CROSSROADS: HASTA EL FINAL es una película sobre la importancia de la amistad y sobre lo que preocupa a los adolescentes: romper con la autoridad, definirse a sí mismos y realizar sus ideales para el futuro, todas ellas "encrucijadas" a las que deben enfrentarse en la vida.

 

    Lucy (Britney Spears) es una chica que siempre ha seguido las reglas establecidas. Buena estudiante y mejor hija, acaba graduándose cum-laude en su instituto de un pequeño pueblo de Alabama. Antes de entrar a la Universidad quiere hacer realidad un pequeño sueño: conocer a su madre, que la abandonó cuando aún era un bebé. Su padre (Dan Aykroid) se lo prohíbe tajantemente.

     

     Lucy planea escaparse con sus dos mejores amigas, Kit y Mimi, que también están deseando ir; una para ver a su prometido y la otra para presentarse a una audición. A bordo del coche de un desconocido, Ben, al que pagan para que les lleve, se marchan hacia la costa. Sin embargo, el viaje se complica: el coche se estropea y se acaban encontrando las tres solas, en mitad del desierto, con un ex-convicto y corriendo mil aventuras para conseguir llegar a California sanas y salvas.

   

 

 

 

 

 

                           

 

                                        

 

 

 

 

 

1