LA IZQUIERDA HA MUERTO

Hemos hecho una revolución perdida. Nos lanzamos a la guerra sin armas. Sin conocer al enemigo. Sin conocernos nosotros mismos. Hemos lanzado golpes en la oscuridad. Nuestra rabia brotó intensa y madreamos lo primero que se nos atravesó. Nos autodestruimos lentamente. Somos cadáveres vivientes. Adoramos a la muerte. No aprendemos a vivir. Nos conformamos con la mierda. Odiamos a la policía, pero la obedecemos. Odiamos la religión, pero seguimos creyendo en Dios. Odiamos el tipo de educación, pero bloqueamos los cambios progresistas en las escuelas. Odiamos el trabajo, pero obedecemos al patrón por unos miserables pesos.

Somos lo que el poder quiere que seamos. Somos abogados porque papá quiere que lo seamos. Somos rebeldes porque el poder no nos comprende. Somos intelectuales porque leemos fumando y tomando café. Y quizá somos zapatistas porque todos somos Marcos.

Podemos jugar a ser malos solo hasta que los asesinos en el poder nos dejen. El sistema neoliberal no se anda con amadas. Los asesinos en el poder acabaran con todos. Y los ojetes nos aplastarán a los dos. Estamos siendo curados de lo que el poder llama enfermedad: la verdadera rebeldía.

Somos rebeldes y radicales, pero no rompemos con la base social y seguimos esperando a que mamita nos dé de comer y papito nos dé dinero. Pero somos anarquistas feroces. Nos encanta que nos tengan miedo. Nos sentimos lo más grueso. Nos encantan las fotos. Que vean qué malos somos. Que radicales. Pero somos de papel. El sol nos arruga y la vida nos desbarata... ¡Sobre que pocas y jodidas espaldas descarga su peso la gigantesca obra del porvenir!

RESISTENCIA CONTRA EL PODER Y POR LA AUTODETERMINACIÓN SOCIAL

Comunicate ó manda tus comentarios a rvspoder@yahoo.com

 

1