Historia del Domino

Home Comentarios Fundadores Búsqueda/Search Historia

El Dominó es un juego apasionante, es divertido, es retador, es original, cada juego es único, requiere concentración y astucia, malicia e inocencia, suerte y técnica, te da disciplina y te relaja, te hace discreto y fortalece tu inteligencia.

¿Qué es el Dominó?

El juego del Dominó
Historia del Dominó
Historias y leyendas acerca del dominó

El juego del Dominó

El juego del dominó consiste en 28 fichas. Cada ficha es rectangular y está dividida en dos partes, cada parte tiene puntos que van del 0 al 6:

Las fichas no traen números, pero usan el valor en forma de puntos:

El objetivo del juego es deshacerse de las fichas.
Para iniciar  se necesitan cuatro jugadores. Se revuelven las fichas con los puntos hacia abajo, de tal forma que NO se vean que fichas le tocan a cada persona. Se reparten 7 fichas a cada jugador.
El jugador que tenga la ficha marcada con doble seis    empieza el juego colocandola sobre la mesa.
El jugador que está sentado a su derecha sigue en turno. Este jugador debe tirar una ficha que tenga seis en una de sus partes, por ejemplo 6-4  y la debe colocar junto a la ficha anterior. De tal forma que queden juntos seis con seis:

.

El siguiente jugador a la derecha le corresponde tirar ahora. El orden de tiro siempre es a la derecha. Este jugador tiene ahora dos opciones para tirar una de sus fichas (siempre se toman los valores al extremo de la linea de fichas).

Puede tirar una ficha que tenga 4 puntos o tirar una ficha que tenga 6 puntos. Como ejemplo digamos que tira la ficha 6-1 . El juego quedaría de la siguiente forma:

 .

Ahora le corresponde al siguiente jugador a la derecha su tiro. Puede tirar una ficha que tenga 4 puntos o tirar una ficha que tenga 1 punto. Como ejemplo digamos que tira la ficha 4-2 . El juego quedaría de la siguiente forma:

 .

Ahora le corresponde al siguiente jugador a la derecha su tiro y así cada vez que alguien tire.
En ciertas ocasiones no se tiene ni una ficha que se pueda una colocar en alguno de los extremos; en este caso el jugador con tal suerte debe pasar, perdiendo así su turno. (también debe avisar a los demás jugadores que "Pasa"). Esta situación lo deja en desventaja por tener más fichas que los otros jugadores.
Por costumbre (ya que de esta manera se pueden identificar rápidamente), las fichas dobles (1-1, 2-2, ..., 6-6), también llamadas Mulas, se acomodan en forma encontrada a la linea de fichas, es decir:

El primer jugador que se quede sin fichas gana la partida. Por ello se suman los puntos que queden en las fichas de los otros jugadores. Esta suma se escribe y se van acumulando conforme cada jugador vaya ganando.

El primero de los jugadores que llegue a 100 gana el juego; lo que implica que se necesitan varias partidas para ganar un juego.

NOTA IMPORTANTE

La forma de jugar que presenté anteriormente es la más sencilla.

Regularmente se juega de parejas y en este tipo de juego se alternan los jugadores de cada equipo, es decir: Se sienta el primer jugardor de la primera pareja, a su derecha queda el primer jugador de la segunda pareja, después sigue el segundo jugador de la primera pareja y finalmente el segundo jugador de la segunda pareja.

En el juego de parejas es el verdadero juego del dominó. Requiere coordinación y entendimiento y para ello se deben de jugar muchas ocasiones para "aprender" como "juega" el compañero. Al jugar de parejas, uno de los compañeros trata de facilitarle el juego a su compañero, o trata de fastidiarle el juego al jugador que está a su derecha pues es de la pareja contraria. 

Historia del Dominó

[Under Construction]

Historias y leyendas acerca del dominó

Estando dos Gachupines jugando dominó de parejas en un restaurante de la Colonia Roma y después de cuatro pasadas de iniciado el juego; uno de ellos, que por suerte le había tocado tirar, le dice a su compañero:

-“Jolines, ¡Hombre! Que ya hemos tirado cuatro veces y tú todavía tienes las siete fichas”-

A lo que el otro, despreocupado, le contesta:

-“¡Joder, Hombre! ¡Que con un compañero como tú, hasta se me hacen pocas!

“Es el dominó, como en la Presidencia, no hay que hablar, es un juego de mudos. Las señas son recomendables si se hacen con discreción y elegancia. No admitir ni dar cachirules. Si el juego viene mal, desatiéndalo. De las mulas hay que deshacerse con rapidez  y a los contrarios ahorcárselas sin piedad. Y no lo olviden: vale más un mal cierre que una pasada en falso.

Adolfo Ruiz Cortines, Presidente de México, 1952-1958

Una anécdota de Adolfo Ruiz Cortines con relación al hueso:

Cuando era diputado le preguntó a un recién llegado que iba a ser su compañero, si sabía jugar y éste le contestó que "jugaba a medias". Con su seriedad típica y levantando el índice le respondió: "Hay muchas cosas que no pueden ser a medias. No se puede estar embarazada a medias; no se puede ser honrado a medias; no se puede ser homosexual a medias; no se puede ser jarocho a medias; no se puede tomar una decisión a medias; no se puede ser político a medias, ni se puede saber jugar dominó a medias". Citado por Miguel Alemán. No siembro para Mí. México, Diana, 1997, p. 211.

 

Domino Life Comentarios Fundadores Búsqueda/Search

Send mail to Temoviste@hotmail.com with questions or comments about this web site.
Copyright © 1997-2003 Temoviste Inc.
Last modified: Enero 15 del 2003

El material citado es fruto del arduo esfuerzo realizado por un grupo de profesionales (El Pedro, El Vladimir, El Raulito y el DaviD) durante las reuniones semanales en el Montejo, y de las aportaciones del Dámaso y del Manuel entre otros. ©1997-2003. All rights reserved.

1