Vida Artificial

Investigación

Artículos

Autor

Otros

Dos especies animales pueden fundirse para crear una nueva
Fuente: HISPAMP3

Un equipo de investigadores estadounidenses ha conseguido descubrir un mecanismo evolutivo que permite fundirse a dos especies animales diferentes y que se terminen transformando en una.

Según un estudio que ha sido publicado por la revista "Nature", científicos de la Universidad de Pennsylvania, han conseguido comprobar que es posible que dos especies animales diferentes evolucionen dando lugar a una nueva especie distinta a través de su traslado a un nuevo hábitat.

Ello ha permitido comprobar que dos especies animales pueden evolucionar y convertirse en una, algo totalmente opuesto a la habitual, que especie que se divida para formar dos.

Un fenómeno conocido en plantas, pero desconocido hasta el momento en animales.

Los científicos dirigidos por Dietmar Schwarz de la Universidad del estado de Pennsylvania descubrieron en 1997 que una planta (Lonicera) perteneciente a la especie de las madreselvas estaba infestada por moscas de la fruta.

Esa planta se había expandido hacia Norteamérica en los últimos 250 años y hasta ahora no era atacada por la mosca de la fruta.

Las investigaciones demostraron que las moscas de la fruta pertenecían a un grupo de especies que se agrupan bajo el nombre del complejo de Rhagoletis-pomonella, que viven de forma parasitaria en algunas plantas "huéspedes".

Sin embargo, análisis más profundos de las características genéticas demostraron que en el caso de las "moscas Lonicera" se trataba de una especie nueva, surgida de la fusión de dos especies ya conocidas de Rhagoletis.

Los descendientes cambiaron su huésped, ocupando la planta Lonicera, señalan los científicos. De esta manera, se aislaron de sus "padres", la mezcla con ejemplares de la especie original se hizo imposible y se pudieron establecer como especie independiente.

Los descendientes de padres de especies animales diferentes, como por ejemplo las mulas surgidas del caballo y el burro, en general son estériles, y por lo tanto no pueden reproducirse y producir una especie propia.

1