi. ¿nunca lo has hecho Pedro? . -no nunca - -sacatela y has como hago yo Pedro se saco su verga y empezo a imitar el movimiento de Ivan . ¿que sientes ? -le pregunto- siento algo muy sabroso. si en vez de hacerlo tu te lo hace una mujer sientes mas sabroso y despues de un buen de estarlo haciendo vas a sentir algo que es lo mas maravilloso del mundo, ¡eso es el orgasmo! -bueno entonces que te haga Vanesa a ti y a mi que me haga Jannet(ese es mi nombre). Tomo La verga de Pedro Vanesa y empezo a masturbarlo por la forma de hacerlo se veia que tenia bastante práctica. -tu hazme a mi-dijo Ivan_ con gran nerviosismo y exitación tome la verga de Ivan y la empece a mover, con torpeza la principio,pero pronto aprendi y al poco rato Ivan empezó ha hacer exclamaciones fuertes. como:- ¡ya! ¡ya! me estoy viniendo, me estoy viniendo. de su verga salio un liquido espeso y blancusco que cayo en mi mano,por instinto lo oli y me parecio uno de los aromas mas exitantes y ricos habia olido. ante esto vanesa acelero el moviento en la verga de Pedro y este empezo a retorcerse . -¡es delicioso!, ¡es delicioso! eso es el orgasmo dijo Vanesa , pero no te sale nada porque todabia esta chico, pero cuando crescas te va salir igual que a mi hermano. ¿que es eso que te salio ? le pregunte a Ivan . se llama semen o leche y es lo que hace que las mujeres se embaracen cuando se los hecha uno adentro de su panocha. no entendi lo que quiso decir , pero me dio pena preguntar. -ahora nos toca a nosotras dijo Vanesa. -Para enseñarles, acuestate en el sillón ordeno Ivan a su hermana y esta inmediatamente lo hizo . se coloco enfrente de ella , le quito sus pantaletas y le abrio las piernas. acerquense nos indico Ivan, y mi hermano y yo nos acercamos para poder ver bien. -aqui arriba del hoyito por donde les sale la piss tienen esta bolita que se llama clitoris y es donde las mujeres sienten muy rico cuando se lo tocan -masturbate para que vean los muchachos como se hace-le ordeno Ivan a Vanesa y esta empezo a sobarselo . todo esto nos tenia a todos super exitados. Jannet acuestate tu tambien para que veas que bonito se siente. con gran gusto me acoste e inmediatamente Ivan me quito las pantaletas y me abrio las piernas y toco mi clitoris-¡que sensacion ! era indescriptible me siguio haciendo y le dijo a Pedro hasle a Vanesa para que se venga rico.Despues de hacerme un buen rato senti el enorme placer que proporciona un orgasmo, fue tanto mi gusto que casi senti que me desmayaba . -oye Ivan- le dijo Pedro- ¿como es eso del semen y los niños? ¿no saben como se hacen los niños? no contestamos , tanto mi hermano como yo . acustate otra ves Vanesa -le dijo su hermano- y muy obediente se acosto ,le abrio las piernas y no dijo a nosotros que ya estabamos ahi para no perder detalle miren abajo del hoyito por sale la piss hay un hoyo mas grande, que es este, e introdujo un poco uno de sus dedos , por aqui se le mete la verga a las mujeres y despues de meterla y sacarla durante algun tiempo , tienes un orgasmo y le hechas el semen adentro y cuando las mujeres ya son adultas quedan embarazadas. Con todo esto los muchachos ya tenian la verga paradisima, de manera que le dijo Ivan a mi hermano. ¿quieres metersela a Vanesa? -si- pero porque porque no se la metes tu primero para ver como se hace . -de acuedo -dijo Ivan-, se coloco entre las piernas de su hermana apunto su verga en el hoyito y se la metio toda, se espero un momento y empezo el mete y saca .Vanesa exclamaba que que rico. -ahora metesela tu, -le dijo ami hermano. igual se coloco en medio de sus piernas y se la empeso a meter y a sacar y tanto él como Vanesa decian que esta muy sabroso. ¿quieres probar Jannet?- me dijo Ivan- con la tremenda exitacion que tenia le dije que si . mira- me dijo- la primera ves te va doler un poco pero solo esa ves, despues vas a gozar como vanesa. ¿ a ti te duele Vanesa? - le pregunto su hermano no- le contesto-, ni la primera ves me dolio. ¿donde puedo encontrar una tohalla ?-pregunto. fue por ella y me acosto el sillon junto a Vanesa que gozaba mucho con lo que le estaba haciendo mi hermano, puso la tohalla , me acosto encima de ella y me abrio las piernas, se puso saliva en su verga y me la puso a la entrada de mi vagina y empezo a meter . poco a poco preguntandome si me dolia, en cuanto entro la puntita empece a sentir un gran placer y a medida que avanzaba el placer era mucho mas, de manera que el pequeño dolor casi ni lo senti, de pronto empujo fuerte , senti un pequeño dolor y ya la tenia toda adentro se espero un momento y despues se empezo a mover , yo sentia que me iba a morir de placer, casi inmediatamente tuve un orgasmo de lo mas delicioso e intenso , senti unas palpitaciones de la verga de Ivan y su voz que gritaba que se estaba corriendo. Cuando abri los ojos mi hermano y vanesa estaban´parados junto a mi viendo como habia yo gozado de mi primera relacion . le pidio a Pedro antes de salirse de mi unas servilletas , me limpio mi panochita, recogio la tohalla que estaba abajo de mi, me dio la mano y me levante. ¿que te parecio ? -me dijo Vanesa es lo mas rico que he sentido -conteste- ahora ya lo pueden hacer ustedes todas las veces que quieran-nos dijo Ivan- Bueno vamos a acostarnos porque no tardan en venir nuestro papas nos dirigimos a la habitacion y asi desnudos como estabamos nos acostamos cada pareja en una cama. en cuanto se acostaron Ivan y Vanesa se empesaron a besar y despues de un rato se puso arriba Ivan y empesaron a hacerlo muy rico. abraze a mi hermano y le toque su verga que ya estaba durisima. ¿quieres metermela? le pregunte. por toda repuesta se puso arriba de mi me abrio las piernas y me apunto su verga y la empezo a meter sentia yo un placer enorme y cuando se empezo a mover me moria de gusto casi inmediatamente tuve un orgasmo y Pedro se seguia moviendo, al poco rato empezo a gemir diciendo que se venia, por instinto aceleramos nuestros movimiento y alcanzamos junto un gran orgasmo. Volteamos a ver nuestro amigos y abrazados ya estaban casi dormidos. ,se levanto Pedro puso seguro en la puerta y nos quedamos profundamente dormidos . Despues de ese dia todas las noches poniamos seguro a la puerta nos desnudabamos y teniamos relaciones cada ves mas satisfactorias , a la fecha tengo novio y disfruto sus cariacias, aunque espero con ansias cada noche para hacer el amor con mi hermano , he aprendido a amarlo y a respetarlo, al igual que él a mi pero los orgasmos que experimentamos son lo mas exquisito que tenemos hasta ahora en nuestras vidas......

Incesto maravilloso, Segunda Parte. Despues de esa primera noche tan deliciosa la primera tarde que retornamos de la escuela , como siempre nos desnudamos y antes de empezar con nuestros deliciosos tocamientos comentamos lo de la noche anterior. ¿oye Pedro, que te pareció lo la otra noche?-le pregunte -para mi fue algo marivilloso y goze como nunca antes. ¿que fue lo que mas te gustó?-le pregunté nuevamente- todo me parecio muy rico pero lo que mas me gustó fue sentir mi verga dentro de Vanesa, no te puedo describir que senti pero al irla metiendo tenia unas sensaciones riquisimas y cuando empeze a meter y a sacar sentia lo mas rico que he sentido nunca, y cuando estaba acabando creia que me iba a morir de tanto gusto . ¿y lo demas no te gusto?-volví a preguntarle- te diré que todo me gusto mucho-me siguió diciendo- sentí algo muy especial cuando tu te quitaste la falda y ellos te veian muy exitados. y cuando te la estaba metiendo Ivan y tu con los ojos cerrados gozabas mucho, mi verga a pesar de haber acabado varias veces se me puso durísima y yo me exite mucho, ya que casi no le podia contestar lo que me preguntaba Vanesa. Mi hermano estaba solo en truza y yo en pantaletas y al estar´platicando nos estabamos exitanto muchísimo a grado que él se tocaba su verga por encima de la truza y yo oprimia mi panochita sobre mi pantaleta , notando que ya se había humedecido por mis jugos, ambos estabamos sumamente exitados por la plática. ¿ya viste como se me mojó mi pantaleta de lo caliente que estoy? -le dije- y mira como mi truza ya tambien se me mojo de lo que me esta saliendo.-me contesto- ¿y a ti que fue lo mas te gusto me dijo? a mi me gusto mucho todo pero sobre todo cuando Ivan terminó dentro de mi y me hecho su leche ,las palpitaciones de su verga al estar terminando las sentía tan deliciosas , que terminé junto con el de una manera que sentí que casi me orinaba del gusto. aunque tambien cuando tu verga bien dura se la metias y sacabas a Vanesa me exitó mucho eso . asi como estabamos de exitados, sin decir nada nos abrazamos , nos empezamos a tocar, mi hermano me quito mi pantaleta y por instinto-creo yo- las olió y me dijo: ¡oye que rico huele esto que te sale de la panocha¡ y la siguió oliendo varias veces , demostrando con sus gestos que de verdad de agradaba y le exitaba mucho el olor , en seguida me acosto en la cama, se colocó enfrente de mi me abrió las piernas piernas y me besó mi panochita varias veces. !que rico huele¡ -me decia- entonces me abrió los labios de la panocha y después de deleitarse viendo mi panochita asi toda abierta , siguió oliendo ,le gustaba tanto que quiso probarlo y al tocarme con su lengua ,sentí una especie de descarga eléctrica que me hizo estremecer toda. ¡que rico! ¡que rico¡ - le dije- hazme mas con tu lengua que siento maravilloso, el me pasaba la lengua por toda mi panochita y yo sentia algo tan rico que no puedo describir ,tanta era mi calentura por lo que habiamos platicado y lo delicioso que sentía cuando me pasaba la lengua que experimenté el orgasmo mas delicioso que hasta ahora había sentido , debido a la tremenda venida me salieron bastantes jugos que mi hermano devoró con muchas ganas. se acosto a mi lado- y me dijo- oye que delicioso huele y que rico sabe eso que te sale de tu panocha. en vez de aminorar mi calentura con la venida me sucedió todo lo contrario, estaba yo mas caliente , asi que me levante un poco y le quité la truza a mi hermano , la cual estaba tambien bastante mojada la olí y aunque el olor no era muy penetrante si tenía algo que me resultaba muy exitante. la verga de mi hermano estaba durísima y como correspondensia de lo que él me habia hecho se la empece a besar y le pase la lengua por la cabeza. al sentirlo me dijo: !oye que rico siento tu lengua cuando me la pasas¡ animada por esto segui lamiendolo y despues de momento de hacerlo me lo introduje en la boca y empecé a mamarselo el contacto de su verga dentro me mi boca me produjo una sensación desconocida pero muy sabrosa y exitante de manera que con gran emoción se lo segui chupando. !no te detengas, que esto es el cielo¡ - me decia- segui mamandoselo y casi en seguida me dijo !me corro¡ ! me corro¡ se puso mas dura su verga y empezó a palpitar mientras se corria y salió una babita deliciosa,algo salada pero me pareció de un sabor además de exitante exquisito. me recoste a su lado y me dijo oye que delicia lo que me hiciste. tube una venida riquisima ,riquisima, pero deveras muy rica,-me decia- con todo esto yo ya estaba que no me aguantaba de lo caliente y le dije ¿quieres metermelela? !!pero por supuesto¡¡ - me contesto. se colocó entre mis piernas puso su durisima verga en mi entrada y me la empezo a meter, a diferencia del otro dia que había sentido cierto dolor--aunque para ser sincera ,casi nada-esta vez senti un placer enorme , por instinto levante mis piernas y el empezo a meter y sacar , no puedo describir con palabras el inmenso placer que sentia cada vez que la metia y la sacaba era algo super delicioso. solo le decia: !asi ¡ !asi¡ por favor . !!que rico¡¡ !!que rico¡¡¡ y el se seguia moviendo cada vez mas rápido hasta que despues de tanto placer senti que se acercaba mi terminación y esta fue algo riquismo !papacito¡ !papacito¡ !que rico¡ !que rico¡ y empeze a correrme en una venida que parecia que no terminaria pues terminaba una y seguia otra ,asi varias veces hasta que el empezó a gritar tambien !que rico¡ !que rico¡ ! me estoy corriendo ¡ !estoy acabando! arqueo su cuerpo y cayó sobre mi , asi se estubo un buen rato, hasta que su verga perdió algo de dureza, me la sacó y se acostó a un lado de mi . despues de un rato de estar en silencio, por fin me dijo -oye que delicioso es esto - gozé como nunca me imagine que se podía gozar.- me dijo- para mi también fue algo maravilloso -le contesté- los dias fueron pasando y nuestra calentura cada vez era mayor , ya que lo haciamos cuando llegabamos proporcionandonos varias y muy deliciosas venidas , y luego en la noche al acostarnos antes de dormir volviamos a hacerlo aunque con menor intensidad que en el dia, pero de todas formas !delicioso¡. yo creo que por la intensa actidad sexual que tenía mis formas se acentuaron mucho y a pesar de mi corta edad ya sobresalia entre mi compañeras pues a mi ya se me marcaban muy bien las tetas y las nalgas eran bastante mas grandes y formadas que las de las otras chicas, por lo que mis compañeros me cortejaban. una vez durante el recreo se acerco a mi un chico mas grande que yo y me empezo a platicar y decirme que le gustaba mucho y que si queria ser su novia, aunque era muy atractivo , yo me hice la inocente y le dije que estaba muy chica para eso , que tal vez despues, el me estubo insistiendo y tal ves porque me gustaba o por la proximidad a la que se encontraba se me mojaron bastante mis pantaletas, total no quedamos en nada, pero al despedirse me dio un beso casi en la boca y fue una sensación muy agradable . al llegar a la casa mientras nos desvestiamos le platiqué a mi hermano y él me empezó a preguntar con detalle cada cosa exitandose mucho con la coversacion , esa tarde mientras lo haciamos mas exitados que de costumbre acordamos que lo iba yo a ceptar y que todo lo que pasara se lo iba a platicar a mi hermano, excuso decirles que ese dia tuvimos una sesion de sexo superior a todas las demas con una venidas supremas. La siguiente vez que me vió mi amigo me insistio en que fuera su novia y despues de hacerme del rogar un poco acepté y con esto empezó una etapa muy linda pues lo que yo hacia con él se lo platicaba a mi hermano , exitandolo mucho y dandome unas cojidas deliciosas. despues de un tiempo de ser su novia y de permitirle cada vez mas cosas un dia me invito a ir a su casa a estudiar-era el pretexto- yo le dije que no podia porque me tenia que regresar con mi hermano y que lo mas seguro era que mis papas no me dejarian , pero que de todas maneras iba a pedir permiso y yo le avisaba. Nuevamente al llegar a casa le conté a mi hermano y nos exitamos mucho y decidimos que iba aceptar ir un rato a su casa y que ya ahi lo iba a dejar hacer lo que quisiera. estuvimos de acuerdo y como siempre para celebrarlo nos dimos una super sesion de sexo con grandes venidas. Al otro dia le dije al chico que ya le había pedido permiso a mis papás de ir a estudiar con una compañeras y que habian autorizado con la condición de que no me tardara mucho ,asi que si quería podiamos ir al salir. Se puso muy contento , me dijo que le daba mucho gusto , medio unos grandes besos , y yo le pedí que no le dijera nada a nadie porque si mi hermano se enteraba me acusaria y la pasaria muy mal.El me juro que no diria nada. Al salir como mi hermano ya sabía se fue pronto a casa y en cuanto vimos que se alejaba nos encaminamos hacia su casa, ésta no estaba muy lejos apenas unas cuadras adelante. vivía en un departamento bonito , al llegar abrió rapidamente la puerta y me invito a pasar , no sin antes asegurarse de que nadie nos habia visto entrar, debido a que tanto como su mama y su papá trabajaban no había nadie - cosa que por su puesto él había tomado en cuenta- por favor sientate -me dijo- mientras traigo un rerfresco, dejé mis cosas y me sente en la sala , aunque estaba muy nerviosa , me sentía muy exitada y mis pantaletas ya se habian mojado bastante durante el treyecto, pensando en lo que me iba a hacer y tambien en la cojida tremenda que me iba adar con mi hermano cuando se lo contara. regreso con dos refrescos y me ofreció uno, bebimos con ligeresa por el calor e inmediatamente se pego a mi ,pusimos los vasos sobre la mesa y empezo a besarme . como no habia nadie teniamos libertad de todo , de manera que empezo a tocarme los senos por encima de mi blusa y después bajo sus manos hasta mis piernas y me las empezo a tocar y fue subiendo su mano por mis muslos has mi panochita, la empezo a sobar por encima de mis pantaletas-supongo que se dio cuenta que estaban bastante mojadas. me puso de pie y el sentado, me colocó enmedio de sus piernas y me desabrocho la blusa y me la quitó, me quitó el sosten y empezó a mamarme mis tetitas . a pesar de mi calentura, me hice la inocente y le dije: ya detente , me da miedo , ya no quiero seguir . por toda respuesta el me siguio mamando mis tetitas y sobandome por encima de mis pantaletas mi panochita. -andale, no seas mala , me gustas mucho y quiero que lo hagamos -me siguió diciendo- no, como crees, ya mejor deja que me vaya , no sea que llegue alguien y que vamos a decir. no llega nadie, hasta en la tarde, asi que no tengas temor . ¿nunca lo has hecho? - me pregunto- yo sentí que me puse muy roja y le conteste: la verdad si, una vez que fuimos de dia de campo un muchacho que era amigo de la familia me convenció de hacerlo , nos separamos del grupo y lo hicimos pero no me gusto porque me dolio mucho y ademas tenía mucho miedo de que alguien nos viera. parece que me creyó porque me dijo no tengas miedo , mira eso no es doloroso es muy rico . ¿oye cuando te toca tu periodo? . todabía no tengo periodo -le conteste- un poco apenada. parece ser que eso lo exitó mas porque volvio a la carga , me puso nuevamente entre sus piernas y me mamó otra ves mis tetitas , desabrochó mi falda y me la quitó quedando solamente en pantaletas , me alejo un poco y me dijo: oye que bonita estas y que piernas y nalgas tan grandes tienes , me senti muy alagada por eso y me deje hacer, me atrajo nuevamente hacia el y me agarraba las nalgas y las piernas, y me besaba, ya estaba yo muy exitada . se levantó y se quito el pantalón y la camisa quedando solo en truza , me abrazo nuevamente y asi me pie me acerco su verga y obviamente senti riquisimo . metio las manos en mis pantaletas y me las quitó y el se quitó la truza me asuste un poco porque vi su verga, que era por mucho mas grande que la de mi hermano ( él tendria como dieciseis años y una verga bastante grande y gorda) . me tomó de la mano y con mucho cariño me acostó en el sillón , me abrió las piernas y me apuntó su verga en mi panochita yo sentí- como dije -temor y me quite. anda no seas malita lo voy a hacer despacito y veras que rico sientes. me acomó nuevamente y esta ves me la empezó a meter, yo senti muy rico al tener aquella verga dentro y en seguida empezó a moverse torpemente con un mete y saca que para nada se parecía al que me hacia mi hermano y después de unas cuantas veces empezo a gemir y se vino inundandome la panocha con mucha leche, aunque para mi fue agradable no alcanze a correrme y lo que mas me exitaba era correr a platicarle a mi hermano todo esto. se salió de mi panochita y me dijo. ¿que te pareció ? muy rico-le conteste- si quieres puedes ir al baño para que te laves . tome mi ropa y fui al baño, me vestí y sali casi inmediatamente . muchas gracias por haber venido y te juro que no le dire a nadie nada de esto, ojalá que puedas volver a venir otro dia y lo volvamos a hacer. claro que si -le conteste- abrió la puerta, se asomó que no hubiera nadie y salimos, me acompañó casi hasta mi casa nos despedimos y se fue. Cuando llegué mi hermano estaba esperandome con exitación y ansiedad. ¿que paso?- me dijo- ¿ que hiciste? me acerque a él, lo abrazé y lo empecé a besar . estubo muy rico, -le dije - fui a su casa y lo hicimos . ¡cuenta por favor! -me dijo- le empece a contar con lujo de detalles , y al hacerlo y ver como se exitaba, me exitaba muchisímo yo también, nos desnudamos me acostó , me abrió las piernas y sin mas preámbulo me la metió, claro que al hacerlo percibió el esperma que traía y me dijo: !oye que rico siento¡ !estas super mojadita ¡ y empezo a cojerme con unas ganas que me hacian sentir un placer que es muy dificíl de describir , metia y sacaba su verga como a mi me gustaba . ¡asi papacito! ¡asi papacito! metemela muy fuerte y hasta adentro. ¡me voy a correr! ¡¡me voy a correr !! y sus gritos y espasmos hicieron que yo tambien me corriera como nunca . asi nos quedamos acostados un momento con la verga dentro de mi y yo sintiendo sus espasmos riquísimos ., como la verga no se le bajaba, se empezó a mover nuevamente . ¡ oye que exquisito es metertela cuando tienes leche ! ¡siento riquiiiiisimo! y seguia metiendomela furiosamente , yo estaba gozando cada embestida de una manera exquisita . ¡no pares ! ¡sigue asi ¡ ¡¡sigue asi!! ¡¡¡me estoy cirriendo !!!! y me corrí de una manera exquisita. el seguia metiendo y sacando con furia, hasta que me dijo ¡¡me estoy corriendo!! ¡¡me estoy corriendo!! era tal su placer que volví a correrme como loca 5>me gusto mucho lo que hice con Luis pero no se compara con lo que acabamos de hacer. comprendi entonces que iba a ser muy dificil que alguien me hiciera gozar como la hacia mi hermano , nos abrazamos y asi desnudos nos quedamos dormidos disfrutando mucho de esta estupenda cojida que nos habiamos dado.

IR AL INICIO IR AL FINAL

ANDREA

Hacia ya seis meses que salía con Andrea y habíamos congeniado a la perfección, tanto intelectual como sexualmente. Ella vivía no muy lejos de casa, nunca antes habíamos conversado, pero nos conocíamos de vista. Al ser un pueblo no muy grande la mayoría de la gente se conoce, por tener lugares comunes donde ir a comprar alimentos o pagar impuestos, etc. Andrea vivía con su madre que estaba separada desde hacia dos años, y su padre vivía en el sur haciendo su vida y raras veces se comunicaba con su exfamilia. Irma así se llamaba la madre de mi novia, era una mujer espléndida de cuarenta y pico de años, los cuales no habían mellado sus encantos, es mas le habían dado la belleza y sensualidad que ninguna jovencita por más linda que fuera podría imitar, algo etéreo que se forja con los años y que algunas mujeres lo saben obtener de la vida. Y ella era fiel muestra de mis palabras. Al hacernos más íntimos, yo entraba en su casa como en la mía. Y muchas veces hicimos el amor en el cuarto de Andrea cuando la madre estaba en el trabajo. No puedo precisar el momento exacto de mi fascinación por la madre de Andrea, pero mis ratones, dieron rienda suelta a mis fantasías. Sin desatender mi papel de novio, mi atención se iba centrando en Irma. Una de mis primeras experiencias en ese campo fue, un detalle que anteriormente no había reparado. Ella siempre dejaba las bombachas en el baño, después de bañarse al regresar del trabajo. Mi novia y yo siempre la esperábamos con un mate y veíamos televisión en el comedor, comentando las cosas que nos habían sucedido ese día. Cuando ella tomaba asiento en la sala, yo me dirigía al baño, mientras Andrea conversaba con su mama. Ya antes de entrar estaba excitado, y después sentado en el inodoro tomaba su bombacha en mi mano, rodeaba mi pija con ella, que ya estaba super caliente y comenzaba a pajearme lentamente cerrando los ojos, tratando de que esos minutos sean los más largos y sentidos, pensaba en que esa tela que se estaba mojando con mis jugos, había estado cubriendo su conchita, y como ya dije, pensaba que con sus cuarenta años estaba de lo mas deseable y por ser separada seguramente de lo mas caliente y deseosa, lo cual me propuse descubrir. Ya no solo me pajeaba con sus bombachas, sino que seguía todos sus movimientos, revisaba los cajones en los cuales guardaba su ropa interior, y oliéndolas me la imaginaba y terminaba acabando sobre sus prendas. Llegue a saber que color de bombachitas llevaba en cualquier momento del día. Cuando cenábamos, si llevaba una pollera corta siempre se me caía algo debajo de la mesa, por que me fascinaban sus prendas pero más me gustaban vérselas puestas. No desperdiciaba un instante con tal de mírale sus bombachas, llegando a ver como cubrían su intimidad y ese agujerito que se le formaba entre sus labios vaginales, o alguno de sus vellos pubicos. Con el tiempo me di cuenta que ella sospechaba de mi conducta y descubrí que estaba muy lejos de su disgusto o desagrado, llegándome incluso a alentarme en ese juego. Me di cuenta de su cambio hacia mí por que me resultaba mucho más fácil encontrar sus prendas y lo confirmo el día que al salir del baño nos cruzamos en la puerta y me dijo: -Parece que hoy tenemos prisa, por entar no? Con una sonrisa tentadora y llena de picardía. Y sonreí rojo de vergüenza. -Entra, yo a tu edad también estaba siempre apurada... Cuando entre había dejado su bombacha recién usada, como regalo sobre la tapa del inodoro, me la acerque a la nariz para oler el flujo de su entrepierna, en parte seco y algo húmedo, envolví mi pija con ella y me pajee sin importarme si quedaba llena de leche. En ese instante llamo a la puerta Irma y me apresure a abrirle. -Vine a buscar mi bombacha. No la viste? -sí , pero se me acaba de caer en el suelo y esta mojada. -No importa, la tengo que lavar. Y al verla se dio cuenta de que estaba blanca y llena de leche, entonces agrego mirándome. Claudio yo no me imaginaba que... -Mamá, ya comenzó tu programa ... Por suerte interrumpió ese momento, Andrea, desde el comedor. -Ya voy mi amor. Y sosteniendo la prenda dijo. -Bueno... de esto vamos hablar otro día, no te preocupes, ahora vamos al comedor. Al terminar la serie, todo fue normal, mi novia y yo seguimos charlando y mi suegra se dispuso a realizar la cena. Como a lo quince minutos fui hasta la cocina y le pregunte si necesitaba ayuda, pero lo que yo realmente quería era saber como había quedado la situación y adivinar cual iba a ser su proceder. -la puedo ayudar? -No la salsa es fácil de hacer... O mejor si, cuídamela mientras me cambio, revolve de vez en cuando para que no se pegue abajo. -nena!!. Llamo la atención de su hija que esta, en la otra habitación. -Si ma...! -Por que no vas a comprar pan?, No pongas esa cara, si es acá nomás. -Esta bien ya vuelvo. No habían pasado tres minutos cuando ella regresa de la habitación, cuando la vi tuve que aguantar la respiración y tratar de no parecer un tarado, la situación era normal, pero mi cabeza funcionaba a mil. Ella se puso una pollerita no muy corta pero con vuelo, que la hacia muy sugerente. Cuando prendió el horno, con el trasluz que provoco la bombilla pude seguir al detalle sus piernas y entrever su bombachita rosada de algodón. Creo que ese día comenzamos a jugar un mismo juego. Su carácter no cambio mucho, solo como para que me diera cuenta yo, lo cual me excitaba mucho más. En la mesa hablábamos y discutíamos algún que otro programa político, pero yo en realidad estaba muy duro, me temblaban las rodillas, no sabia que hacer y a la a vez estaba ansioso por la situación. -que te pasa Claudio? -Nada mi amor. -Quizás no te gusta la comida. -No para nada, al contrario, ya sabe como me gusta su cocina. Creo que es tan solo un dolor de cabeza pasajero. En realidad eso espero. - - En ese instante, se me cayo un cuchillo y no fue como otras veces ex profeso, fue de distraído. Quede inmóvil, mientras ellas seguían hablando. - - Por un segundo Si es pasajero, con una aspirina ya esta. Si no es mal de amores. Mama. No digas eso que yo lo cuido muy bien. Agachado debajo de la mesa, no pude evitar tratar de mirar sus piernas, y para mi sorpresa ella las separa un poco mientras continuaba hablando con Andrea, dejándome ver su bombachita y el vello del pubis que la abultaba un poquito y en ese instante, que para mi duro un siglo, cruzo las piernas no sin antes abrirlas mucho mas pudiendo ver que en el centro de sus labios estaba mojada por sus flujos, dando con ello fin a su función. Pocos minutos después pedí disculpas y me dirigí al baño y allí, pardo me la saque y comencé a pajearme, todavía no había terminado, cuando oí que tocaban a la puerta. -Soy yo Claudio, Te sentís mucho mejor ahora? Ese ahora me pareció con un doble sentido, entonces respondí con la vos ligeramente cambiada, par que pensara realmente lo que estaba haciendo, porque en ningún momento deje de pajearme. -Si Irma, ahora me siento mucho mejor.. -Bárbaro! Viste que yo tenia razón. Cuando acabes... veni a la mesa. Yo voy por el postre y una aspirina, por si todavía te hace falta. -Bueno, gracias, ya termino. Lo cual era verdad y de que manera: Un torrente blanco sobre los azulejos! Estabamos en días de transición entre el otoño e invierno y los cambios de climás bruscos afectaron a Andrea ,y por ello tuvo que guardar unos días de cama ,estados de fiebre la llevaron a ser medicada y a prolongar su estadía. Pero con los cuidados de su madre y mi compania la paso lo mejor que pudo. La enfermedad de Andrea nos unió mucho mas a Irma y a mi, por que los dos nos desvivíamos por que a Andrea no le falte nada. Pasaron los días y el juego nos iba involucrando a ambos. Por las noche no era extraño que me quedara a dormir en la sala de estar de esa manera pasaba mas tiempo con Andrea. Por ese entonces Andrea había tomado un nuevo vicio que se vino acoplar con los que ya teníamos. Quizás la proximidad de su madre y el peligro de lo prohibido la exitanban a mas no poder. Para despedirme antes de irme a dormir poniendo un dedo cruzado en sus labios en voz baja me decía: -Me voy a despedir de ella. Yo me paraba a la cabecera de su cama, me baja el cierre y sacándomela se la ofrecía a su boquita abierta, para que con la lengua como a ella le gusta jugara alrededor de la cabeza de mi pija. - Esta atento por si mi mama viene. Ella no se si le va a gustar que su hijita le saque la lechita a su novio estando enfermita.( decía con picardía). Yo no daba mas, - Te voy a acabar... - Tíramela todo en la cara mi amor, ella cerrando los ojos y abriendo la boca se disponía a esperar el chorro de leche sobre ella , tome mi pija con la mano y comenze a moverla frenéticamente, cuando siento que la puerta se había entreabierto logrando dejarme ver una silueta, pero lo que tenia entre manos ya estaba muy avanzado como para dejarlo, así que continúe ya poniéndome de costado para que nuestra espectadora tuviera una mejor visión y sin mas lance toda mi leche sobre la cara de mi novia y algunos guascazos cayeron en su pelo y sobre la almohada, mientras se podía notar que bajo las sabanas ella con una mano en su entrepierna se movía como una serpiente. Irma golpeo la puerta que estaba entreabierta y entro, apenas tuve tiempo de guardarla y disimulando me senté sobre la cama. Andrea había tomado un pañuelo y pasándoselo por la cara simulo sonarse la nariz. - Es muy tarde chicos, que les parece si la continúan mañana y ahora nos vamos a dormir eh!. - Si mama ya nos despedíamos. -Nos encontró en plena despedida. -Te sentís bien Andrés. - Si mama. -Te saco una manta estas acalorada -Bueno. Aropandola quedo contra la pared, Irma siempre mirardome. Al quedar de espalda Andrea, se notaron los restos de leche en su pelo y mucho mas en la almohada. -Qué duermas bien. Que Claudio sabe lo yo quiero ahora..... Pasando un dedo por la leche y como extrañada lo miro y me miro. -Qué vayan a descansar. Chau mi amor. Cerramos la puerta de la habitación. -Bueno hasta mañana Claudio, como me levanto temprano me voy a dormir chau. Con un beso nos despedimos La mañana siguiente desperté por los ruidos de Irma que se preparaba para ir a trabajar. la vi cruzar el pasillo semivestida. Llevaba un conjunto blanco hermoso de seda, eran de esas bombachas grandes donde la tela sigue todas las formas de una mujer y la hace mas acariciable que si estuviese desnuda. Yo también daría mi show cuando me despertase antes de irse, corrí las sabanas dejando parte de mi slip a la vista, sobre todo la parte interesante y con la pija bien parada, tanto que a penas sobresalía la cabecilla por un costado. El momento llego, para el cual yo fingí dormir, con las sabanas enroscadas debido a un sueno ( Erótico por supuesto), la sentí llegar y detenerse sentándose a mi lado, sentía su mirada en mi slip ,estuvo un momento ahí después se levanto sin despertarme, cuando regreso yo trataba de entre abrir un ojo para ver su comportamiento. volvió a sentarse me miraba el slip y mi cabeza asomando por el costado. -Claudio? Yo no conteste para demostrale que estaba profundamente dormido. - Claudio? Miro hacia el pasillo, y después no lo pude creer lo que vi, todavía pienso que fue un sueno. Ella llevaba una pollera con tablas bastante ancha y blanca. -Claudio? Llamo nuevamente como para asegurarse, después mojo dos dedos en su boca llenándolos de saliva, los cuales los paso, con miedo por mi cabeza, y la rozo dejando saliva en la puntilla, como lubricándola. para ese entonces, ya sobresalía mucho mas que antes, repitió ese movimiento llevándose los dedos a la boca una vez mas, después con la mano izquierda levanto su falda por sobre las rodillas y después corrió su bombachita y metió su otra mano debajo de ella,( yo la veía por instantes, pero pude ver su cara afiebrada) al sacarla la olió y me la volvió a pasar por mi cabeza nuevamente, con dos dedos bajo el prepucio lentamente, y sin soltarlo volvió a subirlo, mientas hacia esto, su otra mano estaba debajo de su falda y seguramente corriendo su bombacha. La acción de bajar y subir el prepucio se me hizo insoportable, creo que ella se dio cuenta que faltaba muy poco para ver salir la leche que ella había logrado poder sacarme, porque puso su otra mano en el momento justo para recibir los tres lechazos en su mano. Inmediatamente se levanto y salió de la sala. Yo estaba tan caliente que me pajee nuevamente ni bien se fue acabando otra vez. Claudio... despertate que ya me voy.( Me grito de la cocina). Tiempo que aproveche como sugería su llamada para que me encuentre visible. - Hola buen día. - Muy buen día. - Eso espero. No te olvides que los espero en el centro a la salida de la oficina para ir al cine esta noche, no me fallen. Chau! Continuara... Llegamos con tiempo al centro, lo que nos dio tiempo de pasear un poco hasta que se aproximara la hora de ir a buscar a la madre de mi querida novia. Ya en la puerta, nos estaba esperando. Tenia puesta la misma pollera blanca tableada, caminamos unas cuadras, hasta la zona de los cines, con el sol de la tarde cayendo entre los edificios, sus rayos tenues se filtraban transparentando su falda pudiéndose ver sus piernas contorneadas y el comienzo de sus bragas blancas. En el cine nada importante, al salir comentamos la película, mientras comíamos algo liviano. El único contratiempo fue que al llegar a la estación de tren ya habían cancelado dos trenes anteriores por una huelga de señaleros y la central estaba repleta de gente y en los andenes no cabria un alfiler. Logramos ascender y estuvimos demorados media hora mas, antes de salir se corto la luz dentro del vagón y quedamos en penumbras, con tanto movimientos y empujones, quedamos cerca de una puerta que comunica con el vagón continuo. Mi novia quedo abrazada por su mama como protegiéndola y yo que tras de ella, no habia pasado ni la primera estación que me vi obligado a colocar una mano en su cintura. - Sos vos Claudio? -Sí como están. - Bien. -Y Andrea. -Acá... estoy bien, apretada y con sueño. Con el amparo de la oscuridad fui, poco a poco apoyándome en la hermosa colita de la madre de Andrea me fui animando cada vez mas, a la vez que sentía que ella hacia recibo de ello sin decir una palabra. Después de la segunda estación que paramos en la cual subió mas gente, la situación me daba excusas ante cualquier protesta, pero como no las hubo y yo estando bien exitado, al estar tan unidos que su pollera ya se hundía metiéndose entre sus nalgas. Queriéndolas sentir mas y dada su pasividad me arriesgue a comprobar si era realmente aceptación. Me baje el cierre cubierto por la gente y la oscuridad reinante y comencé a frotármela entre sus nalgas, pronunciando los vaivenes del tren, ella contrariamente a lo imaginado aproximo mas su cola dejándose deliberadamente apoyar y librándose a disfrutar con mucho disimulo, cruzando algunas palabras con su hija. Me di cuenta de su calentura por que apoyo su mano sobre la mía que la tenia en su cintura. - Estas bien Claudio? - Si Irma no se preocupe cuídeme a la nena. - Como fuera mi hija. Mientras intercambiábamos palabras nuestros cuerpos pujaban por estar mas cerca. Al pasar la cuarta estación, no pude mas y le fui levantando su falda hasta que parte de su ruedo quedo a la altura de mi estomago y mi pija quedo sobre su bombacha y entre sus nalgas. Por los movimientos del tren pude pasarle mi pija por sus cachetes, quedando en ese entonces, piel con piel lo cual aumentaba su desenfreno, dejándosela pasar calladita sin una palabra, como si fuera una colegiala que es manoseada por primera vez por entre las piernas. En la quinta estación, me la tome con mi mano y se la pase por el lado interior de sus piernas, ella sintiendo esa carne caliente, entreabrió las piernas un poco, permitiéndome llegar a su pubis y hacer presión por sobre su bombachita blanca, eso sucedió varias veces, el tiempo para mi era interminablemente delicioso. Pude sentir lo mojada que estaba la zona por sus flujos, al faltar una estación para bajarnos, volví a colocársela entre las nalgas y la fricción de ambos cuerpo llego a ese camino natural, que culmino con mi descarga copiosa, abundante de semen, entre su bombacha y pollera. No pude desaprovechar la ocasión, una oportunidad como estas no se da todos los días, así que me di el lujo de limpiar y expandir mi leche con mi pija por sus nalgas y piernas y termine de limpiármela con el ruedo de su pollera antes de guardarla, sabiendo desde ya, que al llegar a su casa y sacársela llevaría a su boca los restos de leche de su falda y se haría una paja de lujo, después de esa experiencia de le hizo vivir el novio de su hija, que ni su marido en las buenas épocas, logro despojarla de toda prudencia y llevarla a tal grado de indecencia. Al bajar del tren, nos adentramos al frío para el cual no estabamos preparados, teníamos que caminar tan solo seis cuadras pero parecieron veinte. El viento nos obligo a abrazarnos a los tres quedando yo por suerte en el medio de ambas mujeres, lo cual nos causo risas y así entre temblores y chistes se fueron pasando las cuadras, antes de llegar a casa pensaba en la leche derramaba, todavía liquida entre su pollera y su bombachita blanca. Con este pensamiento ya la tenia parada nuevamente. Al doblar la ultima esquina e internándonos en la calle mas oscura e inevitable por ser la cuadra de la casa de Irma, y hablando del frío y de lo bien que nos caería un café, fui dejando su cintura bajando mi mano por el fin de su espalda para volver a sentir la falda mojada por mi leche, y animándome a bajarla mas, para poder por ultima vez, manoseándole lentamente y descaradamente su cola pasándole bien dos dedos por la raya de la cola llegando casi hasta el final de sus piernas, teniendo en cuenta que tanto su pollera era de una tela suave y su bombacha de raso, la sensación de mi mano ante ese cuerpo fue única. Subí y baje dos o tres veces la mano y apreté con delicia sus cahetes. Ya llegaba a levantar un poco la falda por el movimiento del breve pero intenso manoseo. - Bueno... Bueno..(dijo Irma como avisándome) ya llegamos chicos. Y yo ahora les voy a preparar un buen café, después de ponerme cómoda por que estos zapatos me están matando, que les parece. - Bárbaro mama yo y Claudio te ayudamos. Al entrar Irma inmediatamente se dirigió al baño. - Chicos me voy a dar una ducha en seguida salgo. Pueden ir preparando las cosas en la cocina. - Si mama. Ya en la cocina la tome a Andrea en mis brazos. - Dale Andrea chúpamela antes de que salga tu mama, que llevo la leche de todo el día mi amor. - Humm.. debe ser mucha pobrecita le debe doler tener acumulada tanta lechita, yo te la voy a sacar. Así mi amor pajéamela bien, pásale la lengua como vos sabes, antes de caiga tu mama. - Y si llegara mi mama y nos descubriera te gustaría. Tal comentario me calentó tanto, que Andrea se dio cuenta y me pajeo con mas fuerza para hacerme acabar. -Y si al verme pajearte y ver tu pija grandota y sus venas hinchadas y me ayudara a chupártela, danlole tu leche en su boca y salpicándole toda la cara. -Dicho esto acabe en su boca un manantial de leche. - Hija de puta que cochinita que Sos. - Todo por tu leche mi amor. Después ya en el comedor, los tres conversamos con el televisor prendido a media vos. -Llegó carta de mi hermana. -Sí como esta la tía. -Bien tiene que hacer unos tramites en capital, y la invite a que pase unos días acá. - Y cuando viene. -No falta mucho, ella piensa que el mes entrante. - Mi tía es muy buena, todos los del campo lo son o viven de otra manera. - Seguro no tan acelerados como los de la ciudad. Esa noche hubo una vuelta mas de café y yo me despedí y ellas se fueron a dormir. De regreso, el frío, la noche y mi casa. Ya en mi cama, pensaba en volver a estar en casa de mi novia. Y como tentar y dejarme tentar, en ese juego sutil que, sin dejar sentadas las bases, cada día estaba mas candente. Juego de fuego, de momentos intensos, arriesgados y prohibidos. Continuara... Al llegar a casa de Andrea, fui recibió por una señora. - Sí?... Tu debes ser Claudio no? - Sí. -Pasa. Yo soy la tía de Andrea. Carmen. - Mucho gusto. -Desde que llegue, estas dos mujeres me hablando de vos... - Espero que bien. - Esta tranquilo que fue así. - Hola Claudio. Sentate que ya viene Andrea. Esa tarde conocí a la tía de Andrea. Ella como después me entere hacia un mes que se acababa de separar, y había venido a Buenos Aires, con su hija con intenciones de pasar las vacaciones de verano en casa de Irma. Clara, era el nombre de la hija de Carmen, chica de trece años, inocente como ahí pocas, quizás por la crianza de provincia en un pueblo alejado de la ciudad. Mi vida transcurría en la escuela y en la casa de Andrea, en mi casa eran contadas veces las que estaba, lo que no extrañaba a mis padres, por que conocieron a la familia de mi novia y les dieron su aprobación, mientras que mi noviazgo no interfiriera en mis estudios todo esta bien. Una de las tantas noche que me quedaba a dormir, en la sobremesa que muchas veces se prolongaba hasta el fin de una película. La hermana de Irma se viene a despedir y su hija también. -Bueno hasta mañana. Mañana parto mas temprano que vos, quiero llegar primera y salir primera de todos lados. Me acompañas Andrea? - No me mires a mí, por no hay ningún problema, así aprovecho a estudiar. - Bueno tía pero me despiertas vos, por yo soy una roca. - Bueno Carmen, otro día viajamos juntas. Mañana ya tienes compañía. - Hasta mañana, sino quien me despierta. Se despidieron a las dos con un beso. Es mi hermana pero que horrible gusto para la ropa interior, el camisón que le compro a Clarita, la hace parece una vieja. - Hay mama... voy a buscar mas café. - Si es verdad no? Claudio. - Si la verdad le queda horrible, pero es una nena todavía. - Y ahora que no esta Andrea te digo, viste el cuerpito que tiene la nena, parece que allá se alimentan bien no?. - Y viene de familia le dije mirándola. - Hay Gracias. - Bueno quien quiere mas café vos Claudio?. - Sí. En ese momento no le di importancia al comentario, pero me sentí bien por haberme animado a decirle un piropo tan abiertamente cara a cara. La mañana siguiente, al despertar ya se habían ido Andrea y su tía. Para mi sorpresa fui despertado por Clarita, que llevaba puesto solamente una bombachita pequeña color piel y una remerita que no le llegaba a cubrírsela, pero si le pronunciaba tus dos tetitas, por lo visto a madre la quería hacer mas nena de lo que era, por nunca llevaba corpiños. -Despertate Claudio, la tía ya viene con el té. -Te gusta esta remera? - Sí. Atine a decir, no pudiéndole sacar los ojos de su bombachita, que me permitía dejar adivinar su pubis todavía sin pelitos, totalmente virgen. - Fue idea de la tía. No le gustaba mi camisón y me dijo que mañana me va a comprar otro mas lindo. - Aquí vienen las tostadas y el té. Mi sorpresa fue mayor, Irma llevaba un camisolín transparente, que era igual que nada y un conjunto rosa viejo, estaba deslumbrante, como los rayos de sol que se filtraban por la ventana. Ambas sentadas a los costados de mi cama coronaban esa maravillosa mañana. - Sabia que te iba a gustar, este desayuno. No le quedaba feo el camisón, párate Clarita y date vuelta mostrale al tío tu figura. Clarita se paro pero se quedo quieta. - Clarita es media tímida, pero como yo le dije, estamos en familia. No Claudio? Sí por supuesto. - Como ya te dije Clarita si pensas té tu mama no le va a gustar el camisón que mañana te voy a regalar, no te preocupes va ser nuestro secreto, entre tía y sobrina que te parece. - Sí tía. - Bueno mostrale al tío que esta esperando. En el preciso instante, Clarita comenzó lentamente a darse vuelta. Irma deslizo una mano debajo de las sabanas y comenzó a pajearme lentamente. Su cara reflejaba una calentura infernal tratándola de disimular por la nena. Cuando quedo de espalda. - Ves que el camisón no la favorecía, no ves que linda colita que tiene mi sobrina. ( Al decir estas palabras aceleraba el vaivén de su mano). Levantándose un poco la remerita, Clarita me brindo una buena visión de su colita, la cual seguía elogiando su amada tía. Su diminuta bombachita se metía en los cachetitos. A lo que me suegra acoto. - Mi amor sácate la bombachita de la colita. Ver como lo hacia casi me hace acabar, por que la paja continuaba, oculta por las sabanas. A Irma le encantaba pajearme y lo hacia con una mezcla de lujuria y ternura conmovedora. La inocencia angelical de Clarita, calentaba mucho mas mi semen, a punto de desbordar. Pude ver que Irma se había llevado su otra mano a la entrepierna y hacia presión en ella. -Me saco la remera tía ? - Bueno dale linda total estamos en familia? - Mira tío ya me están saliendo las tetitas te gustan? - Veni Sentate Clarita para que el tío pueda verlas mejor. Clarita me los mostró anoche y le dije que cuando sea grande las va a tener hermosas. - Déjaselas tocar al tío, como yo te dejo tocar las mías. Al palpar sus dos pechitos fue un lujo que le voy deber a mi suegra toda la vida. - Ayer Clara durmió conmigo y la picara me pidió que le diera de mamar como cuando era chica, pero yo ya no tengo leche. Pero me las chupo igual. - Tía! Me da vergüenza. - Con el tío no tienes que tener vergüenza Clarita. A tu tío le podes decir como a mi que es lo que te gusta, por que yo lo quiero mucho sabes? -Yo también te quiero tío. - Lo sé mi amor. -Sabías que Clarita, siempre cuando viene. Ella sabe que le puede pedir a la tía todo lo que a la madre jamas le pediría. No es así Clarita. -Sí tía...puedo? -No sé, pedile permiso al tío. - Tío? - Sí mi amor (su inocencia era increíblemente excitante.) - Puedo tomar la teta de tía. - Si mi vida al tío le gustaría ver como yo te doy de tomar la teta. Irma corrió la bandeja con el desayuno. Veni Clarita ubícate en medio de los dos. Ella entra en la cama, sin darse cuanta que mi pija esta de lo mas levantada. Irma me la había dejado latente faltando la estocada final que pronto llegaría, mi corazón estaba en un salto no podía cree lo que estaba viviendo. Mi suegra corrió el bretel de su camisolín y corpiño a la vez dejando verme por primera vez sus pechos y tomándolos como lo hacen las madres con sus dedos y ofreciendo sus hermosos pezones, a los cuales Clarita se prendió como una beba, acomodándose en la cama, dejándome su virgen culito cerca de mi pija latente. Solo unos instantes y Clarita estaba en un éxtasis tal, que me sorprendió. Y el cual conocía bien Irma por que espero ese momento, para después hacer cualquier movimiento. Irma la arropo contra ella y mirándome corrió las sabanas. Yo la miraba a Clarita que con los ojos cerrados, si no fuera por el imperceptible movimiento de sus labios se diría que estaba dormida. En tanto Irma fue bajándole su pequeña bombachita y tomándome en sus manos nuevamente, paso la punta de mi pija por la rajita de su sobrina, pajeándome a mí y pasando ella misma sus dedos entre los cachetes de Clarita, ella aceptándola con un gemido y acomodándose aun más cerca de su tía y levantando su colita para facilitar el trabajo de su tía. Por mi parte ya no pude mas, Irma lo comprendió con una sonrisa y apresurando sus masajes me hizo acabar en la rajita de Clarita, en tanto ella como si nada, solo tenia sentidos para los pechos de su tía. Irma al ver que me iba a retirar, me dijo por lo bajo. - A Clarita le falta un poco. Quédate deja te se te vaya bajando de apoco entre la leche y su colita. Te va gustar mucho ya veras? Que más me iba a ofrecer esa mujer, me acerque a sus labios y la bese con una ternura, que despertó en ella un sentimiento que se podía palpar en aire. Irma paso nuevamente sus dedos por la rajita de su sobrina y mojándolos en leche se los llevo a la boca. -Un pañuelo por favor Claudio. Con el empece a limpiar las sabanas y parte de la colita de Clarita. -Clarita...Clarita... -Sí tía que te parece si dejar un poco para mas tarde eh! - Pero tía! -Hoy le digo a tu mama que te deje dormir otra vez conmigo. -Bueno. -Clara seria Bueno si laváramos, mientras el tío, calienta el té nuevamente. Te parece? -Sí tía. -Anda al baño que ahora voy yo y te ayudo mi amor. -Ya venimos tío. -Anda mi amor. Irma tomo el pañuelo para lavarlo. -Es una pena en pañuelo en una bombacha es diferente. No te parece? -Y si es tuya mucho mejor. -Primero no descuides a mi hija, y si no decís nada vamos a tener mas cosas como las de recién. Por que parece que te gusto no? - Mucho y a vos ? - Que te pareció. ( Remarcando lo dicho con una sonrisa.) - Tía vas a venir ayudarme? - Voy Clarita. Momentos mas tarde ya saliendo del baño. -Ahora potente la remerita, que se enfrían las tostadas. -Me untas una con dulce Clarita. - Sí tiiito. Desde ese momento los tres de alguna manera implícita fuimos cómplices. De lo que más adelante vendría. Continuara... Al otro día Irma me contó toda una verdadera historia. - Te gustaron los secretos que tienen algunas mujeres? - Estoy fascinado. - Clarita siempre tuvo atracción por mi, como vos con mis bombachas, solo que ella comenzó a los nueve anos. Cuando jugaba siempre trataba de meterse en mis faldas y en vez de retarla como la madre. Un día le dije, si le gustaba ver debajo de mi pollera, a lo cual con miedo respondió que si. - Yo te dejo si vos queres pero no tiene que saberlo nadie sabes? -Mamá siempre Me reta si la miro a ella. - Viste, si vos mantienes el secreto yo te voy a mostrar todo lo que quieras ver y saber mi amor. Como te podrás imaginar yo ya esta toda mojada. Te lo cuento y ya me mojo de nuevo al contartelo. -Yo te puedo ayudar, si vos queres mientras contas? -Sos super asqueroso y me encanta. Veni que nos hacemos una pajita mutuamente mi amor. Para que vayas sabiendo me fascina tu leche, me encanto que te pajearas con mis bonbachas, pero cuando vuelta mi hija no me la vas a desatender, me entendes quiero una hija bien cojida y feliz, por mi parte de mi vas a tener todo y cuando yo digo todo es todo. Desde ya que siempre te voy a dejar una bombacha usada en el baño para que no me extrañes. Sabes siempre me gusto ser manoseada en los lugares mas extraños me vuelve loca así que desde ya tenes permitido meter tus manos debajo de mi pollera cuando quieras, así podrás sacarte las ganas cuando lo desees, para eso va estár mi cola siempre dispuesta, por que como te has dado cuenta soy muy pero muy pajera. Y hasta decirlo me calienta. Te cuento que no es la primera ves que yo me subo a un tren sin luz, como la ves que volvíamos del cine, es mas yo siempre busco subirme donde no hay luz y me fascina ser manoseada por todos lados, te cuento que una vez baje del tren bañada en leche, con tres guascazos sobre mi bombacha, tan mojada estaba que la leche me comenzó a caer por mis piernas, por suerte llegue a casa antes del papelón,tambien tenia que cuidarme de mi esposo, en ese entonces estaba casada todavia, aunque varias veces tuve dos leches diferentes sobre mis bombachas y el nunca se dio cuenta. Bueno pero esa es otra historia que en otra oportunidad te voy a contar. Te sigo relatando lo de mi sobrinita Clara, yo llevaba una pollera amplia acampanada, imagínate que para ella todo un juego clandestino de descubrimiento, a mi de excitación. - Esta bien Clarita pero no le vayas a contar a tu mama, porque no te dejo mas ver ver mas debajo de mis faldas.? - No tía. - Bueno esta bien, vamos a mi dormitorio. Pero solo un ratito, apúrate antes de que venga tu mama. -Veni metete debajo de mi pollera. Y levantándola la cubrí dejándola de debajo de ella. Yo ya tenia toda la bombacha mojada de la emoción. No te imaginas lo puta que me sentia, teniendo a mi sobrinita manoseandome debajo de la polera. Clarita te gusta estar mirándome la bombachita, a tu tía. Si me gusta tía. Que color de bombachita tengo. Blanca. Clarita si vos querer podes tocármela, acariciarme toda debajo de la pollera y dame besitos sobre la bombachita acá donde esta mojadita mi amor. Ya sentía su cuerpito entre mis piernas, pero cuando empezó a acariciarme las piernas, fue hermoso y nunca me cálente mas que cuando sus manitas llegaron a mis bragas, abrí mis piernas para que sus manos jugaran libremente en mi intimidad, orpes por su inexperiencia, cuando las paso sus deditos por la zona de mi conchita estalle. -Así Clarita pásame la manitas por ahí, así de nuevo mi amor. -Tenes pis tía? - No mi amor nosotras las mujeres nos gusta tocarnos alli mi amor y nos mojamos la bombachita, pero tócame un poquito mas ahí, así despacito... tócale el tajito a la tía. así.. La apreté contra mi estomago y acabe. -Te gusto Clarita. -Sí pero no sabia que te mojabas. - La tía después te va hacer cosquillas y vas a ver como vos tambien te vas a mojas y te va a gustar mucho. Pero ahora mostrame tu bombachita. - Mírame tía.. Bajándose el pantaloncito que llevaba puesto, me la mostró. -Sí queres que me la saco tía? En eso siento la puerta de calle era Carmen que regresaba. -Subite en pantaloncito Clarita, viene tu mama, después te hago cosquillas, pero ojo es un secreto. -Sí tía.( Me abrazo y me dio un beso) Es día fuimos al cine todos. En mitad de la función Clarita pide ir al baño, la madre la reta por que no se acordó antes. - Yo la llevo, la tía te lleva Clarita. Ya el bañito Clarita me llama. -Tía no hay papel... Entre en el baño, ella tenia la pollerita levantada y su bombachita en los tobillos. Busque en mi cartera y con un panuelito el seque su conchita y ella con sus piernitas abiertas me miraba como la secaba como si fuera un juego entre ella y la tía. Antes de salir me dice. - Vos tía no haces pis - No mi amor. Pero al ver su carita me di cuenta de lo que quería. - Vos queres verme hacer pis.. -Si.. respondió con una vergüenza inevitable. -No ahora no, mi amor. Pero te voy a mostrar la bonbachita que me puse para venir al cine, es transparente y tiene puntillas. Te gusta Clarita. -Si tía. -Bueno si te gusta, tócamela toda, vos sabes que la tía te deja. (Dicho esto me di vuelta dejando mi cola al alcance de su manito, la cual comenzó a acarisiarme los cachetes) -Que linda tela y que suave. -Pone los deditos, por la conchita, (llevándole la mano a mi entre pierna). As mi amor, tócamela, así. -Querrás ver mi tajito, míramelo. Corriendo la prenda con dos dedos, quedo mi concha frente a sus ojos que no lo podían creer. -Cuantos pelitos tenes tía. -Cuándo vos seas grande los vas a tener también mi amor, pero ahora corremos un poco los pelitos, ves. Te gusta verle la conchita a la tía. -Si tía. -A mi también me gusta hacerte cosquillas en tu tajito mi amor.(pasándole un dedo entre sus labios todavía vírgenes. -Mete un dedillo en mi agujerito. As, metelo y sacalo. Así Clara calentala a la tía. - Bueno será mejor qué volvamos a la sala ahora no tenemos mucho tiempo ni estamos en casa, otra vez te muestro mi tajito y nos vamos hacer cosas lindas las dos juntas. -Bueno, pero no te olvides. - Te prometo que no me olvidare. -Vamos a jugar ha algo, no te pongas la bombachita, y vamos a ver la película, cuando te sientes, deci que no podes ver y yo te subo en mis piernas, y vas a ver te va a gustar. Te voy hacer caricias en la conchita, mientras mama no te ve, la tía te promete que te va a gustar machismo. -Como te imaginas en la oscuridad le metí la mano debajo de la pollera y ya sin bombachita, tenia facilidad de movimiento para manosearle el tajito y como mi sobrinita a pasar de su edad, la estoy haciendo muy calentona, rápidamente me mojo mis dedos de flujo. Mis dedos completamente lubricados llegaron a recorre hasta la entrada pequeña de su culito, ahí en la oscuridad del cine Clarita recibió su primera pajita hacha por su querida tía. La mañana siguiente están yo en el baño me golpean la puerta. Soy yo tía, puedo entrar. - Pasa mi amor - Si tu mama te ve sin camisón se va a enojar ? - Mama salió. A vos te molesta que ande en bombachita - No mi vida, a mi me gusta verte así desnudita. Y como yo se que a vos te gusta verle la bombacha a tu tía me voy a sacar la pollera. Quiero hacer pis. -Yo te ayudo, te saco a bombachita y la tía te va hacer unos masajes en el tajito para que hagas mejor. Así mi amor... -Saca la mano por que te voy a mojar tía. -No mi amor, méame toda la mano tía quiere sentir el pis calentito de su sobrinita querida. - Méame Clarita. Así méala toda a la tía. Mientras me meaba la mano mis dedos recorrían su conchita y le llegue a meter la puntilla del índice en su agujerito. Ella no pudo mas y se recostó en el inodoro con sus piernitas bien abiertas, parecía estar acabando. - Ahora hace pis vos tía. - Bueno, mírame la conchita de tu tía sabe que te gusta. Con tus deditos aparta los pelitos y vas a verme el tajito. Así... mete un dedo en el agujerito, despacito y volve a meter despacito así... así me gusta Clarita. Te voy a mear mi amor. - Si tírame el pis tía. -Vos move la manito clara, que yo te la meo. Acabe mientras la meaba toda por la empape tanto que temí que se asustara, pero ella resolvió mis dudas. -Te gusto tía, a mi me gusto, y que calentito que es el pis. -A la tía le gusto mucho, lo hiciste muy bien. -Después vamos a hacerlo otra vez, cuando no este mama tía. -Sí mi amor otra vez te voy a enseñar como podemos hacermos pis las dos juntas, pero ahora vamos a lavarnos antes vamos a bañarnos antes de que llegue tu mama. -Te quiero mucho tía. Y me gusta las cosas que me enseñas. Irma voy acabar. No doy mas... Desde hoy llámame mama, por que desde hoy quiero pasar a ser tu segunda mama, una mamita un poco degenerada, pero se que a vos te gusta mucho. -Está vez acábame en la boca. Demostrame que tanto te calienta tu nueva mamita. Acelerando el movimiento de su mano llevo a su punto limite la estupenda paja, llevando mi pija a su boca y abriéndola me dijo : -Mira a la mama de tu noviecita te esta pajeando y mira como me manoseo debajo de mi pollera, Dale tírale la lechecillas calentona a tu mama. Mamita te la mama toda mi marchito.. El primer chorro fue a sus lentes y los siguiente los mamo con la destreza de su boca ,hasta dejarla limpia. Sigue mira cómo me la chupo toda... mira como acabo también, me corro por tu leche. y así termino o terminamos, poco antes que golpearan la puerta Carmen y su hija. Continuara... Nuestra vida continuo igual, Clarita me fue tomando cariño y fue bien visto por la madre. Mi relación con Andrea era muy buena. A Clara no la vi mas vestir así como aquella mañana, y de esto hacia ya una semana. Estando en mi casa y disponiéndome a salir para el colegio, llama la madre de Andrea lo cual me extraño. - Hola Claudio. -Si Irma como esta? -Bien escucha atentamente lo que te voy a decir. Mi hermana tiene que regresar a San Juan, y ella es dando vueltas, tratando hace unos dias de convencer a Andrea, para que la acompañe a la provincia para no sentirse sola, para que conozca San Juan. Como veras Andrea no acepta del todo por no dejarte a vos, yo por mi lado convencí a Carmen que dejara a Clarita conmigo esos cinco días, pues yo pediría permiso en mi trabajo para estar en casa, que igualmente un descanso ya lo venia planeando y no me vendria nada mal, y que mejor si lo paso con mi sobrina y con vos. Por que de noche me voy a sentir sola no te parece?. Escuchame ahora deseo que vos cuando vengas esta noche, le digas a Andrea que tus padres te necesitan , unos días para algo, eso lo dejo en tus manos, De esa manera Andrea se decidirá inmediatamente, ya que en realidad le gustaba la idea, Entendiste todo Claudio. -Si no se preocupe. - No me falles que yo no te voy a fallar, chau.. Esa noche le conté, a Andrea que tenia que ir a Mar del plata con mis viejos a ayudar a poner en condiciones la casa, que allí teníamos, pues en Febrero ellos la iban a utilizar. Andrea se animo entonces a contarme, todo lo que yo ya sabia. Dos días después ya la estaba despidiendo en la terminal, tras una intensa despedida al mejor estilo de Andrea, como ella siempre decía. La despedida en si fue normal, solo unas lagrimillas de Clarita, que su tía en seguida supo apaciguar. Como es de imaginar Irma me pidió delante de Clarita que me quedara esa noche con ellas, para no estar solas. Invitación que inmediatamente acepte, pues en realidad yo no iba a viajar a ningún lado y los tres íbamos a estar cinco días juntos, como lo había planeado la madre me mi querida noviecita. Ese día al regresar en la escuela, me dirigí a casa de Irma. Estaban terminando de comer, pero el cambio era evidente e infartante. Irma le había comprado el camisolín y un conjunto que Clarita en su inocencia ni bien me vio corrió a mostrármelo. - Te gusta tío? Era un camisolín transparente que le llegaba dos dedos debajo de la colita, así que de cualquier forma que se sentara se le vería toda pero toda la bombachita era realmente una preciosura. -Mostrale el conjunto mi amor, cre que al tío le va a gustar. Mi corazón latía a mil revoluciones. Ella se levantaba en pequeño camisolín quedando ante mi ojos sosteniendo, mostrándome la bombachita que Irma le regalo, era rosa, con un triángulo en la zona del pubis el cual era totalmente transparente y dejaba ver su tajito sin pelitos. Irma se levanto y pasando en frente mío aprovecha para manosearme mi pija que estaba paradita al ver semejante espectáculo. Mientras me decía: -Viste mi amor a Clarita no le salieron los pelitos, te gusta. - Vos Clarita mientras le mostras este conjuntito. Yo me voy a pegar un buen baño, así comigo no cuenten para el desfile de modas chau... -Ah.. Si después vamos a dormir sabes Clarita, así que jueguen ahora todo lo que quieran despues ya sabes a dormir. - Si tía. Dicho eso Irma nos dejo solos. - Mírame tío. Me quede innotizado, por el calor reinante había ido en mi pantalon, y se me empezó a formar el bulto. -Viste se me ve el tajito sin bajarme la bombachita. Te gusta? A mi si y mas por que me la regalo la tía. Mírame. Clarita abrió las pierna separándolas con las manos. - Todavía no Tenes pelitos. - No estoy esperando que me crezcan, la tía dice que pronto me van a salir y voy a tener como ella. -La tía te mostró los pelitos de ella. -Si son rubios, se mojan por sus juguitos. Queres fíjate si me creció alguno tío. -Bueno Veni párate, te voy a mirar. La hice parar, me puse de rodillas y le baje un poco la bombachita, y con las dos manos hacia que estaba inspeccionando la zona, pero en realidad ya la había comenzado a manosear, incluso la di vuelta pasando mis dedos por sus nalguitas y rayita. -Haber agáchate un poquito Clarita. - Así tío.(y sin que yo lo dijera separo un poco las piernitas.). Que también crecen en la cola? - A veces también... - Así vas a ver mejor tío. ( con sus dos pequeñas manos separo sus cachetes para que su tío, pudiera verla mejor.) En esa posición llegue a pasarle toda la mano, tocándole la conchita con los dedos, fregándoselos siguiendo el movimiento hacia atrás, terminando por toda su rayita, la ocasión me llevo también a hacer presión en sus dos agujeritos que podía ver a la perfección. Mi corazón estaba en un salto y le subí la bombachita. -No todavía no tenes linda. Pero que bien, que te queda la bombachita, que te regalo la tía. Suerte que tu mama no esta sino, no se si te la dejaría usar.? Clarita se sentó bien y se puso seria. -Tío la tía me dijo que yo podía jugar con vos como jugué siempre con ella sin que lo supiera mi mama. - Si mi amor pones jugar conmigo. - Sabes mi mama no le gusta nada. Y yo con la tía he aprendido muchas cosas lindas. -Desde cuando juegas con la tía. -Cuándo ella va a casa, duerme en mi cama. Y un día me enseño todos los juegos que se, pero me dijo que a mama no le gustaban, y desde siempre ese fue nuestro gran secreto y yo estoy contenta por que la quiero mucho sabes? -Sí vos me contas, yo también te voy a enseñar juegos que tenemos yo y la tía y te van a gustar y quizas juguemos los tres... - Si la tía me dijo que ella también jugaba con vos, pero no le vas a contara mi mama verdad? -No mi amor. a ver ( y con mis manos le separe sus piernitas) mostrame de nuevo tu bombachita nueva. -Si. Y repitiendo los movimientos anteriores, tenia las piernitas nuevamente abiertas. -Mira con las bombachitas que me compra mi mama, no me pasa esto y es que se me mete un poquito de tela en la rayita. Haber, y pasándole un dedillo entre los pequeños labios, note que tenia un poquito de flujo. - Y por eso me gustan las bombachitas de la tía, no ves en seguida me empieza a rozar la rayita y me empieza a salir juguitos del agujerito y me gusta, y sabes que si me paso el dedito así me mojo toda la bombachita como cuando jugamos con la tía a las cosquillas. - Siempre jugaban a las cosquillas. - Bueno cada, vez que podía la tía yo siempre le pedía, pero ella solo jugaba bien cuando estabamos solas. -Si es verdad mira me mojaste los dedos con tus juguitos, son ricos? - La tía dice que si, mete me un dedito y después te lo chupas como hace la tía. Mientras ella se corría con la mano las braguitas hacia un costado yo metía un dedito, al sacarlo no sin antes moverlo un poco, que a Clarita le gusto, pero al mirar tenia sus ojos puestos en mi pija que ya sobresalía del pantalon pues yo ya me habia bajodo como al descido el cierre. -Nunca habías vista una Clarita. - La de mi primo pero el es muy chico, la tía un día me mostró unas fotos, pero en ese entonces me dijo que ya me iban a gustar. -Mírame Clarita, dame la manito, ahora ves tócala así tócamela bien. -Así tío... que caliente esta. -Ves es tan calentita como tu conchita. Te gusta como te toco la rayita mi amor. -Si tío... pero yo no se tocarte, enséñame queres tío? -Clarita cerra tu manito y agárrala así bien y ahora despacio subí y baja, y así la vas a poner cada ves mas caliente y grande. -Así esta bien tío? - Si linda seguí... -A mi cuando mas me gusta es cuando me empiezo a mojar toda y parece que me hiciera pis pero no es pis. Y vos? - Ahora vas a ver . Ves ese agujerito por allí sale un liquido y parece leche, no te asustes, vos seguí bajando y subiendo, mientras salga la lechita. - Y es rica tío.. No termino de decirlo que le tire cuatro lechazos uno en su manito y los otros sobre sus piernitas. - Te gusto tío? -Sí mi amor... lo hiciste muy bien. -Qué bien... puedo probarla puedo. Si toma le lleve un dedo en leche a la boca y sacando la lenguita lo chupo. -Ahora vos dame a mi tu juguitos. Y Como en un juego se metió dos deditos en su conchita y me los llevo a la boca. -Eh! chicos todavía están aquí. - Si tía estabamos jugando con el tío. Creo que los dos tuvieron mucho por hoy. -Vamos a dormir Clarita, dale un beso al tío. -Hasta mañana tío. -Chau.. linda. Continuara... En la mañana, me despierta Clarita. -Tengo frío puedo acostarme con vos. -Si pero la tía. -Me dijo que me pase a tu cama, que ella iba de compras y al banco, al medio día esta de vueltas. -Sí tenes frío por que no usas tu camisón? No me gusta siempre que me quedo con la tía, puedo andar por toda la casa como quiera, la tía me deja, hasta estar desnuda. Ella se metío en la cama y quedamos bien juntos. Tío jugamos a las cosquillas. -Ahora? -Sí dale... -Bueno, sácate la bombachita. -Como se ve que estas dormido, tengo puesta la otra que me regalo la tía, mira se puede abrir toda por abajo. La tía me dijo que es especial para cuando jugamos cosquillas así no me la tengo que sacar. No esta buena. -Tú tía Irma si que sabe de todo.( Mientras pensaba en lo puta qué era Irma.) Entonces me la acomode a Clarita, poniéndola de espaldas a mi y abriendo su bombachita le puse mi pija entre las nalguitas y trayéndola contra mi me pegue a su cola, ella paro un poquito su colita. -Así te gusta tío? -Sí mi amor, así ahora puedo hacer cosquillas. Pasando mi mano por encima de la bombachita y metiendo los dedos por aguero que dejaba la prenda llegue a su conchita sin pelitos la cual ya tenia un poco mojada. -Ayer le conté a la tía de tu lechita. -Y que dijo. Que a ella le gustaba tomar tu lechita -La tía me contó que ella te dejaba sus bombachas para que te limpies cuando te sacabas la leche solo, por que le gustaba sentir tu olor. Ella dice que le encanta el olor a macho. Te gustaria que te deje tu bombachita, manchada de leche para que se la mostres despues a la tia. Si tio, enseñame como te sacas la leche la tia -Está bien Clarita pero por que no me contas que mas te gusta hacer con la tía. -Y después yo puedo limpiarte, me vas a dejar tío. -Sí pero vos contame. Yo mientras ella hablaba, pasaba mi dedo alternativamente por sus dos pequeños agujeritos y frotaba tiernamente mi pija entre sus cachetes. -Las cosas Que la tía me enseño todas me gustan , me gusta el día sucio. Me gusta mucho, mi mama ni siquiera me deja jugar en el suelo, por que mancho la ropa. Y como se juega. -No puedo decirte, la tía me dijo que manana vamos a jugar y hoy te va explicar ella. Pero es lindo y divertido. -La tía me dijo que le gusta tu leche y te dijera qué me enceñes a mamártela, como hago con sus tetas. -Desde cuando le chupas las tetitas a la tía. -Desde los ocho años. Pero tía me dijo una vez que ella desde que yo era chiquita. Ella sin que mi mama se diera cuenta me daba la teta y también cuando me cambiaba besitos en la conchita, dice que desde chica me gustaban, por cuando me los daba yo me quedaba quieta y abría las piernitas. -Clarita lo que haces con la tía, no lo sabe nadie ? -Ni mejor amiga. con ella también juegas, allá en San Juan. -Si. -Y como empezó todo con tu amiga. -Una vez con ella jugando a los novios, nos besamos y nos justo mucho. La mama nos vigilaba mucho, pero cuando estaba el padre. El nos dejaba encerrarnos juntas en su pieza y allí nos tocábamos y contábamos cosas que nos calentaban mucho. Clarita date vuelta, mientras vos me contas, con una manito me acaricias acá. Así mi amor, movela despacito hacia arriba y hacia abajo. Si clarita comenzó a pajear a su tío, teniendo su pija sobre su panza, y sin dejar de hablar. Un día que la madre salió, el padre entro en la habitación justo cuando nosotras dos teníamos los ojos cerrados y las manos en nuestras conchitas. Que edad tenias, la vez que eso ocurrió mi amor. Mi amiguita tenia diez y yo tenia nueve. Cuando lo vimos, mi amiga se quedo muda y yo me subí la bombacha y estaba roja de vergüenza. Chicas que están haciendo. Mirta si se entera tu mama te mata, y a vos te harían lo mismo si se entera tu mama Clarita. No digas nada papa, te prometo que no lo hacemos mas. Vamos hacer una cosa chicas, pero me tienen que decir la verdad, yo no voy a decírselo a nadie y ustedes tampoco. Si les gusta tocarse cuando no este mama yo las voy a dejar, yo también me toco no es cierto Mirta. Si papa. Mirta no te contó Clara. No señor. Bueno seguro después te va a contar. Miren mama esta por llegar, así porque no se ponen las mallitas y vamos los tres a la pileta que les parece. A mi después del papelón todo me parecía bien. Viste Clara que mi papa es macanudo. Si. Es verdad que el también se toca. Si después te cuento ahora vamos a la pileta. Continuara... - Quien es la señora Marta. -Querrás qué te cuente tío. -Si pero antes mira, Clarita me va a salir la leche, pone tu boquita y chúpala como si fuera los pezones de la tía. -Así mi amor, trágate toda la lechita y dame un beso como se lo diste a tu amiguita. -Así esta bien tío. -Si mi amor. -La tía tiene razón tu leche es rica y muy caliente. -Quién era la señora Marta. -Era mi profesora de particular, una señora muy cariñosa conmigo me abrazaba todo el tiempo y me llenaba de besos y a mi me gustaba mucho y la quería mucho. Me gustaba la maestra Marta, pero lo que a mi me gustaba mucho, era mirar las cosas que mama me decía que no debía mirar. Y como ella estaba embarazada, un día se puso un vestido demasiado corto para su estado, que por la panza tenia que abrir bastante las piernas dejándome ver toda su bombachita. Ella se dio cuenta y todos los dias que iva se ponía vestidos cortos. Y me fui dando cuenta que no solo a mi me gustaba mirarla si no que a ella le gustaba que yo la mire, dando muchas posibilidades de que yo sacara gusto de mi debilidad por sus prendas intimas. Y al ver que me distraía de los deberes me dijo que debería prestar mas atención a los deberes si no se lo tendría que decir a mi mama. Por que si yo no mejoraba en el colegio mi mama no me dejaría ir mas a que ella me enseñara lo que no comprendía del colegio. Allí mismo le tuve que prometer que iba a prestar mas atención. Yo creo Clarita que vos te distraes por que te gusta verme las bonbachitas que yo uso. Yo baje la vista y no dije nada te tenia mucha vergüenza. Te gusta verme las bombachas Clarita. Si. Bueno mi amor, si vos me prometes que vas a sacarte buenas notas en el colegio y que no selo vas a decir a nadie. Yo te voy a dejar que siempre cuando vengas me veas las bombachitas que tanto te gustan. Veni vamos al sillón, si vos me prometes que no se lo vas a contar a nadie y que vas hacer los deberes en tu casa , yo te las voy a mostrar. Entendiste, bien. Si, señorita. Asi esta mejor. Mira esta me va chica por la panza. Nunca viste una chica embarazada desnuda y levantándose el vestido, me dijo. Tócame la panza pásame la manito por donde quieras que este va hacer muestro secreto. Ella con el tiempo hizo tocarle la conchita, explicándome que por allí salen los bebes y con la explicación ella también me tocaba a mi y me gustaba por ella era muy suave. Cuando tuvo el bebe con mama fuimos a verla al hospital, mientras ella la amamantaba le pidió a mama que fuera abajo a cómprale una gaseosa y mama me dijo que me quedara. Te gusta Clarita mira como toma la lechita de mis pechos. En los dos pechos tenes leche. Si mi amor en los dos mira antes de que venga alguien. Y tomando el otro pecho se apretó los pezones y le salió un hilo de leche unas gotas iban cayendo por sus pechos que ahora aprecian mas grandes. Están mas grandes por que están cargados de leche, el medico me dijo que tengo demasiada leche y que podría darle a otro chico si quisiera. Así que para que no te pongas celosa de la nena, cuando vengas a casa te voy a dejar que vos también me tomes la lechita de mis pechos mi amor. Mojando un dedo con gotas de leche, me dijo que lo chupara para que le vaya tomando el sabor. Días después la fui a visitar, cuando llegue a su casa salía el marido. Te buscan Marta. Si es la hija de Mirta que viene a visitarme y ver el bebe, chau mi amor. Pasa Clarita, como andas. Bien. Yo se a que viniste veni, Sentate acá qué nadie nos va a molestar. Mira primero me doy un masaje en los pechos así, ves tócalos con tus manos y apretalos despacito si se me va calentando la leche. Ahora pone la boquita en el pezón y comenza a chupar mi amor así, vas a ver como me caliento y la leche sale mas fácil y en cantidad. Ese día le gusto tanto que me contó que desde que tenia leche era la mujer mas feliz, chúpame los dos, mira toda la leche que tengo hoy te baño el leche Clarita chúpala a mamita. Sabes hasta el medico una noche que le pedí paños por que me estaba empapando en leche el pícaro me pidió un poco y me chupo de las dos tetas a la vez como vos ahora y me las vacío por esa noche y yo también de chupe toda su leche y me la trague toda, estaba tan caliente que después me di cuenta que le había sido infiel a mi esposo por primera vez. Y esa fue la primera vez que probé a leche. Eso es todo tío. Continuara... Sabes, no me terminaste de contar, que te habia dicho tu amiguita Mirta, despues que los sorpendio su papa. Ah! También me vas a decir, como es eso del dia sucio que jugar con la tia. No, eso te lo va adecir la tia. Bueno, esta bien, pero que te dijo tu amiguita. Al día siguiente Mirta me contó como empezó todo, resulta que un tío que tiene ella vino a pasar unos días de vacaciones ala casa de ella. Al tío le gustaba acariciarla debajo de la pollera y Mirta no decía nada por le gustaba cuando el la manoseaba. Un noche viendo televisión todos en la linving, todos estaban en los sillones menos el tío que estaba sentado en la mesa y Mirta fue a sentarse como siempre lo hacia en las piernas de su tío, con las luces apagadas con tan solo el resplandor del aparato de tv, el tío pasado un tiempo ya le había metido la mano debajo de la bonbachita y le tocaba la rajita. Ese día Mirta estaba mas nerviosa por que estaba su papa a unos metros viendo la película con su mama. Que este la madre no le preocupaba, por que una tarde después de comer, ella siempre esperaba la ocacion, cuando mama lavaba los platos y ella quedaba sola con su tío y le pedía que la subiera en sus piernas. Para lo cual siempre estaba preparada. -Me dejas subir tío. Y tu mama. Esta en la cosina. Bueno veni, a ver linda antes de que vuelva tu mama. Te gusta lo que te hace el Tio, mi amor. Si. Bueno, sabes que vamos a hacer, antes Sacate la bonbachita y dámela. Por el costado del short saco su pija totalmente parada. Mira lo grande que la tengo hoy Mirta. Veni Subite qué te hago cosquillas en la conchita. Si tío, que linda y calentita la tenes hoy. Ella le gustaba, sentir en frote de sus labios contra ese pedazo de carne caliente que tenia su amado tío. Ese día estaba tan caliente que se había mojado como nunca todo su tajito y su pollerita formaba una carpa con la pija parada de su tío, y la falda blanca ya se habia manchado con los flujos de la pija del tío. Ambos estaban tan caliente que no se dieron cuenta que su mama, había regresado y los estaba mirando desde el marco de la puerta. Telma por favor no le cuentes a mi hermano. Mama solo estamos jugando. Haber que están haciendo. Su mama arrodillándose frente a ellos, levanto la pollera de su hijita. Y tomando la pija de su cuñado comenzó a pajearlo lentamente. Mi amor te gusta sentir la pija del tío sobre tu conchita no ? Si mama. Cuando jugamos me mojo toda, con el juguito que me sale al tio. Ah ! mi amorcito las cosas que decís, vas a ser tan calentona cómo tu madre. Donde esta tu bonbachita. La tiene el tío mama. Bueno si así es el juego yo también le voy a dar la mía. Ella miraba como la madre,se subia la pollera y se bajaba la bombacha. Asi que tambien le pedis las bombachitas, para pajearte a la noche. Claudia yo... Nada ahora, me vas a chupar las mias cochino. Y tomando la parte baja de su bombacha, se la ponía en la boca a su tío. Chúpala mientas yo termino esto. Mi amor estas toda mojadita. Y con una mano le tocaba la rajita a Mirta y con la otra continuaba pajeando a su cuñado . Sus manos ivan de la conchita de la hija y los huevos de su ciñado. Mi amor Subite el vestido qué tu tío le gusta mucho verte la conchita mientras mamita le hace masajes en su pija, Subitelo así ves como mama le Saca lechita con los mimitos que le hace. Dale cuñadito tira toda tu lechita sobre la pancita de tu sobrinita.... Dale que desde hoy todo va a cambiar, le lo aseguro. Me vas hacer caso en todo no? Si Claudia. No te preocupes que yo tambien te voy a darcosas, no te estoy dando a mi nenita. Ahora dame toda tu lechita, si no queres que se entere tu hermano. Así escupí toda que me hago pis encina guacho, tira es leche sobre la nena, te gusta mi amor. Si mama. Ella quedo con cuatro chorros de leche sobre su pancita y su mama se hizo pis de verdad sobre el piso del comedor. Pero como te iba diciendo anteriormente ese día esta nerviosa por que estaba su papa. Justo en el momento que su tío le manchaba toda su bombacha y parte caía por sus piernas, el padre al levantarse, vio que ella se dirigía al baño y que su hermano se subía el cierre del pantalón. Al entrar Mirta al baño fue seguida por su papa y cuando entro vio Mirta con la bonbachita baja sentada en el inodoro limpiándose con papel la leche de las piernas. Escúchame Mirta lo que papa te va a decir yo se que vos lo haces por curiosidad, pero en ves de pedirle explicaciones al tío me las tendrías que haber pedido mi amor. Papa siempre te va a aclarar las dudas que vos tengas, se que querías saber como era un hombre, papa también es un hombre y puede explicarte todo lo que vos quieras saber, me entendiste. Si papi. Bueno, ahora termina de limpiarte mi amor y mañana seguimos hablando te parece. El tío al otro día se fue y su mama se quedo un poco triste y ella también. Al otro encuentro con Mirta la mama vino a la habitación y nos dio permiso para jugar en la pileta, y que si necesitaba algo, se lo pida a el padre que el se iba a quedar a cuidáramos, por qué estaba de vacaciones. Ni bien se fue la madre apareció el papa de Mirta en la habitación. Bien Vamos a cambiarnos yo las ayudo, y esto va hacer nuestro secreto. El papa de Mirta nos desnudo a las dos, nos hizo poner una cerca de la otra por que mientras nos bajaba las bombachitas nos manoseaba toda la colita, a mi me gustaba pero mas me gustaba verlo manosearse con su hija, y Mirta no decía nada. Mirta tócale la conchita a Clarita como se tocaban cuando entre el otro día. Mirta comenzó a tocarme el tajito y yo deje que me tocara, en eso el papa me toma la mano y la lleva a la conchita de su hija. Las dos paradas tocandomos y fregándonos y el sentado en la cama nos acariciaba la cola a la dos. Nos pusimos las mallas, nos sentó sobre sus rodillas, nos dio un beso y dijo que lo ayudáramos a desvestirse, pero el nos sentó en la cama y solo se saco la remera, el pantalón, y quedando en calzoncillos se nos acerco y me pidió que se lo bajara, cuando se lo baje pego su pija en mi cara y se río. -Nunca viste una Clarita. No señor. No me llames señor, vanos hacer una cosa, como vos no tenes papa, cuando estemos los tres solos como ahora me vas a llamas papa como Mirta esta bien. -Sí papa. Mirta enséñale a Clarita como le chupas la pija a tu papito. Y Mirta empezó a pasarle la lengua en la cabeza roja y gorda y con los ojos abiertos me miraba, ahí me di cuenta que no era la primera vez que ella le hacia eso al padre. Veni Clara chúpala con Mirta las dos juntas. Así mis nenitas pajeen a su papito que ya les tiro la lechita calentita, nos dijo que nos diéramos un beso como en los teleteatos y mientras nos besábamos nos tiro la leche entre nuestros labios y nos ordeno que la tomáramos, pero algunas gotas me habían salpicado hasta las piernas. Es día estuvimos en la pileta y nos manoseo y nos hizo tocársela, hasta que llego la mama de Mirta. - Y te gusto la leche Clara. - Era diferente a la de la señora Marta. Pero esa es otra historia. Continuara....

IR AL INICIO IR AL FINAL

LA MAMA DE CARLOS

La mamá de Carlos (I). Debe ser estos dias nublados, que no te permiten, hacer muchas cosas, y que lleban en su esencia aflorar recuerdos, hoy me viene a la memoria, cuando tenia diez años de edad y ello me lleba a mi inseparable amigo Carlos, el contaba para ese entoces , con un año mas, en realidad eran meses pero a la hora de las preguntas de edad el tenia once y yo diez, y me sentia estupido, si explicaba lo de los meses. Para esa edad ya a mí me habían comenzado a interesar, ver y saber mas de las mujeres. Siempre iba a jugar a la casa de Carlos. Pero lo que mas llevo grabado en mi piel, es la mama de Carlos, ella me fascinaba y me atraía cómo mujer y no era cómo las otras ya que tenia mas o menos la edad de mi mama. Siempre me trataba amablemente, mis fantasías se fueron incrementando por mi edad y la forma que me abrazaba y me estrujaba contra sus pechos al saludarme y al marcharme. Siempre la recordaba pues, si esta despedida se daba de noche nadie tenia que insistirme en que me vaya temprano a dormir, pues me apuraba a estar entre las sabanas y recordar sus pechos cerca de mi boca, y entre esa ensoñacion, de sabanas blancas y de mis primeras pajas, despertaba al otro dias con las sabanas manchadas y mas feliz que nunca. En ese mismo año, la mama de Carlos modifico su trato para conmigo, el cambio fue aproximadamente al quinto mes de su embarazo, se torno más afectiva que de costumbre, lo cual a mí me encantaba, así que prácticamente pasaba todo el día en la casa de Carlos, no solamente por eso sino que eran épocas de vacaciones escolares y yo no desperdiciaba oportunidad de estar cerca de ella. Yo jugaba con Carlos pero también a la vez trataba de no perderle pisada, trataba de seguirla con la mirada, y cuando se daba la ocacion de ser amable con ella, en un momento dado Carlos se puso un tanto celoso, pero yo trate de que se le pasara, tal sentimiento. Como todas las embarazadas, la mama de Carlos, al sentarse abren las piernas por demás para estar mas cómoda, lo cual no era nada raro pues estaba en su casa, y a mi su comodidad era mi placer por las noches e incluso habia días que no podia aguantarme y le pedía de ir al baño y me la hice allí mismo, en su propia casa. Cierto día, esto de esperar el momento preciso ya se me había hecho costumbre, solo que esta vez me descubrió mirándola, vio que yo no estaba prestando atención al juego en que estabamos, jugando con Carlos, sino que mi mente y mirada se centraba en sus piernas sobretodo la parte alta en la cual yo podía ver una bombachita rosa, que para mi era la mas hermosa que habia visto en mi vida, lo cual no eran muchas, (salvo las de mi propia mama y las de mi hermanita, pero ese es otro tema.), esa era diferente, era una bragas de mujer de verdad, eran el motivo de mis mejores pajas, la mujer, una mujer de verdad. Poco después note que desde ese día me fue más fácil verle día tras día las diferentes prendas que llevaba, la confirmación de que si ella sabia fue una tarde que jugando, unos autitos electricos, uno fue rodando hasta quedar debajo de la mesa donde ella estaba sentada bordando y al ir a buscarlo. -a donde vas Miguelito. Yo me puse de todos colores. -sé me cayo en el autito, debajo de la mesa. -mira que sos pícaro Miguel. -por que. -vos sabes por que, mira vamos a hacer un pacto. Le vamos a jugar una broma a Carlos, vos te escones debajo de la mesa y el por el mantel no te va a ver y cuando venga Carlos yo le digo que te escondiste y que te salga a buscar, te parece, yo te dejo estar un ratito debajo de la mesa, mientras Carlos te busca y después me decís si te gusto el juego. -Bueno. -Entonces, dale metete. Estando debajo de la mesa, pude vele que llevaba una bombachita blanca, me quede helado y mis labios se me secaron al instante, mi pija se comenzó a parar de inmediato, en el mismo momento que siento su voz. Quédate quieto Miguel que viene Carlos. -Mama y Miguel. -Me parece que se escondió y me dijo que lo vayas a buscar mi amor... El pobre Carlos salió corriendo del living a buscarme. Cuando la mama de Carlitos se agacho para decirme algo, vio que yo me había bajado el cierre del pantalón y me estaba tocando mi pequeña pijita. Sos un pícaro Miguelito ya lo decía yo, pero ten cuidado que Carlos no te vea así entiendes, por mi no te preocupe yo te entiendo, y no me enojo por eso, pero yo no quiero que él haga lo mismo sabes. Ahora ponete mas cerca de mí, así cuando Carlos pase no te pueda ver. Dicho esto me acerque un poco mas, al tiempo que ella abrió mucho mas las piernas, quedando yo entre medio de ellas. Podía ver su bombachita blanca y ahora notaba que era casi transparente, no podía sacarle los ojos de encima, mientras que con la mano me seguía tocando la puntilla de mi pija. Podía verle los pelitos que eran abundantes y algunos sobresalían de los costados del elástico, en el medio se le formaba una hendidura como un pequeño tajo y tenia la prenda algo mojada, por aquel entonces creía que era pis y que la mama de Carlitos no se había secado bien. Sentía el olorcito, que todavia llevo en mi, el primer olor de una concha no se olvida. No pude mas y me anime a pasarle un dedo por el lugar que estaba mojado. Al sentirlo ella cerro un poco las piernas. No sea atrevido Miguelito..., el eso se oye la voz de Miguel. Mama! No lo encuentro. Ella paso su mano debajo de la mesa y pasándomela por la nuca me la acerca a su entrepierna tanto que podía recostar mi cara en sus piernas y por cómo ella me dijo que no sea atrevido..., estaba algo confundido, de alguna manera por su reaccion, parecía que no se había enojado sino que le divertía, entonces mientras ella hablaba con su hijo volvía a pasarle los dedos por su conchita y volvió a apretarme con sus piernas no retirándome sino todo lo contrario. Hijito creo que Miguelito fue para el jardín de adelante, seguro esta escondido allá mi amor. Volvía a sentir los pasos de Carlos correr al jardín, en ese momento senti que estaba perdiendo mi inocencia. Mientras, su mama se queda quieta con las piernas abiertas esperando ver lo que yo hacia y cómo no recibí ningún reto, volví a pasarle la mano por la conchita. Bueno Miguelito por hoy ya jugamos bastante, te gusto. Sí. Si veo que si, pero cerrate el cierre antes que llegue Carlitos y no le digas nada, sino otra vez noté dejo mas jugar así conmigo, entiendes. Sí.(esta tan nervioso y exitado, que no podia cerrar el cierre relampago). Te gusto Miguelito. Si. Que pasa no podes cerrarlo, Haber déjame a mí, pero no te cierra por te creció el pitito, sos un pícaro, Miguelito ya sos todo un hombrecito, vos te tocas? Si dije bajando la cabeza. Noté preocupes, yo ya sabia eso, té tocas para que sé té baje no? -Si, y como sabe usted. -pues yo se muchas cosas.Veni Sentate acá. Me sentó al lado de ella y cruzo una pierna debajo de la otra, permitiéndome volver a ver su bombachita. Si queres te hago un masajito, en la pijita, para que se te baje, sabes?, asi te calmas mi amor. Ha ver mostrame, como te la haces vos. -Me da vergüenza. -No mi amor, yo no se lo voy a decir a nadie, dale mostrame como te pajeas. -Entonces, me la tome, con una mano y comence timidamente a moverla. -Ya se no me digas nada, te gustaria, ver denuevo, mis bonbachitas que tanto te gustan no? ( dicho esto, solamente tuvo que subir un poco mas la pollera que ya la tenia por la mitad del muslo, la cual quedo, enrrollada en su cintura. Viendo seguramente mi calentura al mover mi mano ya freneticamente. Me dijo. -Ahora dejame, a mi, mi amor. Metió una mano por el pantalón y tomo mis huevitos y los acaricio suavemente con los dedos, mientras que con la palma los sostenía y con su otra mano, desplazo la mia y comenzó a bajar y subir la pielcita de mi pija. Decime Miguelito, tenes lechita ya. Sí. Que lindo, me encantan los nenes que ya tienen leche, te gusta lo que té estoy haciendo Miguelito. Sí. Sabes como se llama. Sin esperar a que contestara, ella seguía hablando, era como si hablara para sí misma. Se llama paja Miguelito, yo la mama de tu amiguito te esta haciendo, una paja.....té estoy haciendo una paja Miguelito. Y me gusta que te guste... mi amorcito. Si... té gusta como té pajeo. ( creo ahora que la repetición de sus palabras y la acción que estaba realizando la excitaba) Te gusta mirarme debajo de la pollera, corrió un poco la falda hacia arriba, que por el movimiento que realizaba se habia bajado. Mírame, la bombachita mi amor que yo sé que a vos te gusta. Que mientras mi hijo te busca, yo te pajeo.... Mientras mi excitación llega a su punto máximo, y no pude mas, mi leche cayo sobre su mano. Perdóneme la manche. No te preocupes lindo, acá tengo un pañuelito, ahora guardamos esto antes de que venga mi hijo. Te gusto. Sí. Si no decís nada a nadie Miguelito, otro día te la vuelvo hacer. Esas palabras quedaron retumbando en mi cabeza, todo mi mundo era ella en ese momento, pero todo volvió a tomar su dimensión, al sentir la vos de Carlos. Te encontré Miguel, ahora voy a esconderme yo y vos me buscas dale. Bueno chicos pero, jueguen en el fondo, sin hacer mucho ruido, que yo me voy a recostar un rato, después los llamo para tomar la leche. Ok. Dicho esto la mama de Carlitos me sonrío, y en vos baja me dijo Pícaro. Los días siguientes se sucedieron, de esta forma, yo siempre buscaba ponerme, en el lugar justo cómo para poder verle a la perfección sus bombachas. Con el correr de los dias, también después me fui dando cuenta que si no lo hacia, era ella quien se encargaba, de alguna manera de mostrármelas disimuladamente, los días que yo no podía ocultar el bulto que se me formaba en el pantalón ella buscaba una excusa con Carlos y le pedia a ella... Puedo ir al baño? Sí Miguelito pasa al baño. Carlos por que no me vas a buscar pan, antes de que Miguelito se vaya a su casa vamos a tomar la leche. Voy con él. Él va al baño, anda vos solo y volve enseguida, así después toman la leche juntos y lo podes acompañar a su casa. Me puedo quedar hasta la noche? Bueno esta bien. Toma la plata y volve pronto, cuidado con el vuelto. Una vez que, se sentía el cerrar de la puerta de calle. Permiso, me dejas pasar Miguelito. Sí. Noté preocupes, sabes que no te puedo dejar ir así, si tu mama te viera quizás te rete no! Quédate sentado en inodoro que yo te hago los masajes que a vos te gustan. Que linda que la tenes hoy, te gusta mas cuando te la hago yo o cuando te la haces vos solo en tu cama. Como, sabes que me la hago, en mi cama. Por que tu mama, me conto de que algunas mañanas, ve las manchas de tu lechita en las sabanas. Voy a tener que cuidarme. No te preocupes, Miguelito. No lo hagas, si ella ve que no te manchas mas, se va a dar cuenta que yo te lo dije sabes, asi que voy tenen que seguir manchandolas, ademas tu mama es una mujer y las mujer nos gusta ver que nuestros hijos van creciendo, y que vos te manches a ella seguro le gusta mucho, por eso las lava y no te dice nada, sabes. Me quede pensando. Y no me dijiste, te gusta cuando yo te la hago o no. Me gusta mucho más cuando me la hace usted. Que rico y vos por las noches te la haces pensando en mis bombachas no. Sí. Que lindo mi amor, bueno entonces, te la voy a mostrar pero un poquito, antes que regrese Carlitos, te gusta asi mi amor. No le contaste a nadie no, mira que si le llegas a contar a alguien no te dejo que me veas debajo de las polleras, como a vos te gusta. No, a nadie. Sabes yo antes era más flaca pero ahora estoy esperando un nene. Pero todavía tengo cola no te parece. Mientras mamita te muestra, podes seguir tocándote vos sabes a mí me gusta ver cómo té pajeas por mi y mis bragas. Ahora, levantamos despacito poco a poco, ves hoy tengo una color crema te gusta mi cola. Despacito, no te vayas a lastimar Miguelito ademas que quiero ser yo quien te saque la lechita, pero veo que no vas aguantar, bueno mira mientras yo te hago la pajita yo te dejo que me toques la cola. Así mi amor pásale a mamita, tu manito por todos lados, no te quedes con ganas de tocar nada manoséame toda... mientras yo te pajeo cómo te gusta Miguelito... Asi miguel, meteme mano por todos lados... Te gusta estar manoseando a la mama de tu amiguito, mientras él sale a comprar vos me estas tocando la conchita... así. Así. El fue a comprar, mientras su mama le hace una pajita a su vecinito del alma. Mira cuanta leche que tenias esta ves. No Miguel debajo de la bombacha no. Todavía sos muy chico para eso, pero eso lo hablaremos otro día. Vestite que ya están llamando a la puerta debe ser Carlitos con el pan. Te espero en el comedor mi amor. Continuara... La mamá de Carlos (II). Una de las dos semanas de vacaciones, de inviero la pase encerrado, después de estar, ya tres días en la cama, cosa que me habían recetado, el por que un refrio acompañado de fiebre. Esa mañana me desvela unas voces provenientes del comedor. -Te entiendo, vos sabes que podes contar conmigo no hay ningún problema. -Puedo verlo. -Si estaba por despertarlo. -Miguelito, mira quien te vino a ver. Hola Miguel, así que estabas enfermito. En casa Carlos te extrañaba. Hola, Como esta. Yo bien, pero parece que no tan bien, como para levantarme. No te preocupes, que ya pronto vas a poder jugar con tu amigo. Él medico, nos dijo que en siete días, ya va estar lo mas bien. Bueno los dejo, le voy a mandar a Carlos saludos tuyos. Chau hasta mañana, espero que te portes bien, por que tu mama tiene que salir a la mañana, va hacer unos tramites y me pidió que si podía cuidarte. Ya sabes Miguel mañana pórtate bien. Si mama. Chau lindo. En la mañana siguiente, yo duermo cómo una bestia y me cuesta levantarme. Miguelito... Miguelito, despertate soy yo. Hola Hola lindo, tu mama ya se fue, y te prepare el desayuno. Y ahora te lo iba a traer a la cama yo tampoco desayune así que lo tomamos juntos. Cuando salía de la habitación pude ver que la mama de Carlitos, llevaba un vestido no muy corto, solo que por su estado todos lo vestidos le quedan mas chicos, este además tenia, un escote, que permitía adivinar un par de pechos ya listos para tener leche en poco tiempo. Mientras tomábamos el desayuno, hablábamos de todo de la escuela, de Carlos y si extrañaba ir a su casa. Si extraño mucho no ir a su casa. Me gustas que me hallas extrañado, bueno por eso hoy estoy acá, para que no me extrañes más. Queres que me acueste al lado tuyo así me contas, que tanto me extrañaste. Pénsate en mi. Sí. Bueno. Haceme lugar, pero antes me voy a sacar el vestido, total debajo llevo un camisón. Llevaba puesto debajo, un camisón corto que apenas se movía se le veía la bonbachita rosa, pero cómo era semi transparente yo se la podía ver igual, lo más hermoso es que no llevaba corpiño y debajo del camisón se le podían ver los pezones casi negros paraditos. Haber haceme lugar, ahí esta ahora veni, y dame un abraso demostrándome cuanto me extrañaste. Al abrazarme, me estrecho contra sus pechos. Bueno, quedémonos así te gusta. Mucho. Contame te estuviste tocando pensando en mi. Despues me vas a mostrar las manchas de leche en tus sabanas. No te avergüence, yo sé que pensabas en mis bombachas. Te gusta la que llevo hoy. Al levantar las sabanas para que yo la vea, ella observo que ya se me había parado. Que linda que la tenes hoy mi amor, veni que mamita que va a sacar la lechita que tanto te molesta, Poneme la mano acá. Ella lleva mi mano a su entrepierna y comencé a tocarle en tajito de la bombacha, que era lo que más le gustaba a ella por que siempre que lo hacia se mojaba toda y me decía que eso que le hacia le gustaba mucho, tanto cómo hacerme la paja a mí. Al ver que no podía apartarla vista de sus tetas me dijo. Te gustan, Miguel. Sí. Te gustaría chuparlas. Creo que sí. Chúpamelas despacito, si te gustan ahora cuando nazca él bebe, te van a gustar mas por que voy a tener leche. Así mi amor pásale la lenguita despacito. Hoy que tenemos tiempo, te voy hacer la paja despacito, vos avísame cuando estés por acabar, lo vas hacer. Si. Te gusta tener este secreto conmigo. No todos los chicos tienen a la mama de un amiguito, para que les haga la paja cómo te la hago a vos, meteme la manito debajo de la bombacha así conocer a la conchita, que te la hace parar, mi amor así ves despacito, mete un dedito que a nosotras las mujeres nos gusta que los chicos nos metan de dedito así... así... ves cómo me gusta, y me dejo manosear... no dejes de chuparme mi amor. Voy a acabar. Espera, esta ves no a manchar las sabanas, ella ya tiene sufuciente en las sabanas, como para saber que su nene, ya es un hombrecito.... espera que yo te voy a chupar la leche así no manchas, así ves me la pongo en la boca así podes tírame toda la lechita en mi boca, vas a ver cómo te va gustar. Te gusta el calorcito de mi boca, mira me pongo así para que me sigas tocando a la cola que se te gusta. Huí... que rica leche que tenes Miguelito. Mientras ya tenia tres dedos dentro de su conchita, ella comenzaba nuevamente a hablar, como lo hacia siempre, como para ella sola, con el tiempo fui viendo que solo lo hacia para prolongar mas su goce, haciendolo mas sucio, mas guarro. Mira, bien como le paso lalenguita, a la pija del amiguito de mi nene, rica.. y caliente... asi todita en mi garganta, asi cuanta leche....Hui... mi vida... Te gusto que mamita se tragara toda tu lechita, cuando yo tenga leche en mis pechos y estemos solos te voy a dejar que tomes la lechita de ellos mi amor. Mientras se levantaba me decía. Cuando tenga familia, creo que voy a tener que darte el pecho, a vos tambien, mira como me dejaste los pezones mi amor.. veo que te gustaron. Poco después de que la mama de Carlos regresara del baño, mi mama lo hizo de sus quehaceres, enseguida ella se puso de nuevo el vestido y fue a recibirla. Pero antes me dio la bombacha que llevaba puesta y me dijo. Escóndela que no la vea tu mama y por las noches recordame. Miguelito quiero que después me la des llena de manchas de leche de tus pajas por mí, sabes. Si... Continuara... La mamá de Carlos (III: Me porté mal). Todos los días, al volver de la escuela, iva a tomar la leche a la casa de Carlos, y su mama siempre encontraba alguna excusa, para distraer a Carlos y tomarse mi leche cosa que se había hecho costumbre. Fue un epoca feliz, mi madre pensaba que era por que me llevaba muy bien con Carlos, que eramos inseparables, lo cual en parte era así, pero solo en parte. Mientras tanto la mama de Carlos, cada dia estaba mucho más cariñosa que de costumbre. Un sábado a la tarde, Miguel me fue a buscar para salir y mi mama lo atiende y le dice que Yo estoy en penitencia y que no iva a salir a jugar pues me había portado mal. Yo encerrado en mi cuarto, como a las dos horas, escucho llegar a la mama de Carlos hablando con mi mama y estaba contándole todo. Miguel, soy Yo se puede. Sí... Miguel, no te preocupes, tu mama fue hasta acá nomás, y le dije que iva hablar con vos de lo que paso. Ya sabes todo. Si así, que te descubrió, haciéndote una pajita. Sí. Es una boluda. Pero, que queres mi amor es tu mama. Imagínate si hubiera sido Yo quien te hubiera visto, le la hacia yo, mi vida. No estés enojado, queres que mientras vuelve tu mama te la chupe un ratito, veni. Mientras me la estaba chupando, con la delicadeza que le eran características, se detuvo... Seguís enojado... No pero cuando vos te vayas. Hummm. Cada dia la tenes más rica..., Si yo fuera tu mamate la estaria chupando todo el dia. Mira yo voy a hablar con tu mama. Y ya veras un dia me lo vas a agradecer, acordate lo que te digo. Que es? No te apresures, tenes que hacer lo que yo te diga entendes. Si... en eso suena el timbre de casa. Bien. Ya te sentis mejor mi amor? Mirta. Si. Que, tenes leche en labio... Gracias, te imaginas, que lío si la viese tu mama. Si es una escandalosa. Basta, desde ahora la vas a tratar mejor a tu mama y le vas a pedir perdón. Pero. Pero nada, confía en mi, que si haces lo que te digo, no te vas arrepentir. Esta bien, cuando vuelva le pido perdón y listo. No. Hoy no, se lo vas a pedir cuando yo te diga, esta claro, Hoy a la noche yo voy a hablar, con ella y después te cuento, esta bien. Esta bien lo que vos digas. Si es mi amor. Chau. Hasta mañana. Esa noche, mi mama fue a lo de Mirta, bien tarde. Lo que sigue, me lo contó al otro dia Mirta, y parte mi mama tiempo después. ----------------------------------------------------------------------- ----- Si, pero déjate de joder, por una paja. Bueno, pero es mi hijo. Una no esta acostumbrada sabes, yo entro en el cuart y que voy a estar pensando que... Dejate de joder.Y vos a su edad no te pajeabas? Bueno sí... Viste yo también, y no paraba ni me conformaba. Yo también tengo un hijo, sabes? Y lo descubriste haciéndosela, alguna vez. Sí. Y que hiciste. Bueno al principio me puse como vos, pero después pense. Que? Pense en mi y a su edad. (Vaya no sé, si decirte) Si decime, mas ahora que es la primera veces que me enfrento a algo así sabes. No sé. Dale decime ahora, ya estamos en tema. Y ahora dejate de joder vos. Que... Bueno. Vos en que pensabas, cuando te pajeabas a esa edad. No sé. Hace memoria, sino no hablamos mas y listo. Bueno. En un chico de la escuela que un dia hasta me dio unos besos. Pero a que viene todo eso. Vos segui, y en que más. No sé no me acuerdo, me supongo que. Que!, que todo te calentaba a esa edad, no? Y sí. Y en quien más pensabas. No sé y vos. Te lo voy a decir, pero que quede entre las dos eh! Además de pensa, los chicos de la escuela, mi calentura máxima era con mi padre. Con tu padre. Si con mi padre, dale decime nunca pero nunca, quisiste ser la novia de tu papa?, y no le rendiste, nunca el honor de tus pajas a tu querido papi. Bueno, la verdad que sí, Viste, yo me volvía loca por mi padre, hasta lo espiaba. Bueno, barbaro, yo también pensaba en mi padre. Y que tiene que ver. No te das cuenta, todavía. Si tonta, nuestros hijos hacen lo mismo. No sé, Sabes como lo descubrí a Miguelito, pajeándose. Como. Cuando salía del baño, una vez volvi para lavar una de mis bragas, y alli estaba el, con ella embolbiendose su pijita con ella y pajeandose. Te das cuenta con las bombachas de su querida madre. Y que hiciste. Como vos me enoje. Pero después pense en todo lo que habia sucedido y me sentí una boluda. Por que. Por que, vos sabes lo que yo hubiese dado, por que mi padre me hubiese visto, pajeandome por el, y mira lo que te digo, incluso algo más. Estas loca. No! Estaba caliente!. Y tu hijo, esta caliente como estabas vos, a su edad. O noté acordas. O lo queres frustrar, quizás queres que se haga maricon. No por Dios!!. Pero como vos lo decís, que queres que lo ayude también. (Se hizo un silencio) Vos lo alentas a Miguelito. Bueno... sí. Yo quiero que salga bien hombrecito. Y vos tendrías que hacer lo mismo. Te parece... Si, me parece te aseguró que no te vas a arrepentir. No se..Que decís que haga. Mira todo, no te voy a decir. Mañana cuando venga yo voy a hablar con el, y después vos me contas. Bueno voy a confiar en vos. Dejalo por mi cuenta, y mañana cuando volvamos a conversar te cuento mas de Miguel, esta bien. Que mas. Hay mas? Si pero mañana, esta. Despues de hablar con .Bien. El seguro mañana, va encontrar el momento, en que estés sola para disculparse. Bueno, mañana justo vuelve a viajar mi marido. Mejor, estoy segura que lo va hacer. Levántale el castigo, y hace como si no paso nada. Es mejor que sean una madre comprensiva, que tener un hijo maricon, no te parece. No. Claro que no. Y como están estos tiempos, una tiene que tomar, todos los recaudos, no te parece... ----------------------------------------------------------------- Al otro día, al ir a la casa de Carlos estaban varios amigos nuestros jugando en la pileta, busque el momento justo hice como si me hubiese golpeado muy fuerte la pierna, enseguida Mirta, vino, y le dijo que no se preocupen que ella me iba a poner un poco de alcohol, como era de suponer cuando entre al baño termino, sacándome la lechita, que tanto, me molestaba como ella decía. Mira Miguelito, yo ayer hable con tu mama. Que le dijiste. Vos no te preocupes y hace lo que yo te diga. Que.. Bueno yo le aconseje, que para que se te vaya, ese calor que tenes, por tu edad. Ella té tendria que dar unos baños como cuando eras mas chico... Mama, hace ya dos años que no me baña lo hago solo. Y si se me para cuando estoy en el baño,que hago... Si a vos se te para, no haces nada, entendes. Deja que ella te vea, vas a ver que no te va a retar, yo ayer hable y no lo va hacer. Ella te va a comprender, Sabe. Estas segura. Si tonto, vos haceme caso. Vos queres, que me mate mi mama. No,hace lo que te digo, vas a ver, yo ayer hable con tu mama. Vas a hacer, lo que te digo no? Bueno. A después me contas todo eh! Si, esta bien. Pero, me vas a contar todo con lujos de detalles, si no no te la chupo mas como a vos te gusta, eh!. Continuara.... Continuara... La mamá de Carlos (IV: Las confesiones). Mi mama, llama a la mama de Carlos, la mañana siguiente cuando yo estaba en la escuela. Mirtha, podrás venir, a casa enseguida, que tengo que contarte algo. Además me gustaría poder seguir conversando mas a fondo nuestra charla de los otros días sabes... Bueno, pero tu marido se encuentra. No él llamo que hoy no va a venir y como Miguelito esta en el colegio, pense que seria el momento oportuno para seguir hablando, claro esta si vos no tenes algo que te lo impida. No, esta bien, yo siempre, quise hablas mas íntimamente con vos, pero nunca se me había presentado la oportunidad, y la ves pasada, me agrado mucho, poder intercambiar, opiniones con vos, opiniones que no son frecuentes que las comentes con cualquier persona no?. Si, por supuesto, es que, estoy pasando por un momento complicado, con Miguel, como sabes. Si lo sé, pero no te preocupes, prepara un café, y en quince minutos estoy allí, un beso. Ok, te espero. Y le pusiste lo paños para calmarle, la calentura que tienen a esta edad. Sí, pero... Pero que? No fue todo... Hay no seas así, contame... No se tengo, un lío en la cabeza... no me es tan fácil, y a la ves tenia que contárselo a alguien. Bueno, dale contame. Mira todas nosotras tenemos cosa que no se las podemos contar a nadie, por que no nos entenderían, y yo creo que en vos, voy a encontrar alguien en quien confiar, pues yo también te voy a contar cosas que no se las he dicho a nadie. Bien, que paso cuando le pusiste los paños fríos a Miguelito. Bueno, cuando entre en la habitación se sobresalto, pues no me esperaba. Yo creo que se estaba tocando, lo cual al incorporarse en la cama para estar sentado disimulo. Miguel, yo sé que a tu edad se están despertando ciertos deseos y también están ocurriendo ciertos cambios en tu cuerpo, por lo que mama te da a poner estos paños, para que cuando estés así no te pongas mal. Y el que dijo. Al principio, no quería pero insistí, y me puse como se pone toda madre cuando insiste, sabes. Jauja, te entiendo, y que paso. Bueno como había imaginado, estaba con una semi erección. Hay, no hablas así entre nosotras, podemos hablar mas abiertamente no así si que te pido por favor que hables con otras palabras. Que? Cómo queres que te hable? Como, vos sabes, y como nos gusta a nosotras hablar de esas cosas. Así que volve a empezar y contame, así que la tenia casi paradita. Ah, bueno. Sí la tenia casi parada. Y la tiene grande. Mirtha, que es mi hijo. Si, ya sé boluda, pero se la tocaste o no? Y sí. Y como fue, no me dejes así contame. Bien, me puse seria, y le dije que se dejara de pavadas que yo era su madre, y que de mi no tenia que tener vergüenza, que yo ya lo conocía desde pequeño. No lo convenció mucho mi explicación, pero mis manos ya habían corrido las sabanas, cuando lo vi no lo podía creer estaba con el slip, por las rodillas efectivamente se estuvo tocando antes que yo llegara. Y que hiciste...lo tocaste... No me anime, me quede como una tonta mirándosela, e inmediatamente le puse el paño, frío encima. Bien Miguelito, quédate así, que estos paños te van a calmar y ya vas a ver que vas a dormir como un angelito y por las noches, no te vas a despertar con calores. Me senté con él en su cama y se acurruco en mis brazos, me tape con sus sabanas y entro en una soñolencia la cual me inundo a mí también, ya me estaba por quedar dormida si no fuera por mi marido, que entra y moviéndome el hombro me dice. Y como esta.. Bien, quizás es un principio de fiebre. Yo le había contado, que lo veía mal que me parecía que tenia fiebre y que temía que este incubando alguna enfermedad, él me decía que no era nada, pero yo insistí, además ya sabia que no era una enfermedad, pero me daba pena verlo así. Anda ahora voy, para la cama, no quiero que se despierte. Bien te espero. Cuando mi marido deja la habitación, y sin que se despertara Miguel, corrí las sabanas para retirar el paño y el paño ya había terminado su función de enfriar, y será que se acostumbro, pero ahora había tenido el efecto contrario, Miguel tenia una erección barbara. Y ? decime la verdad, te mojaste no? Y por eso te sentís culpable. Si, me moje toda la bombacha, no lo podía creer, esta exitadicima con mi propio hijo. Se la tocaste. Si. Y conta. Si no me pude resistir, me fije si estaba dormido, pense en que estaría soñando, pero no pude mas y se la toque, pero eso no fue todo, también poco a poco, lo empecé a masturbar muy lentamente por temor a que se despertara. Que iba a ser si abría los ojos y viese que su mama lo estaba... Decilo... Su mama estaba caliente, con sus bragas todas mojadas, con miedo a que su marido volviera o su hijo despertara, y vieran que ella esta pajeando a su hijo en su propia cama mientras él dormía. Vos, lo decís de una manera. Pero es así no?, por eso estabas mojada no? Sí. Y que más... Bueno, me puse a mirarlo mientras dormía, pues a la menor señal, iba a dejar de hacer lo que estaba haciendo, como vi que estaba durmiendo plácidamente, continúe masturbándolo. Pajeándolo, ya te dije. Estabas caliente por que estabas pajeando a tu hijo. Si, lo seguí pajeando, y sentía un río entre mis piernas, así mucho tiempo que no me sentía así, no sabes. Me imagino, yo que con solo contármelo, ya estoy super caliente, me imagino vos en ese momento. Mirtha, que decís. Dale, no sea tonta y seguí contando. Después de tiempito, me di cuenta que estaba por acabar, así que coloque mi camisón de manera que acabara sobre él y no manchar las sabanas. Y salí casi corriendo al baño a limpiarme, te imaginas si mi marido me viera eso me muero. Bien, lo que me contaste, es muy caliente y yo estoy muy caliente, así que no te moleste que una mano la tenga bajo la falda. Mirtha? Mirtha, nada, decime que hiciste en el baño, por que nadie le hace la primera paja a su hijo y va i tira su leche en el inodoro. Clara, se puso de todos los colores, era algo mas que rubor. Me da vergüenza. No seas boba, yo te voy a contar todo también, después de lo que me contaste, no té iras a esconder nada no? Bueno cuando, llegue al baño, no la enjuague, sino que le pase la lengua y despacio poquito a poquito, me fui tomando toda la leche que me tiro en el camisón. Ah! Que calentona que resultaste. Te chupaste toda la acabada de tu hijo te hizo sobre el camisón. Te imagino sobre el inodoro con la leche de tu hijo en la boca y pajeándote con tres dedos en tu conchita no? Si, así fue, me pajee con una furia que solo tenia cuando andaba por los dieciocho años. No era para menos. Y ahora que, te gusto y te sentís culpable. Sí. Mira que sos boba. Yo, voy a contar, algo también, no es de mi hijo Carlos, pues me gustaría que es este más despierto al sexo, pero todavía no lo esta, y yo no lo voy a forzar sabes. Pero tengo muchas cosas por contarte, que no se las he contado a nadie, cosas simples y algunas ya mas complicadas, que siempre es bueno tener una amiga confesora, por eso de digo que es bueno que me lo hayas contado. Bueno ahora contame vos. Continuara... La mamá de Carlos (V: Continuan las confesiones). En parte te envidio, por que lo que estas viviendo, esta en tu propia casa, y me agrada que me lo hayas contado, y me gustaría, que esto sea el comienzo para ser compinche con vos, y si algún día necesitas algo de mi, estoy a tu disposición. Como si algún día necesitas, estar a solas con Miguel y en tu casa no podes, podes contar conmigo. Gracias, por tu comprensión, pero no voy a volverle a ponerle mas los paños a Miguel. Te entiendo, de que te sientas culpable, pero te lo digo yo por experiencia, que es mas fuerte el deseo que la culpa. Mira, después de lo que te voy a contar, esta noche vas a estar, esperando que tu hijo no se despierte con una mano entre tus piernas y con la otra masturbándolo nuevamente, y esperando la leche calentita de tu hijo en tus dedos, escúchame. Vos sabes, que te dejo a Carlitos, una o dos veces por semana, para ir de mi hermana. Bueno te voy a contar, que hago esos días, los martes voy a vicitarla a mi hermana, pero los viernes cuido a su hijo, espero que te lo vayas imaginando, pero te voy a contar como comenzó todo. A mí me encanta, ir a visitar a mi hermana, pues me distraigo, y además por que me encanta que me manoseen en los trenes. De veras... que loca. Si, me enloquece, cuando esta todo lleno, siempre hay alguno que se abusa y allí comienza mi diversión, siempre y cuando sea de lo más discreto, sino me retiro y a otra cosa. Pero he recibido, caricias que he llegado a lo de mi hermana directo al baño, a pajearme de la calentura. Me supongo, que estas embarazada, ya no es lo mismo. Al contrario, yo creía que ya no iba a ser atractiva. Pero como la ropa que uso, por ejemplo los vestidos, por mi panza me quedan un poco más cortos, y ciertos tipos, tienen una preferencia bastante extraña hacia la embarazadas. Una noche que ya venia para acá, me toco viajar de lo mas mal, había un montón de gente, esta del lado de una puerta, pero por un desperfecto no se abría y la gente allí no se movía pues seguía hacia la otra para descender, para colmo y por suerte las luces eran mas bajas por que había algunas que no funcionaban. Tenia a un hombre detrás de mí y un chiquillo delante era como un emparedado y yo en el medio, ya el hombre en la segunda estación comenzó a manosearme y al ver mi aceptación prosiguió con cautela, pero mas decidido, el espacio era reducido y la penumbra se convirtió en oscuridad, Pues la ultima bombilla había dejado de funcionar, yo al contrario, de las demás mujeres que se alejan de tales lugares, yo me quede quieta, gozando cada vez mas de las manos imprudentes de ese desconocido, a la tercera estación nos habíamos quedado casi solos salvo el chico que nos miraba con curiosidad, y disimuladamente con cada movimiento del tren se acercaba mas y mas hacia mis pechos. En eso el hombre de atrás mío, se acerca mi oído y me dice: Ojalá hubiese sido yo quien te hubiese hecho esa pancita, pero no tuve esa suerte mamita, así que te voy a dejar mi lechita por toda tu colita. A todo esto, yo ya sentía que se había sacado la pija afuera y me la estaba pasando por las piernas y por mis bragas. No supe que hacer pero mi conchita respondió inmediatamente mojándose a mas no poder. Y para no hacértela mas larga, y no desviarme mas de lo que iba a contar, al bajar del tren por mis piernas chorreaba, la leche de ese desconocido. Y mientras eso sucedió, el muchacho se aventuro a manosearme los pechos, tanto me gusto que lo pajee allí mismo, y sabes como son los pendejos que acaban rápido lo cual hizo sobre mi mano. Hay, yo nunca me anime, a una cosa así, aunque tengo mis cosas también. Creo que esto va a ser el nacimiento de una verdadera amistad, la amistad de dos almas gemelas. Pero volviendo a lo que nos interesa, los viernes me quedo sola con mi sobrino, por que mi hermana tiene que trabajar, y el único día que no tiene con quien dejarlo. Todo comenzó un martes que mi hermana y yo estabamos en la pileta y hacia un tiempo largo que mi sobrino había entrado en la casa. Voy a buscar algo para tomar. Ok, bárbaro, ya que vas adentro te fijar que esta haciendo Ricardito. Bien, que te traigo... Una coca. Al entrar, veo a Ricardito en la heladera, buscando una gaseosa. Hola, no me das una coca, para tu mama y un agua para mi. Si tía. Vamos, para la pileta que tu mama preguntaba por vos. Bueno, casi al estar saliendo, me dice me esperas que voy al baño. Si mi amor. No se como fue, la cosa que, mire hacia la pileta y mi hermana estaba en la reposera, durmiendo, así que me acerque a al puerta del baño que no estaba del todo cerrada. Mi corazón, latía a mil por horas y las rodillas temblaban, pero entre igualmente. No te asustes Ricardito, Solo vine, a ver que hacías, y ya que estoy aquí, te voy a ayudar a secarte, así vamos a la pileta que te parece. Si tía.. Pero me tendrás vergüenza de tu tía. Veni.. Y tomando, un pedazo de papel higiénico, comencé a secarle su pequeña pijita, tire la pielcita hacia atrás y seque hasta la ultima gota, mientras él me miraba, dejándose hacer. En el mismo instante, que la comenze a sentir latir en mis manos, mi entrepierna se humedeció con una rapidez increíble. Fueron, unos minutos, momentos inolvidables e intensos. Al ver y sentir el crecimiento, mis dedos por costumbre o instinto comenzaron a bajar y subir lentamente. Te gusta como, té seca, tu tía esta linda pijita que tenes. Si tía.. A mí me vas a decir la verdad no? Sí, tía... Vos cuando estas solo te tocas... Si tía.. Entonces a ella, le debe gustar, que la toque, no te parece... No se como, comencé a hablarle en tercera persona, pero el enseguida, entendió, mi forma. Y además, me excitaba a mas no poder, hablar sí... Entonces le va a gustar como tu tía le hace, una pajita. Sí. tiaaa.. Pero mira que rápido, le salió la lechita no? Contesto, subiendo y bajando la cabeza... Hay, que lindo es, ya es todo un hombrecillo.... Decile que le muestre a tu tía, cuanta lechita tiene hoy para que yo la quiero tener en mis manos, dale i amor decile, que escupa todita su leche sobre tu tía. No termine de decir mis palabras, cuando tres escupidas de leche me mancharon la falda, brazo y la mano. Cuanta tiene mi amor, tiene mucha como le gusta a tu tía. Tía, y si mama... Tu mama, no se tiene que enterar, esto a quedar entre vos y yo... y él sabes... Te gusto, lo que te hizo, la tía. Sí. Va a ser nuestro secreto, mi amor. Y si no decís nada yo se la voy a hacer, cada vez que él quiera sabes... Ahora, vamos a la pileta. Ese día termino, lo mas bien, la verdadera, satisfacción vendría el viernes, que era cuando, me quedaría casi todo el día sola con él. Es viernes me fui preparada. Incluso, me soñaba a mi misma, hablándole de esa forma a mi sobrinito..... En eso toco, el timbre de tanto hablar, ya se había hecho la hora en que regresaban los chicos de la escuela.... Mira la hora que es, son los chicos... Bueno, esta noche te llamo y seguimos hablando. No, no deja que yo te llamo, cuando se duerma mi marido, así puedo hablar mas libremente sabes... Ok, espero tu llamado... Va..va... Tanto apuro..... Pasen chicos, esta tu mama, Miguelito. Hola, ma. Podemos ir al club. Antes a tomar la leche, y después veremos. Dale, ma.. Continuara... La mamá de Carlos (VI: Seguimos conociéndonos). Hola, Mirtha. Hola, como, tardaste... Perdona, es que no se dormía. Bueno, contame algo tuyo ahora no? Mirtha, yo creo que es algo, no digamos usual, pero que siempre rondo en una noche de calentura de toda madre. Sé de un caso que me contó un chico, cuando yo ejercía en una escuela en la cual daba ayuda sicología. Mas o menos detalles, me lo relato así. Contame como empezó, mi amor. Una de las cosas que recuerdo, fue un amiguito me presto una revista erótica, no me acuerdo el nombre. Bueno, mi amor, no importa... y que paso. (Se trataba un tipo vengador, que se disfrazaba de esqueleto, y mataba mujeres, pero antes de matarlas las desnudaba, las dejaba en bombacha y corpiño, quizás se veía alguna teta, pero nada mas), Pero te imaginas, con doce años y ansioso. Yo me encerraba en mi cuarto y las leía con una mano sostenía la revista y con la otra me tocaba.... Que te tocabas mi amor. Usted sabe.. Ah! A mí me podes decir, te estabas haciendo una pajita con la otra mano no? Sí. No tienes por que avergonzarte... mi amor, pero seguime contando. Bueno, fue que un sábado, por la tarde mi madre me pescó con las revistas bajo las sabanas, y en ves de enojarse conmigo me alentó y estuvimos toda la tarde en mi cama, hasta que a la noche llego mi padre. Leímos juntos, ella comentaba alegre las escenas por que le causaban mucha gracia y me hacia preguntas que a la vez me ayudaban a excitarme, mientras mi mano debajo de las sabanas, eran reemplazadas por las de ellas, no me voy a olvidar esa tarde por que entre revista y revista, ella me hizo tres pajas en toda la tarde. Tres, mi amor... Sí. Desde ese día no tuve que pedir le mas revistas al vecino, pues era ella quien se encarga de comprarla y un sábado en el mes era seguro que disfrutaba de su lectura y de las pajas que me hacia mi madre los dos metidos en mi cama. Sobre los temas que hablábamos... ha ella le gustaba que le hablara cosas de chicas o me preguntaba si me gustaban las bombachitas de las chicas, esas conversaciones que eran mas preguntas que otra cosa. Como para saber cuales eran mis gustos, y tratar de complacerme. Creo que ella se percata de mi necesidad y noche por medio, venia a arroparme y entre abrazos y caricias, charlábamos y terminábamos hablando de chicas, y momentos mas tarde, ella acentuaba sus caricias, sobre el slip, después lo corría y continuaba, haciéndome una paja, yo creo que por la alegría de su cara, le encantaba lo que hacia y lo había tomado como una obligación o costumbre más. Por las noches ella debía de pajear a su hijo querido. Disimulando siempre que su interés era con el fin de enseñarme, diciéndome que ella siempre estaría para explicarme todo lo que quisiera saber sobre eso. Con el pasar del tiempo, ya venia preparada y antes que acabara sacaba un pañuelo, previamente preparado por ella para tal fin, y lo ponía sobre mi pancita y me decía que ya era todo un machito y no quería manchar las sabanas, con mi leche. Yo, escuchaba y no lo podía creer, a la veces me excitaba mas y más, queriendo saber cada minúsculo detalle de cada encuentro o situación. Cada vez, por las noches cuando venia a mi cuarto, todo iba tornándose un ritual con sus caricias sobre el slip y después me envolvía con sus dedos y comenzaba suavemente el movimiento ascendente y descendente, también me ponía un poco de saliva para lubricarme, incluso aveces traía crema Hinds y me la pasaba con sus mano por todo el tronco, era un trabajo muy delicado decía ella, y cuando tomaba consciencia de mi estado, momentos antes sacaba el pañuelito y lo ponía sobre mi el cual yo lo llenaba de leche, después lo doblaba y se lo llevaba. Era obvio, que elle se calentaba a mas no poder, con las pajas que le realizaba a su hijito lindo, y también lo alentaba por un fetichismo por las bombachas, y reservaba cosas diferente para días de fiestas e incluso religiosas y sus cumpleaños. El sacaba provecho de eso también como me contó una vez. Cuando, había visitas, pero descubrí que haciéndome el caprichoso, obtenía lo que quería, pues mi madre se cansaba y me gritaba y era una escusa para llevarme de los pelos a mi cuarto y quedarse unos instantes, para las visitas regañándome. Pero en cambio ella, hacia que me retaba en vos alta. Y yo le decía de mi estado y como me sentía y ella protestaba, me decía que estaba loco, pero accedía rápidamente. Pero estas loco, hay gente... Dale, mama tengo muchas ganas me duele. Bueno, te hago, una sólita, y té quedas tranquilo, esta bien.... después antes de acostarme vengo y si tenes mas ganas te hago otra mi amor, pero no vuelvas a llamarme sabes. Si mami, te lo prometo. En casa ajena, las cosas cambiaban, según las circunstancias me llevaba a una habitación, que le pedía a la dueña, pues le decía que no me quería avergonzar, retándome, frente a otras personas por mi mal comportamiento, y lo demás se imaginaban que me estaba regañando, pero la verdad era que ella sabia que me tenia que hacer una pajita para calmarme. Ella protestaba como siempre y enseguida asedia... Esta bien pero apúrate por si viene alguien.... Creo que esas escapadas a ella también le gustaban pues eran más emocionantes incluso por que no iba preparada como ella decía, como una negativa, sin ninguna trascendencia. Me decía te gusto mi amor, yo asentía y agregaba, esto tiene que ser un secreto, solo entre vos y yo mi amor sabes. Sí, mamá... A mí me gustaba mas que ella me lo haga en casa ajena, me daba mas emoción, y yo creo que allá también, por que implicaba que una vez que comenzaba a hacérmela debía sacarme la leche rápido y a toda costa, creo que en esos momentos su imaginación volada a mil, pues me decía cosas que me calentaban enseguida como si me gustaban las tetas de tal o cual persona de la que estaba en la reunión o que ella me había descubierto tratando de mirarle la bombachas a alguna señora y acababa rápidamente sobre sus manos, a veces ella hablaba para exitarme mas y como para ella. Una vez habíamos entrado a una habitación se usaba de biblioteca y no había nada con que limpiarnos se levanto la falda y con las enaguas se limpio ella y después a mí y me decía ahora pórtate bien, me arreglaba y me daba un beso y salíamos del cuarto. Te gusta mucho ver debajo de las faldas de las mujeres.. Si, y esa ves era la primera vez que vi debajo, de las de mi mama.. Era realmente muy excitante cada vez que estaba con ese chico, yo me cambiaba las bragas una ves que la sección concluía. El día de mi cumpleaños fuimos al cine, yo había insistido en entrar llegamos a la primera función y no hay casi nadie dentro del cine, esa misma mañana compramos mis regalos y a la tarde era la fiesta con toda la familia, nos encontrábamos sentados en las ultimas filas y ella al ver que la película tenia algunos desnudos, yo había entrado por ir con ella sino no me hubieran dejado entrar. Bueno, ella se dio cuenta de mi excitación, puso su abrigo sobre mis piernas, me bajo el cierre, y comenzó, despacio como a mí y a ella le gustaba. Y me dijo: avísame cuando té este por llegar la leche, que por ser tu cumpleaños te voy a hacer un regalito y yo sé que te va a gustar. Cuando no pude mas, le avise, me viene la leche, inmediatamente se agacho y se la puso en la boca y me succiono toda la leche, la cual trago y después sin sacarcela de la boca continuo, hasta limpiármela toda. Esto es tu regalo de cumpleaños me dijo, y continuamos viendo la película, antes de que terminara, me tuvo que hacer otra, pues la tenia de nuevo parada no sé si por la película o por el solo pensamiento de que había acabado en la boca de mi mama, y que ella no se negaría en mi cumpleaños a chupármela de nuevo, y no se negó, pero al terminar, me dijo: esto te lo hago, solo hoy por tu cumpleaños. Lo más extraño que la madre era muy recta esos tratamientos especiales los reservaba, para momentos relevantes una o un evento religioso. Religioso? Si, al principio, y tampoco entendía, pero el me contó. Que después que, casi todas las veces que volvía de la iglesia, se portaba más cariñosa con su hijito, pienso que quizás era su forma privada de festejar o gozas de lo prohibido. Que historia.... Y vos no sacaste ningún provecho de todo eso. Bueno, las secciones duraron mas de un año, y tuve reuniones a solas con él y con su madre, y también reuniones que expresamos los tres nuestro punto de vista. Y como fueron esas reuniones.... estoy super caliente. Como vos lo dijiste esa es otra historia. Mañana, veni vos esta ves a casa y te cuento.. Ah!, los paños, se los hiciste hoy... No, ahora mismo, que están todos dormidos, se los voy a hacer. Bien, mañana, estoy sin falta en tu casa. Un beso. Chau.. Te espero. Continuara... La mamá de Carlos (VII: Cada vez más amigas). No se que clase de terapeuta era la mama de Miguelito, por la palabras vertidas en las conversación por teléfono de a noche, resonaban en mi cabeza, y estallaban en mi vagina. Como andas, realmente y para que negarlo, estoy ansiosa por que me sigas contando, veni pasa, tomas un te. Si gracias, te pido por favor de esto ni una palabra a nadie, que me muero. Quédate, tranquila. Yo nunca tuve una amiga, a la que le podía contar cosas como las que yo, te conté, ni tampoco me hubiese animado a aconsejarte con Miguelito. A propósito como esta el. Bien, esta en la escuela. Si, ya se, lo decía con respecto a los paños.... (picardía) Si, ya se..(sonriendo)... creo que el tratamiento, lo calma a el, pero a mi cada vez me excita mas.... (Rieron las dos nuevas amigas.) Bien, como eran las terapias, con el chico que me contaste. Para ser mas explícita, y no andar con vueltas te cuento unas secciones. Imagínate en una silla frente a el, yo con un lápiz jugando sobre una libreta de notas. Ese día vino, cuando él entro a la sala, pues todo esto se hacia con el permiso de la directora y previo conocimiento de la maestra, pues era en horas de clase, al entrar, tenia una cara de malhumorado, terrible. Me contó que le habían puesto una mala nota. Yo le dije que iba a hablar con su maestra, para que se la saquen, pero eso solo lo iba a hacer, si hoy, me contaba todo la historia, pero con detalles y si contestaba todas las preguntas que le iría diciendo. Su cara cambio, instantáneamente..... Si, señora. Bien, haz echo el amor con tu mama. No, bajando la cabeza..... Yo, moví la silla acercándome a el.... Podes tener absoluta confianza en mi... Como, te imaginas yo atiendo a muchos chicos en diferentes escuelas, y el contacto madre hijo es más prevaleciente de lo que la mayoría de las personas piensa. El aparato reproductor masculino a su edad, esta mucho mas sensible a cualquier provocación, y eso puede muchas veces al día. Los muchachos su edad puede ser sexualmente agresivos y es natural para ellos, la provocación es fuerte y esto se da con todas las mujeres disponibles, sobre todo sus madres. Ahora decime la verdad. Haz echo el amor con tu madre, no tengas miedo? No, todavía no.... Te gustaría.. poder hacerlo. En verdad no se estoy algo confundido. Bueno, no te preocupes, para eso estoy yo para ayudarte, a resolver ciertas situaciones que nos son difíciles, pero tenes que confiar en mi como yo en vos. Crees que a tu mama le molesta masturbarte, cuando vos te haces el caprichoso. No... yo creo que a ella le gusta, por que los sábados cuando leemos juntos, ella me dice... No haga planes, pues mama quiere leer en la cama con su nene....y me guiña un ojo. Te masturbas mucho, cuando no lo hace tu mama. Varias veces por día. Cuántas veces por día lo haces promedio. "Cinco o seis." Es una gran cantidad de veces, y siempre lanzas un chorrito de leche, y esa lechita es en una pequeña cantidad, o ... No... "Siempre mucho." Yo, miraba fijamente la entrepierna del muchacho, la cual con mi sucia charla, lo que había allí había crecido, de tal manera que parecía desesperarse por salir. Estoy viendo, que estas excitado ahora, no? Un poco... Deje mi libreta de notas. Voy a pedirte, ahora un favor especial. Me gustaría Que bajaras tus pantalones, para que yo pueda inspeccionar su miembro, lo cual seria muy beneficioso para nuestra terapia, así yo podría constatar que todo es normal en su miembro. El miraba el piso, mientras se puso de pie, desabotono su guardapolvo, abrió su cinturón y tiró abajo su cremallera, dejando caer sus pantalones hasta los tobillos. Al principio, se lo tome con dos dedos, diciendo términos médicos, sin ton ni son.... Mientras que el sentía el calor de mis dedos, su pene comenzó a crecer, mis manos rodearon su mástil, y sin darme cuenta comencé lentamente a masturbarlo, mientras seguía hablándole. Ahora, voy a dar una mirada mas intima sabes. Me agache, su pene quedo a la altura de mi boca, su cabeza era grande, y mis piernas tiemblan, el flujo corría por mis piernas. "Parece absolutamente saludable," dije jadiando. " Te hace sentir bien cuándo yo te toco tu pijita mi amor?" "Sí...." "¿Te parece que te sentirías mejor, si yo te la chuparía un poquito, para que no este tan sequita?" "Yo pienso que si usted lo dice, yo me sentiría mucho mejor .... Señora." "Eso también podría ser terapéutico, para ver su reacción." Dicho esto, todo el jugo pegajoso, lácteo comenzó a gotear de su cabeza, y sus escupidas golpeaban en mi paladar, apreté la cabeza con mis labios y mi lengua la limpio, succionando hasta la ultima gota. En ese mismo instante, me imagine a su madre en la misma posición de rodillas sorbiendo hambrientamente la leche sabrosa de su propio hijo. Esta imagen me llevo a pedirle detalles a el. Así te chupa tu pijita mama? Si, señora . Continuara... La mamá de Carlos (VIII: Cada vez más amigas (II)). Continuan las charlas calientes entre las dos amigas, esta vez comentan las relaciones especiales entre si de una madre, una abuela su nieto. ----------------------------------- Lo que, voy a contar no sé, si están excitante, como lo que vos me contaste los días pasados. Pero la ves que me lo relataron, me moje toda, cosa que me pasa con ciertos temas en especial, tuve que pedirle, pasar al baño, a mi amiga la dueña de casa, y al cerrar la puerta tras de mi, me mate con una fabulosa paja, estaba tan roja, que tarde mas de quince minutos en reponerme. -Me gusta que me cuentes eso, pues al fin encuentro alguien tan cochinita como yo, y además, dice las cosas por su nombre. -Bueno gracias, lo que pasa que, ya voy conociendo tus gustos, que son según creo, muy similares a los míos. -Si ya se. Te encantan los pendejos no? -Si, me enloquecen, en encanta calentarlos, pienso siempre como esas pequeñas pijitas, se van levantando, cuando les muestro, como sin querer mis bombachitas. -Lo mismo yo, me dedique a la Psicología infantil, pues advertí que iba a tener un contacto mas profundo con ellos. Pero bueno ya contame, que de solo saber que me vas a contar algo realmente excitante, ya estoy caliente. -Te molesta, si me toco un poquito, ya me esta picando. (rieron las dos) Estabamos hablando, con esta amiga, que te conte. Era una tarde de lluvia, yo había ido a buscarla, pues habíamos planeado salir de compras y después tomar algo por allí. Habíamos quedado ese día, pues el marido y el hijo, viajaron el fin de semana a Córdoba. Pero todo se frustro pues una pequeña lluvia se fue poco a poco transformado en tormenta y todo en unos minutos, por lo cual decidimos no salir. Yo tenia una bronca, pues me encanta salir de compras mirar vidrieras y que te miren no? Ella como para calmar mi bronca decidió que iba cocinar unos escones y que tomáramos el te, y que conversemos allí, en su casa, ya que el motivo verdadero era encontrarnos y hablar ya que hacia, varios meses que no nos veíamos. Pasamos por todo los temas habidos y por haber, vos sabes como somos nosotras, cuando comenzamos. Bueno una cosa trae la otra y no se como llegamos al tema de incesto. -A mi me parece, bastante raro. -Raro, no te creas. -Buenos, quizás... bueno yo se que hay pero... -Que hay, hay, escucha esto. Una amiga, de mi pueblo de donde yo vivía de chica, vino hace poco a visitarnos, yo la invite pues ella no pudo venir para mi casamiento, y se quedo dos semanas, ella y su hijo. Te imaginas yo contentisima, además el hijo, que tenia 13 años igual que el mio, desde el primer dia, se llevaron de mil maravillas. Me contó que, tenia relaciones con su hijo, te podes imaginar.... -Yo, como no me lo podía imaginar, mi mente viajo a mil por horas cuando me lo dijo, mi conchita, se mojo al instante, ya sentía que mi humedad, era apenas contenida por, mis bragas. Pero, yo puse la mayor cara de estúpida. -Yo te puedo creer... -Créelo, la muy guacha, se acostaba con su hijo. - - Que barbaridad, pero no empezó, esa relación enferma, pues me imagino que eso no se da de la noche a la mañana. Para eso no es nada, cuando termine de contártelo, no vas a poder creer, hay mas, empiezo a contar. Ella se había, quedado sola, pues la pareja la abandono, dejándola embarazada, dos mese antes de tenerlo, volvió a vivir con la madre, y lo tuvo. Entre ella y la madre lo criaron. Y con la ayuda de la madre, ella pudo salir a delante, tener una vida normal, poder cumplir con el trabajo, y criar a su hijo. Pero sola, ella me decía que eso la jodia bastante, pues no tenia tiempo, para salir y conocer un hombre, ya era demasiado lo que hacia la madre con su hijo, cuando ella trabajaba. Pero como vos sabes, a todo se acostumbra una. Bueno su vida era de la casa al trabajo y del trabajo a casa. Como ya te dije, la madre también hacia lo que podía, ella era presidenta de la cooperadora, de la iglesia del pueblo. Ya te imaginas, sin esposo, lo único que le quedaba era la iglesia y cuidar a su nieto. Ella me mostró fotos de la madre, una autentica chupa asirio, una mojigata en pinta. Las tres vivían en una casa de dos habitaciones, su nene dormía con ella salvo algunas veces que dormía con la abuela. Las noches que dormia con la abuela, ella trataba de calmar sus ansias, masturbándose toda la noche, esas noches eran las que tenia para soñar, con las manos entre sus piernas. Ella todos los sábados había tomado como un ritual, el bañarlo. Pues días de semana lo hacia la madre. Mes tras mes ella, iba apreciando el desarrollo de su niño. Date cuenta que era la única pijita de la casa, todo un rey el niño, dos mujeres que lo atendían día y noche, pues la madre hacia años que había quedado viuda. Ella toda una madre, pero casi sin darse cuenta, (la sangre llama) le fue dedicando mas tiempo al lavarlo y precisión al secarlo en sus partes intimas, una de las primeras alegrías que le dio, fue una tarde que mientras lo enjabonada se le paro, no lo podía creer, pues no sabia que a esa edad ya se les podía parar, a si que a partir de allí, todos los sábados, tomo como precaución cerrar la puerta con llave antes de báñalo, cosa que antes no hacia, por su madre, y que llegaría a pensar. Y una vez los dos desnudos y metidos en la bañara, tomaba mas dedicación al enjabonarlo para hacérsela parar, y una vez paradita ella como jugando con el lo masturbaba lentamente dando tiempo al placer, con una mano y con la otra se metía los dedos por sus dos agujeritos. Y eso doy fe, por que yo ya sabia que a ella le encantaba meterse cosas en el culo. -Y a vos.... Que te crees donde tengo mis dedos. Y subiendo la falda, para dejar ver a su amiga, se podía ver a había corrido sus bragas he insertado sus deditos en ambos agujeros. Ok, yo también mientras te cuento me voy a pajear un poquitito, pero siempre que recuerdo sus palabras.... Sigo, El nene todavía no tenia leche pero ella le encantaba vérsela parada. Poco a poco, la calentura que la invadía todos los sábado, con el tiempo se fue volviendo mas osada. Jugando en la bañera.... y en esos juegos lo abrazaba y lo recostaba contra su pecho, jugaban a que el era mas chico, que era nuevamente su bebe, incitando a mamar de sus pechos, y en esas mamadas el agua de la tina, disimulaba, sus dedos que se perdían entre la desesperación de tocarse entre sus piernas y la pijita paradita de su nene, la cual terminaba frotadosela sobre su estomago. -Te juro, me lo contaba con lujos de detalles, y cada palabra revelaba, el fuego de su vagina por su hijo. -Que guacha no? Seguí... Como te dije cada sábado mas, y mas....un sábado, mientras lo secaba, ella quedo en una posición, que el deseo, se desato, para no parar nunca mas. Se la comenzó a chupar, mientras lo chupaba, al ver la cara de susto de su hijo. - - No te asustes mi amor, vos sabes que mamita te la toca cuando se te para, para bajarte, y eso te gusta no? - - Si, mami. - - Bueno, como la tenias paradita de nuevo, y estaba muy sequíta, mama, te pone un poquito de saliva, para que te guste mas. Si te molesta no te pongo salivita, mi amor. - - No no me molesta. - - Bueno mi vida quédate así quietito, que mamita te la va chupar, un ratito vas a ver como te va gustar mi amor. Lo sentó en lava manos del baño, ella comenzó a chupársela completita con huvitos y todo. La muy turra, se los metío a ambos en su boca y jugaba con la lengua por sus bolitas. Mas amor y dedicación imposible, una masturbada de lujo. Pero, lo peor viene ahora, ella olvido esta vez de cerrar la puerta del baño, y en el mayor estado de calentura, al abrir los ojos, vio a su madre apoyada en el marco de la puerta. -Mama!!! -Veo, te te estas divirtiendo. Se largo a llorar, mama..... no se...se necesito un hombre. -Calma, hija.... esta bien. -Lo se ni puede ser... no se como pude... necesito un homb... -Lo se mi amor, todas lo necesitábamos alguna vez... La madre la consolaba, y le acariciaba la espalda. Escúchame, mi amor todas necesitamos, un hombre alguna vez, te lo digo como mujer. Vos siempre me viste como tu madre, pero mírame ahora como mujer, y yo se lo que es estar sin un hombre... Su llanto, iba disminuyendo, pues la madre no solo le acariciaba la espalda sino que fue bajando su mano hasta llegar a sus nalgas. Hijita, yo soy una mujer que esta en tu misma situación, y yo tambien sufro, pero creo que entre las dos nos tenemos que ayudar. Para ese momento los dedos de su madre ya estaban en su conchita un dedo se introducía fácilmente en su interior. Mama..... Deja mi amor, relájate mama te va ayudar, no te preocupes, nadie nunca va a saber esto. Esto va ser un secreto de familia. Mami...... Quietita linda, yo se lo que le gusta a una mujer, también se que lo que le estabas haciendo a tu hijo, te calienta mucho la pijita de tu hijo..... Y como no te va a calentar si es la pijita de la casa, y es hermosa, desde hoy el será nuestro macho. No, mi amor, vos queres a tu mami y la abuela no? -Si abuela. -Seguí chupando a tu hijo, que yo me encargo de vos, mi amor. La madre tomo, la pija de su nieto, y la deposito en la boca de su hija, después se dedico a masturbar a su hija. Su mayor orgasmo llego, cuando, su hijo acabo por primera veces tres borbotones de leche en su boca, fue inesperado y fue sublime. Todo ello se sumo a que su madre se encontraba en el piso chupándole la conchita. Te podes imaginar, acabo con la leche del hijo en la boca y en la cara de madre. La abuela recibió todo el flujo, que por su abundancia aprecia que la hija se estaba orinando, encima de ella, eso la contagio de calentura y de alegría, pues era la confirmación de aceptar tal relación prohibida. Tremenda fue la calentura, termino con la mano pajeándose citando algún santo..... te imaginas el santo de las degeneradas..... Ella me contó que después se turnaban para llevar a su hijo a sus camas y el nene creció teniendo relaciones con la madre y con la abuela. Que hija de puta.... Como habrá gozado esta inmunda..... Mira mis tetas, yo que no sabia cuando iba a empezar a tener leche.... que hija de puta... Mira mi concha esta roja tengo tres dedos metidos..... acabo... Acaba, de solo pensar los litros de leche que le habrá succionado a su hijo esta guacha,,, Acabo.... Acabo...... Continuara.......

IR AL INICIO IR AL FINAL

LA VECINA II

La vecina I ---------------------- Una de mis ultimas pasiones es mi vecina, el fondo de su casa coincide con mi fondo, en tengo un pequeño taller donde hago las reparaciones hogareñas que siempre surgen. Ella es una mujer viuda y con costumbres antiguas, con una hija de trece o catorce años a la cual viste con vestidos de la década de los cincuenta. Ella es muy recta y austera , jamas una palabra indebida y sus vestidos, por que jamas la vi llevar pantalones, dejan entrever una figura bastante deseable y cómo todo lo oculto despierta interés, ella siempre me gusto pero cómo ya dijera era su carácter el otro factor que me alejaba. Todo comenzó un día al volver de trabajar, en la estación del ferrocarril. Ella se encontraba con su hija en el anden y al pasar me saludo, entonces decidí acercarme a ella cómo buen vecino que soy. Hola, qué tal, vecino. Qué tal, ¿de regreso a casa? Sí y muy cansada. Al entrar en el vagón seguimos charlando y entre palabras me contó, que su cansancio se debía a que todos los días, después de un día agotador de oficina, también tenia que pasar a buscar a su hija a la escuela y recién desde allí emprender su regreso a casa. Yo por mi parte le conté que instale el fin de semana pasado una pileta en el jardín de casa. Además ambos compartimos recíprocamente las penurias de nuestros empleos. El tren no había llegado a su primera parada cuando se apagaron las luces internas del vagón, era algo que ocurría siempre y a la cual todos estaban acostumbrados, sin dejar por ello de molestar a todo el que viaja, las causas siempre fue un gran misterio de la ingeniería de ese ferrocarril, pero era lo mejor en rapidez para llegar a la paz del hogar. Fuimos parados apretujados cómo es sabido, por ser hora pico en la que todos regresan de sus tra-bajos. En la oscuridad seguíamos hablando, por la cantidad de gente yo había que dado a un costado de ella y detrás de su hija. Con el vaivén del vagón en movimiento, la colita de su hija fue quedando apoyada sobre mi verga, que al sentir la rallita de su pequeño culito a través de su vestido, se me había parado. Seguí conversando con la madre tratando de disimular lo que me estaba sucediendo en mis pantalones, mientras trataba de verificar si la nena se daba cuenta de lo que sucedía. Después de que el tren volvió a tomar velocidad al dejar una nueva estación, yo me pegaba mas a su colita, sin que ella diera a denotar alguna incomodidad por mi proceder, eso me alentó cada vez mas, tanto que notaba que su vestidito se le hundía en la rayita de la cola. Ella no oponía resistencia ni siquiera se corrió un poco para evitar mi contacto. Totalmente exitado continuaba intercambiando palabras con su madre a la cual también quería descubrir su punto débil, detrás de esa personalidad severa y algo moralista. Pasado unos instantes decidí jugar una carta para corroborar la situación, separándome un poco de ella y con sumo cuidado reemplace poco a poco mi cuerpo por tan solamente mi mano, que comenzó tímidamente rozando sus cachetes y poco después llegando a pasarle los dedos por la rallita de su cola, no lo podía creer estar manoseando se culito virgen eran una sensación de miedo, excitación y golpes de mi corazón que quería salirme del pecho. Con mi mano entre sus cachetes le pregunte, haciendo un alto en la conversación con su madre vas bien Rita, contestando ella un "Sí señor, voy bien además no es la primera ves que con mamá viajamos con las luces apagadas". Inmediatamente retomé la conversación con su madre, pero dándome ello pie llegar a manosearle bien detenidamente su colita, sintiendo con las yemas de los dedos el contorno de su bombachita y la redondez del final de sus nalguitas. La nena estaba fantástica jamas me lo abría imaginado. Decidí entonces continuar apoyándola pues mi pija estaba super dura y quería frotarla en el pequeño canal que formaba su colita. El tren se llenaba cada vez mas y aprovechando la oscuridad me baje el cierre de caliente que estaba y se la apoye, la madre continuaba diciéndome , que si es difícil volver a tener una pareja, tanto cómo hacerse de amigos en el barrio. Dos estaciones antes de nuestra bajada le levante un poco la pollerita y se la frote sobre la bombachita. Ella tampoco hizo nada por separarse, es mas se quedo bien quieta cómo queriendo adivinar que mas le iba a suceder, lo cual yo confirmaba por no atinar ni siquiera a bajarse el vestidito de la parte de atrás, que era evidente que, a estas alturas le habia empezado a gustar ser manoseada por un hombre que por su edad despertaba su interés por ciertas caricias no santas. Mientras charlaba con la madre sin ya saber lo que, puse mi mano en el hombro de la nena y trayéndola hacia mi, quedamos mas pegados. Llevaba una bombachita muy chica por que pude sentir con mi pija que estaba ya de lomas parada y caliente, que le llegaba a la mitad de la colita quedándome a mi la cabeza rozando directamente entre sus nalgas, esos momentos fueron interminables, el devenir de nuestra parada lo interrumpió, ya llegando me acomode, Matilde tomándola a Rita de los hombros comenzó a hacerse paso hacia la puerta para poder bajar, quedando yo detrás de ella, quizás la calentura que tenia, me llevo que al bajar donde todos se amontonan y se forman las confusiones aproveche y en una rápida maniobra gracias que ella llevaba una vaporosa falda, deslice mi mano debajo de la falda esperando el momento justo al bajar, cuando se abrieron las puertas exagere la desesperación que todos toman al bajar y le pase toda mi mano por sus nalgas con el dedo mayor haciendo presión sobre su raya. Al bajar no dijo nada, quedándome con la duda que no dijo nada por estar yo y no hacer un escándalo o por que estaba acostumbrada a que debes en cuando alguien la manoseaba y quizás siendo esta las únicas caricias que recibía sin ningún compromiso y las cuales después formarían el mayor estímulos de sus masturbaciones nocturnas, de algo tiene que vivir una viuda por mas decente que sea. Continuara... La vecina II ---------------------- Esa noche decidí ir al taller del fondo, la tersura de la bombacha de mi vecina rondaba mi cabeza y me llevaba continuamente a masturbarme pensando en el culito de su hija. Puse una silla sobre el banco de trabajo y llegando al ventílete veía la casa de la causante de mis calenturas. Al ver la luz del baño perdida, se me ocurrió entonces ir por el costado y saltar el pequeño cerco y llegarme a el ventiluz de su baño. Necesitaba verla desnuda, robarle su intimidad y saber si era tan seria cuando estaba sola. Pensaba también en hacerme una hermosa paja bajo su ventana. Al subirme a una mesa de material cerca de una parrilla, quede en la posición justa. Estaba ella con su pollera azul va-porosa y ya se había sacado la camisa blanca que llevaba y su corpiño discreto sostenían unas hermosas y abundantes tetas, cuando cayo al suelo me dejo apreciar sus pezones marrones y parados, yo pensaba en cómo se los chuparía. El agua corría llenando la bañera mientras terminaba de sacarse la pollera. Yo ya la tenia en mi mano, pero para mi sorpresa eso no era todo. Rita te vas a bañar con mama. Si mama. Al llamar a su hija ella quedo fuera del lugar que yo podía ver, lo cual me dio mucha bronca, pero la conversación que oí compenso con creces mi excitación. Veni que te saco el vestido. A ver date vuelta, hoy por suerte no te ensuciaste la bonbachiata como la otra vez... No esta vez viaje bien. Si mi amor, me alegro. Sin embargo hoy mama se la mancharon otra vez. Tenes una manchita blanca, como fue. Si mama te va a contar todo, pero vos también le tenes que con-tar todo, a mama como me contaste ayer, vos tenias miedo que me iba a enojar por que alguien te toco en el viaje. Si mama. Hay hija vos sabes cómo le gusta a tu mami, que le cuentes todo. Cuando te tocan los hombres, vos te quedas quietita sin decir nada y después solo se lo contas todo a mama. A ellos les gusta, tocarnos la bombachita y eso nos da cosquillitas aquí. No mi amor? Si a mi me gusto. Si pero unicamente a mama se lo decis, sabes. Hoy a mi también alguien paso su mamo debajo de la falda de mami y ayudado por el desorden que se produjo al bajar me manoseo toda la cola. Yo no dije nada por que queda mal sabes. Hasta me apretó un poquito un cachete. Te gusto que te tocara la colita, mama. Bueno si. Además estaba mojadita, por me gusta mucho hablar con Osvaldo. Y a vos te gusto mi amor. Si mama. Sabes nosotras las mujeres, si somos lindas estamos destinadas a ser manoseadas, pero esto una chica buena no se lo cuenta a nadie , salvo a mi que soy tu mama. Si mami. Te mojaste la conchita. Si mami un poquito mira. Te gusta cuando se te pone así, no mi vida. Ahora vamos a lavarnos bien el tajito las dos, las dos estamos un poco sucias por el flujito que nos sale a nosotras las mujeres nos tenemos que lavar bien adentro mi amor. Al imaginarme cómo la madre enjabonaba a la hija y se hacia lavar la concha por su hija, no pude mas y descargue todo mi liquido sobre la pared. Los días siguiente, solo tenia una cosa en mente, encontrarla nuevamente, en el tren y poder invi-tarla algún lugar, cómo para poder conocerla mejor. Todos los días la busque en la terminal, sin poderla encontrar, hasta que al fin un viernes la vi en el anden con su hija ,puse cara de sorpresa y le manifesté lo agradable de ella, viajar con alguien con quien hablar, haciendo el trayecto mas corto y llevadero. Ella con gusto me saludo, y pasar comento que en la semana también le extraño que no nos hallamos cruzado. Matilde fue a comprar los boletos y yo me que de con Silvia conversando. Que hermoso vestidito tenes hoy. Me alegra que te guste, mira atrás tiene botones en la cola y mama también me dejo ponerme una bonbachita nueva que me compro. Yo me sorprendia lo inocente que era, como hacia para obtener lo que le gustaba. Y de que coñor es. Es de color rosa viejo y muy suavecita. Al llegar el tren subimos y cómo siempre parados y a oscuras, cosa tan normal que no hubo comentario de ello. Mientras hablábamos y por los vaivenes me tome el atrevimiento de tomar la por la cintura, cómo haciendo equilibrio y esperando su reacción. Ella poniendo su mano sobre la mía me aconsejo y mostrando su agrado. No te vayas a caer, que aquí no se ve nada. Gracias Matilde. Durante el viaje note que Silvia su nena, se fue acercando a mi, hasta quedar otra vez cómo la ante-rior de espalda a mi, siendo esta vez adrede el quedar así, esperando mi reacción, la que no se hizo esperar, no sin volver a sorprenderme por la poca edad de la chica y su interés por volver a sentir las mismas sensaciones del viaje anterior. Mayor sorpresa me dio la madre cuando le dijo a su hija. Silvia veni acércate a Osvaldo, no te alejes que no se ve nada y es mejor que estemos juntos. Me paso por la mente que la misma madre asentía lo que la hija ya habia echo al acercarse a mi, dejando su colita predispuesta a mis caricias. La mayor parte del viaje me la pase hablando con Matilde, llegamos a concretar una cita informal, en realidad fue ella que me invito a cenar en su casa. Y con Silvia, fue mucho mejor, pude pasarle sin problemas mis dedos con su colita casi llegando a su rajita, después también le hice sentir mi pija parada por los cachetes, pero esta vez no pude mas y por mas que me contuve tire unos lechazos, siendo mi deleite no sacarla de su culito hasta tenerla baja, antes de tenerla totalmente baja le tome la mano a Silvita y se la pase por mi pija, ella dejo su mano todo lo que yo quise y hasta tuve que sacársela yo para que no se diera cuenta la madre que la manitos tiernas de su hija me manoseaban la pija delante, o cerca de ella. Su madre y yo quedamos en que mañana sábado la iba a mandar a Silvita a casa para confirmar la hora de la cena. Esa noche me preocupe, por que pasaría Sí Matilde veía la bombachita manchada y cómo reaccio-naria. La respuesta vendría mañana así que trate de dormir pensando en mañana. A la tarde siguiente, toca a mi puerta Rita. Continuara... La vecina III ---------------------- Hola. Que tal Rita, que te trae por aquí. Mi mama me mando, para que te diga Si quieres venir a comer esta noche a mi casa. Pasa, que voy a hacer una llamada por teléfono y te contesto. Bueno a mi mama, le gustaría mucho que fueras. Si. Si, así es me dijo que te insistieras, pero no le digas que te dije sabes? No te preocupes, ahora voy a hacer la llamada espérame. Al regresar, ella estaba sentada en el sofá. Decile a tu mama que si. A que hora es. A las diez. Bueno allí estaré. Puedo pasar al baño. Si linda, Veni por acá, acá esta. Cualquier cosa llámame. Al rato, ella me llama. Señor. Si linda no me digas señor me llamo Alberto. No hay papel se acabo. Ya te llevo. Al entrar esta la chiquilla con la bombachita en los tobillos, y con las piernitas abiertas Como esperando secarse, mientras yo acomodaba el rollo de papel en el porta rollo. Queres que te limpie Rita. Bueno si usted quiere. Corte un pedazo de papel, y comencé a secarla, ella me miraba y después de seca le pase el dedo por su tajito. No tenes cosquillas aquí. No pero me gusta. Tu mama te lava bien la conchita, por que la tenes limpia. Si con ella todas las noches nos lavamos, por ella dice que las mujeres tienen que ser siempre muy limpias y ella me enseña a limpiarme bien. Y vos le lavaste la conchita a tu mama. Si. Ella tiene muchos pelitos, y me dijo que cuando sea grande yo también voy a tener. Bueno mi amor, pero ahora estas muy linda sin pelitos. Te gusta que no tenga pelitos. Si me gusta. Cuando le lavaste la conchita a tu mama le metiste el dedito. A mama me enseño cómo tenia que meterle los dedos en su conchita, por que a ella le gusta y se moja todo y es mas facil meterle el dedo. Y vos. Yo también me gusta y también me mojo mira. Y abriendo las piernitas permitiéndome continuar tocándosela y meterle un poquito solo la uñita en su agujerito. Ves cómo me mojo igual que mama. Bueno ahora Subite la bombachita. Decime Silvita ayer se enojo tu mama al ver tu bombachita manchada. Silvia se puso roja. No Puedo decirte nada. Por que ? Por que es un secreto, que tengo con mama. Yo te entiendo pero yo solo quería saber si se habia enojado conmigo. No mama me explico que cuando a los hombre les gusta mucho una chica les pasa eso y a ella le apreció rica. No entiendo. Si en la bombachita me quedo un poco y ella la probo antes de lavarnos. Yo en ese instante ya la tenia nuevamente parada y con ganas de hacerme una paja. En eso sonó el teléfono. Yo atiendo mientras ahora vengo y me seguís contando. Mientras atendía, mi pija luchaba por salir de mi pantalón, necesitaba una paja ya y no podía esperar. Hola Osvaldo, esta Silvia allí. Ah ! hola Matilde que tal. Si esta aquí. Me vino de maravilla, pues llevaba las palabras de Silvita en mi cabeza y ahora escuchar la vos de la madre era lo máximo para mi paja. Me la saque y comencé a acercármela con unas ganas terribles. Ya le digo que vaya para allá. Sabes llame por una estupidez, espero no haber interrumpido nada. No para nada, sabes que me encanta escuchar tu vos y por teléfono me pasaría las horas ha-blando con vos. Mira cómo estoy ordenando la ropa que nos vamos a poner hoy... Por mi no se preocupen. Te noto la vos como entrecortada. Bueno como ya te dije me pone muy bien que me llames. Que tan bien, pícaro. Bueno muy pero muy bien. Bueno me alegro... Ah ! pregúntale a Silvita si se cambio ya. Para mi sorpresa Silvia estaba en el marco de la puerta, mirándome como me pajeaba mien-tras hablaba con su mama. Si ya le pregunto. Deje mudo el teléfono. Acércate Silvi, es tu mama quiere saber si te cambiaste. Ella sin dejar de mirarme la pija me dijo que no se habia cambiado de ropa todavia. acá Silvi me dice que todavía no. mientras tanto le hice senas con la mano para que se acercara y cuando estuvo lo suficiente-mente cerca tome una de sus manos y le enseñaba como pajearme, y ella con mucha curiosidad me la tocaba. Bueno decile que yo se la preparo. (mute) que bombachita tenes mostramela, que tu mama te esta preparando la ropa para esta noche. Esta mira te gusta. Dice que bueno, queres hablar con ella. Bueno pasamela. Tu mama te quiere hablar. Mientras Silvi tomaba el tubo, yo la di vuelta y le arrime mi pija a su colita. Puedo quedarme a jugar ? quiere hablar con vos. Hola Osvaldo, mira no te enojes pero otro día te la mando, así se queda un ratito con vos, pero ahora mándamela, pues nos tenemos que preparar. Bueno gracias, por tus preocupaciones pero no creo que lo merezca. No digas eso, las dos hoy te vamos a atender cómo vos te lo mereces, te lo prometo. Bueno ya te la mando. Chau hasta las diez. Dice que no, podes quedarte ahora y que vayas para ya. Tu mama te espera. Silvia seguía mirándome el pantalón por la todavía la tenia parada. Me querías preguntar algo. Si pero.. Pero. Que cosa querías saber. Por donde le sale la liquido blanco a los hombres. Yo pense (Pone tu manito y yo te voy a tirar mi lechita calentita en ella). Mi pantalón y mi mente no daban mas, quería pajearme allí mismo frente a ella. Pero me contuve. Continuara... La vecina IV ---------------------- Me recibió Matilde, estaba con una falda amplia negra de tela muy suave, la cual marcaba su cuerpo, también llevaba una camisola blanca algo transparente que dejaba adivinar un corpiño blanco y sobre ella un chaleco negro, estaba sencilla por hacia mucho más inquietante su hermosura. Cuando llamo a su hija avisándole que yo ya habia venido, me comento que ella me había tomado mucho aprecio. Espero que vos también. Matilde sonríe y en ese momento vino corriendo hacia mi Silvia, ella llevaba puesto un vesti-dito blanco de gasa, Como sí fuese de comunión pero era muy corto tanto que apenas se agachaba dejaba ver su bombachita blanca. Todo parecía un juego en el cual la madre me quería hacer entrar y yo quería participar. La cena estuvo estupenda, Matilde además de saber cocinar me demostró que se puede ser una mu-jer muy decente fuera de casa y dentro de ella, otra deliciosamente femenina. Cuando terminamos tomamos un café, sentados en un sillón frente al televisión, habia alqui-lado una película para esta ocasión. Me contó que una de las cosas que mas le gustaba era ver una película con toda tranquilidad eso la calmaba mucho del strees de todo el día. Una vez tomado el café, nos dedicamos a la película. Ella dijo que tenia frío y trajo una man-ta y la puso sobre nosotros. Silvia aprovecho la situación y enseguida me pregunto sí podía sentarse encima mío. A lo que la madre mirándome me dijo. Si a vos no te molesta. Como me iba a molestar, Silvita al ser muy corta su pollerita quedo sentada sobre mi tan solo con su bombachita, la manta era un campo que no podía desperdiciar, por debajo de la manta y tan solo con la luz del televisor le tome la mano a Matilde, que me correspondió con una mirada tierna y picara a la vez. Mi otra mano paso poco a poco bajo la falda de Silvia que sin decir nada abrió lentamente un poco las piernas dejándome llegar, hasta el borde del elástico que con dos dedos lo corrí, llegando a su tajito. Por un lado mi mano quedo sobre la falda de matilde y ella apoyo su cabeza sobre mi hom-bro, mientras tanto mi otra mano ya tenia el flujito de esa pequeña conchita. -Osvaldo ponete cómodo, yo me voy a sacarlos zapatos. -Silvita me permites ponerme en otra posición. Cambiamos de posición quedando yo brazando a Matilde y Silvia sobre mi, y aproveche ese momento bajando el cierre del pantalón para sacármela afuera, Silvita se dio cuenta enseguida por que inmediatamente levanto su pollerita y se sentó sobre mi. dándome la posibilidad de tocar con mi pija su pielcita y su bombachita hundida entre su colita. Pasado un tiempo coloque mi pija entre sus piernitas y ella apretó las piernas siendo esta una sensación divina, sentir el rose de sus musculos y su conchita, aunque separada por la tela de la bombacha que estaba toda mojadita en su parte delantera. La madre me hizo ver que su hija se durmió. Y yo aproveche ese instante y le di un beso her-moso. Pero yo sabia que Silvita no se habia dormido por que bajo la manta ella con su manito me la estaba tocando no cómo una mujer experta sino cómo una niña. Tal fue mi estado que acabe sobre su bombachita y no se si en su mano, en el mismo momen-to que me besaba con la madre y con la mano acariciando uno de sus pechos generosos. Osvaldo entre mi hija y yo te vamos a hacer el hombre mas feliz. Silvia se dejo caer a un costado, cómo dormida, justo cuando Matilde corre la manta antes de que pueda cubrirme. No te preocupes mi amor, Silvia es muy chica para saber de estas cosas. Tomándome entre sus dedos, me dijo. La próxima vez te la hago yo mi amor. Matilde quiero hacerte el amor. Vayamos al dormitorio. Pero antes voy acostar a Silvia, y cambiarle la bombachita, mira que sos impulsivo. Tiene las piernitas y la bombachita llena de leche. Es que con vos me vuelvo loco, tenia muchas ganas de ti. Si pero esto me demuestra que sos tan cochino y asqueroso cómo yo. Nunca pense que te gustaría hablar tan sucio. Sos tan formal. Si mi amor, en la calle. Pero en casa me gusta ser un poco degenerada. Que tan sucia podes ser. Todo lo que vos quieras y mas. La tome de los hombros y le di un beso y mis manos pasaron bajo su falda. Te repito desde hoy podes tratar a Silvita cómo si fuera tu hija y a mi cómo tu ar-diente esposa. Decime que tan ardiente y degenerada podes ser con tu hombre. Mientras mi mano ya jugaba con la entrada de su conchita totalmente mojada ya lista para recibirme. Solo para empezar, esto te parece poco. Haciéndome señas, para que no despierte a Silvia. le levanto el vestidito y lenta pero sabiamente le fue sacando la bombachita y al tenerla en sus manos. Te gusta esto mi amor. Dicho esto le paso la lengua, a la bombachita tomando la leche que quedo en ella. Además desde hoy tenes mi permiso para, pasar tus manos por debajo de mi pollera cuando lo desees, a y si te portas bien con tu nueva esposa, tal vez.... Espérame en el dormitorio, que la llevo a su habitación ya voy, la quiero seguir to-mándola del envase cuando vuelva mi amor. Continuara... La vecina V ---------------------- Al volver al dormitorio, nos hicimos el amor hasta quedar dormidos..... Al día siguiente. Por ser domingo ninguno de los dos nos inquietamos, por la hora. Minutos después, entra a la habitación Silvita, vestía un pijama de lo mas normal. Puedo ir a tu cama. No te inquietes Silvita tiene la costumbre que cuando estoy en casa se cruza por las mañanas a mi cama. Si mi amor, pero no ves que hoy tenemos visitas y el se quedo a dormir con mami, así no podes venir, vamos a cambiarnos y después te dejo que estes entre nosotros. Si vos queres Matilde, me levanto. No querido, tanto ella cómo yo, las dos tenemos que ir acostumbremos a compartir ciertas delicias, cómo tomar el desayuno en la cama un domingo contigo. Como vos digas mi amor. Yo Puedo ir preparando el café. Vos calentar el agua y volve a la cama que yo lo termino. Puse el agua y volví acostarme, al rato regresan las dos. No te parece que ahora esta mas linda y mas presentable. Mis ojos no podían creer lo que veían. Ella llevaba puesto un camisolín totalmente transparente , sus pequeñas tetitas se adivinaban bajo la tela, pezoncitos todavía sin estrenar, dejaba caer la gasa casi hasta finalizar su colita. Debajo una bombachita blanca que en su parte delantera en la zona del pubis era también transparente dejando entrever por la falta de bello su hermoso tajito. Estas hermosa Silvia. Bueno dale un beso y metete a la cama que ya traigo el desayuno. Después del desayuno. Silvia le pidió a su mama si podía dormir a lo que Matilde contesto. Por supuesto mi amor. Dicho esto Silvia se acurruco cerca de la mama dejándome su bombachita a la altura justa para que sin esfuerzo pudiera acercar mi pija a su colita. Mi excitación llego al momento mas culminante cuando Matilde tomo uno de sus pechos y acercándola a su pezón se lo ofreció a su hija que con su boquita lo reclamaba. Es una costumbre que le quedo desde chica antes de dormir le gusta tomarme la teta, aunque ya no tengo mas leche. Bueno yo te dije que no quería que haya secretos entre nosotros y Como te imaginaras a mi me encanta y nunca desálente la costumbre de Silvia. Quizás... la alentaste. En verdad si al principio me dio vergüenza, pero es un secreto de madre e hija, y ella retribuye con creces su capricho chupándomelas, llegándome a dejar los pezones rosados con los chupones que me deja. Yo te voy a decir, si he llegado acabar cuando ella me las chupa, también se transformo en un sedante para mi y mi soledad. Yo le di un beso en la boca y tomando su mano se la lleve a mi verga totalmente parada, y en vos baja me dijo. Espera un ratito mi amor, que se duerma. Pero no retiro su mano la cual comenzó a masturbarme muy lentamente y yo volví a besarla mas apasionadamente. Cada día me gustas mas, nunca pense que eras tan ardiente. Las mujeres solas amamos el olor a macho y fantaseamos con erecciones, cómo los varones con las bombachitas que cubrieron las intimidades de alguna mujer. Matilde no habia dejado de mastubarme mientras me hablaba en vos baja. Y habia llevado su otra mano a su entre pierna y también se estaba pajeando. Matilde al ver que Silvia ya sé había dormido, corrió la sabana y levantando el camisolín. Ayer me di cuenta de las cosas que te gustan, y esto es una prueba de que siempre que complaceré mi amor. Acaba mío amor sobre la bombachita de mi nena. Acelerando su paja y alentándome. Tírale toda tu lechita caliente en su bombachita, que dormida no se da cuenta y por lo caliente de tu pija eso te gusta mucho cochino asqueroso. Tres lechazos gigantescos escupió mi pija y su mano frenética alentaba la salida de mas guasca. Así mi asqueroso enchastrale todo el culito a tu futura hija, así mas lechita que después mamita tu puta se la toma todita. Así papito termina que mamita te Saca hasta la ultima gotita. Gritando en susurros ella acabo también. Mamita es tan degenerada cómo vos cerdito, dándote servido el culito de mi hija. Que madre puta que soy acabo ...acabo a mi macho todas la conchas...tu puta .. leche.. leche... Sacando los dedos de su vagina llenos de fluyo me los acerco para que los chupe los cuales chupe cómo su fuera su divina conchita. Termino de limpiarme la puntilla haciendo la pasar repetidas veces por el canal que hacia la prenda al hundirse entre los cachetitos de la cola de Silvita que seguía dormida. Silvia despertate, mi amor despertate. Continuara... La vecina VI ---------------------- Silvia despertate, mi amor despertate. Que Osvaldo tu un accidente y te mojo la bombachita, veni párate en la cama que te la saco. No tengas vergüenza desde hoy Osvaldo va a ser cómo tu papa y no tiene nada de malo que una hija le muestre la colita a su papa, mi amor. Bueno la voy a lavar, acostate. Perdóname Silvi que te manche. No estoy enojada por eso, si no por que estaba dormida, a vos te gusto mucho mama y por eso sin querer me manchaste. si yo la quiero mucho a tu mama. Viste que curiosa que es esta nena, a mi todo el día quiere que le muestre, para saber cómo va a ser cuando sea grande. Y con vos va ser peor si no la paras por que nunca vio un hombre te podrás dar cuenta. Silvia, mama y Osvaldo te vamos a enseñar todo, pero no hoy. Así que anda a tu cuarto vestite que ya es hora de levantarse, después te vienen a buscar y no vas a estar lista. Bueno ya voy. Y salto de la cama. Silvi dale un beso a tu nuevo papa. Ella se trepo de nuevo a la cama. Un beso y un abrazo mi amor. Silvi se tiro a mi cuello y yo la abrase y le di un beso. Me gusta verlos así dijo Matilde y tomándome de la mano me la bajo y me la puso sobre la colita de Silvia y me guiño un ojo y me tiro un beso. Después de comer, Silvia se fue a casa de una amiguita. Y aprovechamos para contarnos nuestras intimidades, mientras nos besábamos y nos hacíamos mimos. Quédate quieto. Bueno si queres no te toco mas. Bueno no es para tanto, veni pero déjame hablar. Yo no quiero que mi hija sea una tonta. A mi desde chica me manosearon, y yo me dejaba manosear, a mi tío le fascinaba cómo yo me dejaba, y me hacia lo que el quería y además lo buscaba con intenciones de que continuara con sus caricias, que para mi estaban prohibidas, por que me gustaban mucho es mas yo me vestía y hacia cosas para que les sea fácil meterme mano y no sabes cómo me gustaba cuando pasaban las manos debajo de mi pollerita. No solamente mi tío sino que descubrí que a muchos hombres le gustaba tocar las colitas de las nenas. Mi mama me habia dicho que era malo, pero a mi me parecía que era bárbaro y cómo ya sabrás después, mi tio me enseño a pajearme y quede cómo loca. Otro día te cuento con mas detalle, cómo me empezó a interesar el sexo. Hoy a la tarde viene mi hermana, entonces te quiero poner al tanto mi amor. De que? Escucha. Todo empezó hace mucho, mi sobrino chico y mi hermana me pidió que lo cambiara mientras iba a comprar al super. Y cuando lo estaba cambiando su pijita se habia parado un poquito y sentí a calentura que me invadió todo el cuerpo y la mente, sabiendo que no habia nadie acerque mi boca a su pijita y se la chupe, ya mi mano estaba entre mis piernas y mis dedos introducidos en mi concha totalmente mojada. Me veía a mi misma chupándosela y pajeándome de tal manera que mi acabada fue cómo si mi hiciera pis encima, nunca habia acabado de esa manera. Si empezó mi fascinación por mi sobrino, cuando encontraba el sitio y el momento apropiado, el cual trataba de provocar, aprovechaba para poder chupársela y pajearme cosa que me encanta y de cualquier manera. Cuando creció no lo pude hacerlo mas. Hasta que un día la mama me pidió que lo vaya a ver al baño que tardaba mucho, haber si se habia descompuesto. Mi amor te estas calentando cochino. Como no me voy a calentar sos una putita maravillosa. Te arrepentís e estar conmigo, no te gusto cómo pareja. Al contrario pienso que los dos nos podemos comprender muy bien. Eso espero mi amor, por que tengo gustos raros. Mientras te sigo contando si queres tu putita te la mama, para eso estamos las hembras para adorar la leche de mancho. Cuando entre al baño. Te pasa algo, mi amor. No tía, ya salía. Bueno lindo, tu mama estaba preocupada. Ahora que estoy aquí, la tía te la va secar. Le masturbe la pijita y con el papel le secaba las gotitas que caían de la puntilla, al terminar de secarla se le habia parado un poquito y le acaricie los huevitos. Que lindos huevitos que tenes. Te gusta cómo te limpia la pijita la tía, mi amor. Si tía. Bueno cuando quieras que yo te la seque, vos llámame y si no se lo contas a tu mama, yo te voy ayudar mi vida. Le di un beso y corrí a mi cuarto a pajearme cómo una loca, la calentura era tal que tuve que ponerme algo en la boca para no gritar y se diese cuenta mi hermana de lo que estaba haciendo en su casa su hermanita la santa. Después de esa vez y hasta ahora hago todo para calmar la apetencias de mi sobrino. Un día me di cuenta que hacia lo imposible por mirarme las bombachas y yo cuando no habia nadie o en ocasiones especiales dejaba, cómo quien no se daba cuenta, la posibilidad de que tuviera una vista de mis bombachitas llegando en una época a elegirlas para ponérmelas para que el me la viera y en mi fantasía veía su pijita parada por las piernas y bombachas de su tía que tanto lo ama. También comencé a dejarle siempre a mano mis bombachitas usadas para que me las robe y se donde las guarda en su pieza, por que un día que fui a casa de mi hermana descubrí el lugar en el ropero de su pieza, no siempre pero cuando tengo la ocasión las vuelvo a recuperar, cómo te imaginas llenas de leche, mi soledad se sobrelleva con esas bombachas con las primeras pajas de mi sobrino, con su tía favorita. Ahora dentro de un rato va a caer, mi hermana y Raúl mi sobrino , quizás se ponga algo celoso pero yo me voy a encargar de que este feliz y te acepte. Mi vida queres que te haga acabar. No te creas que es tan fácil, es que todo es nuevo para mi y tengo un montón de preguntas. Si mi vida, yo te voy a respondes todo, pero ahora no hay tiempo. Y no me desafíes que si yo te digo te voy a hacer acabar, yo se que Puedo hacerlo. Mira, ahora vengo y en dos minutos ya no vas a tener mas ganas de desafiarme. Cuando volvió, comenzó a chuparme con tal dedicación, que pareciera que yo no existiese, y que tenia todos los sentidos concentrados en mi pija, la cual mojaba abundantemente con saliva. Te traje algo para que acabes, ves esta es una bombachita de mi nena, quiero toda tu leche acá ves donde ella apoya su conchita y hoy cuando regrese yo se la voy hacer poner para vos, cuando estemos en la mesa vas a saber que tu lechita va estar seca de su tajito. Vamos dame la leche, escupila sobre la bombachita, mi calentón así Silvita se va acostumbrando a tu guasca. Su mano seguía pajeándome y puso delante la prenda de su nena y saco sus tetas. Así mi amor acaba sobre mi hija y manoséale las tetas a la puta de su mama, dame también un poco de leche en mi tetas, mira mis pezones están super duros si todavía tendría leche gotearían de la calentura que tengo con vos. Mira lo que quiero, es que cuando puedas entretengas a mi hermana, por que mi sobrino me pidió por teléfono, por favor que extrañaba las pajas que yo le hago. Le hice prometer que no se tocara solo, así cuando viniese iba a tener mas leche para su adorable tía. Cuando llegaron, nos presentamos y me di cuenta que Matilde era una calentona de novela y que no me podía perder esa mujer. La charla y la comida fueron de lo mas normal salvo algunos episodios el Primero fue, cuando Matilde me llamo a la pieza de ella para que la ayudara. Al entrar me dijo cerra con llave, con ella estaba Silvita con un vestidito azul y ella estaba a medio vestir tan solo en bombacha y corpiño. Nos estamos vistiendo para salir a dar una vuelta. Y vos te cambiaste la ropa interior. si mami! Mostrale a papa la bombachita que te di para que te pongas. Mirame la bombachita papi. Cuando Silvita levanto su pollerita para que yo viera su bombachita cómo su mama le dijo. Vi que la prenda estaba llenas de manchas, eran de la leche que yo le tire esa tarde. Te gusta mi amor yo cumplo lo que prometo. Continuara... La vecina VII ---------------------- Al ir al comedor Matilde dijo, que aunque se habia cambiado, tenia un dolor de cabeza insoportable y que prefería quedarse a esperarnos en casa y nos ofreció que al regresar nos iba a recibir con una taza de café caliente. Yo insistí a su hermana que fuéramos igual, lo cual acepto, pero su hijo quiso que darse acompañar a la tía. Al volver, cómo Matilde lo habia prometido nos sirvió una taza de café y además torta. Mi curiosidad no pudo mas y me fui a una de las habitaciones y con cualquier excusa la llame, cuando ella apareció cerro detrás suyo la puerta. Contame no doy mas. Sos loco. Bueno pero volvamos rápido, que de un momento a otro ya se están por ir. Mira lo que hizo tu esposa con su sobrino. Levantándose la pollera, tenia una bombachita transparente que dejaba ver con total claridad sus pelitos y el dobles de sus labios vaginales y sobre la tela varios guascazos frescos. Ella me miraba con el semblante radiante. Mira mi amor con once añitos, toda la leche que tiene. Yo lo incitaba si hubieras podido ver la desesperación de mi sobrinito pajeandose cuando le decía. Vamos hacetela mas fuerte y tírale la lechita en la bombachita a la tía, acá mi vida en medio de la conchita, así acaba... lechita para tu tía que te quiere tanto. Y cómo les acabas a la tía. No todos los chicos tienen la suerte de tener una tía cómo vos. Me siento re puta, esta noche quiero que me hagas de todo, hasta romperme el culo. Me gustaría que me lo contaras con todos los detalle. Si mi amor, y hasta me voy a poner crema en las manos para que resbalé mejor tu pija entre mis dedos.y cuando estes adentro de mi culito, te lo voy a volver a contar con lujos de detalles. Algunas noches eran un placer, Matilde se encargaba de todo rápidamente para la culminación del día. Esa noche estaba muy ardiente se la meti con un placer supremo después nos quedamos hablando un poco conociéndonos mas. -Contame algo tuyo que te halla gustado mucho. -Qué queres que te cuente. Una historia chancha cómo las que me contaste la vez pasada. Cuando era mas joven, me toco hacer la suplencia en una escuela de campo, por que en ese tiempo yo vivía con mi familia, en San Juan, cómo veras mi hermana se quedo allí he hizo su familia, en cambio yo probé en la ciudad. Pero volviendo al tema me toco un salón donde se daba quinto, sexto y séptimo grado. Halla los chicos son mas inocentes, tanto cómo Silvita. Algunos todavía me pedían que los lleve al baño, la primera vez que esto sucedió se lo conté a la otra maestra que además en realidad era mi directora, dado que en esa escuela éramos solo nosotras dos hubo en poco tiempo confianza. Mira si son chicos pequeños, si llévalos pero la edad la medís vos. Si no te podes llevar una sorpresa por que algunos no son malos son pícaros me entiendes. No. Boba lo que te quiero decir, es que algunos se les para la pijita, ahora me entiendes. Yo me puse roja y me sentí tonta. Cuando lleve en una ocasión a un chico, tenia en la cabeza las palabras de mi compañera "algunos se les para", cuando termino de hacer pis tome el papel y se lo seque y moví su pielcita un poquito hacia abajo y otro poco a hacia arriba, casi de inmediato comenzó a ponerse un poco mas durita, entonces me asuste y le dije ya estaba y que se subiera los pantalones. Una tarde habíamos quedado con la directora, (cómo ya te dije nos tratábamos de igual a igual) en salir he ir a tomar un café al pueblo y después ir al cine, mientras esperaba me puse a leer en el patio pues faltaban dos horas para que termine su curso. Fue en esa espera que comenze a darme cuenta de algo Primero : La vestimenta ella cuando venia siempre se cambiaba de ropa, era muy formal para vestir con faldas debajo de la rodilla, blusas, polleras que no llamaban la atención. Pero en la escuela se cambiaba se ponía el guardapolvo y debajo usaba una pollera corta que no era habitual en ella y los día de mucho calor, solo se ponía el guardapolvo sobre la bombacha, me aprecio que en la escuela era muy audaz. Segundo : Que era muy organizada, cuando tenia que llevar a un chico al baño dejaba siempre a toda la clase copiando algo, mientras ella llevaba al chico al bañito detrás de la escuela. En mi cabeza seguía retumbando "algunos se le para", pense que si ella usaba las polleras cortas estaba alentando para que eso sucediera a los chicos de la clase. Diez minutos antes que este por terminar la clase, me arrime a la ventana del salón y confirme mis sospechas. Ella estaba dictando pero me llamo la atención un chico que estaba en el fondo en línea recta al escritorio, pues con una mano escribía y la otra se la habia llevado abriendo un botón del guardapolvo a la entrepierna y se estaba tocando allí mismo en clase. Al mirar a la directora dictar no veía nada fuera de lo normal, pense que estaba distraída con el dictado por eso no lo veía y lo retaba. Entonces me cambie de ventana y pude verla a ella de otra posición y se encontraba dictando con las piernas mas que abiertas, que hasta yo misma desde la ventana pude ver el final de sus medias negras y casi a la perfección las bombachitas rosadas que llevaba mientras les decía no se distraigan a los chicos que después yo los voy a revisar a haber si están bien. Entre de improviso en el salón y note que inmediatamente ella cerro sus piernas. Saluden chicos a su otra maestra. Ya termino quédate. Ella continuo el dictado por con las piernas bien juntas, lo que corroboro que esa actitud era normal en ella y lo hacia adrede frente a los chicos "algunos se le para" claro pense se los hacia parar ella mostrándole las bonbachas que usaba. No voy a decir que no me habia exitado todo eso, a decir verdad estaba bastante exitaba con su actitud. Ya en el café hablamos de nuestras vivas y cosas sin importancia. Sabes que me sentí una tonta por lo que te pregunte la otra vez. Bueno no te preocupes. Te paso eso alguna vez. Mira yo no se si vos sos preguntona o picara. Las dos cosas. Y que queres saber. Bueno algún chico se le paro mientras lo ayudabas en el baño. Como me preguntas esas cosas. Bueno vos me dijiste que quería saber y te lo dije si o no. bueno si. Que hiciste. Ahora me da vergüenza a mi, bueno si vos pregunta es por que ya te paso. La primera vez seguro cómo vos me asuste, la segunda vez me gusto eso de que se exciten por que se las tocas, es cómo tener el poder del placer y ser la Primera mujer que ellos conocen. Si conta. Seguro que tenes la bonbachita mojada. Si ya no doy mas. Entonces sos de las mías. Mira ahora con algunos chicos de los llevo al baño y yo me encargo de hacerle las pajas y me encanta verlos cuando les salta la leche calentita. Pero si decís esto a alguien te prometo que no vas a dar mas clases en tu vida entiendes. Quédate tranquila esto queda entre las dos. Esta bien confío en vos, ahora vamos al cine, que vamos a estar mas cómodas para seguir charlando. Ya dentro del cine seguíamos hablando en vos baja. Te gusta la idea de pajear a los pendejos. Si, la verdad que me calienta bastante la idea, contame cómo es. Discúlpame voy a ser sincera con vos, estoy ya bastante calentita y aprovechando la oscuridad me voy a hacer una paja mientras te cuento. No te preocupes, yo también estoy mojada y lo veo excitante pajearse en el cine, pero seguiré contando. Dicime la verdad te encanta pajearte. Me enloqueces, nunca se lo dije a nadie, pero soy adicta a las pajas. yo igual desde chiquita, mi mama me retaba por que siempre estaba con la manos debajo de la pollera. Me vas a enseñar cómo hacer para que no se asusten. No te preocupes este lunes vas a tener la mano llena de leche... guasquita de adolescente. Como me calienta. Y mira a mi. dicho eso se levanto la falda, para que vea su mano dentro de la bombacha. Tengo la conchita ardiendo. Me tomo una mano y me la llevo a su conchita. Pajéame estoy re puta hacemela que después yo te la hago a vos. Haber, pero que mojada que estas, estas por acabar cochina, te gusta hacerle a la paja a tu directora en el cine putita. Si me gusta.... pensa que vas a tener en tus manos la leche de esas pijas, antes que las futuras noviecitas. Vas a ser la maestra mas querida y mas putita. Acabamos las dos cómo dos yeguas, pero en silencio.... Continuara... La vecina VIII ---------------------- Al otro día las dos ultimas horas de clase las dimos las dos juntas. Se trataba de una prueba recuperatoria solo para unos seis alumnos que iban mas atrasados del resto del grupo, pero las dos sabíamos cual era nuestro propósito final. Ninguna había hablado abiertamente del tema, pero ambas nos habíamos vestido para la ocasión. Por mi parte me lleve ese dia una pollerita tableada, que la usaba cuando tenia quince años, como soy un poco menudita, imagínate si antes me quedaba corta ese dia apenas me agachaba se me veía todo. Ambas estuvimos las dos dando muestras gratis, para que los chicos se calienten con las piernas de sus queridas maestras, y también alguna que otra buena vista de las bombachitas. Yo me agachaba por cualquier cosa y eso me excitaba a mí como loca y la directora desde su silla en el escritorio solo llevaba el guardapolvo mas corto que le había visto en el año sino que debajo solo una trusa y el corpiño que se le llegaba a ver la hendidura de sus dos pechos por que había dejado el primer botón desprendido, para cuando se le acercara algún chico a hacerle una pregunta se le fueran los ojos por su amplio escotes, y al terminar de contestarle lo mandaba de nuevo a su silla, no sin antes no sin antes acariciarles la colita y decirle que eran muy pícaros por mirar lo que no deben. Recuerdo que llegado el momento esperado a mí me temblaban las piernas y mi bombachita estaba empapada, el instante fue cuando uno de los chicos nos pidió de ir al baño, nuestras miradas se cruzaron inmediatamente y realmente pude ver la calentura que nos unía. La directora dijo: La señorita Matilde té va a llevar al baño mi amor. No té preocupes, Matilde yo los cuido para que no se copien, Si queres, llévalo vos y yo me quedo a copiar el segundo cuestionario. Si usted desea, lo copio antes de... No mi amor, no té preocupes, que todavía, no terminaron este. El bañito quedaba al fondo del patio, yo caminaba despacio pues me temblaban las piernas. Al llegar le desabroche el pantalón y lo senté en el inodoro, mientras él hacia pis, yo quede de frente a el, arrodillada contra la puerta y con las piernas abierta de par en par, los ojos del chico no podían dejar de fijarse en mi entrepierna, mi bombachita era blanca y pequeña se notaba que estaba mojada y por los bordes se podían ver perfectamente los pelitos que sobresalían, mientras me hacia la desentendida, cortaba el papel higiénico que había al costado del inodoro del minúsculo bañito. El no había dejado, de hacer pis cuando ya estaba excitado, lo cual ocasiono que se le parara, aun estando haciendo pis, me mancho el guardapolvo y las piernas. Era muy tierno, como una fuente incontrolable. Perdóneme señorita. No té preocupes mi amor, a veces pasa, mi vida tranquilízate que yo té voy a ayudar. Esto que parece desagradable, verme manchada de pis en las piernas y toda la ropa me calentó mas, pero mucho mas, no cabia mi calentura en mi corazón y mi conchita lloraba a mares. Primero vamos a hacer una cosa yo me voy a sacar el guardapolvo para no mancharlo más. Después de sacármelo lo hice cambiar de lugar conmigo y yo me senté en el inodoro y mientras le iba explicando como hacer para solucionar el enchastre que habíamos hecho, lo tome y lo subí a mis piernas quedando el enfrentado a mí. La pollera ya la tenia subida hasta la cintura, con la pijita en la mano a unos centímetros de mi bombacha. Y acariciándolo y diciéndole que no se preocupe que no le iba a decir a nadie que me había manchado la ropa, lo comencé a pajear. Te gusta lo que té hace tu señorita, Ricardito. Sí. Seño. Yo té hago esto, así té sentís mejor, pero no se lo vayas a contar a nadie, o que no té lo hago mas No seño.. Decime te gustan mis bombachitas no, té vi muchas veces tratando de mirármelas, mira ahora las podes ver, son lindas no? Si.. Ricardito ya té sale leche.. Si seño.. Que bien, té gustaría tirarme la leche aquí en mi bombachita no mi amor, yo té voy a hacer acabar en cima de ellas, cuando vi que ya sé venia. Te gusta como tu maestra té pajea Ricardito...así mi vida, toda la lechita, para tu seño en la conchita así todita.... Seño.. Como es la concha. Bueno Ricardito, si té portas bien otro dia té la muestro mi amor, pero ahora nos limpiamos y volvamos al salón, que la directora después, nos va a retar. Cuando llegamos al salón, desde la puerta pude ver a la directora copiando en al pizarrón el segundo cuestionario y al subirse para alcanzar la parte mas alta de pizarrón la falda llegaba hasta la mitad de su bonbachita rosada de seda, me ve entrar y me guiña un ojo, como té fue me dijo, mientras que se agachaba a levantar la tiza que intencionalmente dejo caer al piso. Vi que los chicos que estaban con los ojos fijos en la directora y su entrepierna y en el fondo del salón veo a un chico, que al acercarme lo distinguí mejor, se estaba pajeando en el salón. Haber Roberto, córrete un poco de tu asiento los cuales eran de dos, yo té voy a ayudar a copiar. Estaba tan concentrado, que cuando me vio trato de cubriese. Lo detuve y lo senté en mi falda y lo alentaba a que siga mirando el espectáculo que daba la directora en el frente, verbalmente le describía y preguntaba si le gustaban las bombachitas de la Directora, y con la mano lo terminaba de pajear. El clima se estaba haciendo cada vez mas caliente para nosotras, que yo ni siguiera me limpie la leche que me había caído en las piernas. Me acerque a la directora. Como anduvo acá, nada mal y vos. Muy bien. Mientras no podia de dejar de ver que en la barbilla tenia restos de leche seca, la putita de mi Directora. No té dije, que son encantadores. Desde ese día y con el consentimiento de la directora, regresaba a mi casa con las medias y bombachas manchadas de leche, por que al principio los hacia acabar simplemente pero cuando hubo mas confianza algunos los hacia acabar, donde quería y hasta en mi boca. Desde esa época fui comprendiendo que la excitación por lo prohibido difería de la vida que todos deseaban, tanto mis padres cómo la sociedad. Y decidí portarme bien en publico una mujer recatada, pero cómo vos ya sabes un tanto cochina en la intimidad. Otra vez estoy excitado. No té preocupes mi amor yo me encargo de eso, a mamita le encanta pajear a su macho. A las mujeres nos encanta hacerle la paja a los hombres nos da poder, aunque algunas tratan de negarlo. Una vez cuando todavía estaba de maestra, una señora la cual comenzó a ser intima y al poco tiempo me contó que tenia un hijo que no lo traía a la escuela por que era un poco lerdo y que no era retrasado del todo pero no era para traerlo. Y me contó que estaba en una etapa muy complicada y cómo el chico era así, una vez lo descubrió en el baño tocándose y ella cómo buena madre comenzó a explicarle cómo para que no se dañe, la manera correcta de cómo sé hacia y termino haciéndosela ella día por medio. Ella me lo contaba cómo mártir, pero se notaba que le encantaba deslecharlo al hijo. Yo aproveche la confesión que me había hecho y me ofrecí para dar le consejos, en tono pedagógico. Con el correr de los días , ella me invita a su casa justamente cuando no se encontrara el marido y allí yo contribuí también con el trabajo de esa madre tan abnegada y me comí mi buena ración de leche y por la ayuda ella que me llego a chupar la conchita mientras lo pajeaba al nene, sentir su lengua entre mis labios y en mi boca ese nectar caliente, fue algo maravilloso, como imaginaran digno de repetir, hasta incluso hice que su querido nene, le chupara la concha a su mama como para compensarle en algo el sacrificio, de esa pobre madre. En otra oportunidad té lo voy a contar con mas detalles pero en resumen la muy guacha tenia un placer extra en la casa y se cubría cómo buena madre. Por eso té entiendo, cuando sé té va la lechita en las bombachitas de Silvita. Ella alentaba todo esto pues noche de por medio dejaba que Silvita durmiera con nosotros, a veces sé dormía entre los dos y muchas veces yo despertaba como mi pija parada entre sus cachetitos angelicales, al darse cuenta de esto Matilde, todas las mañanas ella se levantaba mas temprano para hacer el desayuno y después levantar a Silvia para llevarla al colegio. Todo Comenzó como un juego y después se fue convirtiendo en rutina, ella toma mi pija ya parada apoyadita en la colita de su hijita y comenzaba a masturbarme muy despacio, tratando de que no me despertara y frotando mi cabecilla por la rallita de Silvi, todo esto mientras su otra mano se perdía debajo de su camisón, yo acababa en la colita de la nena llegando a mancharle toda la pequeña bombachita. Después, ella despertaba a Silvi y la acompañaba al baño y se enceraba con ella, para cambiarla, yo un dia sin que Matilde se diera cuenta, la espíe por la cerradura del baño. Pero dada la hora él tramite era muy corto ella la ayudaba a lavarse e incluso había veces que la masturba un poquito cosa que a Silvi recibía de su mami con agrado. Continuara... Continuara... La vecina IX ---------------------- Matilde ya tenia programado visitar a su mama y su hermana, los cuales vivían en la provincia de San Juan, ella me pidió que si pudiese faltar dos días a mi trabajo, para quedarme con Rita, con total agrado le dije que si y entre los dos se lo comunicamos a Rita. Cuándo regresas mami? Pasado mañana, ya estoy de vuelta, y si los convenzo quizás vengan a pasarse unas semanas con nosotros, tu Tía y tu primo y posiblemente venga también Betty Después Matilde me dijo que Betty, era una amiguita de Rita, con la cual ella y toda la familia estaban muy encariñadas. Me vas a extrañar mi amor? ¿Sí mama?. Pero Claudio te va a cuidar hasta que yo vuelva. No Claudio? Sí mi amor. Así también, se conocen un poco más, verdad? Puedo dormir con Claudio? Matilde, mirándome, con una sonrisa a flor de labios. Si mi amor, si Claudio, deja. Puedo? Vamos a ver como te portas, si te portas bien durante el día a la noche, vas a poder venir a la cama de mama. Bueno Rita ahora, anda a tu cuarto, a descansar pues yo me voy temprano, mañana a sacar los pasajes. La mañana siguiente desperté y me di cuenta que Matilde ya había salido. Me desperece, y lentamente fui a darme una ducha, nada me hace sentir más feliz, que una lluvia de agua caliente por las mañanas. Con solo estar en esa casa, sentía dentro de mi una excitación permanente. Sé que mi cuerpo y me dispuse a afeitarme, a todo esto, yo había dejado la puerta del baño entreabierta, pues ya de temprana hora, comenzaba a jugar, sutil juego, entablado por Rita. Ella siempre me espiaba, y yo hacia que no la veía y cada vez le mostraba algo mas, satisfaciendo su precoz curiosidad. Me encontraba afeitándome, frente al espejo, totalmente desnudo, casi como esperando que Rita se levantara y sigilosamente tratara de sorprenderme en mi intimidad. De pronto siento la puerta de su habitación que se abre, y solo pensarlo, tuvo una consecuencia directa en mi miembro que se comenzó paulatinamente a erguirse. Mientras que yo hacia que no notaba su presencia, continué afeitándome, encontrándome ya a media asta. Rita se encontraba apoyada en el marco de la puerta. Hola! Buen día, como dormiste Bien y mama Salió temprano, por lo de los pasajes a San Juan. A todo esto, ella no apartaba la vista de mi miembro a medio erguir, entra y se sienta en el inodoro, Levantando su camisón y dejando caer su bombachita, que quedo enrollada en sus tobillos. Te gusta verme afeitar. Sí. No te duele. No estoy acostumbrado. El sonido del pis cayendo, me excito en demasía, ya no podía disimular, la tenia parada frente a ella. Mami te besa allí, no? Dijo Rita señalándome. Y vos como sabes? Eh! Bueno... una ves los vi. Cuando, nos viste. Una noche, que dejaron la puerta entreabierta. A mi mama le gustaba mucho besarte. Ella lo hace muy bien y a mí me gusta mucho cuando me lo hace. Y que más viste? Cuando, mama se tomaba toda tu leche. Me enseñas a hacerlo. No sé, que pensara tu mama. Ella me contó una vez. Que te contó. Una vez, cuando yo estaba por dormirme, mientras le chupaba el pecho a mama, por que vos sabes, que aunque ya no tenga leche, a mi me gusta dormirme, como cuando era chica. Si lo se. Bueno, también me contó, que a los hombres, le sale, leche como la de la teta de las mujeres. Me pare frente a ella, su vista se había fijado en la cabeza de mi pija. Bueno, te voy a enseñar... Pone tu mano izquierda acá, así.. Como sosteniéndome los huevos, ves sentilos entre tus dedos, despacito... así ves... así. Esta bien así. Bien ahora, con la otra mano, tómame como lo viste hacer a tu mama, pero así acá debajo de la cabeza, ves. Así. Ahora, despacito, pero sin dejar de hacerlo move la manito, para atrás... así. Y para delante. Así esta bien. Si mi amor, ahora, ves la cabecilla que esta seca, pásale la lengua y deja tu saliva, así ponele mucha saliva para que pueda correr bien la pielcita ves. Como la sentís. Esta dura, muy caliente. Ahora metela toda en la boca y con la lengua acaríciame la cabecita, así moviendo las dos manos. Después de eso no tuve que decirle nada mas, en realidad no sabia si lo había aprendido de verla a la madre, o es algo, que ciertas mujeres lo llevan incorporado, en sus fibras más intimas. Rita se prendió a mi pija con una pasión y dedicación inusual, para su edad. Así esta bien, te gusta. Lo hago como mama. Si me encanta linda. Quiero, aprender a hacerlo como mama. Cada vez lo vas a hacer mejor, sabes? La dedicación era tal, que las gotas de saliva caían estrellándose en el piso del baño. Trataba de prolongar el momento antes de llegar al orgasmo, pero me era casi imposible. Osvaldo, me ves a avisar? Que... Cuando te salga la leche. Sí. Pero no me llamas Osvaldo, sabes. Cuando estemos en casa, ya te dijo mama que me podes llamar papa. Sobretodo cuando papi te este enseñando a mamarla, como tu madre. Bueno, perdóname, no te enojes, papi, te la estoy mamando bien. Así si, ya pronto, me va a salir la leche, cuando yo te diga, me va a salir... Vos tenes que mover más rápido la mano, así sale más. Me la puedo tomar papi. Tu mama, se la toma todita y espero que vos hagas lo mismo. Así, mi amor mas fuerte... me viene, chúpala, Rita chúpala toda... Desde su posición, sus ojos me miraban, como queriendo adivinar mis reacciones, y sintiendo el resultado de lo que ella me estaba haciéndome. A todo esto su otra mano había dejado de acariciar mis huevos y la tenia metida en la entrepierna. La descarga llego, como era natural, se sorprendió de la cantidad, fue algo que por aquel entonces no sabia controlar, la leche fue mas blanca sobresaliendo de su boquita, varias gotas habían caído en su camisón y sobre su cara. No te asustes, a ver Rita, abrí la boca, mi amor. Al abrirla, todavia tenia restos de leche que no se había tragado. Con una mano acaricié su cabeza, dejándola caer, en su nuca. Pose mis labios sobre los suyos, mi lengua ingreso en su boca, fundiéndose con la de ella, entre saliva y leche. Este es un beso de leche, sabes. Te gusto. Mucho, lo hice como mama. Ya te dije, con el tiempo, lo vas a hacer como mama o mejor sabes. Pero no te apresures, despacito mi amor. Después de esa mañana, Rita paso a convertirse en una adicta al semen, buscaba siempre tener un minuto a solas conmigo. Ya sea antes de irme a trabajar, o en el auto cuando regresaba de la escuela, siempre esta presta y se dedicaba a mamármela. Había creado en mi la obligación, frente a su madre, que por las noches la llevara a su cama. Y Matilde, veía con agrado, mi tarea, la de dormir a su hija. Haciéndose cada día más experta en tomar el néctar, que hasta entonces era solo patrimonio de su madre. Era todo un ritual, yo la acompañaba, a su cuarto, ella se metía en su cama. Yo le daba un beso. Bueno hasta mañana, que descanse. Todavia no tengo, sueño. Pero ahora tenes que dormir. Quédate, un poco más. No me voy, tu mama me va extrañar. Vos sabes lo que quiero. Yo me ponía de pie, cerca de la cabecera de su cama, y ella me bajaba el cierre, y se ocupaba de todo, ni tenia que limpiarme, por que después de la acabada, ella se encargaba de eliminar todo resto de leche. Diciéndome. Ahora te la voy a limpiar, para que mama no se enoje. Esa noche Matilde, quizás al saber que iba estar ausente, quería tener relaciones, y no sabia como concretar sus intensiones, sin tener que decirlo abiertamente y yo había, tenido un día agitado educando a Rita, así que trataba de no darme por enterado. Y aquí voy, hasta donde llegaba su picardía. Se dio vuelta, entre enojada y furiosa. Hasta mañana. Hasta mañana mi amor. Claudio? Que? Te puedo pedir algo? Sí? ( Pense que la había doblegado, a tener que pedírmelo.) Mañana, cuando yo no este. Que. Bueno mañana cuando yo no este, vas a poder hacer todo lo que quieras con Rita ella te adora sabes. No te entiendo. No me entiendes, bueno te lo voy a decir en el oído. Se dio, vuelta en la cama y tomándome el miembro comenzó a masturbarlo con esa suavidad que la caracterizaba, mientras me decía. Sabes, no me molestaría, si una de esas noches que yo no este no puedas contener sin mí, y la bañes en leche, satisfácete sin culpa mi amor. Pero prométeme que, por nada del mundo la vas a penetrar. No te preocupes, nunca haría nada que no quisieras, (Ya había vuelto a ganarme). Estuvimos toda la noche uno encima del otro, según ella fue la mejor despedida que le habían dado en años. Al otro día, nada especial, fuimos a la terminal de Bus y despedimos a Matilde. Antes de regresar, Rita insistió de ir al cine y tuvimos momentos que me hicieron recordar a aquella primera vez, que en el living, de su casa junto con su madre y en el mismo sillón, amparados por la oscuridad acaba sobre sus prendas por primera vez. Continuara... La vecina X ---------------------- Ya al sentarnos la note muy cariñosa recostada en mi hombro, después al comenzar la película. Claudio? Lámame papa, mi amor, sabes que me encanta. Bueno papi, te quería pedir una cosa. Sí mi amor. Quería ver la película, como aquella vez cuando mirábamos la tele te acordas? Era como para olvidarlo ella esta adivinando mis pensamiento, inmediatamente pense en Matilde... No té querrás subir en mis piernas? Sí!! Bueno subí, no sin antes yo bajarme el cierre.(ella sin decir nada me miraba, lo que esta haciendo y tomo su tiempo, dándome la posibilidad de acomodarme mejor) Ella levanto su faldita y quedo con solo la bombachita sobre mi pija. Papi? Que linda. Queres que te pajee, total nadie nos ve. Silvi, vos sabes que a mi me gusta cuando vos jugas conmigo, y ahora mas por que voy a extrañar a tu mama. Te gusta mucho, cuando mi mama, te toca. Si mi amor, yo a tu mama la amo con locura. Y a mi? A vos también mi vida. (riéndome y haciéndole cosquillas en su pancita.) Para estos instantes ella ya habia comenzado, su manito a subir y bajar lentamente por mi tronco. Te gusta papi. Silvi, decime, a alguien mas se la tocaste, antes que a mi. Si al tío, desde chiquita Y tu mama lo sabe. Bueno, esto fue antes, de que con mama, pudiéramos hablar de todo como ahora lo hacemos. Bien, sin muchos mas detalles, solo me queda decir que esa semana, fue increíble, yo cumplí mi promesa a Matilde de no penetrar a Silvi, a pesar de la insistencia de esta. Pero ella se convirtió en una experta de mi cuerpo, y de cómo disfrutar del suyo, tanto como su madre. Al llegar Matilde tuve varias sorpresas, una de ellas era la propia madre, que a pesar de la edad, se conservaba muy deseable al verla uno comprendía eso "de tal palo tal astilla" , lo mas destacable era su cola, y ella bien lo sabia y lo explotaba al máximo, siempre usaba vestidos que se la marcaba muy bien. La segunda sorpresa fue la hermanita de Matilde que era Karina la cual vino sin su marido, y eso me dejo sin conocer a quien jugo con Silvi antes que yo y sin que lo supiese incluso su mama. También vino con ellas la famosa Betty la amiguita de Silvi, su madre la dejo venir pues ambas familias se conocian desde hace años, despues me entere en la sobremesa, café de por medio que era matrimonio anterior, que la vecina había tenido, pues ella habia quedado viuda desde hacia un año. Betty, tenia once añitos era muy inocente, para ciertas cosas, como me di cuenta después con el trato. Ella con Silvi se volvieron a hacerse confidente inmediatamente, como si el tiempo que las había separado no existiera, cosas de la edad y admirables. Mis días tomaron un giro, de lo mas vertiginoso con tantas mujeres en la casa. De día yo trataba de no caer mal y agradar para que Matilde se sienta orgullosa de su nueva pareja. Sobre todo estando la madre, nunca hay que ponerse en contra a la madre de tu esposa. Y creo que las intensiones de ellas eran todo lo contrario, pues a los dos días ya me hablaba con una soltura y confianza de años. Las noches Matilde, no podía con su genio, yo creí que estando su familia se iba a calmar un poco pero no fue a si, era como si estuviese mas excitada aun. Acompáñame -dijo Matilde. que esto es un regalo de esposa, vos tráeme la crema del botiquín del baño, y espérame aquí que ahora regreso. Silvi compartía su habitación con su amiguita, ambas se hicieron las dormidas cuando escucharon pasos acercándose a su habitación. Silvi despertate que mama y tu papito te vamos a curar, cuando nos bañábamos te vi la colita irritada y te voy a poner crema en la colita. Asi que no despiertes a Betty, y vamos a mi pieza que solo va a llevar un momentito mi amor. Ya le explique a Silvi que vamos a curarle la colita. Papito te va bajar la bombachita y mamita te Pone la crema en la colita. Silvita boca abajo, mientras la madre pasaba sus dedos llenos de crema por entre los cachetitos de su hijita. Te gusta mi amor. Si mami. Yo te dije que le iba a gustar, a ella le encanta que le ponga crema y también le gusta que le ponga el dedo aquí mira. Dicho esto Silvi levanto un poco su colita, permitiendo que la madre pudiera meter un poquito su dedo en el culito parado. Ves le gusta que le meta el dedito aquí. No pude mas y me saque la pija afuera. Recostate al lado de Silvi y vos Silvi date vuelta para mi lado, que mama te va a dar la teta mientras papi te sigue dando masajes en la colita mi amor. Matilde saco un pecho y se lo ofreció a la ansiosa boquita de Silvi, mientras con una mano Matilde me embadurno la pija de crema y me la llevo a la colita de la hija, mi pija resbalaba entre los cachetitos de la nena y mi calentura era total, pase mi pija por su conchita y la frote varias vez, lo cual le gustaba, por que sin dejar de chupar de los pechos de la madre que le levantaba las piernas permitiéndome desplazarme con mayor facilidad por la zona que estaba por demás mojada un poco por la crema y un tanto por los flujos que le comenzaron a aparecer al estar frotándosela por la conchita. Bájate un poco mi amor me dijo. Y tomándola de la punta, comenzó a pasársela a su hija por la conchita, metió a penas la cabeza en su agujero. No empujes, que eso no se puede ya sabes todavia es muy chiquita para eso. Silvi abrí las piernitas, que papito te va a dar la crema de su leche en tu conchita, abrí bien las piernitas, y después mama te la va a sacar a besitos en tu tajito mi amor. Matilde me bajo el prepucio he introdujo apenas la cabeza en la conchita de Silvi. A si mi amor, apenas la cabecita que todavía la tiene chiquita, tírale la cremita para que se acostumbre al gustillo de papito. Acaba, saca toda tu leche en esa conchita virgen y apretadita, así mi vida dale la lechita a tu hija. Silvia no cesaba de chupar los pezones a la madre y sin mucho esfuerzo la madre levantaba su piernita pues ella ayudaba con ganas... Mi orgasmo no cesaba, con las eyaculación, sobre Silvita, ver como la madre y su hija procuraban limpiarme, y el posterior espectáculo de Matilde bebiendo mi leche de entre las piernas de su hija, ya había logrado exitarme nuevamente. Continuara..........

IR AL INICIO IR AL FINAL

1