doce pasos explicacion

Doce Pasos (explicación)

    Al comienzo de nuestra asociación con A.A. oímos hablar de los "Doce Pasos" de recuperación del alcoholismo. Aprendimos que estos Pasos representaban un intento por parte de los primeros miembros de dejar constancia por escrito de su progreso desde una forma de beber descontrolada hasta la sobriedad. Descubrimos que un factor clave de este progreso parecía ser la humildad, junto con la dependencia de un Poder Superior a nosotros mismos. Aunque algunos miembros prefieren dar a este Poder el nombre de "Dios", nos decían que eso era una cuestión de interpretación personal; podíamos formarnos un concepto del Poder Superior en los términos que mas nos convinieran. Ya que el alcohol había sido sin duda alguna un poder superior a nosotros mismos en nuestros días de bebedores, teníamos que admitir la posibilidad de que no pudiéramos manejarlo todo por nosotros mismos, y tenia sentido recurrir a otra parte en busca de ayuda. Según nos hemos ido desarrollando en A.A., nuestro concepto de un Poder superior ha llegado a ser mas duro. Pero siempre ha sido nuestro concepto personal; nadie nos lo ha impuesto.

    Finalmente, hemos observado que del Paso Doce y de la experiencia de los miembros veteranos, se desprendía que el trabajo con otros alcohólicos era una forma eficaz de fortalecer nuestra propia sobriedad. Siempre que fuera posible, nos esforzamos por cumplir con la parte que nos correspondía, teniendo presente en todo momento que la otra persona era la única que podía determinar si era o no era alcohólica.

    También nos guiamos por la experiencia de los muchos A.A.que han dado un nuevo significado a tres refranes o lemas bastantes trillados: "Lo primero, primero" es uno de los lemas que nos recuerda que, por deseosos que estamos de intentarlo, no podemos hacerlo todo de un golpe, que tenemos estar conscientes de la primordial importancia de nuestra sobriedad en cualquier intento de reconstruir nuestras vidas.

    Otro viejo refrán que tiene un nuevo significado para los alcohólicos que a menudo son culpables de trabajar frenética y precipitadamente en cualquier cosa que estén haciendo es: "Tómalo con calma". La experiencia ha demostrado que los alcohólicos pueden y deben aprender a andar a paso comedido. "Vive y deja vivir" es el tercer lema, una repetida sugerencia de que los alcohólicos, no importa cuántos años se hayan mantenido sobrios, no pueden permitirse ser intolerantes con los demás.

    Los libros y folletos de A.A. también son útiles. Poco tiempo después de ingresar en A.A., la mayoría de nosotros teníamos la oportunidad de leer Alcohólicos Anónimos, el libro de la experiencia de A.A. en el que los primeros pioneros pusieron por escrito por primera vez sus historias y los principios que creían les habían ayudado a recuperarse. Muchos miembros, sobrios durante largos años, siguen refiriéndose a este libro y a varios otros para encontrar ideas e inspiración. Además, A.A. publica una revista internacional mensual, el Grapevine de A.A., tanto para los principiantes como para los veteranos. Existen asimismo distintas publicaciones a nivel local.

    Ya que A.A. es en esencia una manera de vivir, pocos de nosotros hemos podido describir con perfecta exactitud cómo contribuyen precisamente los diversos elementos del programa de recuperación a nuestra presente sobriedad. No todos interpretamos ni vivimos el programa de A.A. de la misma forma. No obstante, todos podemos atestiguar que A.A. da resultados para nosotros, mientras que otros intentos de lograr la sobriedad han fracasado. Muchos miembros que llevan ya varios años sobrios dicen que sencillamente aceptaron el programa "por fe" y que todavía no saben completamente cómo A.A. trabaja a su favor. Mientras tanto siguen tratando de pasar su fe a otras personas que conocen muy bien la forma desastrosa en que el alcohol trabaja del alcohólico.

Volver a Por el bien de todos / Volver a Alcoholismo

1