ADMINISTRACIÓN EFECTIVA

Por Gustavo M F

 

Un hombre tenia 3,000 dólares, mismos que utilizó para abrir tres pequeñas tiendas en las que invirtió 1,000 dólares en cada una. Para administrarlas contrató tres personas de su confianza con quienes acordó que su salario y los gastos de los locales correrían a cuenta directa de él, y no de las tiendas hasta en tanto no se establecieran en forma.

 

Pasado el primer mes, este hombre obtuvo de su trabajo 300 dólares que decidió invertir en sus tiendas proporcionándoles 100 a cada una. Sin embargo antes de entregarles el dinero, decidió hacer cuentas con ellos para ver que avance tenían. El Primero le dijo que tenia en la tienda mercancía por 1,000 dólares, pues todo lo que había vendido en ese tiempo lo había reinvertido; el segundo le dijo lo mismo, a diferencia que éste le entregó 250 dólares que había obtenido de ganancia; el tercero de ellos le dijo que solo habían 800 dólares en mercancía pues había vendido 200 mismos que estaban disponibles para lo que el hombre decidiera.

 

Ante este panorama, el dueño de las tiendas cambió su forma de pensar respecto a la nueva inversión de los 300 dólares, pensaba que no debía invertirlo de manera equitativa, así que decidió consultar con varios de sus amigos para recibir consejo. Hubo quien sugirió le diera 200 al segundo y 50 y 50 al resto, otro le dijo que hiciera una distribución porcentual basado en el manejo de efectivo así al primero seria el 33.0%, al segundo el 41.0 %  y el 26.0% al tercero, otra persona le sugirió que invirtiera los 300 en la tienda del segundo y al resto no le diera nada, ¿tu que sugieres?.....

 

Si participas de este ejercicio mental, es muy probable que tu tengas una sugerencia diferente a las dos ya vertidas…. haz una pequeña pausa en este momento y piensa cual sería tu sugerencia por favor…..

 

Lo que pretendo con este ejercicio mental es demostrarte que tu al igual que yo y que la mayoría de las personas en el mundo tienes habilidad y capacidad administrativa, quizá no seas un buen administrador, pero eso no significa que no tengas la habilidad. En el ejemplo anterior, el dueño de las tiendas despidió al primero y al tercero, pues ambos están robando al no entregar las ganancias; contrató a dos nuevos a quienes les transmitió la experiencia anterior (para ayudarles a no caer en la misma tentación) y felicitó al tercero a quien también le explicó el resultado anterior, dejando a los nuevos con 1,000 de mercancía cada uno e invirtió los 300 con el segundo.

 

Es probable que esta decisión tampoco sea la mejor y no coincida con la tuya, sin embargo es una manera de administrar en esta situación.

 

leamos lo siguiente:

 

“14Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.” (Mateo 25:14)

 

Está porción de la Escritura cambió mi vida hace varios años cuando comprendí que Dios es el Amo y Señor de todo lo que hay en esta tierra y que a sus hijos Él permite administrar sus recursos a cada cual conforme a su capacidad. En otras palabras puedo asegurar que los hijos de Dios que no tienen más es porque sencillamente no tienen capacidad para administrar más. Es como el ejemplo del principio donde el dueño de las tiendas debe decidir a quien dar más en administración inclinándose por el que mejor administre, y si nos ponemos en ese mismo lugar es muy seguro que haremos lo mismo. Así Dios nuestro Señor nos da a cada uno conforme a nuestra capacidad.

 

Recuerdo hace tiempo leí un artículo de hombres y mujeres jóvenes y con mucho éxito en los negocios, en el caso que leí el 80% de ellos eran hijos de magnates quienes les heredaron la fortuna que ahora administran, y es perfectamente comprensible que los hijos de padres ricos también lo sean pues sus padres les proveen de esa riqueza, de esos jóvenes depende administrarla. Así que muchas veces me he preguntado porque si somos hijos del gran Rey, sufrimos tanto de carencias económicas, y la respuesta está en el pasaje que ya leímos, es debido a nuestra falta de capacidad.

 

La Biblia menciona como hubo muchos varones de Dios inmensamente ricos, por citar algunos Abraham, José, Job, David, Salomón, etc.. En nuestros días hay hermanos que son inmensamente ricos también, ¿Cuál es su secreto?.

 

En el mismo pasaje que leímos, más adelante dice: 19Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.”

 

Es claro que tendremos que dar cuentas a Dios de esos bienes que nos ha dado, y también que al que mejor administre se le dará más como lo dice el verso 20 al 28 “20Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 24Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.”

 

Antes de continuar quisiera adelantarme al pensamiento de muchos que piensan en aquellos que sin ser hijos de Dios gozan de inmensas fortunas, pues bien, en principio entendamos que Satanás tiene potestad sobre los reinos de este mundo, y a quien quiere él le da riquezas y poder: 5Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. 6Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.” (Lucas 4:5-6), Así que en aras de apartar a algunos de Dios, una de las artimañas Satánicas es el dinero y el poder. Generalmente quienes hacen pactos diabólicos es lo que piden, dinero y poder. Por otra parte el Salmo 73 habla muy claro de estas personas y de los sentimientos que despiertan muchas veces en los hijos de Dios que llegan a envidiarle por su fortuna, leamos algunos versos del salmo 73: 2En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. 3Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos. Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos. 11Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo? 12He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. 13Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia; ……….16Cuando pensé para saber esto, Fue duro trabajo para mí, 17Hasta que entrando en el santuario de Dios, Comprendí el fin de ellos. 18Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer. 19¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron, se consumieron de terrores……… 22Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti.     23Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha. 24Me has guiado según tu consejo, Y después me recibirás en gloria. 25¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. 26Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. 27Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta.”

 

Una vez que nos queda claro que no es lo mismo la riqueza material que proporciona Satanás y la riqueza material que proporciona Dios, tratemos de retomar el principio que establece que Dios reparte a cada uno conforme a su capacidad, refriéndose esto a la capacidad administrativa.

 

¿Cómo ser un buen administrador delante de Dios?. Una regla elemental en el manejo de las finanzas personales es no gastar por arriba de los ingresos. ¿Significa esto que si mi ingreso es de 1,000 mensual no debo comprar algo que cuesta 2,000?; no necesariamente es así, aquí lo primero es definir si necesito aquello que cuesta el doble de mi ingreso mensual, y puede tratarse de un artículo que proporciona un bien indispensable, recreativo, decorativo, etc.… si la decisión es adquirirlo, entonces debemos programar el gasto, haciendo un presupuesto considerando un ingreso semestral o anual a efecto sea la base del cálculo de nuestro poder adquisitivo; si ganamos 1,000 mensuales, entonces tendremos 12,000 al año, y debemos antes de cualquier cosa, tomar en cuenta los gastos fijos como alimentos, vestido, escuela, pagos de luz, agua, renta, etc.. en ese mismo período de tiempo, así que si después de considerar el costo de nuestras necesidades básicas quedare un remante, será esa la pauta a seguir para adquirir aquello que no es indispensable y que nos causa cierta satisfacción. En el caso en el que no hay tal remanente, entonces debemos abstenernos de adquirir aquello que no podemos comprar. Y además debemos ajustar nuestro nivel de vida al nivel de ingresos. Si hacer esto te resulta imposible, entonces también es imposible que parezcas algún día como un buen administrador delante de Dios.

 

Un principio, elemental y básico en la administración (mayordomía) cristiana, es depositar en el alfolí el dinero que Dios te da para tal fin. Esto es que dentro de la cantidad que Dios te da para administrar cada día, semana, quincena, o mes, hay una pequeña parte que pertenece a Su Obra y que Dios espera deposites en el alfolí.

 

Cientos de Cristianos no aceptan esta verdad Bíblica, no entienden que Dios nos pone a prueba al darnos ese dinero dentro del que nos da como ingreso para depositarlo en el alfolí y discuten y argumentan que su obligación es dar lo que quieran dar, y rechazan el diezmo, aprueban la ofrenda y algunos dicen que la ofrenda es mejor que el diezmo cuando la realidad es que ni siquiera ofrendan el equivalente al diezmo. Finalmente esto es parte de la administración de los bienes de Dios pues quien no entrega al Señor lo que es de Él, le esta ROBANDO a Dios 8¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.” (Malaquías 3:8-9)

 

De muchos he escuchado que su dinero no les alcanza para dar el diezmo u ofrenda, esas personas, están robando a Dios, pues aunque “no les alcance” una parte de ese dinero no es de ellos, un ejemplo que debe servirnos de algo es el descuento de impuestos que aparecen en la nómina del trabajador. Donde el trabajador no tiene opción de decidir si la empresa le descuenta o no tal cantidad para el impuesto o la seguridad social, sencillamente cuando él recibe su pago, la deducción ya está hecha. Dios nos da la libertad de demostrarle cuan buenos administradores somos al hacernos saber que hay una cantidad mínima en ese ingreso que NO ES NUESTRA sino de Él y que debemos tener la FUERZA DE VOLUNTAD para apartarla y depositarla en el alfolí, pero si esto tan simple te resulta imposible, luego entonces eres un MAL ADMINISTRADOR(A) y no esperes que Dios te de más pues aun en lo poco no puedes serle fiel.

 

Jesús dijo : 23¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.” (Mateo 23.23), quienes están en contra del Diezmo, argumentan que esta instrucción del Señor Jesús fue hecha antes de consumar el antiguo Pacto, y en su lugar apelan a la instrucción Paulina que dice: 1En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. 2Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.” (1 Corintios 16:1-2). Utilizando la lógica más simple y elemental, para no fallar ante Dios, ¿Cuál es la mejor manera de calcular esa prosperidad base de tu ofrenda?, ¿no crees que la manera más sencilla es utilizar la fórmula que Dios proveyó a su pueblo?, ¡el diezmo!, la décima parte, así que quienes no diezman debieran como mínimo ofrendar la décima parte de sus ingresos.

 

Y por favor, no cometas el error de pretender ser tu quien administre el diezmo de Dios, pues la Biblia dice, que debes depositarlo en el alfolí. En la Iglesia hay responsables de la administración de ese dinero, no lo eres tu, no te equivoques.

 

Cuando me permití entender esto que Dios me había mostrado varias veces hace ya varios años, mi situación económica cambió de forma increíble, hoy estoy muy lejos de las carencias de antaño, y aunque quisiera estar aun mejor, estoy perfectamente conciente que Dios no me da más allá de lo que es mi capacidad administrativa de Sus bienes, Él me ha prosperado conforme fui mejorando en mi capacidad administrativa, pero aun me falta mucho trecho, y puedo con mi vida y testimonio asegurar que Dios es fiel a sus promesas cuando dice: 10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 3:10-11)

 

Hermano, hermana, no pretendo con esta reflexión animarte a buscar las riquezas materiales, sino a que seas fiel a Dios y sepas que no es voluntad del Señor que vivas con carencias, Dios provee de muchas maneras, y es perfectamente entendible que los hijos de Dios aspiremos a vivir sin problemas económicos para lo cual Dios nos da la clave, está en ti aceptar o no esta bendición de Dios.

 

Dios te sea propicio en bendiciones

<:>< 4/11/03

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas             LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

1