Canciones de arrullo

Canciones de arrullo


Inician la serie de cantos infantiles los de arrullo, no porque los niños los produzcan o inventen, sino porque siendo lo primero que escuchan en la vida, modelan en cierto modo su sensibilidad, quedando tan profundamente grabados en su cerebro que los recuerdan a través de las demás etapas de su existencia y el escucharlos les despierta la añoranza de sus primeros años.

En realidad son las madres o las nanas las que crean los arrullos y ellos revelan la herencia cultural transmitida y la persistencia de estas manifestaciones.

Por esta causa estas cantilenas ofrecen un desarrollo ideológico literario y musical mucho más evolucionado que las que improvisan los niños, llegando en ocasiones a constituir verdaderas joyas melódicas, ricas en sentimiento y fantasía.

Las madres entonan estos cantos teniendo a sus hijos en los brazos, sobre las rodillas, meciéndoles suavemente o colocados en la cuna, imprimiendo a ésta un balanceo suave y pausado; ocasiones hay en que entonan el canto sin mover al niño, estando tendidas en el lecho y el pequeño dormido sobre el brazo de la madre. El movimiento del canto no siempre es pausado y acorde con el de la cuna, sino que se acelera más o menos y ralenta del mismo modo; mas estas modificaciones siempre tienen como pivote el tiempo normal andante, de 80 pulsaciones por minuto.

La preponderancia del verso exasílabo y de una fórmula rítmica indudablemente heredada de España y procedente, con más precisión, de Asturias y Extremadura, aparece clara en las diversas melodías de este grupo, imprimiendo un carácter de ternura y simplicidad que bien observado dimana de los primitivos villancicos de Navidad que enseñaran los evangelizadores desde los primeros años del coloniaje.

El ejemplo a continuación muestra seis variedades de la fórmula antes dicha y ofrece seis posibilidades de adaptación a distintos compases. Ella está constituida por un grupo de cuatro valores impulsivos como anacrusa y dos valores conclusivos más largos. Es ella la que comprueba el origen tradicional español de una gran parte de los arrullos mexicanos.

Arrullo del Niño Dios (a)

Arrullo del Niño Dios (b)

Arrullo Mexicano

A la rurru, niño

Arestín de plata

Este niño lindo

Arriba del cielo

Santa Margarita

Señora Santa Ana

La manzana perdida

Campanita de oro (a)

Campanita de oro en la "Danza de toreadores"

Cuchito

Arrullo de Tabasco

Arrullo tojolabal

Las Margaritas

La Calandria

Arrullo moderno de Chavinda

Que rorro, que nene

A la rurru raca...

Rurrú, ru camaleón

Arrullo mestizo de Chavinda

Rurru que rurru

Arrullo mestizo de México

Duérmase, niño

Arrullo de negros


1