detenciones ilegales

Detenciones Ilegales
Raúl Morales Caballero de 33 años originario de
Guadalajara Jalisco, debido a que la policía tenia cercado
casi todo el centro de Guadalajara, no había transporte
por lo que Raúl caminó por calzada Independencia hacia
la terminal de la ruta 621, esperando que se reanudara el
servicio, minutos después llega un vehículo policial y lo
suben a golpes, lo colocan boca abajo y lo golpean aun más.
-“En el suelo de la patrulla me percate que la lluvia se
mezclaba con la sangre”-
Lo bajaron a la altura del hospital viejo antes le quitaron
los zapatos–“caminé solo, sin zapatos y lloviendo hacia la
avenida Independencia” Un camión lo lleva hasta San Juan
de Dios donde camina hacia la Biblioteca y llega a las
afueras del canal 7.-“Me siento ahí porque me percato de
que había gente y policías, me preguntaron qué me había
pasado y les contesté que me habían golpeado, porlo cual
las personas de las instalaciones llamaron a la Cruz Verde,
me trasladaron a la Cruz Verde que está cerca del Zoológico
donde se me brindaron las atenciones alrededor de las tres
horas, el médico me da de alta”- Inmediatamente es detenido
por la policía y llevado a los sótanos dela policía.
(Ver testimonio).



Elsa Hernández.
Salió de Huchiapan Hidalgo el 25 de mayo con la
intención de viajar a Guadalajara, de allí a Puerto Vallarta
y después a Zihuatanejo acompañada de Gerardo amb@s
son artesan@s.
Asisten a la manifestación solo como observadores y
cuando ven los gases lacrimógenos se retiran una pocas
calles, llegaron a la calle Colón y allí permanecieron
aproximadamente 45 minutos cubriéndose de la lluvia.
Fueron detenidos por la policía golpeándolos en la cabeza
y cuerpo a Elsa la amenazan con violarla, son llevados al
sótano de la policía. (Ver testimonio)

Juan Francisco Maestre (Internacionalista)
“Habían pasado dos horas de terminada la manifestación.
Cuando fui detenido junto con tres amigos mediante

empujones y golpes. –“Nos detuvieron arbitrariamente,
y sólo por ser jóvenes y vestir diferente, porque en el
lugar había varias decenas de personas que no fueron
detenidas.”- fue llevado al sótano de la policía recibió
el mismo trato que los demás allí;permaneció 15 horas
después lo trasladaron a las oficinas del Instituto
Nacional de Migración y posteriormente deportado
(Ver testimonio)

Silvia Ordaz Amor (Internacionalista)
Habían pasado dos horas de haber acabado la
manifestación se encontraba cubriéndose de la lluvia
y esperaba el camión que la llevaría a su casa.
-“El centro de la ciudad estaba sitiada de policía, de
manera que en cualquier calle que intentaras caminar
había una gran cantidad de policía antimotines, que
impedían el paso de la gente. Cuando estábamos, junto
a otra gente, bajo el techito de una tienda que hacía
esquina, esperando a que amainara la lluvia para seguir
camino, vi como uno de los policías que pasaban por
delante nos miraba, se acercó con otros hacia nosotros e
intentó llevarnos violentamente. Ante nuestra estupefacción,
y preguntas de por qué nos llevaban y a dónde, los policías
decidieron soltarnos. Nosotros seguimos camino hacia el
autobús, cuando otro grupo de policía se cruzó con
nosotros y decidió llevarnos. Estos no atendieron a razones,
y nos subieron violentamente a una camioneta”-. Fue
llevada al sótano de la policía y posteriormente corrió la
misma suerte que los demás internacionalistas (ver
testimonio)
Un grupo de policías detuvo un camión y con lujo de
violencia subió y procedió a detener a dos jóvenes de
entre 16 y 18 años de edad solo por su apariencia
“sospechosa” (ver testimonio)
Una periodista tomaba fotos de cómo golpeaban a un
joven, cuando ella fue detenida por los policías, le
arrebataron su cámara fotográfica: “hubo golpes para
detenerme y luego me manosearon y me dijeron te
vas a chingar”.
(Ver testimonio)

Patrik y su novia salieron del Hotel a las 9 de la noche,
había pasado una hora del enfrentamiento, para buscar
comida. “De pronto vimos a unos jóvenes comiendo en
la calle perseguidos, por 20 policías antimotines. Yo
salí corriendo hasta la entrada del Hotel, Patrik no
llego a la entrada porque la policía lo detuvo. Lo tiraron
al piso y empezaron a patearlo con las botas con acero.
Él intento escapar otra vez a la entrada, lo estrellaron
contra el vidrio de un lado de la entrada del Hotel,
rompiéndolo y causando varias heridas en el hombro.
En esté momento yo salí a la calle para intervenir y
coloqué mi cuerpo entre él y los policías, nos agarraron
y tiraron a la calle, yo estaba abrazándole a él con mi cuerpo
para que no fuera posible golpearlo más. Tres personas
que trabajan en el Hotel Hamilton, salieron a la calle a
gritar :son huéspedes de este Hotel,están hospedados aquí”.
“Entramos todos (los trabajadores, Patrik y yo) al Hotel.
Esperamos hasta las diez de la noche y el dueño del hotel
llamó a la Cruz Roja para una ambulancia.
Patrik fue golpeado en las piernas, los brazos, la espalda
y en la cabeza. También él me dijo que un policía sacó la
pistola y la puso en la cabeza de Patrik diciéndole: " no te
muevas o voy a matarte".
“Dos enfermeras entraron al Hotel para revisarle y
decidimos salir en la ambulancia para la clínica. Yo
acompañe a Patrik hasta la Cruz Roja en Parque Morelos,
llegamos allá aproximadamente a las 10:30 de la noche
a las 11:30 de la noche pregunté por la condición de
él, una enfermera salió y me dijo que la policía iba a
detenerlo y llevarlo al Ministerio Público”.
Testimonio de su novia.
Patrick sufrió el mismo trato que los demás detenidos
y posteriormente fue deportado (Ver testimonio)

Jaime Daniel Vázquez Valdivia estudia música y trabaja
en una imprenta estaba en una farmacia comprando medicina
para su garganta y acababa de recoger unos boletos en Radio
Universidad cuando fue detenido "A Jaime lo acaban de
operar de las amígdalas y no puede hablar, pero mire usted
lo que me escribió: me golpearon los antimotines para que
no diga nada para que me dejen salir".
Testimonio de la madre de Jaime.
Un joven salio de trabajar de la empresa Flaxtronex, de allí
se dirigió a su escuela y como había comprado una
cámara fotográfica tomó algunas de la manifestación;
allí fue detenido violentamente y llevado al sótano de la
policía.

Creemos que con estos ejemplos queda suficientemente
demostrada la arbitrariedad e ilegalidad de las detenciones

1