LAS PUERTAS

Cristianos Unidos

Por: Adda Vélez

 

“Yo soy la puerta, el que por mí entrare, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y vida en abundancia”. Juan  10:9-10

La palabra de Dios nos dice que Jesús es la puerta a la verdad, Él es el camino, y la vida, y nadie va al Padre sino es por Él.

Jesús, en esta porción de la escritura, deja en claro quién es quién: Jesús es la puerta que nos lleva a la salvación.  Satanás es el ladrón, que mata y destruye el alma. Satanás sabe que Jesús es la única puerta para salvación, y por ello, él te ofrece muchas otras puertas que pone delante de ti, para que mediante el engaño las abras y te pierdas en el laberinto de su maldad. Algunas de las puertas espirituales que Satanás quiere que abras para que se pierda tu alma son: Drogas, Alcohol, pornografía, prostitución, amor al dinero, sexo fuera de matrimonio, fornicación, falsas doctrinas y religiones y toda clase de pecados que atentan contra tu alma. Satanás ha engañado generaciones de jóvenes haciéndoles creer que está bien que abran las “puertas de la percepción” mediante drogas y alcohol, tabaquismo y falsas religiones, entre ellas brujería, shamanismo, santería, idolatría, satanismo, y todas las que desvían a los seres humanos de la única verdad: Jesús es la única puerta a la Salvación.

“Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad”. Salmos 84: 10

Cada vez que Satanás tienta a los cristianos, está proponiéndonos que habitemos en moradas de maldad, por la eternidad. Cuando sientas que Satanás te está tentando para que abras una puerta al pecado, recítale esta escritura, y tendrá que huir. Cada vez que Satanás tienta a un joven inocente, que nada sabe de la maldad del mundo, está logrando que ese joven abra la puerta a las moradas de maldad del diablo. Al principio todos los pecados producen placer, pero muy pronto comenzarán a dar sus verdaderos frutos: las drogas producen, al principio, risa, carcajadas. Muy pronto se transforman en lazos espirituales que atan el alma, después en lágrimas amargas. Las adicciones del cuerpo hacen que la persona se denigre y caiga muy bajo, con el fin de conseguir dinero para sus drogas. Lo mismo pasa con la pornografia. Al principio produce placer puramente sexual y carnal, y después se convierte en un lazo espiritual que hace que las personas se esclavicen, mientan, se escondan, y escondan su adicción. Y así, con todas las tentaciones o puertas que Satanás nos pone delante para que caigamos: al principio se ven bien, luego muestran su verdadero fruto: esclavitud, muerte.

“Abrid las puertas, y entrará gente justa, guardadora de verdades. Tú guardaras en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”. Isaías 26:2-3

Efectivamente, las puertas del cielo se abren para la gente justa, que guarda la verdad. La verdad es Jesucristo, y la manera de vencer al enemigo de Dios es perseverando en nuestros pensamientos hacia Dios. Leyendo nuestra biblia, orando, alabando a Dios, y buscando conocer mas de Jesús, meditando en Él, es la manera de alejar al enemigo, y en el futuro, obtener entrada al cielo. Confiar en Dios nos permite vivir la vida meditando en él sin preocuparnos de lo que el enemigo pueda hacernos. Esto es para los Cristianos. Para los no cristianos la única salida que les queda es Jesús, o morir en el intento de obtener su verdad y libertad por puertas erroneas. Es nuestra responsabilidad orar con gemidos indecibles por la salvacion de los jóvenes, de nuestros adolescentes y niños. ¡El mundo necesita a Jesús!

“Mas tú cuando ores, entra en tu aposento, y cererada la puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. Mateo 6:6

Algunas personas ses empeñan en orar teniendo las puertas abiertas al pecado. Esto es una accion completamente futil. Si así oramos, debemos estar seguros de que nuestras oraciones no pasarán del techo de nuestra casa, y serán detenidas por las potestades del aire. Pero Jesús nos dice que entremos en nuestro aposento y cerremos la puerta: Esto es tanto en lo físico como en lo espiritual: Cerrar la puerta física es fácil, cerrar la puerta espiritual es imposible sin la ayuda de Jesús nuestro Señor a través de nuestro genuino arrepentimiento y de nuestra voluntad de no volver a pecar. Entonces y sólo entonces Jesús cerrará la puerta espiritual por nosotros. Y sólo entonces podemos orar a nuestro Padre que está en lo secreto. Y sólo entonces podemos esperar una pública recompensa, que es nuestra oración contestada. ¡Aleluya!

Esforazos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar y no podrán. Después de que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando afuera empeceís a llamar diciendo: Señor, Señor, ábrenos. Él respondiendo os dirá: no sé de donde soís”. Lucas 13:24-25

Jesús explicó esto a alguien que le pregunto si serían pocos los que se salvan. Jesús nos exhorta a esforzarnos, la puerta angosta es Él, sólo Él. Si nos esforzamos en servirle a Él, amarle, buscarle y orarle, leer la Biblia y predicar el evangelio, estaremos entrando por la puerta angosta. La puerta al pecado es amplia y muchos son los que por ahí entran. Además Jesús está exponiendo a los hacedores de maldad, que aparentaban estar en Él, pero su corazón estaba apartado de Dios. ¡Terrible cosa será el llanto y el crujir de dientes para los que queden excluídos el día en que Jesús cierre la puerta definitivamente. Sabemos además que Jesús está a las puertas tocando a la tuya hoy.

“De cierto, de cierto os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por su nombre, y las saca. Y cuando ha sacado todas las propias, va delante de ellas; y sus ovejas le siguen, porque conocen su voz”. Juan 10:1-4

Nosotros no podemos entrar al reino de Dios por nosotros mismos, o si ponemos nuestra fe en alguna religion, iglesia, denominacion, pastor, enseñanza o corriente filosófica. La única manera que tenemos para entrar al reino de Dios que está en los cielos, es por medio del Pastor, Jesucristo. El cuida de nosotros y nosotros vamos detrás de El, siguiéndole. El es para nosotros como la luz a las polillas, y sin Cristo nada podemos hacer. No te dejes engañar, si tu iglesia te ha dicho que sólo tu iglesia salva, te han estado engañando. Si tu maestro o pastor te ha dicho que sólo a traves de él tu puedes ser salvo, te han engañado. Si te han inculcado que a tavés de sacrificios, adoración de ídolos, pactos de sangre, drogas o alcohol tu puedes alcanzar tu libertad, te han engañado. Sólo si te dejas guiar por el buen pastor, tienes asegurada tu libertad. Jesucristo es el buen pastor que dio su vida por sus ovejas.

“Yo conozco tus obras. He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre... Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”. Apocalipsis 3:8 y 10.

Hermanos, la hora de prueba se esta acercando a pasos agigantados, y no necesitamos ser eruditos ni en ciencia ni en política para darnos cuenta de que estamos viviendo al final de los últimos tiempos. Necesitamos retomar nuestra fe y nuestro primer amor, y no dejarnos atosigar  por el espíritu engañador que se ha cernido sobre el mundo. Ese es un espíritu que nos quiere tener pasivos, aterrorizados. Cuando el león ruge aterroriza a su presa para paralizarla. El terrorismo y la guerra que estamos viviendo en estos días son los rugidos del león, y la iglesia tiene que levantarse con poder, sacudirse el miedo.

“He aquí yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. Apocalipsis 3:20-22

Abrele la puerta de tu corazón a Jesús hoy, y después comienza a seguir su voz. El te guiará a delicados pastos, te llevará de la mano por donde debes ir. Pasará tu vida de las tinieblas a la luz, y te llevará por la puerta estrecha al redil de las ovejas. Él cuidará de ti, y te amará como nunca nadie te ha amado. Él llenará todo vacío en tu corazón, estará contigo todos los días hasta el fin del mundo que conocemos. El te dará vida, y vida abundante. Una vida que nunca ni en tus más remotos sueños hubieras imaginado. Todo esto si decides abrirle la puerta al Salvador. Entonces Él cerrara todas las otras pueras que hubieses abierto. ¡Por amor a ti! Abrele la puerta de tu corazón a Jesús y pon toda tu fe en Él. Hazlo hoy, pues mañana quizá sea muy tarde.

 

 

¡Que Jehová de los ejércitos tome el control de tu vida hoy, para honra y gloria de Su nombre, amen!

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas             LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

 

 

1