Vida Artificial

Investigación

Artículos

Autor

Otros

Con un estudio sobre colonias de lagartos en islas caribeñas confirman teoría evolutiva de Darwin.
Fuente: Ciencia Digital: Nature (Español: www.eluniversal.com)
Febrero 2002

El hallazgo fue hecho por grupo de investigadores norteamericanos que probaron la adaptación de los organismos vivos al ambiente en que se encuentran.

Londres.- La evolución de colonias de lagartos en un grupo de islas caribeñas, según un grupo de investigadores norteamericanos, prueba que es cierta la teoría de Darwin sobre la tendencia de adaptación de los organismos vivos al ambiente en que se encuentran.

Para verificar la teoría, entre 1977 y 1981 Jonathan Losos y sus colegas de la Washington University de St. Louis (Missouri), trasladaron pequeños grupos de lagartos Anolis de su ambiente natural de la isla de Stanley Cay a otras 14 islas vecinas, donde la especie no existía, según reseñó la agencia AFP.

El desarrollo de los trabajos y sus resultados pueden leerse en el último número de la revista científica británica Nature.

Después de pasados 14 años, los investigadores volvieron a las islas mencionadas y encontraron que en algunas, las más pequeñas, los reptiles no habían conseguido sobrevivir. Sin embargo, en otras los animales habían prosperado hasta llegar a formar colonias de cientos de individuos.

Pero en cada isla los miembros de las distintas colonias mostraban características físicas ligeramente diferentes respecto de los integrantes de otras colonias. Esto sugiere que, incluso en el breve lapso transcurrido, hubo una adaptación al particular ambiente local.

Las modificaciones aparentemente inducidas por la adaptación conciernen sobre todo a las patas posteriores, que en general se acortaron. Según el investigador Losos, el largo de las patas parece, en cada caso, relacionado con el tipo de vegetación local.

Respecto de los lagartos originarios de Stanley Cay, el largo de las patas de sus descendientes en las otras islas depende, más precisamente, de la altura promedio de la vegetación y de la robustez de las ramas de los árboles.

Stanley Cay tiene árboles más altos y de ramas más robustas que otras islas, y con el tiempo, para moverse mejor en un ambiente con vegetación más baja y ramas más delgadas, los animales se adaptaron. Las patas posteriores más cortas les dan mejor equilibrio y un agarre más seguro.

Otras modificaciones físicas aparentemente provocadas por el ambiente se refieren al peso promedio de cada lagarto, y al espesor de los tejidos de la parte inferior de las patas.

También en este caso, el peso y espesor de las almohadillas ubicadas bajo los dedos de las patas parecen, en cada caso, proporcionales a la robustez de las ramas.

El comentar el estudio de Losos y sus colegas, siempre en Nature, Ted J. Case, de la Universidad de California, en San Diego, escribe que las modificaciones se dieron tan rápida y claramente que constituyen una confirmación sustancial de la teoría de la evolución.

Agrega luego que 'se trata tal vez del trabajo más importante en el campo de las investigaciones sobre la evolución desde que Darwin estudió la diversidad entre los pinzones de las islas Galápagos'.

1