El TUM celebra su nuevo cumpleaños
Año LXXXVIII - Nro. 31.576 - Viernes 11 de julio de 2003

El TUM celebra su nuevo cumpleaños

Más de 100 actores han pasado por este grupo teatral, que este mes celebra 25 años de trayectoria.

Sesenta y dos obras marcan la larga trayectoria de la Compañía TUM, que este mes cumple 25 años de historia teatral.

Sus inicios se remontan a fines de los 70, época que coincide con el nacimiento de la actual Universidad de La Frontera, cuando la sede de La Chile se une a la Universidad Técnica del Estado.

En aquel entonces, el Taller de Teatro de la Chile - que en manos de Osvaldo Obregón surgió en 1966-, producto de esta fusión corría el riesgo de desaparecer, pues la Universidad Técnica contaba ya con una compañía estable, por lo que dos agrupaciones trabajando a la par en una misma institución no resultaba ser lo más lógico.

"En esos años ya estaba dirigiendo el Teatro Municipal y además trabaja como actor en la Universidad de Chile, entidad que en ese momento había decidido terminar con el grupo de teatro; por eso personalmente hice una gestión con el entonces alcalde de Temuco, Germán Becker, para unir a ambas agrupaciones, fue así como surgió el TUM, Teatro Universitario Municipal", recuerda Jorge Topp, director de la compañía.

La primera obra que montó esta naciente compañía regional fue "Animas de día claro", en el salón cultural de la Biblioteca Municipal Galo Sepúlveda, espacio que fue prestado e implementado por el Municipio para que esta agrupación llevara a escena los más variados montajes, a los que el público local podía acceder gratuitamente.

Mientras, comenzaba a formarse la Compañía de Teatro de la Ufro, bajo la dirección de Juan Manuel Fierro y la escena teatral también anunciaba con fuerza el trabajo de la compañía de la Universidad Católica de Temuco.

Bajo este escenario, el TUM llegó a presentar obras como "La Niña en la Palomera" y "Las Tres Pascualas", las que con una envidiable escenografía y más de 40 actores sobre las tablas robaba el aplauso de cientos de personas que semanalmente se acercaban a disfrutar de estas ofertas culturales.

En 1982 con actores del TUM se forma la Compañía TAT y Teatro 85, que surgieron como agrupaciones profesionales e independientes y que en sus primeros pasos contaron con el apoyo de Jorge Topp en la dirección.

 

UNA SALA CON NOMBRE Y APELLIDO

 

En 1991, el elenco del TUM que se había independizado completamente viendo la urgente necesidad de contar con un espacio propio, empieza la búsqueda de una infraestructura que contará con las condiciones adecuadas como para levantar un teatro.

Con el apoyo de algunas empresas privadas y con el importante aporte de Jorge Topp, quien sacó de sus bolsillos gran parte del dinero para construir la nueva casa de la compañía; en un galpón de remate ubicado en Vicuña Mackenna, empieza a armarse pieza por pieza lo que sería el Teatro TUM.

"Habilitamos aquel espacio vacio de tal forma que pudiese ser un lugar más o menos cómodo para que la gente pudiese venir a ver teatro. Armamos poco a poco cada una de las butacas, alfombramos completamente el salón y levantamos un escenario con nuestras propias manos", recuerda el actor Manuel Poblete.

Es así como en septiembre del 91, con la comedia de enredos "Sexy Bank" es estrenada la sala de Teatro TUM, que por cinco años mantuvo un programa permanente, en donde también se presentaron distintas compañías nacionales y regionales".

"Alternábamos funciones del grupo con otras de agrupaciones de Santiago, nunca la sala estuvo vacia. Como el grupo debía mantenerse, impusimos un teatro de carácter comercial, por eso la gran parte de las obras que eran estrenadas eran comedias; incluso en esta sala se presentaron humoristas como Daniel Vilches y el Che Copete, antes que empezaran a salir en la televisión. También trajimos obras más serias, pero el público poco venía a verlas, prefería lo más picaresco", cuenta Poblete.

Además continúa, "pero la llegada de un gran centro comercial a Temuco, que compró casi la totalidad de la cuadra en que estaba la sala, nos obligó a entregar a sus dueños el espacio en 1995. Ahora de eso sólo queda un rinconcito pintado de negro que recuerda que alguna vez estuvo ahí el Teatro TUM, en lo que ahora es un estacionamiento".

"Dónde estará la Yaneth" fue la última obra que presentó el TUM en la sala de Vicuña Mackenna, después sus actores siguieron su camino en forma separada, algunos continuaron actuando en otras compañías y otros prefirieron alejarse del teatro y seguir otro rumbo laboral.

 

EL REGRESO

 

Pero el 2000, después de cinco años de receso, Jorge Topp vuelve a reunirse con parte del elenco del TUM y empieza una nueva etapa para la compañía, que ya no contaba con una sala particular y tampoco con los elementos técnicos, que con el paso del tiempo se habían deteriorado hasta quedar inutilizables. Nuevamente empezaron de cero.

"El regreso del TUM se debió un poco por nostalgia y por la falencia de compañías teatrales que trabajaran la comedia, pues todos los grupos que estaban en esa época seguían una línea dramática", cuenta Topp.

Por la ausencia de espacio para montar sus obras, la compañía optó por la itinerancia, es así como con "Los enredos de Otelo" empezaron a recorrer distintas comunas de la región.

Pero este año gracias a la firma de un convenio con la Municipalidad de Temuco y la Agrupación de Actores Independientes, la Compañía fue la encargada de inaugurar el renovado Salón Cultural de la Galo Sepúlveda, a mediados de junio, sala en que han presentado en forma ininterrumpida la obra "Nooo... mamá otra vez" y con la que mañana, celebrarán junto a la gran mayoría de los actores que alguna vez compartieron la historia de esta compañía, los 25 años de trayectoria del TUM.

"El sábado, a las 20.30 horas, nos reuniremos en la Galo Sepúlveda con actores que vendrán de distintos sectores del país y queremos, en esta celebración, contar con la presencia del público que ha seguido por años la trayectoria del grupo, porque es el público el que ha permitido que esta compañía siga hasta hoy vigente", afirma Topp.

 

RECUERDOS

 

Más de 100 actores pasaron por la escuela del TUM en sus 25 años de trayectoria. Muchos de ellos ahora están en otras tierras y ocupaciones, pero desde lo lejos recuerdan su estadía en esta compañía regional.

Jorge Flores Mendoza, que actualmente reside en Concepción, es uno de ellos.

"Ingresé al TUM, en ese entonces Teatro Universitario Municipal, en marzo de 1979, año en que entré a estudiar en la Universidad de Chile (hoy Ufro), la carrera de Químico Laboratorista.

La verdad es que gran parte de lo que hoy soy se lo debo a las tablas, ya que fueron ellas las que me abrieron las puertas del gran mercado de la venta en el cual hoy me desempeño y que me obligaron a dejar esa hermosa tierra, a la que añoro con toda mi alma volver algún día.

Pero sin duda que lo más importante que encontré en el TUM, además de la incondicional amistad de todos mis compañeros - en especial de Osvaldo Salom-, fue a la mujer más maravillosa que mis ojos y mi corazón hayan visto alguna vez, mi compañera por más de 20 años, la cual me dio tres hijas maravillosas y que hoy sólo puedo ver a la distancia.

Pero bueno, lo importante hoy es seguir adelante y recordar las cosas hermosas. Creo que todos los que vivimos esa época estamos conscientes de que el TUM fue la primera gran escuela que hubo en Temuco, que dio paso a una gran revolución cultural en los años 80, en donde el público temuquense disfrutó de muchos montajes y de variados estilos de teatro".

 

GERMAN BARRIA

 

Desde Santiago Germán Barria, recuerda su paso por el TUM.

"En 1977, llegué a Temuco procedente de Murta de donde soy originario -pequeño pueblo de 380 habitantes, ubicado en la ribera del Lago General Carrera, XI Región Aysén-, a estudiar Servicio Social en la Universidad de Chile, hoy Universidad de la Frontera.

Siempre tuve especial interés y atracción por el teatro, y estando en la universidad concurrí a una función, donde tuve la ocasión de conocer a Jorge Topp, quién posteriormente invitó a alumnos y otras personas a integrarse a lo que sería el Teatro Universitario Municipal de Temuco, TUM.

Participé como actor estable en más de 12 obras, hasta el año 1982, tales como: "La Remolienda" de A. Sieveking, que fue un éxito total en sus 100 o más funciones, aquí interpreté a Graciano.

También actué en "Mi Hermano Cristián", interpretando el rol protagónico de Cristian; "Cornudo Apaleado y Contento", de Alejandro Casona, en el rol de trovador; "La Leyenda de las Tres Pascualas" de Isidora Aguirre en el rol de Cantor; "Las Perfectas Casadas", en el rol de uno de los maridos engañados, entre otras.

Uno de los recuerdos más hermosos se relacionan con las presentaciones del TUM en distintas localidades de la región en un rol de difusión y extensión cultural.

Recuerdo como nos preparábamos, cargábamos escenografía, utilería, vestuario, iluminación, sonido y muy apretaditos nos subíamos a nuestra micro itinerante, con un chofer regalón, " El Angelito" al volante, partíamos a nuestros destinos.

Respondíamos a invitaciones de distintos organismos públicos y/o privados, liceos, escuelas, municipalidades, Club de Leones, Rotarios, Bomberos, Cruz Roja, etcétera; apoyando con nuestras presentaciones acciones de bien social y comunitario; permitiéndonos a la vez recibir el cariño, la acogida y el reconocimiento de niños, jovenes, familias, de distintas comunas, que nos premiaban con aplausos, algún sandwich o una comida preparada y servida con amor y gratitud por quienes nos habían invitado.

El TUM sin lugar a dudas se ha mantenido activo y vigente por todos estos años como resultado de diversos factores, a saber como la valoración y reconocimiento de la comunidad de Temuco y de la IX Región, por las expresiones culturales y en especial por el Teatro.

Vaya por todo esto un inestimable saludo y reconocimiento en estos 25 años del TUM".

Volver



Fundado el 5 de Marzo de 1916