Juan Martín de Veramendi
El Texano que murió en Monclova.
Año de 1833
 
SELLO DE COAHUILA Y TEJAS
Sello usado durante el periodo de unión del estado
de Coahuila y Texas de 1824 a 1836.
 
FIRMA DE VERAMENDI
Firma de Juan Martín de Veramendi, Monclova 23 de Abril de 1833.
 

La etapa y el tiempo en que Coahuila y Texas formaron un solo estado  fué una experiencia crucial para los vecinos de ambos territorios, no solo porque de manera legal estuvieron unidos sino que fue la culminación  de una relación que nació en plena etapa colonial y que culmino tanto como había iniciado, en la lejanía de los desiertos y en la soledad de los bosques, donde los grupos asentados buscaron su propio destino no sin pocas contrariedades y conflictos.

Unidas las dos entidades en la etapa colonial, Coahuila nutrió a Texas de colonos, en mas de una ocasión de autoridades, de misioneros en camino a sus tareas, en una palabra de su propia cultura fruto del bagaje virreinal con su omnipresente presencia en los mas variados aspectos de la gente de tierra adentro, de aquellos batalladores y esforzados jinetes de la lucha contra los indios, la tierra y el clima, junto a los cuales se formo la mujer del norte, aquella de la que el cronista Chapa al referirse a la esposa de Alonso de León, la llama “insigne matrona”, señalando aquel hecho de haber defendido junto con su marido la estancia en que vivían  durante un ataque de los indios; 1  o María Sánchez Navarro, 2 criada por una india apache, que allá en la misión de San Fernando de Austria (Zaragoza, Coah.), Le traducía y escribía los sermones a Fray Antonio de Aguilar  en 1760, 3 y Doña Refugio Aldape que recibió una herida de flecha cuando con su familia se defendía de una entrada de indios en el rancho la misión a los pies de la sierra de Santa Rosa (Múzquiz, Coah.) a mediados del siglo XIX. 4
 

Ante este imborrable aire de hispanidad se fue asociando el viento del norte con motivo de cesiones, ventas y modificación de soberanías que proyectó el flujo de nuevos colonos y más habitantes acelerando la compra y adjudicación de tierras, así como el florecimiento de grandes ranchos ganaderos, entre los ríos San Antonio, Nueces, Trinidad, Brazos y puntos como Netchez, Natchez, Nacogdoches y Bahía del Espíritu Santo, recordando además las grandes manadas de caballos que se le escaparan al General Alonso de León González en sus entradas a Texas y que después fueron de gran utilidad para los indios y colonos. 5

En ese marco nacía hacia 1824 el estado libre y soberano de Coahuila y Texas, que ya organizado promulgaba su constitución el 12 de marzo de 1827, la cual en su articulo primero decía: “El estado de Coahuila y Texas, es la reunión de todos los Coahuiltejanos”;6 Poco a poco fue cobrando vida el nuevo estado en una particular lucha legal por las concesiones de tierras en Texas y el aumento de nuevos ciudadanos en su mayoría de origen anglosajón.

Hacia 1831,7 habiendo transcurrido siete años de la formación del estado fue electo gobernador el Lic. José María de Letona, 8 y por   vicegobernador el texano Juan Martín de Veramendi, de lo cual Vito Alessio Robles comenta: “los colonos angloamericanos de Texas, con cinco años de residencia, habían adquirido plenos derechos de ciudadanía, de los cuales habían hecho uso en forma  tal que favoreciera sus intereses y sus miras”, logrando que Veramendi fuera electo vicegobernador de “ascendencia española, pero enteramente desvinculado de México”. 9

Su familia emigra  de España a Texas en donde por 1770 encontramos a Fernando Veramendi, vecino de San Antonio de Bejar, oriundo de Navarra. 10

Juan Martín de Veramendi, su descendiente era por 1809 criador de ganado junto con otros texanos como: Los Arocha, Leal, Travieso y Goraz. 11 Cuando se sucede el movimiento insurgente el cual tiene sus repercusiones en Texas con la prisión de su gobernador Manuel María Salcedo, esto a principios de 1811, propiciando que el subdiacono Juan Manuel Zambrano en el bando realista, inicie la contrarrevolución reinstalando al gobernador, apoyado en esto por un grupo que estuvo integrado por Juan Martín de Veramendi, José Angel Navarro, el teniente Miguel  Múzquiz, Francisco Ruiz, Luis Galán, José María Zambrano y Gabino Delgado. 12

Al respecto de este tema que menciona la etapa insurgente y sus efectos  en cuanto a la confiscación de bienes  a ciudadanos texanos por su adhesión a la independencia, el historiador Esteban L. Portillo, ubica a Veramendi como partidario del movimiento insurgente y por lo tanto lo presenta como víctima de la represión: “El ayuntamiento de San Fernando de Bejar, hablando del Sr. Veramendi, en acta levantada el día 26 de mayo de 1825”, dice lo que sigue: “es verdad que en aquella época (del gobierno español) fue perseguido y molestado en su persona y familia por el supuesto delito de adhesión a la independencia, hasta el grado de pasar en calidad de preso  a la ciudad de Monterrey a presentarse al brigadier Arredondo para dar sus descargos, sufriendo perdidas de consideración  en todas sus propiedades, que después de jurada la independencia no se le ha advertido variación  en su conducta ni modo de pensar. Que también es constante haber auxiliado al gobierno con suplementos de dinero y efectos en las urgencias que ha manifestado, haciéndose también responsable de los empréstitos que otros han hecho al mismo gobierno en circunstancias apuradas”. 13

Veinte años después de los sucesos insurgentes, Veramendi inició el viaje desde San Antonio de Bejar a Saltillo, para prestar el juramento de ley como vicegobernador de Coahuila y Texas, vino acompañándolo una comitiva de texanos entre los que se encontraba James P. Bowie, con quien trabó estrecha amistad regresando juntos a San Antonio con el resto de la familia Veramendi .14

James P. Bowie, quien estaría en 1836 en los hechos de El Alamo y ahí moriría, llegó a territorio texano proveniente de Tennessee con el propósito de negocios de tierras y fue Stephen F. Austin quien puso a Bowie en contacto con la familia Veramendi. 15

A partir del viaje a Saltillo con motivo de la toma de protesta del vicegobernador se inicia “un idilio amoroso entre Bowie y una hija de Veramendi, Ursula quienes contrajeron matrimonio en 1831”,16 Bowie para agradarle a Ursula, comenta un autor, buscando a la vez su beneficio adquiriendo tierras, se hizo católico y adoptó  la ciudadanía del nuevo estado. 17

El 5 de octubre de 1830 se le concedió la ciudadanía Coahuiltejana de manera condicionada “en el supuesto de que tenga verificativo el establecimiento de tejidos de lana y algodón que ofrece poner en el estado”. 18

Se casaron el 23 de abril de 1831, obsequiándoles Veramendi dos mil dólares para su viaje de bodas a Nueva Orleans y Natchez. Bowie le pidió prestados a la abuela de su mujer 750 dólares adicionales, firmándole una nota. 19

A finales de 1832 el 18 de septiembre, murió en Saltillo el gobernador José María de Letona, llamando la  legislatura al vicegobernador  Juan Martín de Veramendi para que asumiera el poder ejecutivo del estado de Coahuila y Texas. 20

Para enero de 1833 Veramendi hacía su arribo a Saltillo, entonces llamada Leona Vicario, acompañado de un grupo de texanos armados entre ellos su yerno Bowie. 21

El 7 de enero James P. Bowie con otros siete norteamericanos se entrevistó con el vicegobernador Veramendi y con miembros del congreso a quienes expusieron su propuesta de traslado de la legislatura de Saltillo a Monclova, Marcial Borrego y José María Uranga, diputados, le prometieron ayudarlo en su empresa. Una vez establecido el congreso en Monclova, regreso a Texas. 22
                                                                                                                             A este relato que se debe a las memorias de Antonio Menchaca, quien nació en San Fernando de Austria (Zaragoza, Coah.) el año de 1800 y por 1860  las publica,23 debemos el dato de una misteriosa carta que Bowie le escribió a Ursula que radicaba en San Antonio informándole que “era muy difícil decirle cuando volverían a verse”, 24 V. Alessio Robles lo atribuye a los nexos de Bowie con Austin y con los objetivos y planes de fondo de los texanos anglosajones.

De enero a marzo fue consolidándose la decisión de trasladar el asiento de los poderes a Monclova con el apoyo de los diputados de Parras, Monclova y Texas; El día 10  de marzo de 1833 el vicegobernador Veramendi decreto lo siguiente: “se declara por ahora la ciudad de Monclova capital del estado de Coahuila y Texas”, 25 en el mismo decreto se ordena que los empleados deberán estar en Monclova para el día primero de abril.

En una serie de prevenciones que se especifican en el citado  decreto se asientan disposiciones de carácter operativo:

1. El día 15 del corriente mes (marzo), se pondrá en marcha para la nueva capital del estado, el gobierno y todos los empleados y dependientes de las oficinas que pertenecen a este supremo poder.
2. Los señores ministros del Supremo Tribunal de Justicia y asesor general podrán aprovecharse de la indicada salida para que sus personas vayan suficientemente escoltadas por la partida de tropa que debe marchar el día mencionado en la prevención anterior.
3. La parte de los archivos de los tres supremos poderes que no pudiere conducirse el día señalado, saldrá después escoltada por la tropa que al efecto se destinara por el gobierno.
4. A todos los empleados que disfruten sueldo de las rentas del estado y deban marchar para Monclova en virtud de la presente ley, se les dará una mesada adelantada que devengaran dejando de percibir en lo sucesivo una tercera parte del sueldo que gocen hasta reponerse en las rentas el indicado adelanto.

El mismo 10 de marzo al decretarse lo anterior el vicegobernador le escribía al administrador de las rentas unidas de Monclova, 26 “cuide de prevenir los edificios necesarios para la colocación de los supremos poderes del estado que van  a trasladarse  a esa ciudad como capital de Coahuila y Texas”, 27 en la misma fecha se dirigió al ilustre ayuntamiento de Monclova comunicándole: “para que la citada ley surta todo su efecto cuenta este gobierno con la eficaz cooperación de ese ayuntamiento quien cuidara de tener a prevención para el día diez y ocho o diez y nueve del corriente los edificios necesarios para la colocación de dichos supremos poderes”.28

El movimiento que implicó el traslado de la capital a Monclova y la respuesta del ayuntamiento de esta última lo encontramos en la comunicación del 16 de marzo en que se le informa a Santiago del Valle, secretario de gobierno que “con relación al pedido de treinta mulas aparejadas, y quince carretas para conducir los muebles de los supremos poderes de esa ciudad (Saltillo) a esta, ponemos en el conocimiento de usted que las primeras deben estar en esa y las segundas van en camino para el fin indicado.” 29

Para el 22 de marzo de 1833, Don Juan Martín de Veramendi, vicegobernador en funciones de gobernador, ya se encontraba en Monclova pues al hacer la entrega del caudal de tesorería por parte de Pedro  Herrera, Veramendi señala que tal entrega se hará “…tan luego como llegue a esta ciudad el cargamento que quedó en la de Leona Vicario” (Saltillo). 30

El 15 de abril ya instalado el congreso, modifica el decreto expedido el 10 de marzo y suprime las palabras “por ahora”, que contenía él artículo primero que establecía el traslado de la capital a Monclova. 31

Veramendi expresó ese mismo día su satisfacción al ayuntamiento de Monclova por el cuidado y orden en que se mantenía la ciudad tal como él lo había solicitado, indicando al siguiente día 16 que se nombrase “un encargado en cada barrio de los cinco en que está dividida esa villa”. 32

Durante su residencia en Monclova Veramendi estuvo acompañado de su familia como lo atestigua una carta enviada por J. Francisco Madero, 33,  el 13 de mayo de 1833 desde la Hacienda de Palmira 34,  en la que denota la familiaridad en el trato que se percibe en la misiva: “ Mi antiguo y siempre estimado y fino amigo…”,  en ella le da noticia de los últimos acontecimientos de Texas,  algunas propuestas y puntos de vista, refiriendo que: “Austín me escribe con la misma fecha que va para Matamoros y después de asegurar que nada se piensa que Tejas se separe de México”,  al final se despide del vicegobernador diciendo: “…Concluyo asegurando a mi señora Pepita ( Josefa Navarro, era la esposa de Veramendi) a Ud. y la niña ( probablemente una de sus hijas) lo invariable del afecto con que los estima Victorianita, Nicolás, la Fam. Toda y en particular su amigo verdadero que ya desea verlo.”35

En efecto es probable que se hallan visto pronto, pues a partir del primero de junio de ese año, desaparece la firma de Veramendi de los documentos del gobierno, coincidiendo en esto con quienes afirman que el vicegobernador estuvo en San  Antonio de Bejar durante el tiempo que residió en Monclova, su ausencia se localiza por el mes de junio.

Estando ausente el vicegobernador, el 20 de junio de 1833, se recibió en Monclova la noticia de “haber aparecido el cólera morbo en la república haciendo muchos estragos por primera vez en el cantón de Tampico”. 36 Ante lo cual se ordeno al ayuntamiento nombrar una comisión de sanidad que vigilara se guardara la mayor limpieza en la ciudad.

Para el primero de julio podemos documentar el regreso de Veramendi a Monclova, firma de nuevo la documentación oficial; otro dato nos habla del envío, en el mismo mes de julio de 10.000 dólares a Ramón Múzquiz, jefe del departamento de Bejar “para que fueran remitidos a Nueva Orleans” 37

Al hacer estragos la terrible epidemia del cólera en otros lugares se buscaba la forma de combatirlo con los medicamentos de la época; de estos la primer receta se recibió el día 7 de agosto: “con el objeto de que circule a la mayor manera posible entre los habitantes de esta capital, acompaño a  V.S. veinte ejemplares de la receta que para la cólera morbo ha dado el profesor de medicina Don Pascual Aranda.”38

Con fecha 12 de agosto el ayuntamiento de Monclova notifica al gobierno del estado la conformación de la junta de sanidad “para los preparativos necesarios en caso de que esta capital  sea invadida por el cólera morbo”, dicha junta fue conformada por: “El alcalde primero, un regidor, un síndico procurador, el señor cura párroco, dos ciudadanos Juan Francisco Lombraña y Miguel Cortinas, y el facultativo Don Francisco Serpentín.” 39

Dos meses después de que se recibiera la primer noticia sobre los estragos del cólera, el 20 de agosto recibía el ayuntamiento informe   señalando: “que según las ultimas noticias recibidas por el ordinario de hoy (correo) se ha introducido en el territorio del estado (el cólera) invadiendo ya en Leona Vicario”; ante lo cual la autoridad local tomó las medidas siguientes:

1. Todo vecino de esta capital  sin excepción ninguna, tendrá barrido (sin regar), diariamente a las siete de la mañana el frente y costado de su casa, reuniendo la basura para que la conduzcan los carros que con este objeto andarán por la ciudad.
2. En lo interior de todas las casas  particulares, en el cuartel y en las tiendas, bodegas o almacenes de todas clases, se procurará mantener la más rigurosa limpieza.
3. El ayuntamiento procurara que esta misma limpieza haya en las
     plazas, calles y demás parajes públicos, y si alguno los ensuciare será obligado a limpiarlos de su cuenta inmediatamente.
4. No se permitirá por ningún motivo lavar en las acequias, o caños que conduzcan las aguas de uso, bañar bestias en ellas, ni ninguna otra cosa que de alguna manera pueda ensuciarlas.
5. La casa del rastro se conservara con la mayor limpieza, no permitiéndose hacer otra cosa en ella, que expender las carnes, que los interesados hayan introducido en carros o de alguna otra manera, pues no podrán matar sino fuera a la ciudad.
6. Se prohibe enteramente la venta de semillas, pescados y carnes corrompidas, y la de puerco aun sin esta ultima circunstancia.
7. De la misma manera sé prohibe la venta de toda clase de frutas verdes, o podridas, legumbres, lo mismo que la de todo licor sea cual fuere su denominación, exceptuando solo el aguardiente para medicinas, podrá venderse a las personas que se sepa no acostumbran tomarlo.
8. Por ninguna manera se permitirán bailes y demás reuniones nocturnas que puedan ser ocasión de que los ciudadanos se serenen y desvelen.
9. Ningún individuo podrá resistir o entorpecer la inspección que los del ayuntamiento y demás vecinos nombrados por esta corporación tengan en las casas particulares a fin de que se cumpla escrupulosamente todo lo prevenido en este bando.
10. Los que interfieran cualquiera de las referidas disposiciones serán castigados con una multa de cuatro y hasta veinte y cinco pesos por la primera vez y si reincidieren en otras faltas, o se resistieren a satisfacer la multa, serán puestos a disposición de los alcaldes quienes podrán aumentarlas a cincuenta pesos o imponerles la pena a juicio de Ud. que corresponda. 40

Otro método curativo se recibió el día 22 de agosto aunque sin especificar el autor, parece ser el formado por el Dr. Ignacio Zendejas, encargado del hospital  de Monterrey, N.L.  y que tuvo mucha aceptación por aquellos días: “Recibió esta corporación los 23 ejemplares impresos del método curativo de la cólera morbus que V.S. se sirvió remitirle con su nota de 21 del corriente, y se han circulado a los habitantes de esta municipalidad.” 41

En la crónica de Menchaca, recabamos noticia sobre los Veramendi donde se anota: “en el mes de septiembre la familia Veramendi, con la que iba la mujer de Bowie y mercancías por valor de 25,000 dólares, fueron conducidas a Monclova, a donde llegaron el 27. En ese mismo día el cólera comenzó alli.”42 Es probable que un error tipográfico confunda el mes de septiembre por el de agosto, que concuerda precisamente con los primeros brotes del  cólera.

El día 29 de agosto, los esposos Veramendi, fueron padrinos en el bautismo de José Ramón Bartolomé de 6 días de nacido, hijo de Don Santiago del Valle y de Doña María de Jesús Falcón, esto en otros términos nos dice que el vicegobernador y el secretario del estado eran compadres.43

Para el 6 de septiembre ya el ayuntamiento de la ciudad informa al gobierno del estado, que se dio aviso a la comisión de sanidad para que “auxilie a los enfermos, que del día 31 de agosto a la fecha hay catorce muertos y noventa enfermos en esta municipalidad.”44,   aquí habría que precisar que del día 31 al 6 había  112 fallecidos.

El cólera por fin hacia estragos en la ciudad de Monclova, afectando  desde las más humildes familias hasta las más notorias, en una  frase la epidemia asola a todos; según el libro de entierros de la parroquia de Santiago, testigo escrito de la enorme mortandad, que recopila día a día  los decesos anotados por el cura párroco de Monclova José Francisco Soberón 45   es del tenor siguiente:
 
RELACION DE LOS FALLECIDOS  A CAUSA DE LA COLERA MORBUS EN LA CAPITAL MONCLOVA Y EL PUEBLO DE SAN FRANCISCO Y SAN MIGUEL.
 

 DIA             MES           NÚM.  DE FALLECIDOS

31               agosto………………… 1
3                 sept.  …………………. 3
4                 sept.  …………………10
5                 sept.  …………………30
6                 sept.  …………………68
7                 sept.  …………………87
8                 sept.  ………………..109
9                 sept.  …………………74
10               sept.  …………………62
11               sept.  …………………40
12               sept.  …………………55
13               sept.  …………………26
14               sept.  …………………41
15               sept.  …………………28
16               sept.  …………………17
17               sept  …………………..8
19               sept.  ………………….12
20               sept.  …………………..5
21               sept.  …………………..3
22               sept.  …………………..6
23               sept.  …………………..2
24               sept.  …………………..6
25               sept.  …………………..1
26               sept.  …………………..2
27               sept.  …………………..5
28               sept.  …………………..3
29               sept.  …………………..1
30               sept.  …………………..6

El total de muertos fue de 710;  458 En Monclova y 252 en el Pueblo De San Francisco, lo que significa aproximadamente un 15% de los “ 5000 habitantes y pico”46 que registra el dato del Ayuntamiento de ese año al gobierno federal.

La familia del vicegobernador irremediablemente sucumbió a la epidemia, el día 6 murió Doña Josefa Navarro  y al siguiente día el 7, el estado de Coahuila y Texas perdía al vicegobernador Veramendi, el 10 muere Doña María, posiblemente María Ursula a quien Bowie al conocer que la epidemia había azotado a Nueva Orleans y Mississipi, la envío con los niños a Monclova “donde creyó estarían seguros”,47  el día 13 expira Santiago, hijo adoptivo de Don Juan Martín Veramendi; Las traductoras del manuscrito lo identifican probablemente con un hijo de Bowie y Ursula, el 14 deja de existir María Veramendi, viuda de Tomas Valdés.

El día 8 se registra la muerte de Don Francisco Madero, aunque la anotación quedo inconclusa pues solo consigna después del nombre: “marido que fue”, sin precisar de quien, sin duda se trata de Victorianita,  la que junto a su esposo J. Francisco  le escribían en mayo  al vicegobernador Veramendi desde su hacienda de Palmira.

A finales de septiembre el cabildo de la ciudad informaba al cura párroco que en vista de haberse sepultado los cadáveres en el campo santo “a pelo de tierra”, se había comisionado al regidor don Guillermo del Valle, para que “ponga la gente que crea necesaria, a que saquen la piedra de adentro del camposanto y metiendo  tierra de afuera apisonen bien aquel sitio y limpien todas las suciedades que aparezcan para evitar cualquier mal.”48

El 9 de octubre de 1833, se notifica oficialmente que, “habiendo fallecido el Exmo. Señor vicegobernador D. Juan Martín de Veramendi en la invasión que la demoledora cólera morbus sumió a esta capital, ha sido nombrado por la ilustre diputación permanente con arreglo al articulo 118 de la constitución del estado, al señor consejero C. Francisco Vidaurri y Villaseñor para cubrir aquella vacante, y hoy mismo se ha puesto al frente de los negocios del supremo gobierno”.49

Continuando con las medidas de sanidad, el gobierno del estado comunica al alcalde, “que de acuerdo con el señor cura párroco prohiban abrir dentro de un año ninguno de los sepulcros, en que se depositaron, los cuerpos de las víctimas que hizo la cólera morbus.”50

El gobierno federal por conducto del ministerio de estado y relaciones, solicita: “una noticia exacta de los que fueron acometidos de la enfermedad del cólera morbo, y los que murieron en tal cometido; este ayuntamiento debe manifestar a V.S. que en esta capital fueron muy pocos aquellos que no les acometió el cólera, pues fue tan en general que no se sabe que ninguna casa quedara enteramente libre de esta epidemia, no es posible dar un pormenor del numero a que anduvieron los entierros, solo puede decir esta corporación, que componiéndose el numero de habitantes de su municipalidad de cinco mil y pico según el censo que se había formado antes de la epidemia, y contando haber fallecido 476 almas (en realidad fueron 458 en Monclova y 253 en el Pueblo de San Fco.) en ella según la noticia que se tiene dada en esa jefatura parece que el demás numero que existen se puede decir todos acometidos por el mal asiatico.”51

El 29 de noviembre el ayuntamiento  informaba al C. Jesús Barrera, comandante interino de la milicia cívica de Monclova: “en virtud de orden del supremo gobierno del estado de 24 del corriente, debe celebrarse una misa con vigilia en sufragio del alma del finado E. S. Vice Govr. D. Juan Martín de Veramendi el día dos del entrante diciembre, y por la misma superior orden debe asistir un piquete de cívicos que no baje de veinte ni exceda de treinta a dicho acto, dando una descarga al fin de la misa, por lo que dispondrá Ud. Que para el día citado estén prontos los cívicos que se ha dicho”52

A principios de diciembre el día 9, se informo al jefe político por parte del ayuntamiento que el día 28 de noviembre: “se puso de acuerdo por medio de una comisión de su seno con el Sr. Cura párroco a efecto de que el lunes 2 del presente se celebrase una misa con vigilia en sufragio del alma del finado E. S. Vice Govr. D. Juan Martín de Veramendi, y aunque el expresado Sr. Cura en la primera vez que la comisión le comunico la orden de S. E.  Se excuso diciendo  que únicamente podría contribuir con su persona para aquellas exequias, debiéndosele satisfacer, todos los demás derechos, a la segunda ocasión que esta corporación  le visito para ver si cumplía, entonces obsequio sus deseos como lo verifico; y habiendo hecho lo  mismo esta corporación, con lo mas que el supremo gobierno previene en su citada nota.” 53

En 1836 cuando Santa Ana pasó hacia Texas, los vecinos de la región, contribuyeron con víveres para él ejercito, siendo Antonia Veramendi, vecina de San Buenaventura, quien por “la manufactura de ocho almudes de biscocho a razón de 8 pesos por fanega. Le acreditan tres pesos como pago en parte de la partida anterior.” Ella  probable familiar de los Veramendi, sobrevivió a la desgracia de tres años antes. 54

Con tan terrible experiencia para aquella población de Monclova en la primera mitad del siglo XIX, también de algún modo sucumbió la posición texana de conservar en Monclova el asiento de la capital, V. Alessio Robles, considera la etapa del gobierno de Veramendi, por su postura y decisiones, como la de un “gobierno texano”, ello con todo lo que pudo haber significado y proyectado, de no ser porque en el verano de 1833, la cólera morbus vino a cambiar el destino de mucha gente y de muchos planes, dejando una huella imborrable para las familias de Monclova en  esos tiempos, que  alejados del acontecer de otros lugares y de tantas cosas, no se equivocaron al designar desde su amarga experiencia familiar y guardar como ingrato recuerdo por generaciones  lo que fue y que llamaron “el  cólera grande”.

                        En el Pueblo, a 24 de agosto de 2000.
 
 

NOTAS.
1. Salvador Reynoso Reynoso, Fray Antonio de Aguilar Apóstol de los Apaches, p. 324.
2. Ibidem.
3. Alonso de León, Historia de Nuevo León, con noticias sobre Coahuila, Tamaulipas, Texas y Nuevo México, Estudio preliminar y notas de Israel Cavazos Garza, Monterrey, 1985, p. 128.
4. Relato de su nieto Don Miguel Múzquiz Cantú, Hacienda de la Florida, verano de 1999.
5. “… había tanta cuenta en la caballada y mulas de la recua, que las mulas cargadas no las echaban menos hasta que habían menester lo que iba en las cargas; la cuenta de los caballos nunca los oficiales la supieron.” Diario de Fray Damián Mazanet cuando acompaño a Don Alonso de León González a Texas en 1686. L. Gómez Canedo, Primeras exploraciones y poblamiento de Texas, México, 1988, p. 72.
6. Al gobernador interino Juan Ignacio de Arizpe le correspondió promulgar la primera constitución del nuevo estado. V. Alessio Robles, Coahuila y Texas, desde la consumación de la independencia hasta el tratado de paz de Guadalupe Hidalgo, p. 223.
7. Monclova enclavado en el latifundio que perteneció al cura José Miguel Sánchez Navarro, contaba en 1831 con abundancia de jornaleros, que ascendían a 664. Además había: 635 labradores, 199 arrieros, 82 comerciantes, 46 mineros, 4 militares retirados, 3 barberos sangradores, 2 maestros de escuela, 2 empleados de la hacienda del estado, 1 abogado, 1 cura de almas, 1 vicario de pie fijo y 1 medico. OP. CIT. p.p. 332-333; en cuanto a la educación había en Monclova: una escuela publica y una particular, con 200 alumnos. OP. CIT. p. 331.
8. Sobrino del cura-hacendado de Monclova José M. Sánchez Navarro, quien “lo había puesto en la escuela de leyes en la ciudad de México”, fue de los prisioneros de Bajan en 1811,  Ch. Harris, sostiene que es posible se halla ejercido la influencia del tío para evitar su fusilamiento. Charles Harris III, El imperio de la familia Sánchez Navarro, o. 159. V. Alessio Robles lo califica como “patriota, honrado y apto gobernador”, OP. CIT. p. 424.
9. Ibidem.
10. María Esther Domínguez, San Antonio Texas en la época Colonial, Madrid, 1989, p. 147.
11. OP. CIT., p. 147
12. OP. CIT., p. 189.
13. Esteban L. Portillo, Anuario Coahuilense de 1886, Biblioteca Básica del Noreste, 1994. P.p. 296-297.
14. V. Alessio Robles, OP. CIT., p. 425.
15. Rafael Trujillo Herrera, Olvídate del  Alamo, México, 1965, p. 180.
16. Ver nota 13.
17. Rafael Trujillo Herrera, OP. CIT., p. 180.
18. V Alessio Robles, OP. CIT. p. 388.
19. Rafael Trujillo Herrera, OP. CIT. p. 180.
20. Ver nota 13.
21. Vito Alessio Robles,  OP. CIT. , p. 441.
22. OP. CIT. ,p. 442.
23. Ver nota 13.
24.  Ver nota 20.
25. Archivo Municipal  de Monclova (en adelante AMMVA),  decreto  por el que se declara a Monclova como capital  del estado, Leona Vicario, 10 de marzo de 1833, caja 42, exp. 2.
26. Era por entonces Antonio Tijerina, quien  a finales  de marzo certifica los pagos de fletes del traslado de “once cargas de archivo y otros muebles pertenecientes a las secretarias de los  supremos poderes del estado,” AMMVA, Libro de tesorería general para marzo a junio de 1833, caja 42, exp. 2.
27. AMMVA, correspondencia del gobernador Veramendi al administrador de las rentas unidas de Monclova, 10 de marzo de 1833, caja 42, exp. 2.
28. AMMVA, correspondencia del vicegobernador Veramendi al ayuntamiento de Monclova, 10 de marzo de 1833, caja 42, exp. 2.
29. AMMVA, correspondencia del ayuntamiento de Monclova al secretario del supremo gobierno,  18 de marzo de 1833, caja 42, exp.  2.
30. AMMVA, correspondencia del vicegobernador Veramendi al administrador de las rentas unidas de Monclova, 22 de marzo de 1833, caja 42, exp. 2.
31. AMMVA, decreto del supremo gobierno del estado de Coahuila y Texas, Monclova, 15 de abril de 1833, caja  42, exp. 2.
32. AMMVA, correspondencia del vicegobernador Veramendi al ayuntamiento de Monclova, 15 y 16 de abril de 1833, caja 42, exp. 2.
33. Bisabuelo de Francisco I. Madero, descendiente de españoles, nacido en 1775 que a raíz de la independencia se había hecho de buenas propiedades como habilitador de tierras en la región de Coahuila y Texas. Enrique Krauze, Madero, Fondo de  Cultura Económica, México, 1987. P. 2; Era vecino de Monclova, que aprovecho las concesiones de tierras hechas por el estado y que se habían declarado suspensas. Alfonso Taracena, Madero, vida del hombre y del político, México, 1937, P. 7; El 7 de enero de 1822, era, “capitán de la primera compañía de infantería de la milicia nacional de esta capital y alcalde de primera nominación de ella y su jurisdicción,” AMMVA, causa criminal seguida contra José Diego Martínez (a) el parreño y José María Martínez por ladrones de profesión. Caja, 20, exp. 1; En enero de 1833 lo encontramos como presidente del  Congreso del Estado, AMM, decretos y circulares, caja 12, exp. 8.
34. Hacienda ubicada entre Villa Guerrero y Villa Unión,  Coahuila.
35. AMMVA,  correspondencia de J. Francisco  Madero al vicegobernador  Veramendi, Palmira,  13 de mayo de 1833, caja 43, exp. 2.
36. AMMVA, correspondencia del gobierno del estado al ayuntamiento de Monclova, 20 de junio de 1833, caja 43, exp. 6.
37. V. Alessio Robles, OP. CIT. p. 47.
38. AMMVA, correspondencia del gobierno del estado al ayuntamiento de Monclova, 7 de agosto de 1833,   Libro de correspondencia de 1833.
39. AMMVA,  correspondencia del  ayuntamiento de Monclova al gobierno del estado, 12 de agosto de 1833, caja 43, exp.  6.
40. AMMVA,  Ayuntamiento de Monclova, libro de correspondencia del año 1833.
41. AMMVA, correspondencia del ayuntamiento al jefe político, 23 de agosto de 1833,  caja 44, exp. 5; A finales de 1829, encontramos al  Dr. Zendejas residiendo en Saltillo, aparece referencia sobre el   en un anuncio de la gaceta  Coahuiltejana: “AVISO AL PUBLICO. Suscripciones a esta Gazeta en todas las administraciones de correos y en esta capital, en la botica del C. Ignacio Zendejas y a mas en esta imprenta;” V. Alessio Robles, OP. CIT. p. 130; en 1830 figuraba como diputado por el distrito de Parras en el congreso del estado. OP. CIT. p. 386.
42. Ver nota  15
43.  Libro de entierros de la parroquia de Santiago Apóstol, enero-agosto de 1833.
44. AMMVA, correspondencia del ayuntamiento de Monclova al gobierno del estado, 6 de septiembre de 1833, caja 45, exp. 1.
45. Libro de entierros de la Parroquia de Santiago Apóstol de Monclova año de 1833, versión paleográfica de Mickey García y María Celeste Costley; El párroco Soberón  cubrió toda una época en Monclova, fue actor tanto en asuntos eclesiásticos propios de su estado, como en los civiles en los que tuvo una participación muy activa, por ser personaje de relevancia en la comunidad no estuvo exento de litigios en defensa de sus posturas  o fueros. Llegó a Monclova el año de 1818, procedente del real de las Sabinas, en el Nuevo Reino de León, donde había permanecido ocho años, como el mismo lo afirma al rendir el informe que solicito el presidente Guadalupe Victoria, sobre los sucesos insurgentes  registrados en Monclova en 1811, dicho informe lo remitió en 1824; El Cura Soberón falleció en la segunda epidemia de cólera que asoló la región en 1849.
46. Respecto a  numero de habitantes en Monclova contamos con los datos de los  censos de 1828: 5288 habts., 1829: 5589 habts.  y el último de que se tiene noticia el de 1831: 4637 habts.. V. Alessio Robles, OP. CIT. p. p. 327-329.
47. Rafael Trujillo Herrera, OP. CIT., p. 181.
48. AMMVA, correspondencia  del ayuntamiento de Monclova al cura párroco Don José Francisco Soberón, 23 de septiembre de 1833, caja 45, exp. 1.
49. AMMVA, correspondencia del gobierno del estado al administrador de rentas unidas de esta capital (Monclova), 9 de octubre de 1833, caja 45, exp. 2.
50. AMMVA, correspondencia del gobierno del estado al ayuntamiento de Monclova, 7 de noviembre de 1833, caja 45, exp. 4
51. AMM, correspondencia del ayuntamiento al jefe político, 16 de noviembre de 1833, caja 45, exp. 6.
52.  AMMVA, correspondencia del ayuntamiento a Jesús Barrera, comandante interino de la milicia cívica de Monclova, 29 de noviembre de 1833, caja 45, exp. 6.
53. AMMVA, correspondencia del ayuntamiento de Monclova al jefe político, 9 de diciembre de 1833, caja 45, exp.6.
54. AMMVA, “Noticia o cuenta pormenorizada del mais, frijol. Arina y demás efectos que han proporcionado los habitantes de esta municipalidad en ausilio del ejercito de operaciones sobre Texas,” año de 1836, caja 53, exp. 3.
 

Agradecimiento a Lucas Martínez Sánchez , por su apoyo en la
realización de este escrito.
 

 
ARRIBA 
 


        REGRESAR    A      :
 
Pagina realizada por el  
grupo:  
Exploradores Coahuiltecos
Derechos reservados: Exploradores Coahuiltecos 2002. 
Ultima Actualización: 
7 de Octubre de 2002
  1