"¿Suave me quieres?"

¿Guitarrero, dices? Pues faltaría más, estamos hablando de la banda gallega que se dice "Suave" para despistar. Resumiendo en breve: Yosi gritando su afán vitalista contagiado de esquizofrenia existencialista; Alberto Cereijo poniendo riffs y orden en esta formación de viejos vividores; el bajo inmutable de Charly, portavoz con orgullo de la bandera del gato; y la batería sostenida de Gelo, dispuesto a aguantar lo que le echen. En el banquillo espera Fernando Calvo, fichaje reciente que se muerde las uñas por compartir escenario con estos impenitentes de la carretera. Sin andarnos por las ramas, diremos que "Víspera de Todos los Santos" arrasa de entrada y demuestra que Los Suaves tienen en vena el veneno del rock duro. "Harto de ser hombre" nos introduce en la dificultad de "ser-humano" en estos tiempos y en cualesquiera otros. Yosi clama por cariño y amistad. Pero - gracias al cielo por ello - hay tiempo para la esperanza futura: "Palabras para Julia" encontrará eco en los adolescentes, para que busquen el amor por la vida antes que el dolor por tanta confusión (la vida puede ser bella, no olvides). Y no te dejes engañar por estos regateadores del titular: "No me gusta el rock´n´roll" te lo dice al revés para que te enteres. Por supuesto, hay y habrá peores composiciones que "La peor canción del mundo". "Noche de luna y pateras" entra al trapo de la tragedia del Estrecho de Gibraltar y de tantas otras historias de emigración y desesperación por una existencia sin horizontes. "Chow Chow llega el tren"...otra vez la vía férrea como metáfora de la vida nómada, el viaje sin destino. "Siempre con miedo" frena el pistón para reconocer las obsesiones de Yosi a medio tiempo. Por último, "Miénteme" le grita a la novia bisexual de triste destino. Atención: Los Suaves "corean" por primera vez. "Suave" me quieres, pues "Suave" me tienes.


- * -
1