Vida Artificial

Investigación

Artículos

Autor

Otros

Fósil vírico devuelto a la vida
Fecha: 01 de Noviembre de 2006
Fuente: Astroseti

En un controvertido estudio, investigadores han resucitado a un retrovirus que infectó a nuestros ancestros hace millones de años y que ahora reposa congelado en el genoma humano. El estudio ha salido publicado esta semana en la edición online de la revista Genome Research, y podría arrojar luz sobre la historia de estos intrusos genómicos y sobre su papel en los tumores. Aunque este virus en particular, llamado Phoenix, es muy endeble, hay quien discute que resucitar virus antiguos posee un riego inherente elevado y que el estudio debería haberse realizado bajo niveles de revisión más estrictos.

Los retrovirus poseen la habilidad de hacer copias de ADN de sus genomas de ARN e incorporarlos al genoma de su anfitrión. Si esto sucede en la célula de un germen, la copia puede ser traspasada a generaciones futuras. En realidad, el genoma humano está ensuciado con restos de esta calase de retrovirus humanos endógenos (HERV por sus siglas en inglés). (Ver ScienceNOW, 29 septiembre 2004). Hasta el momento sin embargo, los investigadores han sido incapaces de recuperar un HERV de forma completa y funcional a partir del genoma humano. La razón es, en parte, que las mutaciones acumuladas a lo largo de los milenios han provocado disfunciones en estos virus.

Un equipo liderado por Thierry Heidmann del Institut Gustave Roussy en Villejuif (ubicado cerca de París, Francia) decidió intentar despertar al ancestro de una familia completa de HERV llamada HERV-K(HML2).

Para “corregir” las mutaciones, los investigadores tomaron docenas de secuencias conocidas del HERV-K(HML2) y las alinearon para crear una secuencia de “consenso” por llamarla de algún modo. Después convirtieron esta información en un genoma vírico completo.

Los investigadores demostraron que el virus recién creado podría infectar a varias líneas celulares humanas y replicarse. Pero su capacidad de infección es extremadamente baja, tal vez porque las células humanas han desarrollado una resistencia contra esta clase de invasores víricos.

“Creo que es muy excitante”, comenta John Coffin, que está estudiando los retrovirus en la Universidad Tufts de Boston. El Phoenix podría desvelar el modo en que los HERV formaron parte del genoma humano y el papel que juegan en él, comenta. También podría ser una herramienta para el estudio de los retrovirus endógenos involucrados en la progresión de los tumores.

Otros se preocupan porque creen que el estudio sienta un precedente peligroso. Aunque fue aprobado por el Comité de Ingeniería Genética del ministerio francés de ciencia, Richard Ebright, biólogo molecular de la Universidad Rutgers en Nueva Jersey, opina que cualquier trabajo relacionado con la reconstrucción potencial de cualquier agente infeccioso extinto o erradicado debería de estar sujeta a un grado especial de revisión tanto a nivel nacional como internacional. Lo que es más, comenta, ya que los investigadores no podían estar completamente seguros del nivel infeccioso del Phoenix, el estudio debería haberse llevado a cabo bajo condiciones de Bioseguridad nivel 4 – el que tienen los laboratorios mejor protegidos disponibles – en lugar del nivel 3 que se utilizó.

En este campo, el debate sobre si es o no oportuno revivir retrovirus endógenos lleva produciéndose mucho tiempo, comenta Johannes Löwer, presidente del Instituto Paul Ehrlich en Lancen, Alemania, que se posiciona en contra de esta posibilidad. Pero Heidmann está en una posición enfrentada y opina que los riesgos asumidos durante su estudio fueron extremadamente bajos. El virus estaba genéticamente tan modificado que solo se podría replicar una vez, explica, y un estudio anterior había sugerido además su débil potencial infeccioso.

Retorno de las cenizas.
Las imágenes, tomadas con un microscopio de electrones, muestran como el virus Phoenix forma partículas en la membrana celular cuando infecta a células humanas.
Crédito: Dewannieux et al., Genome Research
 


Comentario Personal

En el capítulo de algoritmos genéticos, trabajé con generación de algoritmos (varias instrucciones) y observé que había instrucciones que no se ejecutaban, luego allí puede colarse un virus sin que dañase el organismo. Puede que sucediese esto con nuestro genoma: porciones de genoma no tienen finalidad, solo están allí, esas instrucciones pueden ser reemplazadas por el genoma de un virus sin hacer el mas mínimo daño. El problema es que una mutación podría activar esta parte y lo que sucediese queda en la incertidumbre.

  

 

1