LA INDOLENCIA ESPIRITUAL      

CRISTIANOS UNIDOS

Por Adda Vélez

 

El indolente no chamuscará su caza: Mas el haber precioso del hombre es la diligencia.  En el camino de la justicia está la vida; Y la senda de su vereda no es muerte.

Proverbios 12:27-28

 

El otro día tuve un sueño: Alguien me decía: “Escribe al pueblo indolente”.  Me desperté con la palabra “indolente” resonando en mi oído. Cuando yo era niña, mi madre nos enviaba a mis hermanas y a mí a hacer todos los quehaceres de la casa. Por ser pequeña no sabia hacer las cosas muy bien. Mi madre, por un tiempo se impuso en su corazón enseñarnos  a hacer las cosas bien, casi perfectas.  Si no lo hacíamos bien, nos ponía a hacerlo de nuevo, hasta que lo hiciéramos como ella quería. Cuando nos daba pereza o hacíamos las cosas a medias, nos decía: No sean indolentes. Ahora le agradezco que nos haya enseñado a ser diligentes. Al tiempo dejó de usar esa palabra y la misma fue enterrada en el olvido hasta hace unos días  que tuve ese sueño. Esta vez, Dios picó mi curiosidad realmente, y una vez más, acudí a mi amigo el diccionario de la Real Academia para que me aclarara el significado de la palabra indolente. 

 (Del lat. indŏlens, -entis, insensible).

1. adj. Que no se afecta o conmueve.

2. adj. flojo ( perezoso).

3. adj. Insensible, que no siente el dolor.

 

Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida. Si dejares de librar los que son tomados para la muerte, Y los que son llevados al degolladero; Si dijeres: Ciertamente no lo supimos; ¿No lo entenderá el que pesa los corazones? El que mira por tu alma, él lo conocerá, Y dará al hombre según sus obras. Proverbios 24:10-12

 

Creo firmemente en mi corazón que en estos terribles tiempos en que estamos viviendo, los tiempos finales, la maldad ha aumentado proporcionalmente a la falta de fe en un Dios salvador, creador de los cielos y la tierra y de todo el universo. La gente que ha escogido no creer en Dios, esta participando mansamente en la maldad del mundo que Satanás ha preparado para que muchos se pierdan. Creo firmemente que este mensaje va dirigido al cuerpo de Cristo, a la iglesia de Jesús. Estoy convencida que Dios ha puesto y sigue poniendo gente en tu camino que no lo conoce a El. Y El quiere que tú hagas tu parte. Que ores por ellos. Que dejes de “engranarte” en los afanes del mundo, en los afanes de las miles de actividades extracurriculares en las que te has envuelto, y que por un momento te detengas a hacer la voluntad de Dios: Dios no quiere que dejemos de libertar a los cautivos en el nombre de Jesús.

 

La pereza hace caer en sueño; Y el alma negligente hambreará. El que guarda el mandamiento, guarda su alma: Mas el que menospreciare sus caminos, morirá. Proverbios 19:15-16

 

Si el Señor Jesús nunca se cansó de luchar por nosotros, ni se cansará, y sigue manifestándose a los perdidos en todo el mundo, tocando almas a nivel masivo en todos los países, lenguas y naciones, ¿porque el cuerpo de Cristo esta siendo indolente? La indolencia espiritual produce apatía, pereza, flojera, e indiferencia al dolor humano, a lo que los otros sienten y piensan. Vemos a las personas caer en hoyos profundos por su falta de conocimiento y muchas veces no hacemos nada. La gran necesidad de las personas que nos rodea, muchas veces nos agarra dormidos. Nos pasa de largo la oportunidad y no hacemos nada.

 

Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos. Porque si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque Él se consideró á sí mismo, y se fue, y luego se olvidó qué tal era. Hebreos 1:22-24

 

Desgraciadamente muchos cristianos han caído en una apatía espiritual muy grande. Es como si consideraran que ya son salvos, luego entonces esta bien conformarse con ser salvos. Muchos se están haciendo insensibles al dolor humano, a la necesidad de las personas dentro y fuera de la iglesia. Se conforman con ser salvos ellos, con que Dios los bendiga y sane a ellos, con que Dios les provea a ellos y se olvidan que quizá a su lado hay alguien que no sabe orar, que desconoce la palabra de Dios y el poder de Dios y que si esta a su lado es porque Dios lo llevo ahí con un propósito. Movimientos mundiales hablan de estrategias para atraer a los “apartados” de vuelta a las iglesias. Mi Biblia me enseña que Jesús nos mando a donde la NECESIDAD esta, y en ningún momento nos dijo que los necesitados vendrían a donde la iglesia esta. Porque es muy cómodo ser cristianos de domingo. Es muy satisfactorio sentarse cada domingo en un lugar de la iglesia, y escuchar una platica, y luego regresar a casa y sentir que todo está bien. Que porque fuimos a la iglesia el domingo, o participamos de un grupo de células, ya hicimos nuestra parte, pero mi Biblia me enseña que esto no es así. Conozco que los necesitados de una Palabra, una oración, no están en la iglesia, sino que están allá afuera, en ese mundo traqueteado en que nos ha tocado vivir. Son los vecinos, son los otros empleados en el lugar de trabajo. Son los otros estudiantes en las escuelas, son los amigos de mis hijos. Son personas por las cuales mi Señor Jesús dio la vida también. Son gente que están siendo llevados a donde no quieren ir.

 

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa criada que no sea manifiesta en su presencia; antes todas las cosas están desnudas y abiertas á los ojos de aquel á quien tenemos que dar cuenta. Hebreos 4:12-13

 

Si somos hacedores de La palabra de Dios, entonces estamos no solo siendo oidores. Lo opuesto a ser indolentes, es ser diligentes.

(Del lat. dilĭgens, -entis).

1. adj. Cuidadoso, exacto y activo.

2. adj. Pronto, presto, ligero en el obrar.

 

La palabra de Dios nos dice innumerablemente que debemos ser diligentes en nuestro estudio de la Palabra, en nuestra búsqueda diaria de Dios, en nuestras oraciones, y también en nuestro servicio al Señor Jesús.  Tenemos que estar prestos, dispuestos a servir a Jesús en el aquí y ahora. Donde el nos diga y nos ponga. Tenemos que salirnos de los límites auto impuestos que reducen nuestra espiritualidad a las cuatro paredes de una iglesia. Porque si tú eres Cristiano, tu cabeza es Cristo y  formas parte de Su cuerpo. Y la cabeza no ha dejado de luchar por las almas desde que se manifestó a los hombres por primera vez. Por lo tanto, nunca dudes que es Dios el que te dice, ve y haz. Si crees que no puedes, somete tu voluntad a Dios, pídele que ponga en ti el querer y el hacer Su voluntad santa y perfecta.  Propongámonos en nuestros corazones diligentes y prontamente ser hacedores activos de la Palabra de Dios. La misma Palabra lo resume así:

 

Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, mostrad en vuestra fe virtud, y en la virtud ciencia; Y en la ciencia templanza, y en la templanza paciencia, y en la paciencia temor de Dios; Y en el temor de Dios, amor fraternal, y en el amor fraternal caridad. Porque si en vosotros hay estas cosas, y abundan, no os dejarán estar ociosos, ni estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 2 de Pedro 1:5-8

 

Padre Celestial, te pedimos perdón porque hemos sido indolentes, hemos sido pasivos y nos hemos conformado con mínimas manifestaciones semanales de tu amor y tu perdón, de tu salvación y liberación.  Perdónanos porque te hemos metido en una caja, y hemos limitado tu poder con nuestra negligencia, indolencia, pereza y flojera. Perdónanos y haznos radicales, pon en nuestro corazón un denuedo nuevo  para que compartamos sin temor, para que nos ofrezcamos a orar por nuestros vecinos, por los amigos de nuestros hijos, por nuestros co-empleados en el lugar de trabajo. Que no pase el día sin que hagamos hecho una oración por alguien hoy.  Porque sabemos que tu haces la mayor parte del trabajo, y que tu siempre haces tu parte, y que sigues teniendo carga por los perdidos, te pedimos que nos ayudes a hacer nuestra parte, a ser Uno contigo, OH Padre amado. Te pedimos que imprimas en nosotros un sello que nos haga ser exactamente como Jesús, cuando anduvo en esta tierra haciendo bienes a diestra y siniestra, trayendo liberación, sanidad y esperanza a toda una generación perdida. Y con ello, a todas las generaciones. Ayúdanos a ser la generación que marcará la diferencia en el mundo espiritual, remueve toda indolencia en nosotros y ayúdanos a ser diligentes en nuestro servicio a ti. En el amor de Jesús tu hijo te lo suplicamos, amen.
Que el Señor Jesucristo bendiga a cada persona que lea este mensaje, y a sus familias e iglesias. Amen.

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas               LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

1