ALVARO DALMAR

"Mírame, quiéreme, bésame, muérdeme morenita,
que me estoy muriendo por esa boquita, tan jugosa y fresca, tan coloradita..."

Alvaro Chaparro Bermúdez, su real nombre, músico y compositor nacido en el tradicional barrio bogotano de “Las Cruces” el 7 de marzo de 1923, fue iniciado por el maestro Adolfo Mejía en el aprendizaje musical.

A la edad de 12 años ya era un buen ejecutante de la bandola y pocos años después conforma su primer grupo musical, "Los cuatro diablos", que hacía sus presentaciones en "La voz de la Víctor".

A sus 17 años se marcha a Nueva York donde adelantó sus altos estudios musicales en la Academia Julliard. Para sostenerse en la gran ciudad trabajaba en el elegante club nocturno “Hour Glass” con un trío en el que sus compañeros eran la hermosa joven cubana Nina Franco y el colombiano Alejandro Giraldo, y a donde habían sido contratados para actuar por un fin de semana, luego por la semana completa y, así sucesivamente, de prórroga en prórroga, actuaron en el “Hour Glass” durante ocho años.

Alejandro Giraldo, el integrante del trío, excelente cantante y guitarrista monteriano, es el mismo que hizo una famosa grabación, a dúo con Sarita Herrera, del hermoso pasillo de Alfonso Garavito “El día de la fuga”.

Después de Nueva York, Alvaro Dalmar vivió en Hollywood trabajando para la Columbia Pictures en la composición de música para películas y documentales, y allí simultáneamente trabajaba en la academia de guitarra que había montado y de la que fueron sus discípulos varias de las mas grandes figuras del mundo del cine: Anthony Quinn, Elizabeth Taylor, James Mason, entre otros. Ellos estudiaban, no porque quisieran volverse guitarristas, si no porque eso les permitía desempeñarse mejor en sus papeles cuando era requerido que “interpretaran” un instrumento.

Luego de Hollywood el maestro Dalmar viajó por diferentes países y en España y Suecia residió por varios años.

Casado tres veces: a los 19 años con la hermosa mexicana María Helena Carrión, de cuya unión nació Lynn Chaparro, concertista de clavecín y arpa. La española Toñita Párraga fue su segunda esposa, unión que tuvo muy corta vida. Y su tercera y “final” esposa fue la colombiana Berenice Forero Ramos con quien se casó en la ciudad de Panamá.

“Conocí a los grandes maestros de nuestra música: Alejandro Wills, Jorge Añez, Fulgencio García, Gonzalo Fernández, y otros. Me queda el pesar no haber conocido a Morales Pino”, anotaba con nostalgia el maestro Dalmar.

Posteriormente, ya en Colombia conformó el recordado “Trío Dalmar” con Alejandro Giraldo y el cubano Eduardo Durán quien se retira después de seis años de actuación, siendo reemplazado por el también cubano Roberto Pereda.

Extinguido el “Trío Dalmar” decide crear un grupo vocal “a capella”: “El quinteto Dalmar”, integrado originalmente por Nubia Ordoñez, Kary Infante, Julio César Alzate, José Luis Escobar y Jaime Hernández. Con el tiempo el quinteto sufrió cambios en su conformación, habiendo participado en el mismo otros grandes de nuestra canción como Gerardo Arellano, María América Zamudio, Liliana Franco, Mario García y otros.

Su actividad como compositor está respaldada por aproximadamente 2.000 obras, muchas de ellas reconocidísimas, como “Lágrimas”, “Bésame morenita”, “Amor se escribe con llanto”, “La carta”, “Me desperté sin ti”, “Cartagena señorial”, “Compadre, no me hable de ella”, "El tren del olvido", "Indio soy", “Al caer de la tarde”, "Dí que no me quieres", "Sigo pensando en tí", "Viejo Maestro", "El borde de tu enagüita", "Ya ves que no estoy llorando", etc…

Alvaro Dalmar falleció en Bogotá el 17 de mayo de 1999.

"Funmúsica" realizó su XXVIII Festival "Mono Núñez" del año 2002 en homenaje al maestro Alvaro Dalmar. Las palabras de agradecimiento pronunciadas por su viuda, Berenice Forero, al recibir el homenaje finalizaron diciendo:

"Amor se escribe con A de Agradecimiento."


Regresar al menú deAutores y Compositores.

1