Actitudes y valores
   

Entre Adolescentes quiere hacerte sentir identificado
 

Adolescencia

Actitudes y valores

Los cambios

Las grandes decisiones

Los nuevos amigos

Los prejuicios

Adolescentes on line

Conducta Social

Familia y el adolescente

La personalidad

Tu primera vez

El sida

Firma el libro de visitas

Foro

Ver el libro  de visitas

Actitudes y valores en la adolescencia

Al igual que sucede con los intereses, es difícil que haya alguna actitud o grupo de actitudes que sea universalmente aplicables a la adolescencia, pues difieren de la misma forma que los individuos y los ambientes. Lo que si podemos afirmar es que la adolescencia es una época en la que surgen nuevas actitudes e ideas, que moldean la personalidad del individuo de esta edad, y su ajuste a la vida. De la misma forma aunque la formación de valores abarca toda la vida del ser humano, los aspectos intelectuales y emocionales de éstos, atraviesan el momento más atractivo en este período.

Uno de los procesos del desarrollo del adolescente consiste en el aprendizaje de las normas sociales de su cultura, mediante el cual adquiere actitudes y necesidades psicológicas,. En este sentido nos parece muy importante resaltar que una persona que trabaje con jóvenes debe conocer las formas y métodos para fomentar las actitudes buena y desalentar las malas. El enfoque que se debe seguir debe ser individual a cada persona, pues en última instancia las actitudes y los ideales son un asunto individual más que de grupo.

El joven adolescente considera que el mundo desde una perspectiva temporal, por lo que necesita buscar un conjunto de valores y normas de conducta que le sirvan de guía en su vida, y sistentes en los momentos importantes de su vida. En este sentido, Fierro, un autor afirma refiriéndose a la adolescencia, ¨La autonomía propia, la agudizada conciencia de si mismo en una autoestima y autoconcepto explícitos, el desarrollo del razonamiento moral, todo ello se asocia con el hecho de que el adolescente interioriza y abraza valores.

En cuanto a los ideales del adolescente debemos subrayar que componen un mundo entre mítico y soñado que les sirve de base para sus proyectos vitales . Es necesario tener muchos ideales a lo largo de esta etapa para conseguir dar forma a un proyecto de vida. También hay que tener en cuenta que son muchos y diferentes y diferentes los ideales , ya que estos pueden pertener al plano espiritual como la solidaridad, o al material como el dinero.

Los adolescentes suelen idealizar a personas que admiran a las cuales quieren parecerse, en este sentido debe hacerse hincapié en la incidencia que tienen los medios de comunicación en la formación de ideales. La idea de querer parecerse, por ejemplo, al protagonista de una película, puede llevar al muchacho a la frustación.

 

Las personas, ídolos, personajes de los medios de comunicación, juegan un papel muy importante en la formación de valores del adolescente , a través de sus opiniones. El grupo de compañeros también influye directamente directamente sobre este aspecto, el adolescente observa cómo el grupo tiene unos valores que debe integrar en su propia escala de valores para ser aceptado por ellos.

Pero también las influencias que tienen lugar al tratar de parecerse a una persona admirada, pueden ser positivas para el muchacho. Los primeros estimulantes adultos suelen ser los padres que contagian a sus hijos sus ganas de vivir, su entusiasmo por determinadas aficciones o actividades . Los profesores juegan un papel importante, sobre todo si a la vez que imparten bien su materia, conectan afectivamente con sus alumnos.

Con respecto a la frustaciones conviene subrayar que resulta fundamental enseñar (ya en la infancia), estrategias para afrontar y superar las frustaciones , ya que es posible reducir en alguna medida las situaciones frustantes, pero no es probable eliminarlas. La actitud sobreprotectora de los padres en la época de la infancia , concediendo a su hijo todos los caprichos y dejando que se salga siempre con la  suya, dificultad al futuro adolescente la superación de las frustaciones.

Los ideales son necesarios en la adolescencia, pues esto les ayuda a desarrollarse como personas.

El adolescente en el difícil proceso de su maduración, reemplaza las ilusiones frustadas por otras nuevas que cree alcanzables, a veces, cuando estas últimas se pierden, se convence de la inutilidad de todas ellas y pueden reaccionar demostrando apatía e indiferencia ante el estado del mundo o por el contrario en una terca rebeldía que le lleva a herir a los adultos que le rodean por su complicidad en los desastres sociales y por su carencia de ideales. Pero todo ello en el fondo no significa otra cosa que el joven busca un mundo ideal y digno con el que pueda identificar su yo ideal.

Podemos concluir en que el adolescente tiene que plantear su proyecto vital y optar por una de las múltiples formas de vivir, en un mundo cada vez más diverso y con una gran variedad de opciones. Los valores e ideales le ayudarán  a tomar decisiones responsables que sean positivas para ellos y la sociedad.

 


 

 

1