principal
los indios
los misioneros
los soldados
relatos
personajes
curiosidades
otros sitios
participa


manda un mail

La fundación del Capitán Pedro de Velada

Las primeras fundaciones de Monclova (Nuevo Almadén) están poco documentadas. Estas fueron hechas en la segunda mitad del siglo XVI y la primera del siglo XVII, y una de las más interesantes y dramáticas fue la que efectuó el Capitán Don Pedro de Velada que nos presenta Don Regino F. Ramón en su libro "Historia General del Estado de Coahuila".

Esta fundación esta relatada por otros autores con fechas distintas, pero aquí transcribimos al pie de la letra lo descrito por el autor mencionado.

"Con objeto de engrandecer el reino como lo prevenía la cédula real de su Majestad y juzgándolo de su jurisdicción como también lo juzgo el general Carvajal, dispuso el Capitán Montemayor saliera una expedición a cargo del Capitán Pedro de Velada para que fuera a repoblar el Nuevo Almadén. Con indios y familias de los avecindados en la misión de Santa Lucia, el Padre Fray Diego de Arcaya, veintidós soldados bien armados, trigo y maíz en grano y algún ganado mayor y menor, salió Velada de la Ciudad de Monterrey el 16 de marzo de 1609, guiado por un indio zahual; entro por Boca de Leones como Zalduendo y llego a las ruinas del Nuevo Almadén el 24 del mes y año indicados.

Por unos indios que allí se asentaban de paz procedentes de la región del norte supo Velada que el Padre Zalduendo se encontraba a la sazón entre los indios Asinais, donde misionaba con gran provecho. El Capitán Don Pedro de Velada, que ejercía funciones de justicia con vara alta de mando, se daba grande importancia y trataba a los pobres indios con dureza y despotismo. Reedifico muchas viviendas del abandonado Almadén, y abrió cárcamos y acequias para mover las mangas de los galemes, donde fundía los metales traídos de Potrerillos y Real Viejo y abrió una hacienda particular para aprovechar el agua del ojo que fue de Castaños y sembró trigo y maíz.

Velada pudo sostenerse en ese puesto hasta el año de 1618 en que a consecuencia de haberse perdido las cosechas, escasearon los mantenimientos por una parte y por otra los Tobosos le hicieron ese año, una guerra sin cuartel poniéndolo en gran aprieto y causándole casi por completo la ruina del nuevo repueble, se vio obligado a retirarse con las pocas familias que quedaban, abandonándolo todo y teniendo que salir sigilosamente y engañando a los indios con luminarias que dejo encendidas para que no le pudieran entorpecer su marcha, cobrándoles ventaja. Cuando los indios se dieron cuenta del engaño salieron violentamente tras la caravana logrando darle alcance en un lugar muy incomodo que actualmente se conoce con el nombre de "Puerto de los Pedernales" y a pesar de que los Españoles se defendieron heroicamente, tan solo Velada y cuatro soldados que traían tan buenos caballos como el que él montaba, fueron los únicos que escaparon llevando a la Ciudad de Monterrey la funesta noticia de esa terrible carnicería, donde perecieron sin compasión ancianos, mujeres y niños".

 

 

explora relatos:

atrás arriba siguiente

1