Que dice la Biblia con respecto a Satanás

Que dice la Biblia con respecto a Satanás (o el mal)?

¿Que es lo que que la Biblia dice al respecto? ¿hay textos que podríamos leer para comprender mejor? (R. Simard)

En el Antiguo Testamento, la palabra " Satanás " designa a una persona que se plantea como adversario de algún otro. Calomón, después de haber hecho fracasar a los que impugnaban su acceso al trono, declara: " Ahora, el SEÑOR me dio la paz alrededor:" no tengo ni adversario (Satanás) ni contrariedad de la suerte "(1 R 5,18)." A Satanás se designa más concretamente al que ejerce en el tribunal el papel de acusador. En un salmo, acusado un hombre, falsamente, pide a Dios castigar el que le causó la culpa: ¡" Tal sea, debido al SEÑOR, el salario de mis acusadores (mis Satanases) que pronuncian el mal contra mi [... ] que sean vestidos de infamia, los que los acusan, envueltos de su vergüenza como uno abrigo!" "(PS 109,20.29)."

Esto es solamente en los tres capítulos del libro de Trabajo y en el capítulo 3 del libro de Zacarias que  Satanás aparece como un ser sobrenatural. Estas raras menciones nos muestran que la Biblia demuestra mucha sobriedad, ya que huele el peligro de caer en un dualismo que existe en el pueblo circundante. Este dualismo consistiría en hacer de Satanás un ser divino, sobre el mismo pie que Dios, representando las fuerzas del mal divinizado. La Biblia, para preservar el trascendencia y la unidad de Dios, prefiere hablar como uno de los ángeles del tribunal celestial que cumple el mismo papel que el acusador en los tribunales. Se encargaría de hacer respetar sobre tierra la justicia y los derechos del SEÑOR. " Sin embargo, como lo tiene en cuenta el artículo del Vocabulario de teología bíblico, bajo este pretendido servicio de Dios, él ya distingue en Trabajo 1-3 una voluntad hostil, si no a Dios propio, al menos al hombre y a su justicia:" no cree en el amor desinteresado (Jb 1,9); sin ser un "tentador", espera para que su trabajo sucumba; secretamente, lo desea, y se siente que se alegraría "(cuello 1196)."

Por otra parte, en Génesis , la Biblia se plantea la cuestión del origen del mal. Basta con considerar la conducta de los seres humanos para ver que el mal existe bajo formas muy diversificadas y eso, desde que el hombre existe. La Biblia sabe que un ser misterioso desempeñó un papel capital a partir de los orígenes humanos. Lo representa simbólicamente bajo las características de una serpiente, cuya ciencia y habilidad sobrepasan la del ser humano. Al límite máximo de la era cristiana, el autor del libro de la Sabiduría lo designa como el diablo el que, según el sentido de la palabra griega diábolos, " se lanza transversalmente " en el camino que el hombre recorre sobre la tierra (Sg 2,23ss). Al utilizar el truco y la mentira, seduce el ser humano y le enseña a dudar de la confianza que Dios ponga en él. Incita el ser humano a rechazar su condición de ser vivo creado a la imagen y semejanza de Dios. Se pone como adversario ante la vocación del hombre de vivir en armonía con Dios.

Toda la historia consiste en liberar a los seres humanos de esta influencia del mal. Tal es el objetivo de la misión de Jesús. Los evangelios presentan su vida pública como un combate contra Satanás, contra las fuerzas del mal. Incluso antes de comenzar con su Ministerio, Jesús se enfrenta a su Adversario frente a frente, antes de combatirlo en la vida de los seres humanos, tanto en los que son poseídos por espíritus impuros que en los pecadores y los que se oponen abiertamente a Jesús por falta de fe. Se tratará incluso a Pedro de Satanás, de adversario, ya que rechaza que la realización de la misión de Jesús se caracterice por el sufrimiento y el fracaso. Para Pedro, el Mesías no puede ser sino victorioso y triunfador. Esta lucha alcanzará su parodoxismo en el momento de la Pasión donde el Cristo superará el pecado y la muerte, por la única fuerza del amor y la obediencia a la voluntad de Dios de salvar la humanidad.

Como a Cristo, se enfrenta a los cristianos "el adversario" que intentará siempre arrancar de su corazón la semilla de la Palabra. Así como "el tentador" había ofrecido a Jesús rechazar su condición de Hijo de Dios, así actúa con los seres humanos. Éstos deben escaparse, por la fuerza de la fe y el Espíritu, él quiere engañar a todos los que pueda y desviarlos de su vocación de niños de Dios. Hundidos en la muerte y la resurrección de Jesús, los cristianos deben actualizar en su vida la victoria del Cristo sobre el mal, utilizando el única arma eficaz, "el amor a Dios y al prójimo." Yves Guillemette

Para leer la Biblia sobre estos temas.

La falta original: Génesis 3, 1-24;

El adversario del hombre: Trabajo 1 a 3;

La tentación de Jesús: Mateo 4, 1-11; Luc 4, 1-13;

La parábola del sembrador: Mateo 13, 3-8 y 18-23;

La parábola de la cizaña: Mateo 13, 24-30 y 36-43;

La misión de Jesús: 1 Corintios 15, 24-28.

Sobre el infierno

Para hablar de éste lugar que se conoce como el infierno nos remontamos a algunos datos históricos. Los judíos utilizaban varias palabras para designar el lugar donde iban los muertos. La más utilizada era la de “sheol”. Este lugar era el lugar de reunión en el interior de la tierra de todos los que morían. (Buenos y malos, para que se entienda). Era un lugar de refugio pero también de excomunión. Jb. 3,19., Ecl. 2,15., Is. 14,9-15

De la misma manera “los cielos” era el lugar de Dios en exclusiva, donde vivía acompañado por sus ángeles. El cielo era la propiedad privada de Dios donde los hombres, por justos que fuesen, no podían acceder.

Esto plantea cierta situación de discriminación con respecto a la justicia de Dios, en el sentido que todos los muertos tenían un mismo destino. Como recompensaba Dios al justo.? Con años de larga vida y abundancia de bienes. Esa es la historia de Job.

Es mucho más tarde cuando el significado de “sheol” empieza a cambiar. Poco a poco se va modificando y en el relato que hemos comentado del rico y Lázaro ya podemos constatar que existen divisiones en el “sheol”. Una para ricos y otra para pobres. Los pobres son consolados y los ricos atormentados.

Es después del retorno del exilio, una vez reconstruidas Jerusalén y Judea, cuando el pensamiento judío llega a creer en una resurrección como recompensa y un infierno como castigo.

Hay que hacer notar que Daniel 12,2 ya expresa la esperanza de un reino de Dios que no termina con la muerte, sino que hay una vida eterna como recompensa. También podemos encontrar la misma esperanza en el libro 2ª Macabeos 7,23

Pero son pasajes muy concretos dentro del A.T. y que no tienen continuidad.

Es el Nuevo Testamento donde aparece la posibilidad de una muerte diferente, de una muerte eterna. Apo. 20,11-15., Mt. 25,41

La fe cristiana da a esta muerte el nombre de “infierno” como realidad negativa de la “vida eterna.”

Las palabras de Jesús que hablan del “infierno” tanto en su forma de sheol , de hades, o de gehenna tenemos que situarlas en esta línea.

Es tan importante el tema que si quitásemos todas las perícopas que hablan del infierno, muchos textos quedarían mutilados.

El “infierno cristiano” da fuerza a la libertad del hombre y a la gracia victoriosa de Cristo Jesús.

“El infierno existe como posibilidad real de un fracaso eterno del hombre que puede disponer libremente de él y por lo tanto hacer caso omiso al amor Dios.”

Se entiende el infierno como posibilidad de condenación eterna,  porque Dios respeta y respetará en cualquier circunstancia la libertad del hombre.

Home

1