Samoyedo

Perro de labor procedente de Siberia.

El espléndido pelaje blanco y la célebre sonrisa de este animal constituyen dos de los factores que obligan a volver la cabeza a su paso y justifican su popularidad. Ágiles y elegantes, los miembros de esta raza son auténticas estrellas de todas las exposiciones y domicilios privados que cuentan con su presencia, a pesar de su larga historia de supervivencia en la más duras condiciones de trabajo.

Tamaño: Alzada mínima en los machos 52'5 cm. con un peso de 20 a 30 kg. Alzada mínima en las hembras 45'5 cm. con un peso de 17 a 25 kg.

Colores: Blanco puro, blanco y bizcocho.

Características: El hermosísimo Samoyedo debe tener un aspecto llamativo, fuerte y dinámico, particularmente importante es su expresión. Cabeza potente en forma de cuña. Trufa negra o marrón oscura, labios negros. Ojos oscuros y oblícuos. Extemidades rectas y fuertes. Orejas erguidas y con punta redondeada. Pies algo planos. Cola muy poblada de pelo llevada sobre el dorso. Pelaje duro, recto, carente de rizos. Subpelo suave, corto y apretado.

Historia: Los antecesores de la raza fueron los robustos perros europeos del tipo Spitz. Fueron los Samoyedos -pueblo nómada de Siberia- quienes le dieron su nombre en la época en que se servían de estos animales para tirar de los trineos y mantener unidos los rebaños de renos. El Samoyedo pronto alcanzó celebridad por su robustez y resistencia, y los exploradores europeos lo utilizaron con frecuencia en sus expediciones polares. La "Sammy" (como afectuosamente se conoce la raza) se hallaba originalmente compuesta por perros de diversos colores -por lo general negros, negros y blancos o negros y pardo-, aunque el blanco terminó por imponerse. A finales del siglo XIX, los comerciantes de pieles advirtieron las posibilidades del magnífico pelaje blanco del "Sammy" y comenzaron a importar ejemplares de Estados Unidos y Europa. Los primeros Samoyedos llegaron a Gran Bretaña en 1889. Entre sus múltiples admiradores, se incluía entonces la reína Alejandra.

Temperamento: El Samoyedo es una criatura alegre, dotada de un carácter vivo e independiente, y no muestra reparo alguno en mostrar su amistad a cuantos le rodean, incluidos los extraños.