Vida Artificial

Investigación

Artículos

Autor

Otros

Aprender no es solo de primates
Insectos que entienden
Fuente: Casa Editorial EL TIEMPO (19 de Abril de 2001)
Londres-Efe

Un equipo de científicos alemanes, franceses y australianos consiguió demostrar que la capacidad de aprender conceptos no se restringe al ser humano, los chimpancés y otros primates, como se ha creído tradicionalmente.

Para llegar a este descubrimiento, se llevaron a cabo varios experimentos con abejas comunes. Aunque ya se sabía que estos insectos usan un lenguaje para comunicar a la colmena dónde está la comida, el estudio reveló que también pueden entender conceptos como similitud y diferencia.

Según los expertos liderados por el profesor Martin Giurfa, del Instituto de Biología de la Universidad Libre de Berlín (Alemania), "los animales pueden aprender tareas de distinción de cosas parecidas y diferentes mediante reglas tan sencillas como el juicio de similitud, si son entrenados en función de un mismo estímulo".

Sin embargo, explican, su estudio prueba que "las abejas pueden hacer más que eso, pues son capaces de reconocer similitudes y diferencias incluso cuando las reglas de elección no han sido especificadas durante el entrenamiento".

Los insectos fueron adiestrados por los científicos para reconocer colores en un laberinto con forma de "Y". Los diminutos fabricantes de miel se introducían en el laberinto por un agujero y tenían que elegir entre dos pasillos, uno azul y otro amarillo, para alcanzar una suculenta solución de azúcar. Sólo el pasadizo del mismo color que la entrada conducía al sabroso premio.

Las abejas, dice el estudio, aprendieron a distinguir los colores para llegar al azúcar. El equipo de Giurfa cambiaba los colores mencionados y los animales daban en el blanco una y otra vez. Hasta este punto de la investigación, los experimentos solo demostraban la capacidad de las abejas para aprender (no entender) el concepto de similitud.

El hallazgo más significativo se produjo cuando los colores fueron reemplazados por aromas de limón y mango: los investigadores descubrieron, asombrados, que las abejas eran capaces de aplicar su conocimiento de la distinción de colores a la diferenciación de olores.

En opinión de los científicos, estos resultados "cuestionan la idea de que los vertebrados, y en particular los primates, son los únicos animales capaces de formar conceptos de semejanza y singularidad".

Las conclusiones, añaden, "muestran que las funciones más cognitivas no son un privilegio de los vertebrados" y dan pie a pensar en una "probabilidad real" de saber más sobre el sistema neuronal de los insectos.

1