Vida Artificial

Investigación

Artículos

Autor

Otros

Es urgente dotar a las máquinas de inteligencia artificial
Fuente: IBLNEWS, Agencias (11 de Marzo de 2002)

Los seres humanos tenemos la capacidad de leer en promedio 240 palabras por minuto, de escribir 10 caracteres por segundo y de retener sólo los hechos más importante del día. Capacidad muy limitada para la velocidad con que trabajan las computadoras. Pero a las máquinas les hace falta adquirir conocimiento, porque a diferencia de los humanos, estas no pueden aún adquirir mayor información por voluntad propia. El objetivo es dotar a las máquinas con inteligencia artificial.

Adolfo Guzmán Arenas, director del Centro de Investigación en Computación (CIC) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) afirmó que los seres humanos resultan muy lentos en comparación con las máquinas por lo que existe una necesidad cada vez más urgente de que éstas se comuniquen entre sí.

"Hasta hace unos años, las computadoras tenían como cliente natural a la gente, conforme aumenta el proceso de intercomunicación de las máquinas y la capacidad de almacenamiento, ahora resulta que las capacidades humanas resultan insuficientes, pues tan sólo las computadoras de Pemex tienen una capacidad de almacenamiento de datos de 550 Gygabites (Gb) y las del INEGI de 39 Gb".

Sin embargo, el también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, explicó que a las máquinas les hace falta adquirir conocimiento, porque a diferencia de los humanos, estas no pueden aún adquirir mayor información por voluntad propia.

El objetivo, dijo, es dotar a las máquinas con inteligencia artificial, para que ellas puedan leer un texto y aprender algo. "Por ejemplo, si leen la frase 'las ranas viven cerca del agua', no sólo sepan quien vive cerca del agua o donde viven las ranas, sino que sean capaces de deducir si las ranas se mojan o situaciones que deben deducirse".

Indicó que para los humanos resulta muy fácil deducir preguntas así, porque aunque nacimos sin ese conocimiento, la experiencia te ayuda a resolverlo, "pero las máquinas no nacen, se construyen y ellas no tienen experiencias, por lo que es necesario dotarlas de ese elemento".

Por esa razón, dijo, desde hace ocho años se dedica al desarrollo de agentes computacionales, es decir, programas que interaccionan entre sí en diferentes computadoras y con un fin común. "En una empresa puede ser el de adquirir o vender algún producto o en las escuelas encontrar determinados conocimientos".

"Imaginemos que tengo un agente computacional que quiero vender chabacanos, y se encuentra con otro que quiere comprar melones, entonces debe haber diálogo y saber que hacen actividades similares, pero también inferir que aunque ambas son frutas, existen diferencias".

El especialista aclaró que su trabajo está dirigido a que las computadoras se entiendan y que una máquina pueda leer un texto y aprenda de esa lectura, lo cual brindaría un gran potencial a esos instrumentos tecnológicos. "Se trata de construir máquinas que entiendan lo que la primera civilización (la de los humanos) ya construyó".

Para lograr lo anterior, dijo el científico, se trabaja en dos líneas, en el laboratorio de inteligencia artificial y en el de lenguaje natural, porque además de hacerlas inteligentes, hay que darle las herramientas del lenguaje para que se intercomuniquen.

Dijo que este tipo de estudios se realizan en varios países del primer mundo, por lo que resulta muy necesario realizarlos en México para evitar que el país quede al margen de esta ciencia, la cual tiene un enorme futuro.

1