Hgeocities.com/SiliconValley/3782/villahar.htmlgeocities.com/SiliconValley/3782/villahar.htmldelayedxTJ {-OKtext/html ,o-b.HSat, 24 Mar 2001 10:43:53 GMT?Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *TJ- Villaharta



Villaharta

Situación

Villaharta es una villa situada en Sierra Morena, al norte de la provincia de Córdoba. Está a 41 kilómetros de la capital y tiene una población de unos 700 habitantes. Su nombre quizás le venga de su situación elevada, a media falda del monte de la Solana.



Historia

Su historia se remonta a la Edad Antigua, cuando se integraba en un contexto claramente minero. En la época romana, aunque no existía población alguna, su actual ubicación era atravesada por la vía romana denominada Casóbriga. El interés de la zona para los romanos se centró en la existencia de centros termales y zonas de aguas ferruginosas. Aunque en época musulmana algunos caminos pasaron cerca de su demarcación, no parece que existiera ninguna población hasta finales de la Edad Media. En 1478 aparecen los primeros documentos que hacen mención al pueblo. Ya en la época moderna, los Reyes Católicos concedieron los terrenos para fundar un mayorazgo, entre los que se encontraban las tierras de La Alhondiguilla, que con el tiempo será la que forme el término municipal de Villaharta. No obstante, el proceso de creación de la villa fue a partir de la constitución del mayorazgo en 1630.Durante la Edad Contemporánea, Villaharta ha mantenido siempre una producción agrícola basada fundamentalmente en los olivos, aunque antes también se explotaban cereales y vides. Su población jornalera se mantuvo siempre distante de las revueltas de la época. En la actualidad sigue siendo un pueblo tranquilo, donde la gente vive mayoritariamente del campo.



Descripción

A esta localidad se la apoda tanto "la novia del monte" como "la pedrada blanca", por su ubicación en el monte. Desde la Cuesta de la Matanza, se va vislumbrando conforme avanzamos por la carretera, jugando al "escondite" aprovechando las curvas de la cuesta. Sus casas blancas destacan sobre el Cerro de la Solana, impresionante monte de los más altos de la zona. El pasear por sus calles se convierte en un deleite: desde la calle Andalucía hasta la calle Pósito, calle del Ayuntamiento, San Rafael, Calvario, Guadalquivir ... y ya dirigiéndonos hacia el cercano pueblo de Obejo, la calle Séneca, donde paso mis vacaciones y residencia de mis suegros.




Riquezas

Hay que destacar su maravilloso enclave para disfrutar tanto de la naturaleza (cercanía de arroyos, montes, ...), como de los deportes como la caza (conejos, perdices, jabalies, zorzales ...) como de la pesca (gracias a su proximidad al pantano de Puentenuevo, donde se ubica una Central Térmica). Tambien podemos aprovechar (aunque por desgracia, escasamente debido a las acciones de algunos) las aguas mineromedicinales de la zona. Las fuentes, en la actualidad, están muy deterioradas, aunque alguna que otra se mantiene con agua (La Lastrilla, San Rafael). Estas aguas, con alto contenido en hierro y bicarbonato, han sido y son recomendadas para los cólicos nefríticos y la diabetes. En el siglo XIX existieron numerosas instalaciones que aprovechaban la cercanía de las fuentes, especialmente balnearios, siendo de destacar el Hotel-Balneario de Santa Elisa, de cuya belleza guardan algunos antiguos del lugar fotografías. Por desgracia, todo esto se ha perdido, aunque los que conocemos el lugar no dejamos de solicitar la recuperación de este patrimonio cultural, aprovechando esta página Web para acercar el llamamiento a todos los "cibernautas".




Fiestas y costumbres

Como no podía faltar, esta población, aunque de pocos habitantes, cuenta con numerosos festejos: Carnaval; Semana Santa, donde se procesionan las imágenes del Cristo del Perdón y la Virgen de los Dolores; el día de la Cruz en mayo; la romería de la Virgen de Fátima; el día de San Isidro Labrador, patrón de los labradores; Feria de Nuestra Señora del Carmen (desde aquí recomiendo su visita: son cuatro días irrepetibles donde la fiesta nunca acaba); Verbena de Agosto y Semana Cultural; San Rafael; Día de la Candelaria, donde se hacen hogueras con tomillo y se queman muñecas de sal; La Merendilla, celebrada el domingo de Resurreción, donde todas las familias se dirigen a las cercanías del Balneario de Santa Elisa a pasar un día de campo y celebrar un "perol" (comida campera); Día del Corpus, donde se alfombran las calles con flores para procesionar el Corpus; y la fiesta del café (algo devaluada), donde antiguamente las muchachas casaderas invitaban a los jóvenes a tomar café, chocolate, churros . Como vereis, para un pueblo tan chico, no está mal. Y hablando de fiestas, no podemos dejar de destacar la gastronomía del lugar: caldillo, matanzas, buñuelos y numerosos platos que llamaremos "familiares" (propios de cada casa).



Por supuesto, el cariño que tengo por este pueblo no sólo se debe a que mi esposa es de allí y es donde paso gran parte de mis vacaciones. Mi madre y mi hermano mayor han nacido en el pueblo; viven en Villaharta dos tíos maternos; la gente es cordial, siempre dispuesta a invitar a una "copa de vino".

Quiero dedicar esta página a mi mujer, mis familiares y a todo el pueblo de Villaharta.

Podeis visitar ya la WEB de Villaharta: WWW.VILLAHARTA.COOOOMMMM

1