Julio Cortazar
Julio Cortazar
Rayuela

Capitulo 77

- Comprenderá que después de esto…
-Res, non verba –dijo Oliveira-. Son ocho días a unos setenta pesos diarios, ocho por setenta, quinientos sesenta, digamos quinientos cincuenta y con los otros diez les paga una cola-cola a los enfermos.
-Me hará el favor de retirar inmediatamente sus efectos personales.
-Si, entre hoy y mañana, más bien mañana que hoy.
-Aquí está el dinero. Firme el recibo, por favor.
-Por favor no. Se lo firmo nomás. Ecco.
-Mi esposa está tan disgustada –dijo Ferraguto, dándole la espalda y removiendo el cigarro entre los dientes.
-Es la sensibilidad femenina, la menopausia, esas cosas.
-Es la dignidad, señor.
-Exactamente lo que yo estaba pensando. Hablando de dignidad, gracias por el conchabo en el circo. Era divertido y había poco que hacer.
-Mi esposa no alcanza a comprender –dijo Ferraguto, pero Oliveira ya estaba en la puerta. Uno de los dos abrió los ojos, o los cerró. La puerta tenia también algo de ojo que se abría o se cerraba. Ferraguto encendió de nuevo el cigarro y se metió las manos en los bolsillos. Pensaba en lo que iba a decirle a ese exaltado inconsciente apenas se presentara. Oliveira se dejó poner la comprensa en la frente (o sea que era él quien cerraba los ojos) y pensó en lo que iba a decirle a Ferraguto cuando lo mandara llamar.


(-131)
don Julio
Proyecto Rayuel-o-Matic
Mi nombre: ernesto Paez
Mi E-mail: pibexx@yahoo.com