La Inteligencia artificial padece de muerte cerebral
Fuente: Wired News (http://pa.wired.com/wired/tecnologia/0,1157,24614,00.html). 13 de Mayo de 2003.
Por Mark Baard

¿Alguna vez seremos capaces de crear máquinas que sean tan inteligentes como nosotros?

No si los ingenieros insisten en construir estúpidos robots, según lo manifestado por el fundador de la investigación en el campo de la inteligencia artificial.

"La inteligencia artificial padece de muerte cerebral desde la década de 1970", señaló el gurú de la inteligencia artificial, Marvin Minsky, en un discurso que pronunciara recientemente en la Universidad de Boston. Minsky cofundó el MIT Artificial Intelligence Laboratory (Laboratorio de Inteligencia Artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts) en 1959 junto con John McCarthy.

Minsky ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar el "razonamiento basado en el sentido común" -que es la capacidad de las computadoras de captar conceptos cotidianos que los seres humanos dan por sentado-.

Nociones tales como "el agua moja" y "el fuego quema" han resultado ser un blanco esquivo para los investigadores del campo de la inteligencia artificial. Minsky acusó a los investigadores de renunciar al inmenso desafío de construir una máquina pensante totalmente autónoma.

Los expertos en inteligencia artificial, movidos por las críticas de Minsky, salieron a defender su progreso.

"Estos últimos 15 años han sido un período muy interesante para la inteligencia artificial", señaló Stuart Russell, director del Center for Intelligent Systems (Centro de Sistema Inteligentes) de la Universidad de California, sede Berkeley, y coautor de un libro sobre inteligencia artificial titulado Artificial Intelligence: A Modern Approach (Un enfoque moderno de la inteligencia artificial).

Russell, quien calificó a los comentarios de Minsky como "sorprendentes y desalentadores", señaló que los científicos que estudian el aprendizaje, la visión, la robótica y el razonamiento han hecho enormes avances en sus áreas.

Los sistemas de inteligencia artificial de hoy en día detectan las estafas con tarjetas de crédito aprendiendo a partir de las transacciones anteriores. Y los ingenieros en computación continúan refinando los sistemas de reconocimiento de voz para las PCs y los sistemas de reconocimiento facial para las aplicaciones de seguridad.

Estos logros han ido aportando cada vez más a este campo, y cada desarrollo contribuye a la obtención de sistemas de inteligencia más sofisticados y completos en el futuro.

"Estamos construyendo sistemas que detectan patrones muy sutiles dentro de enormes volúmenes de datos", señaló Tom Mitchell, director del Center for Automated Learning and Discovery (Centro de Descubrimiento y Aprendizaje Automatizado) de la Universidad Carnegie Mellon, y presidente de la American Association for Artificial Intelligence (Asociación Estadounidense de Inteligencia Artificial). "La cuestión es: ¿Cuál es la mejor estrategia para poder avanzar desde donde estamos en este momento hacia un agente inteligente autónomo e integrado?".

Lamentablemente, las estrategias que mayor aceptación tuvieron entre los investigadores del campo de la inteligencia artificial en la década de 1980 han conducido a una calle sin salida, señaló Minsky. Los denominados "sistemas expertos", que emulaban la experiencia humana dentro de áreas temáticas estrictamente definidas como el derecho y la medicina, podrían relacionar las consultas de los usuarios con diagnósticos, informes y compendios relevantes, y aún así no aprender conceptos que la mayoría de los niños ya manejan a los 3 años.

"Para cada tipo de problema distinto, había que volver a comenzar desde cero la construcción de sistemas expertos, porque no acumulaban conocimientos basados en el sentido común", explicó Minsky.

Sólo un investigador se ha abocado a la colosal tarea de construir un sistema de razonamiento integral basado en el sentido común, según lo señalado por Minsky. Douglas Lenat, a través de su proyecto Cyc, ha dirigido el ingreso en forma individual de más de 1 millón de reglas en una base de nociones de sentido común.

"El Cyc sabe que los árboles por lo general están afuera, que una vez que la gente muere deja de comprar cosas, y que los recipientes con líquido hay que llevarlos derechos para que no se vuelque lo que tienen dentro", dice en un recuadro del sitio web del Cyc. El Cyc puede utilizar su amplia base de conocimientos para buscar coincidencias con consultas hechas en lenguaje natural. Ante un pedido de "imágenes de personas fuertes y temerarias" se conecta con una imagen relevante como la de un hombre haciendo alpinismo en un risco.

Si bien reconoce que se han producido ciertos avances en el campo de la investigación de la inteligencia artificial, Minsky lamenta el estado del laboratorio que fundara hace más de 40 años.

"La peor manía han sido estos estúpidos robotitos", señaló Minsky. "Los estudiantes universitarios están desperdiciando 3 años de sus vidas soldando y reparando robots, en lugar de dedicar ese tiempo a hacerlos inteligentes. Es realmente shockeante".

"Puede que las críticas de Marvin estuvieran dirigidas a mí", expresó Rodney Brooks, director del MIT Artificial Intelligence Lab, quien reconoció que gran parte de las investigaciones de ese laboratorio están centradas en los robots.

Pero Brooks, inventor de la aspiradora automática , sostiene que algunos avances en materia de visión computarizada y otras formas de inteligencia artificial han sido posibles gracias a la robótica. El laboratorio de inteligencia artificial del MIT, por ejemplo, está desarrollando el Cog.

Los ingenieros esperan que este sistema robótico adquiera conciencia de sí mismo aprendiendo a detectar sus propios movimientos y ver la relación causal. Cog podría ser capaz de "aprender" a hacer cosas.

Brooks señaló que la tecnología de sensores ha llegado a un punto en que es más sofisticada y menos cara, con lo cual ahora los robots están llenos de sensores.

"No toda nuestra inteligencia está bajo el control de nuestra mente consciente", señaló Brooks. "Hay muchos niveles de inteligencia que no requieren de introspección". En otras palabras, el énfasis en el razonamiento basado en el sentido común no se aplica a algunos esfuerzos realizados en el campo de la inteligencia artificial.

Los investigadores del campo de la inteligencia artificial, además, podrían ser víctimas de su propio éxito. La gente da por sentado que se pueden hacer búsquedas en Internet y que se pueden hacer reservas de pasajes aéreos a través del teléfono -éstos son ejemplos de la inteligencia artificial en la práctica-.

"Estamos en una posición muy particular", señaló Martha Pollack, profesora del Artificial Intelligence Laboratory (Laboratorio de Inteligencia Artificial) de la Universidad de Michigan y editora ejecutiva del Journal of Artificial Intelligence Research.

"Apenas resolvemos un problema, en lugar de ver la solución como una forma de inteligencia artificial, la empezamos a ver como otro sistema informático más", señaló Pollack.


Comentario Personal

La vida e inteligencia artificial son un verdadero reto, muy esquivas. Considero que donde se verán fuertes adelantos será en juegos de video y sistemas de vigilancia antiterrorista. Mi investigación esta orientada a que la inteligencia es el resultado de un largo proceso evolutivo.

1