LA MULTIPLICACION DE LOS MERCADERES

Cristianos Unidos

Por Adda Vélez

 

Multiplicaste tus mercaderes más que las estrellas del cielo: el pulgón hizo presa, y voló. Tus príncipes serán como langostas, y tus grandes como langostas que se sientan en vallados en día de frío: salido el sol se mudan, y no se conoce el lugar donde estuvieron. Durmieron tus pastores, oh rey de Asiria, reposaron tus valientes: tu pueblo se derramó por los montes, y no hay quien lo junte. Nahum 3:16-18

La Biblia nos habla de una profecía en la cual una “gran ramera” multiplicaba sus mercaderes mientras los pastores dormían. Esta profecía del antiguo testamento, es confirmada en el nuevo testamento también:

Y clamó con fortaleza en alta voz, diciendo: Caída es, caída es la grande Babilonia, y es hecha habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de todas aves sucias y aborrecibles. Porque todas las gentes han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. Apocalipsis 18:2 -3

La gran ramera es una iglesia. Lo sabemos porque la Biblia dice que en este lugar se “casaban” las personas, [Apocalipsis 18:23] pero también se comerciaba con las almas de la gente. Además, metódica y sistemáticamente ha acabado con los profetas y los santos, y por último, se le adjudican los muertos de la tierra. Es una iglesia que lejos de llevar la salvación, comercia con ella. Y al hacer esto, lleva a las masas a perderse.   No es una simple iglesia. Es una gran iglesia, y una de sus características principales es el hacer comercio con las cosas santas.  Algunos me dirán: en todas las iglesias se comercia con cosas santas. Dado a que hoy por hoy existen innumerables denominaciones cristianas y no cristianas que se dicen cristianas, de las cuales muchas usan el Nombre pero no llevan el mensaje de Salvación, seria una labor titánica enumerarlas a todas. Generalizando, la Gran Ramera es el conjunto de iglesias a nivel mundial que han escogido comerciar con las cosas santas, y han escogido no llevar el plan de Salvación como un Don de Dios gratis.  Exigen algo a cambio de lo que dan –Obras, dinero, o ambos-

¿Cómo te has tornado ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de juicio, en ella habitó equidad; mas ahora, homicidas. Tu plata se ha tornado escorias, tu vino mezclado está con agua. Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones: todos aman las dádivas, y van tras las recompensas: no oyen en juicio al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda. ISAIAS 1:21-23

Los que leen la Biblia, saben que Dios tiene no solo cuidado, pero especial cuidado por las viudas, los huérfanos y los desamparados. Y que la función del templo era no solo ser casa de oración, sino medio por el cual las bendiciones llegaban a los más necesitados.  En los tiempos del antiguo testamento el pueblo judío tenía que dar para que no faltara alimento en la Casa de Dios, donde los desamparados iban y comían.  Ya cuando Jesucristo caminaba la tierra, el templo se había hecho cueva de ladrones lo cual provoco la ira de Jesús.

Y les dice: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros cueva de ladrones la habéis hecho. Mateo 21:13

En el templo había un “mercado sobre ruedas” donde los mercaderes compraban y vendían,  y a los cuales Jesucristo echo fuera derribándoles sus mesas, y volcando sus mercaderías.  En cuanto Jesucristo “limpió” su casa, vinieron los ciegos y los cojos que estaban en el templo y les sanó. Los mercaderes le eran tropiezo, y una vez removidos, Jesucristo obró milagros. [Mateo 21:12-14] Mi Dios compara a los mercaderes con ladrones, y como otro camino alterno que no lleva a  la salvación:

DE cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, mas sube por otra parte, el tal es ladrón y robador. Más el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz: y á sus ovejas llama por nombre, y las saca. Juan 10:1-3

Jesucristo es el Camino y la Verdad y la Vida. Nadie pero nadie puede ir al Padre si no es por medio de El. NO, no hay otros medios, no hay otros intercesores, corredentores, o salvadores del mundo. No hay libros, ni métodos, ni otros evangelios ni nada que lleve a Dios. Esos son los que quieren entrar al corral, pero no por la Puerta, que es Jesucristo. Y en el camino, comercian con la necesidad de los afligidos, les explotan y les venden lo que ellos denominan salvación, cuando en realidad es desolación, decepción y engaño.

Yo soy la puerta: el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar, y matar, y destruir: yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Juan 10:9-10

Piénsalo, y medítalo. ¿Jesucristo vino a establecer un comercio de mercaderías de las cosas santas, o a derribar la compra y venta de medios de Salvación? En el nuevo testamento se describe la única vez que Jesucristo se enojó con ira santa. [Mateo 21] Y con esto cumplió la profecía:

Porque me consumió el celo de tu casa; Y los insultos de los que te vituperaban, cayeron sobre mí. Salmo 69:9

Cuando los cristianos –cada vez mas por cierto- nos consumimos al ver que se ha hecho del evangelio de Salvación un gran negocio, con el cual se comercian a niveles masivos con intrincadas campañas de mercadotecnia, donde se venden mercaderías como “aguas santas”, “telas bendecidas”, “tierra de Jerusalén”, “aceites santos”, toda clase de libros con toda clase de interpretaciones o desviaciones doctrinales, donde se ha establecido por norma el comprar y vender medallitas, libritos, oraciones, rezos, libros, estampas, símbolos cristianos, otros evangelios, iconos, películas, videos etc. Cuando vemos que si hay algo verdaderamente caro e inaccesible para las masas son las Biblias en las librerías que comercian con las cosas santas, en ese momento, la profecía vuelve a cumplirse pues Jesucristo en nosotros nos susurra: EL CELO DE TU CASA ME CONSUME.  Jesús dijo, mi casa será llamada CASA DE ORACION, y ustedes la han convertido en cueva de ladrones.

Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas, sobre los cuales la condenación ya de largo tiempo no se tarda, y su perdición no se duerme. Porque si Dios no perdonó á los ángeles que habían pecado, sino que habiéndolos despeñado en el infierno con cadenas de oscuridad, los entregó para ser reservados al juicio; 2 de Pedro 2:3-4

Bien lo profetizo la Sagrada Escritura: LOS MERCADERES se multiplicaran mientras los pastores duermen.  Con esto, la escritura nos dice que muchos pastores no se han dado cuenta que están permitiendo que en sus iglesias se comercie con lo santo, aunque ellos no tengan directamente ganancia de ello.  Y han escogido pasar por alto que precisamente el comercio de lo santo en la casa de Dios, es lo que encendió la ira santa de JESUCRISTO nuestro señor. ¿a quien hemos de servir entonces? ¿Por dónde entramos al reino de los cielos, por la Puerta, o por caminos alternos? Ninguna de las mercaderías que se ofrecen puede comprar la salvación de los que invierten su dinero en ellas. La Biblia en cambio, basta leerla con el corazón abierto a Jesucristo, pidiéndole al Espíritu Santo que nos la revele, para que veamos el Camino que lleva a la vida eterna: JESUCRISTO. Si tú eres cristiano, y el celo de la casa de Dios te consume, comienza a invertir en Biblias y regálalas. Olvídate de Benny Hinn, o de Joyce Mayers, ellos no vendrán a ti en el momento de tu necesidad, ni oraran por ti. Ellos no darán su vida por ti, ni por tus amigos. Jesucristo YA PAGO EL PRECIO, muy alto por cierto, por todos nosotros. No tenemos más tiempo que perder. Las mercaderías han logrado su objetivo: distraerte de la verdadera gran comisión: IR Y ESPARCIR EL EVANGELIO DE JESUCRISTO a todas las naciones, enseñándoles que se bauticen y que guarden todas las cosas que Jesús nos enseñó. Los mercaderes te dicen: invierte en mí,  y yo llevare el mensaje. Jesús te dice: tú eres completamente capacitado por el Espíritu Santo para llevar Mi mensaje.

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompe, y donde ladronas minan y hurtan; Mas haceos tesoros en el cielo, donde ni polilla ni orín corrompe, y donde ladrones no minan ni hurtan: Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón. Mateo 6:19-21

Dentro del plan de Satanás para la destrucción de la mayor cantidad de gente posible, esta la comercialización masiva de falsas doctrinas y falsos evangelios.  La máxima expresión del sincretismo religioso es el ecumenismo que da cabida a todo, sin cuestionar nada.  Sólo tienes que ir a la primera librería que se te atraviese en el camino, y ver como mezclados con “cristianismo” están paganismo y nueva era, múltiples versiones corruptas de la Biblia, y miles y miles de falsas doctrinas pseudos-cristianas, que se venden masivamente en todo el mundo para engañar, si es posible, a los elegidos. Antes de invertir tu dinero en estas cosas, tomate un minuto, y ora y pídele a Dios que te muestre si vale la pena que gastes tu dinero y tiempo en  mercaderías, cuando todavía tus vecinos no han escuchado jamás el plan de Salvación, ni tienen una Biblia en sus casas. Invierte en el verdadero Reino, que no es de este mundo.

He aquí vosotros os confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan. ¿Hurtando, matando, y adulterando, y jurando falso, é incensando á Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis, Vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, y diréis: Librados somos: para hacer todas estas abominaciones? ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa, sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo veo, dice Jehová.     Jeremías 7:8-11

Hermanos, Dios no puede ser burlado. Si te han hecho creer que tu dinero es una semilla que debes sembrar en “ellos” para que de mucho fruto, te han engañado. La palabra de Dios dice claramente que la semilla es LA PALABRA DE DIOS misma, y que eso es lo que debemos sembrar, el plan de Salvación, palabras por las cuales seremos salvos nosotros, nuestra casa y nuestros amigos. Y la palabra de Dios es una perla de gran precio, que contiene la revelación del Reino de los Cielos a los hombres, es el tesoro escondido.  EL MENSAJE ES: que tanto amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en El crea, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar á los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Más por esto fui recibido á misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habían de creer en Él para vida eterna. Por tanto, al Rey de siglos, inmortal, invisible, al solo sabio Dios sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén. 1 de TITO 1:15-17

 

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas               LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

1