LaRetahilaTeoria
                                 La Retahíla.
         
Definición: la retahíla está constituída por series, hileras o ristras de palabras con fin lúdico, es decir, hechas para jugar con el lenguaje. Son series crecientes, decrecientes, circulares. Es tan así que algunos autores españoles les dicen “estructuras encadenadas”. Observe el carácter “encadenado” (como si tuviésemos sintagmas o ristras de palabras eslabonadas) en la siguiente retahíla de nombre “Cucurumbé”: “"Este es "Cucurumbé"/Este es el castillo de "Cucurumbé"/ Esta es la puerta del castillo de "Cucurumbé"/Esta es la llave de la puerta del castillo de "Cucurumbé"/Este es el guaralito  de la llave de la puerta del castillo de "Cucurumbé"/Este es el ratón que se comió el guaralito de la llave de la puerta del castillo de "Cucurumbé"/Este es el gató que mato al ratón que comió  el guaralito de la llave de la puerta del castillo de "Cucurumbé"/ Este es (...)

            Origen. Las retahílas, al igual que otros juegos lingüísticos como los trabalenguas, las adivinanzas, son de autores anónimos, forman parte de la cultura de los pueblos y su origen para decirlo con una metáfora trillada “se pierde en la noche de los tiempos”. Son, además universales lingüísticos, vale decir las hay en todas la lenguas; o ,por lo menos, en la inmensa mayoría de las conocidas.

Estructura o Tipología. Las hay libres. Es decir, que funcionan solas, de forma autónoma tal como “Cucurumbé” que se cita arriba. O las hay incrustadas. Vale decir: vienen metidas en canciones (
La Gallina Turuleca/ El Farolero) o en cuentos (La Boda del Tío Perico/ La Gallinita Coja/ Vino un Gato y se comió el Ratón).
Las retahílas también se clasifican en creciente (porque “crecen” de alguna manera) tales como
“Señora Santa Ana”, decrecientes (porque tal como su nombre lo indica “decrecen”) y circulares que terminan como empiezan trazando una suerte de círculo. Tal es el caso de “Yo tenía diez perritos” y “En la Ciudad de Pamplona”. Por último están los dialoguillos constituídos por una estructura eslabonada con preguntas y respuestas tal como estás dos (“De Dónde Vieves Ganzo”[1] y “Pijaraña”[2]:
             ¿DE DÓNDE VIENES, GANSO?": ¿De dónde vienes, Ganso?/ De tierras de garbanzo./¿Qué traes en el piquito
?/ Un cuchillito/¿Dónde lo has afilado?/En una tejita/¿Y la tejita?/ El agua la tiene/¿Y el agua?/Los bueyes se la bebieron/¿Y los bueyes?/ Se fueron al monte por leña/¿Y la leña?/La vieja la ha quemado/¿Y la vieja?/ está con los frailes/¿Y los frailes?/ Diciendo misa/¿Y la misa?/Debajo de tu camisa...
                 "PIJARAÑA":
Pijaraña, Pijaraña/ jugaremos a la araña/¿Con qué mano?/ Con la cortada/¿Quién la cortó?/El hacha/¿Dónde está el hacha?/Rajando la leña/¿Dónde está la leña?/Cocinando la mazamorra/¿Dónde está la mazamorra?/La derramó la gallina/¿Dónde está la gallina?/ Poniendo el huevito/ ¿Dónde está el huevito?/Se lo comió el gallito/¿Dónde está el gallito?/ Detrás de las puertas del cielo/Tilín, tilín, tilín/ Corre niño que te pica ese gallo / Con orejas de caballo..."

          Utilidad: En principio sirven para jugar, gozosamente, con el lenguaje. Dado su estructura es dable pensar que el juego escolar con retahílas debe ayudar a desarrollar el c
omponente sintáctico del lenguaje del niño.
Post-scriptum: La inmensa mayoría de las retahílas son de raigambre popular, de autoría colectiva. Sin embargo, un poeta escribió ésta -...que a falta de mejor nombre!- llamaremos "retahila-poema":
1