Counter EL DIVORCIO

EL DIVORCIO

Por: Gustavo <:><

 

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

(Hebreos 13.4)

 

El tema de divorcio es sumamente importante y hasta un tanto polémico, así que debemos partir desde el principio es decir de la motivación a unirse en matrimonio.

 

La Palabra de Dios nos enseña la preeminencia del amor, el apóstol Pablo cita en 1 Corintios 13:1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”.  Lo máximo es el amor, así que la única motivación aceptada por Dios para unirse en matrimonio debe ser el amor. Cuando por cualquier otra causa se une una pareja en matrimonio, se cae en fornicación. No perdamos de vista que la Palabra de Dios identifica tres tipos básicos de relación sexual entre un hombre y una mujer, estas son el Adulterio, La fornicación y la unidad en una sola carne motivo del sagrado matrimonio. Por lo tanto cuando una pareja se une en matrimonio por soledad, por presión social, por interés económico o de cualquier otro tipo, por lástima, por gratitud, por deseo sexual, etc., etc. Menos por amor, esa pareja comienza una relación de fornicación, y no puede de ninguna manera ser bendecida por Dios.

 

Las parejas que se unen en matrimonio de esta manera, muy pronto comienzan a sufrir los estragos de su error. Al poco tiempo de estar casados se dan cuenta que no se toleran uno al otro y que lo que pudo ser excitante o emocionante al principio, repentinamente dejó de serlo y cada día que pasa se toleran menos.

 

Esta situación los lleva a pensar en el divorcio y a menos que el Señor obre un milagro en sus vidas, terminan separándose uno del otro, lastimándose a sí mismos y a los hijos que hay de por medio.

 

Cuando las personas que sufren esta experiencia NO SON CRISTIANOS, y posteriormente conocen a Cristo y le aceptan como Señor y Salvador, entonces son hechos nuevas criaturas, De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas (2 Corintios 5.17)” las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas. Esta transformación y renovación de su alma procede de Dios. Su vida cambia y perciben las cosas desde un punto de visto diferente pues el Espíritu de Dios mora en ellos. La primera necesidad en su corazón es restaurar su matrimonio y que su pareja también conozca a Cristo, en algunos casos esto ha sido posible, sin embargo en muchos otros es casi imposible pues la pareja ya tiene una nueva pareja o peor aun, no les interesa reconciliarse con Dios.

 

En estas circunstancias aquella nueva criatura quien ha sido redimida y perdonada por el Señor Jesús, si así lo desea puede rehacer su vida contrayendo el genuino matrimonio bendecido por Dios. Un matrimonio con una persona Cristiana que comparte su fe en Dios, y motivados exclusivamente por el amor. El tipo de amor que describe 1 Corintios 13:4El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 7Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8El amor nunca deja de ser. Y hacer una vida feliz en el temor de Jehová Dios. Por supuesto que deberá velar toda su vida por los hijos que haya procreado anteriormente y además hacer todo lo posible por guiarles en los caminos de Dios.

 

Por otro lado, esta el caso de los matrimonios entre Cristianos, que saben todo esto, conocen la Palabra de Dios, y pasado el tiempo dicen que no hay mas amor entre ellos, algunos incluso se atreven a decir que nunca hubo amor entre ellos, a efecto de aceptar que vivieron en fornicación, pedir perdón y casarse de nuevo. Para ellos que tenían el conocimiento pleno de lo que las Sagradas Escrituras enseñan sobre el matrimonio y el lecho sin mancilla, aplica Gálatas que dice No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. (Gálatas 6.7)”. Si ambos son genuinos Cristianos deben ponerse en las manos de Dios y pedir amor uno por le otro, amor que Dios les va a conceder, pues no hay cabida para el divorcio entre los Cristianos, y cuando uno de ellos cae en el pecado del adulterio, el Señor acepta que se separe pero que se quede sin casar de nuevo, animando con esto al perdón y a la restauración. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera (Mateo 19.9)”. “Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; 11y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer. (1 Corintios 7:10-11)”

 

En los casos donde solo uno es Cristiano, es decir que se unió en yugo desigual pese a que la Escritura instruye claramente sobre este particular, y con el paso del tiempo de da cuenta que no hay amor, la Biblia le dice que consienta en vivir junto con el incrédulo si es que este así lo acepta y si no, que se separe pero que se quede sin casar de nuevo. 12Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. 13Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone. 14Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. 15Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios. 16Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer? (1 Corintios 5:12-16)”

 

Es por todo esto mucho muy importante para todos los Cristianos, el conocer la Palabra y voluntad de Dios respecto a nuestras vidas en lo que se refiere al amor de pareja. Para quienes permanecen solteros, deben estar en permanente comunión con Dios a través de la oración pidiendo por sus parejas y por la persona que será su compañía de por vida. Los novios deben guardarse santos uno para el otro y validar su amor con la palabra de Dios. Ambos deben estar perfectamente seguros que se aman y que están dispuestos a compartir sus vidas para siempre. Y para quienes ya están casados deben permanecer puros uno para el otro, y orar a Dios día a día pidiendo amor para el cónyuge y que sea el Señor quien les mantenga unidos en amor por siempre.

 

<:><bendiciones><:>

 

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas             LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

1