Estructura del comercio mundial, 1970 2000

Cuadros Estadísticos 1970 2000

Exportación por región, país, sector y producto; -muy concreto-
Países representativos: mayores exportadores e importadores mundiales
Comercio de los países Latinoamericanos
Situación general del comercio mundial
Comercio entre bloques desarrollados
Regiones subdesarrolladas(incluye gráficas)
Por sector económico
Cuadros en Excel
Total


Estructura del comercio mundial, 1970 - 2000

Introducción

Entre 1948 y 1997 el comercio creció a un ritmo anual del 6 por ciento, mientras que la producción mundial sólo aumentó al 3,7 por ciento anual. Entre 1985 y 1997, la relación de las importaciones más las exportaciones con respecto al PIB de los países desarrollados y los países en desarrollo aumentó de 17 a 24 por ciento y de 23 a 38 por ciento, respectivamente. Además, el comercio aumentó a una tasa media superior a la de la economía mundial. Esta última creció anualmente el 3,1 por ciento entre 1980-1990 y el 2 por ciento entre 1990-1995, mientras el aumento de los flujos comerciales fue del 5,3 por ciento y del 6,8 por ciento en los mismos períodos. El crecimiento del comercio ha sido acompañado por un cambio en su composición, desde los productos menos elaborados hacia los más elaborados y con mayor valor añadido.1

Una explicación del impresionante aumento del intercambio es la celebración de negociaciones internacionales (UNCTAD, GATT u OMC) y regionales (acuerdos comerciales regionales) que han facilitado una reducción continua de los aranceles entre 1976 y 1994, lo mismo que la disminución progresiva o la eliminación de los obstáculos no arancelarios al comercio.

Después de la segunda guerra mundial Europa occidental dominaba en gran medida el comercio internacional con 31% del total, lo seguía Estados Unidos con casi 28%, después Asia con 13% y Latinoamérica ocupaba parte importante con 12%. Para 1970 Estados Unidos había retrocedido en 10% su participación y Europa había ganado 15%. Asia crecía apenas dos por ciento (Japón había crecido de 0.4% a 6% mundial en 25 años) y Latinoamérica había visto reducida su participación en tres tantos.

La década de los ochenta marcaría la distribución comercial actual. Norteamérica había perdido un terreno importante y Asia (con Japón 8%, China 1.2 y los tigres el 5.8 del comercio mundial) se levantaba como la segunda potencia comercial del globo. Latinoamérica por su parte había subido en uno porcentual su participación. En 1993 nuestro continente aportó la cifra más baja con apenas el 4.4% y Europa el mayor con casi 44%. En la actualidad Europa Occidental o más bien los 15 miembros de la Unión Europea representan el 43% del total del comercio; Asia la cuarta parte (Japón el 7.7% y China el 3.6%); Latinoamérica apenas el 5.4% y de ese total nuestro país aporta la mitad, es decir que México tiene el 2.4% de las exportaciones totales mundiales, en segundo puesto está Brasil con el 0.7%. Europa oriental ocupa el 3.9% con Rusia como principal exportador con 1.35% del total mundial. Después sigue el Medio Oriente con 3.15 y finalmente Africa con 3% y Sudáfrica como principal vendedor.

La mayoría del comercio internacional tiene lugar entre países desarrollados. En los años setenta y desde 1990 los países en desarrollo han aumentado su participación en el comercio mundial, pero la proporción (como porcentaje del total) correspondiente a los países periferia ha disminuido. Además, si bien aumenta en términos absolutos y en relación a la producción sectorial, la importancia del comercio agrícola en el comercio mundial se está reduciendo, productos originados en el seno de los países más pobres; los precios de los productos agrícolas, además de ser extremadamente volátiles, han disminuido tanto en términos reales como con relación a los precios de los artículos manufacturados. El papel de las transnacionales en el comercio ha aumentado, pasando a representar en estos momentos aproximadamente el 40 por ciento del comercio internacional.

La última década ha presentado un crecimiento inusitado al comercio mundial. El crecimiento explosivo del comercio asiático y el robustecimiento de Norteamérica han sido motores fundamentales. Hubo, sin embargo, desacelaración en Europa occidental y en Centro y Sudamérica. Este dinámico y contradictorio argumento manifiesta el balance del comercio mundial. El valor de las mercancías exportadas en el último año de estudio arroja un crecimiento de 3.5% con respecto al año anterior en bienes y 1.5% en servicios, unos 5.47 billones de dólares.

 

Países desarrollados

El comercio entre países desarrollados representa la mayor parte de las transacciones internacionales. Los intercambios entre los Estados Unidos, Japón y los países de la Unión Europea representan alrededor de dos tercios del comercio mundial, mientras que una quinta parte tiene lugar en los países asiáticos del pacífico . La participación de Asia ha aumentado desde los años ochenta.

La Comunidad Europea tiene fuertes alianzas con los países de Africa y del Medio Oriente. Normalmente los lazos comerciales están atados a través de acuerdos de gobierno, con exclusión o fuerte discriminación en relación a terceros, luego, en cierta forma constituye un área económica.

Más del 76% del comercio en Europa es realizado entre empresas dentro de esta región, incluyendo: el 82% de los bienes de capital, el 63% de los productos eléctricos y el 75% de los productos de consumo final (no alimentos). En el caso de los alimentos, la excesiva protección existente al interior de la CEE, ha permitido mantener una participación del 74% para las empresas de la región.

El comercio con el resto del mundo ha venido creciendo a tasas elevadas en el norte y el sur de Europa. Entre los años 1986-91, los países de Europa del norte incrementaron sus importaciones a tasas de 6,6% acumulativas anuales y las exportaciones, a tasas de 5.0%, mientras que los países del sur de Europa lo hicieron a tasas de 8.5% y 6. l%. En ambos casos el déficit con el resto del mundo tendió a crecer, pero en el primer caso, el aumento de las exportaciones fue mayor a los países desarrollados (OCDE) y las importaciones fueron mayores en relación a los países en desarrollo. Por el contrario, el comercio exterior del sur de Europa se amplió en ambos sentidos (importaciones y exportaciones) con los países desarrollados de la OCDE y, en menor grado, con los países en desarrollo.

Los principales productos que importan los países europea son: frutas y vegetales, alimentos y bebidas, celulosa, equipos eléctricos y bienes de consumo (no alimentos). Por su parte, los principales productos de exportación son productos lácteos, alimentos y bebidas, productos químicos, papel y productos de consumo final (no alimentos). Estos grupos de productos explican alrededor del 40% del comercio exterior de carga general. Durante el periodo 1986 1991, la participación de estas categorías de productos aumento muy poco ( el incremento más bajo) , lo que demuestra un comportamiento relativamente estable de esta estructura de comercio exterior.

El déficit comercial de Estados Unidos con Europa Occidental se ha revertido, con el Lejano Oriente tiende a disminuir y con Latinoamérica ha logrado un superávit. El fuerte incremento de las exportaciones de productos intensivos en tecnología incluso ha hecho disminuir las importaciones de este tipo de productos.

En Canadá, las exportaciones se concentraban en materias primas y semi-procesados (minerales, madera, celulosa, papel, etc.), con fuerte volatibilidad. Con el Tratado de Libre Comercio éstas se han diversificando; ha observado un fuerte crecimiento de los productos manufacturados de alto valor tales como equipos científicos, conmutadores telefónicos, aviones ejecutivos y productos de consumo.

Durante la segunda mitad de la década, las exportaciones de los Estados Unidos crecieron a tasas promedios anuales acumulativas de 9,2% y las importaciones a sólo 2.4%. Las exportaciones aumentaron más rápidamente en relación a los países en desarrollo (11.7%), pero el aumento a los países desarrollados también ha sido notable (7.6%). Las importaciones también aumentaron más rápidamente desde los países en desarrollo (5.9%), comparado con los países desarrollados desde los cuales prácticamente han permanecido estancadas (2,2%).

Por su parte, Canadá también aumentó sus exportaciones que sus importaciones, a tasas de 5% y 4.3%, respectivamente. Las exportaciones e importaciones desde los países en desarrollo lo hicieron más rápidamente, especialmente las importaciones (8.4%).

Los principales productos de importación son los bienes de consumo, que por si solos implican el 30% del total, le siguen los equipos electrónicos, con el 8.7% del total. Otros productos también importantes son las frutas y vegetales, alimentos y maquinaria industrial liviana. Por su parte, en las exportaciones los productos de la industria forestal (celulosa, madera y papel) integran el 25,6% del total. Otros productos importantes son las frutas y vegetales, los productos químicos y en cierta medida los bienes de consumo.

Los principales tráficos de estos dos países con el resto del mundo se concentran en el norte de Europa, Japón y los tigres. Ultimamente, se han incorporado China y los países del sudeste asiático. Los países de Latinoamérica son importantes agrupados, pero desagregados en tres tráficos cada uno son pequeños, a excepción de México, por supuesto.

Seguramente la fuerte presión de los países occidentales ha obligado a los nipones a abrir más sus fronteras, con lo cual las importaciones han venido creciendo en tasas del orden del 15% al 20% por año. Al contrario de Norteamérica, la tasa de crecimiento de las importaciones ha sido mayor que la de las exportaciones durante la última mitad de la década, 8.7% y 4.9% respectivamente. El aumento en las importaciones ha sido principalmente desde los países desarrollados (10.5%), en cambio el aumento de las exportaciones ha sido mayoritariamente a los países en desarrollo (8. 3%).

Los principales productos de importación, en carga general, se concentran en productos forestales (madera, celulosa, papel) con un 19.1% del total. Otros productos importantes son los pescados-carne-lácteos, frutas y vegetales, productos químicos y bienes de consumo. Por el contrario, sus exportaciones se concentran fuertemente en la industria electrónica y metalmecánica (maquinaria liviana, equipos eléctricos, vehículos y componentes) y bienes finales de consumo durable, estos grupos de productos explicaban el 52% en 1986 y el 61 % en 1991, mostrando una tendencia a concentrarse en estas industrias.

Los principales tráficos de este país con el resto del mundo son con EE.UU., lejos el origen y destino de los mayores flujos. Después, con el norte de Europa y los tigres. En los últimos años se incorporan a los tráficos los países del Sudeste Asiático y en menor medida China. Los países latinoamericanos son insignificantes aún considerando todos los tráficos juntos.

 

Se calcula que existen unas 40 000 empresas transnacionales. Las primeras 500 son grandes compañías y controlan el 70 por ciento del comercio internacional y el 80 por ciento de las inversiones extranjeras de las transnacionales. Se estima que el 40 por ciento del comercio mundial está en manos de empresas transnacionales. En 1995, el 29 por ciento del PBI mundial correspondía a las 200 empresas transnacionales más importantes. En este tipo de empresas radica la fortaleza comercial de los países vistos, aunque las pequeñas y medianas empresas tienen una presencia muy importante.

Productos agrícolas

Las empresas transnacionales han logrado ocupar una posición hegemónica en varios productos básicos agrícolas: 20 de ellas controlan el comercio del café, seis dominan el 70 por ciento del comercio del trigo, y una controla el 98 por ciento de la producción de té envasado (en los últimos años las empresas transnacionales han modificado su estrategia y han desplazado su interés de las actividades de producción a las de financiación, formación e investigación, subcontratando muchas fases de la producción).

Los países desarrollados dominan mayoritariamente los intercambios de productos agrícolas. Brasil es el único país en desarrollo ubicado entre los diez principales exportadores de productos agrícolas. Los otros nueve son países desarrollados, de los cuales seis son miembros de la Unión Europea. De forma análoga, los diez principales importadores de productos agrícolas son todos países desarrollados. Es evidente, pues, que la mayor parte del comercio de productos agrícolas tiene lugar entre países desarrollados, y que una proporción importante del mismo se realiza dentro de la Unió Europea (alrededor de la quinta parte del comercio agrícola mundial). En 1997 las exportaciones de productos agrícolas dentro de la Unión Europea totalizaron 178 000 millones de dólares. El valor del comercio agrícola dentro de los países asiáticos ascendió a 74 000 millones de dólares, mientras el comercio dentro de América del Norte fue de 30 000 millones de dólares.

 

Países en Desarrollo

Africa y América Latina tienen una participación en el comercio internacional muy inferior a la de los demás continentes. Las transacciones internas en estos bloques son pequeñas, sus intercambios tienen lugar fundamentalmente con los países desarrollados.

El establecimiento de grupos comerciales regionales ha traído consigo un aumento del intercambio entre estos países participantes. Los bloques regionales, al reducir los obstáculos al comercio y aumentar la velocidad y el volumen de las transacciones, facilitan los flujos de productos entre sus miembros. Esto ha ocurrido sobre todo en el MERCOSUR en América Latina, la ASEAN en Asia Oriental, el TLC para México.

Durante los años setenta y a partir de 1990 el crecimiento del comercio ha sido más fuerte en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Incluso durante la recesión de 1992, los países en desarrollo continuaron aumentando sus intercambios mientras se contraía el comercio mundial y en particular el comercio entre países desarrollados. En contraste con este relativo buen desempeño de los países en desarrollo, el comercio de los menos desarrollados aumentó menos que el intercambio mundial. Su participación en el comercio mundial se redujo desde aproximadamente 0.9 por ciento en 1980 hasta menos del 0.5% en 1995.

El comercio exterior de los países denominados NICS o " tigres" continuó creciendo a tasas de dos dígitos, alcanzando las importaciones tasas promedios de 13,8% y las exportaciones a 10% en el periodo de estudio. En exportaciones e importaciones el comercio exterior creció más rápidamente con los países en desarrollo, con tasas espectaculares de 16.6% y 18%, aunque con los países desarrollados el aumento también fue importante.

Si bien, en las importaciones los grupos de productos considerados son poco relevantes en total, en las exportaciones destacan los bienes de consumo, con un 34.5% del total en la década de los ochenta y el 28% en la de los noventa. Le siguen en importancia los equipos eléctricos con un 6.6% y un 6.0% respectivamente.

Los principales flujos con el resto del mundo tienen relación con EE.UU. y Japón, en los últimos años ha llegado a ser importante el comercio con el Norte de Europa, Sudeste Asiático y entre los NICS. China empieza también a cobrar importancia.

El tráfico en Sudamérica más importante es desde la Costa Este (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), donde el flujo de contenedores creció de 1 millón a 1.3 millones, con un 30% en los últimos 5 años.

El Caribe y Centro América, que incluye a México, es más importante, pasó de 700 mil a 1.3 millones. El tráfico más pequeño esta dado por la costa oeste de Latinoamérica, que pasó de 476 mil contenedores a 716 mil, un incremento de 50% en los últimos 5 años.

En el comercio exterior de carga general de los países latinoamericanos no hay grupos de productos que predominen en las importaciones, pero en las exportaciones, predominan las frutas, vegetales y alimentos, ambos explicaban el 35.5% de las exportaciones en 1986 y el 29.9% a mediados de los ochenta y principios de los noventa.

En la actualidad el comercio exterior de productos manufacturados es el más representativo de México que ha crecido a un impresionante 60% desde la década pasada. Brasil pasó de tener el 5% del total de sus exportaciones manufactureras a 50% en tan sólo diez años. El tercer crecimiento importante en este rubro pertenece a Costa Rica con un crecimiento de 30% en diez años.

México es el principal exportador del área, ocupa el 46% del continente latinoamericano y también el principal importador. Las compras al exterior por Argentina han crecido casi 200% en la última década, las brasileñas 70% y las de Chile 120%. Las exportaciones lo han hecho de manera importante pero más moderada.

El sector primario ha sido el sector tradicional de nuestras economías, a últimas fechas ha dejado de ser así. Aún es importante para Argentina con el 70% del total de sus exportaciones o para Bolivia, Ecuador o Colombia con 85% en promedio. Nuestro país las redujo de 75% en 1980 a sólo 14% en la actualidad.

Productos Agrícolas

Los países en desarrollo producen la mayoría de los diez productos agrícolas más comercializados. Para muchos de ellos estos productos representan la principal fuente de divisas. Este hecho los sitúa en una posición muy vulnerable frente a las fluctuaciones de los mercados de estos productos.

El valor de las importaciones y exportaciones de productos básicos agrícolas aumentó considerablemente a partir de 1970. La mayor parte de este crecimiento fue debida a un aumento en la demanda de importaciones por parte de los países de ingresos medios. Las reformas de las políticas económicas aplicadas en el marco de los programas de ajuste estructural, propugnados por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, han contribuido a esta tendencia en los países en desarrollo después de 1980.

Varios países en desarrollo dependen en sumo grado de las exportaciones de productos agrícolas (por ejemplo, cacao, café, té o caucho) que representan para ellos un factor principal de los ingresos y una fuente importante de divisas. En particular, este es el caso de los países menos desarrollados, para los cuales los productos primarios (principalmente productos minerales y agrícolas tropicales) constituyen el 70 por ciento del comercio total, es el caso de los países menos desarrollados de Centroamérica. La tendencia de los precios de la mayoría de los productos agrícolas ha sido la de un descenso sumamente acentuado, con la excepción del banano cuyo precio tuvo una evolución relativamente positiva en el período 1980-1990. Se han producido considerables variaciones de los precios de los principales productos agrícolas durante el período 1980-1998. La vigencia de precios estables y remunerativos para estos productos es imprescindible para garantizar la estabilidad y seguridad del ingreso necesarias para que estos países inviertan en su desarrollo.

El comercio agrícola ha aumentado más lentamente que el de bienes manufacturados, pero al mismo ritmo que el de los productos mineros. La participación relativa de la agricultura y la minería en las exportaciones mundiales de mercancías se redujo en los años noventa. Así, mientras la contribución del comercio agrícola disminuyó 1,3 puntos porcentuales entre 1990 y 1997, la de los bienes manufacturados aumentó en 3,4 por ciento. Esta evolución puede explicarse, en parte, por la creciente cantidad de productos de origen agrícola que se comercializa como alimentos elaborados o productos manufacturados. El comercio agrícola generalmente creció más que la producción. Hay una gran variación entre productos en lo referente a la parte de la producción que se comercializa.

La evolución de la relación de intercambio entre productos agrícolas y bienes manufacturados ilustra la capacidad de intercambiar productos agrícolas con productos manufacturados, es decir, qué cantidad de productos manufacturados puede importarse si se exporta una unidad de producto agrícola.

Entre 1980 y 1998 los precios internacionales de los productos agrícolas disminuyeron un 35 por ciento aproximadamente, mientras que los precios de los bienes manufacturados aumentaron en un 40 por ciento. La relación de intercambio entre los productos agrícolas y los bienes manufacturados se deterioró considerablemente, reduciéndose en más del 50 por ciento

Productos manufacturados

En el último año, las exportaciones de mercancías de los países en desarrollo crecieron un 9 por ciento, con lo que su participación en las exportaciones mundiales se elevó al 27.5 por ciento. Esa mayor participación no se debió únicamente a la recuperación del comercio de combustibles; también pudieron observarse aumentos de la participación de los países en desarrollo en los nueve grupos de manufacturas. La participación de los países en desarrollo en las exportaciones mundiales de manufacturas alcanzó una proporción cercana al 25 por ciento, lo que supone un incremento notable desde 1990, año en que era del 17 por ciento.

En 2000 las exportaciones de mercancías aumentaron a un ritmo más rápido que las exportaciones mundiales, en parte debido al vigor de los envíos de combustible. Las exportaciones de bienes manufacturados a los principales mercados desarrollados y en desarrollo aumentó un 5 por ciento mientras que las de productos agropecuarios disminuyeron un 8 por ciento. En el período 1990-99, la parte de los bienes manufacturados en las exportaciones de los países menos adelantados ha aumentado marcadamente, llegando a constituir, en 1999, la mitad de sus envíos a los países industrializados.

A últimas fechas las exportaciones de productos de la industria del automóvil aumentaron un 5 por ciento y, por tanto, también sobrepasaron la tasa media. Los exportadores más dinámicos de productos de la industria del automóvil ya no son los grandes productores tradicionales, sino proveedores más recientes como México, la República de Corea, la República Checa, Hungría y Polonia, que aumentaron sus exportaciones hasta alcanzar tasas de 2 dígitos no sólo en 1999, sino a lo largo de todo el período 1990-99

 

China y la Unión Soviética

En los últimos 20 años el PIB chino ha crecido a una media anual de 9% con picos que han tocado el 13%. La respuesta está en la apertura al exterior.

China, que es el noveno país en importancia en el comercio mundial, en los últimos años ha observado un crecimiento económico impresionante. De 1979 a 1998 su economía creció en un promedio de casi 10% anual. Sus exportaciones lo hicieron en un promedio de 15 % anual. En 1998 China exportó por 183,700 millones de dólares y sus importaciones llegaron a 140,170 millones de dólares.

La importancia de China radica en que su economía crece en un mercado de 1250 mil millones de habitantes. Es un inmenso mercado que todo el mundo mira. Al pertenecer China a la OMC, su mercado se hará mas libre a los productos extranjeros. Asimismo, las exportaciones chinas al resto del mundo se harán mayores, pues deberá brindársele a China las mismas facilidades que se le da a otros países que pertenecen a la OMC.

China se ha convertido en el segundo exportador asiático por detrás de Japón y aporta el 14% de la exportación de su continente; pasó de aportar el 8 al 14% en tan sólo diez años. El sector que domina es el manufacturero con el 65% del total y el principal destino es Japón con más del 40%. Le sigue la producción agrícola y la de minerales.

En 1980 la Unión Soviética representaba casi el 4% de las exportaciones totales mundiales y en la actualidad alrededor de 1%. Tiene todavía supremacía en Europa Oriental con la tercera parte de las exportaciones de la zona. El principal destino de sus ventas es Europa occidental con el 60% y después Europa Oriental con el 20%. Los productos minerales siguen siendo los artículos de mayor importancia, seguidos por los productos agrícolas. El comercio exterior de Rusia ha crecido en la década pasada 15% lo que no es muy difícil si se juzga la situación en la que se encontraba. El crecimiento de las exportaciones minerales lo hizo a 3% ( en parte por la competencia con América Latina) y los productos agrícolas apenas lo hicieron en 2%.

 

Conclusiones

Desde finales de la segunda guerra mundial las corrientes comerciales han aumentado considerablemente. Hoy en día, alrededor de la tercera parte de la producción mundial se comercializa internacionalmente. Los adelantos tecnológicos en materia de transportes y comunicaciones, y los acuerdos internacionales que favorecieron la aplicación de políticas comerciales más liberales son algunos de los motivos tras esta tendencia. El aumento de los flujos de productos ha ido acompañado del rápido crecimiento de los movimientos de capitales y de las transferencias de tecnologías. Por su parte, el movimiento de la mano de obra no ha seguido la misma evolución, debido al aumento de los obstáculos a la libre circulación.

Si bien ha aumentado, el comercio entre países en desarrollo sigue siendo reducido y representa sólo una pequeña parte del comercio mundial total.

Durante los último 40 años, el comercio mundial en bienes y servicios ha crecido sistemáticamente de una manera más rápida que la producción mundial. Los países en desarrollo representan menos del 30% de las exportaciones mundiales. Las manufacturas representan más del 60% de las exportaciones de los países en desarrollo, en comparación con el 40% hace diez años.

Asia y América Latina han experimentado tasas de crecimiento anual de la exportación de un 7% y 5%, respectivamente, durante los últimos 25 años. Pero Africa ha sufrido una media anual de disminución del 1%, y su representación en el comercio mundial aproximadamente al 2%, en comparación con el 6% en los primeros años del decenio de 1980. América Latina ha mantenido un porcentaje de un 5%, durante este período, y la parte de Asia ha aumentado de modo notable, de un 16% al 27%.

El comercio mundial creció 12 veces en la postguerra y es de miles de millones de dólares en este década. Con el 10% de la población del planeta, los países mas pobres representan apenas el 0.3 por ciento del comercio mundial, la mitad de hace 20 años.

Aunque en el decenio de los setenta y desde 1990 el comercio creció a un ritmo mayor en los países en desarrollo ( en cuanto a volumen) que en los países desarrollados, éstos continúan realizando la mayor parte de los intercambios internacionales. Las empresas transnacionales han desempeñado un papel particularmente activo en el comercio y su importancia ha ido en aumento. Se estima que en 1998 el 40 por ciento de los intercambios mundiales era llevado a cabo por transnacionales.

En este contexto de crecimiento acelerado del comercio, la agricultura ha quedado rezagada. A pesar del aumento sostenido del comercio de productos agrícolas, la participación de estos productos en el mercado mundial se ha reducido progresivamente. Esta tendencia puede explicarse en parte por la creciente proporción de productos de origen agrícola que se exporta como alimentos elaborados o bienes manufacturados. El hecho de que los Acuerdos de la Ronda Uruguay prevean menores reducciones arancelarias para la agricultura que para otros sectores puede acentuar esta tendencia.

Los países en desarrollo producen una parte importante de los productos agrícolas más comercializados. Para muchos de ellos, estos productos representan la fuente principal de divisas.

Fuentes

EFTA (Asociación Europea de Comercio Justo) 1998. Anuario de Comercio Justo 1998-2000. Madrid.

Josling, T. 1998. Países en desarrollo y la nueva orientación: políticas y reformas objetivas en agricultura.

Naciones Unidas. 1997. 1996 Estadísticas de comercio mundial ,Volumen I

Naciones Unidas. 1997. 1996 Estadísticas de comercio mundial ,Volumen II

OECD-OCDE. 1998. Foreign Trade by Commodities, 1991-1996, Volumen 5, Dirección de Estadística. París.

OMC. 1998. 1998 Reporte anual. Globalización y comercio

UNCTAD. 1998. Reporte de comercio y desarrollo

UNCTAD. 1996. Globalización and liberalización

UNCTAD. 1995. Estadísticas de comercio y desarrollo

www.fao.org

www.wto.org

www.cepal.org

 


Contador

1