Checoslovaquia La página de Federico

Poemas, cuentos, historias, viajes y algo más


Vamos a Europa / Checoslovaquia


Checoslovaquia

 

                          Federico Ortiz-Moreno *

 

 

Verdadero centro y corazón de Europa Central, país poseedor de riquezas tanto naturales como culturales. Lugar de reunión y encuentro de muchas y muy variadas influencias. País de gran belleza y tradiciones conformado por tres regiones: Bohemia, Moravia y Eslovaquia. País que combina dos pueblos en uno solo. Eso es: Checoslovaquia.

 

Venir a Checoslovaquia es visitar un país que le acogerá con el encanto de su  gente. Personas románticas, agradables, simpáticas; todas ellas de gran inteligencia y sensibilidad social y artística. Conocida como la Ceskoslovenská Socialistiká Repúblika (República Socialista Checoslovaca), Checoslovaquia es conocida como el “País del Cristal”, un país verdaderamente hermoso.

 

Situada en la parte central de Europa, Checoslovaquia tiene un área de 127,869 kilómetros cuadrados, superficie muy similar a la del estado de Durango que tiene 123,181 kilómetros cuadrados, o bien, comparable a 2 veces el estado de Nuevo León que tiene 64,924.

 

Esta nación, Checoslovaquia, limita a noroeste con la Alemania Oriental; al norte con Polonia; al este con la Unión Soviética; al sur con Hungría y Austria, y al oeste con Alemania Occidental. Enclavada en una extraordinaria variedad de tierras bajas que se alternan con lomas y montañas, esta nación tiene también sus lugares alpinos.

 

Aproximadamente un tercio del país está cubierto por bosques. Muchos ríos y corrientes subterráneas, arroyos y lagos realzan la belleza de sus paisajes. Sus numerosos lugares incrustados con bellísimos caprichos de la naturaleza invitan al visitante a conocer los más diversos rincones del país. Sus rocas de arena y piedra. Sus grutas de hielo, sus cuevas y cavernas. Esos imponentes ábices o abismos, esos majestuosos conos volcánicos y volcanes apagados. Todo esto y más es donde se halla y ofrece la linda Checoslovaquia.

 

La preciosa Checoslovaquia

 

Con el carisma propio de su gente este es un país que invita a ser visitado. Históricamente la moderna Checoslovaquia es la unión geográfica-política de tres grandes y contrastantes regiones: 1) Bohemia, región de hermosas y extensas llanuras con áreas muy propias para una rica agricultura. 2) Moravia, preciosa región central de lindos escenarios entre Bohemia y Eslovaquia. 3) Eslovaquia, lugar de áreas boscosas y de gente alegre.

 

El país tiene 15 y medio millones de habitantes, entre los que se encuentran primeramente los checos, que se caracterizan por ser muy inteligentes y bastante serios y que predominan la parte occidental de la provincia de Bohemia. Por otro lado los eslovacos, habitantes de Eslovaquia, quienes se caracterizan por ser gente alegre, quienes viven en regiones boscosas entre preciosos lagos y majestuosas montañas. Por último, están los moravios, quienes habitan. La región de Moravia, lugar de lindos escenarios llenos de pueblecitos y villorrios renacentistas atestados de casitas de madera pintadas de colores, un ambiente muy propio de la encantadora Checoslovaquia.

 

Checoslovaquia: la gran historia

 

País de dos repúblicas conjugadas en una sola nación, Checoslovaquia tiene una historia apasionadamente interesante. Dominada por los magiares, los romanos, los Habsburgo, los alemanes nazis y en parte por los rusos, Checoslovaquia ha sabido mantenerse independiente ofreciendo para quien desee conocerla la historia de su vida.

 

Los "boios" fueron los primeros habitantes del país, seguidos por los marcomanos. Posteriormente los romanos ocupan el territorio. Tiempo después, se instalan varias tribus eslavas provenientes de la región de los Cárpatos. Es precisamente una de estas tribus, que lleva el nombre de su jefe Cech o Chéj, lo que da el nombre al país.

 

  • A fines del siglo VIII, as tribus checas y moravias, sometidas a Carlomagno, conocen el cristianismo a través de Cirilo y Metodio, los “apóstoles de los eslavos”. En 830, los moravios constituyen su reino, que incluye a los checos y eslovacos; pero, en 906, el Reino de Moravia se desmiembra bajo el ataque húngaro. El centro político se desplaza entonces hacia el ducado de Bohemia, teniendo a Praga como su capital.

  • De 921 a 935, en tiempos de Wenceslao, el país se convierte en tributario de los germanos. Luego, de 1037 a 1055, bajo Bretislav I, Moravia, Bohemia y Silesia quedan como feudo. En 1197, Otakar I, es coronado y Bohemia se convierte en reino hereditario. Tiempo después, en 1278, Rodolfo I de Habsburgo desposee del reino  a Otakar ll. Otakar muere en combate. 

  • De 1346 a 1378, Carlos IV, rey de Bohemia y emperador romano, llamado el “Padre del País” ocupa el trono de Bohemia. En 1348, él y Juan I (Juan Nepomuceno), prelado checoslovaco, fundan en Praga la primera universidad de Europa Central.

  • En 1415 Juan Hus muere en la hoguera, lo que marca el momento culminante de las guerras religiosas que culmina con una insurrección nacional. Estalla la guerra civil entre checos y alemanes.

  •  En 1531, la corona pasa a los Habsburgo. Los checos eligen como su rey a Fernando l. Luego, en 1583, Rodolfo D., emperador romano-germano y rey de Bohemia, establece su asiento permanente en Praga. Continúan una serie de luchas internas que culminan en 1620 con la Batalla de la Montaña Blanca. La dinastía de los Habsburgo vuelve al trono de Bohemia

  •  No es sino hasta 1918, cuando checos y eslovacos proclaman la República. Dos o tres años más tarde, entre 1920 y 1921, Checoslovaquia busca crear con Yugoslavia y Rumania la Pequeña Entente, un pequeño grupo de países en uno solo. Ya en 1938, luego del Paco de Munich; los montes Sudetes son anexados a Alemania, Teschen a Polonia y parte de Eslovaquia a Hungría.

  •  En 1939, Eslovaquia y Rutenia se declaran independientes. A partir de esta misma fecha, de 1939 a 1945, el resto del Estado Checo se transforma en protectorado alemán de Bohemia y Moravia. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno checo presidido por Eduardo Benes funciona en Londres

  •  El 5 de mayo de 1945, Praga se levanta contra los ocupantes nazis y cuatro días después, el 9 de mayo, se hace la liberación de Praga por el ejército soviético, finalizando así la Segunda Guerra Mundial. En 1948 triunfa el socialismo y comienza una nueva época en la historia de la nación

  •  En 1968, Alexander Dubcek, electo primer secretario del Partido, publica una reforma al régimen comunista. Las fuerzas del pacto de Varsovia y tanques rusos invaden Checoslovaquia y se detienen a los líderes del Gobierno. Se introduce una nueva Constitución Federal que confiere plena autonomía a Eslovaquia

  •  Finalmente, en 1969, Praga se convierte en la ciudad capital federal de toda Checoslovaquia. Un país libre e independiente compuesto por dos naciones: la República Checa y la República Eslovaca, ambas con derechos iguales y gobierno propio limitado. Todo concentrándose en una sola metrópoli: Praga, capital de Checoslovaquia.

 

Viajando a Checoslovaquia

 

Todo visitante a Checoslovaquia debe contar con una visa antes de llegar. Estas se obtienen fácilmente en cualquier misión diplomática checa, principalmente en alguna embajada de Europa Occidental o Europa Oriental. Las visas tienen un costo aproximado de 15 dólares y no tardan más de una semana. En muchos países, principalmente escandinavos, o incluso Austria, las visas se obtienen de un día para otro.

 

Quien quiera viajar a este hermoso país, puede aprovechar los servicios que ofrece la Cedok,  la compañía turística del Estado. Con excelentes servicios e información, los checos le harán animarse para que conozca el país de ellos. Gente amable y conocedora de lo suyo, los checoslovacos le sugerirán “tours” especiales, ya programados, donde usted no tiene de qué preocuparse. Todo está incluido: avión, hotel, hospedaje, alimentación, transportación, cambio de moneda… Todo.

 

Ahora que si usted desea ir por su cuenta, obtenga primero su visa y vuele por la Ceskoslovenske Aeroline, que mantiene vuelos directos entre Nueva York y Montreal. Si usted decide partir de Estados Unidos o Canadá. O bien, mejor vuele desde Londres. Es más cómodo.

 

También puede viajar en tren. Yo ya lo he hecho. Existe un expreso que va desde París hasta Praga. Se llama Zapadian Express. Este tren parte ya tarde en la noche de Paris, viajando a través de Mainz, Frankfurt. Nürnberg y Plzen, llegando a la capital Checoslovaquia, en las primeras horas de la noche del día siguiente, haciendo unas 19 horas en su recorrido total.

 

Empezando a gastar

 

Aunque los precios, como en todas partes, han subido, gastar en Checoslovaquia no es nada caro. Diría yo, que es bastante económico. Los lugares más caros son, obviamente, Praga, la capital federal; seguida de Bratislava, la capital de Eslovaquia; para finalizar con Brno, la capital de Moravia; seguida luego de centros y ciudades turísticas y lugares de ski y de recreo.

 

La unidad monetaria de Checoslovaquia es la koruna (abreviado, Kcs.), que se encontraba hasta el segundo cuatrimestre del ‘86 a un tipo de cambio de 15.50 Kcs por dólar. Cada koruna (corona, en español), se divide en 100 haler. Existen billetes de lO, 20, 50, 100, 500 y 1,000 korunas; y monedas de lO, 20 y 50 balers, lo mismo que de 1, 2 y 5 Kcs.

 .

En 1981, se daba un bono especial del 36 % sobre el tipo de cambio normal otorgado al turista. Esto, siempre y cuando el viaje se haya agenciado a través de la Cedok (la oficina nacional de turismo o, para los llamados lugares de tratamiento (Centros de recreo y tratamiento de enfermedades. Tratamiento en base a aguas termales o sulfurosas, lo mismo que a otros métodos  ultra modernos).

 

Existe un requisito mínimo de cambio por persona que habrá que hacerse por cada día que pase uno en Checoslovaquia. Esta cantidad es mínima: si se considera que de todos modos hay que cambiar para gastar. Esta cantidad es de 30 marcos alemanes. (Actualmente, al 6 de enero, fecha en que escribo este artículo), unos 15 dólares).

 

Cambiar su dinero no es nada complicado. Cualquier sucursal del Banco Nacional de Checoslovaquia o cualquier oficina de la Cedok lo pueden hacer. Tome en cuenta que si tiene usted los servicios ya pagados a través de la agencia Cedok no es necesario el “cambio mínimo” a que hice referencia, ya que éste lo habrá hecho al comprar el servicio.

 

Por último, tome en cuenta que la importación o exportación de coronas está prohibido. Si usted se queda con billetes o moneda -siempre y que sean excedentes del mínimo de cambio obligatorio- usted podrá reconvertir sus coronas en moneda fuerte, ya sea dólares, libras, marcos o francos. Usted decide. Asimismo, no se preocupe mucho de su dinero. Usted puede cambiar lo indispensable y pagar luego con una buena tarjeta: se aceptan fácilmente la American Express (siempre y que no sea mexicana), la Eurocard, una Diners, una Visa o una más sugestiva; la Barclayscard (Visa inglesa).

 

Checoslovaquia: Mis primeras impresiones

 

Siempre me ha gustado conocer lugares diferentes. Es una buena forma de conocer el mundo y ver por uno mismo sin que le cuenten amañadamente la verdadera historia y el sentir de un pueblo. He conocido muchos lugares y todo tipo de gente. Sé que el espíritu aventurero hace al hombre sabio. Y, conocer gente y convivir con los demás, le hacen a uno saber más.

 

Me recuerdo perfectamente bien haber conocido a varios checoslovacos, un muchacho y tres guapas chicas. Todas ellas guapísimas y con un aire y sonrisa a flor de labios. Mi primer contacto con ellos fue habiendo estado estudiando en Perugia, Italia. Esto fue por agosto de 1986.Todos estábamos en la misma Universidad y me recuerdo muy bien que una de las chicas, al día siguiente de que jugaran dos de las mejores tenistas del mundo, Hana Mandlikova y Martina Navratilova, mi amiga estaba super contenta ya que su compatriota checa (a quienes los checos consideran la única número uno) le había ganado a Navratilova (checa, ahora naturalizada americana).

 

Esto sucedía en Praga, mientras nosotros estábamos en Italia. El orgullo nacional de los checos es evidente. Martina había regresado a su país, luego de cuatro años, pero había perdido. Su campeona, Mandlikova, había triunfado. Para ellos esto era nacionalismo. Algo muy bonito que se expresa con hechos y no con palabras huecas y vacías como nuestros gobernantes lo hacen querer ver en México.

 

La gente que conocí era simpática, abierta e inteligente. Gente como cualquier otra y al mismo tiempo muchos con lo suyo propio. De ellos fui conociendo algo más de la linda Checoslovaquia. Un país del que antes conocía muy poco. Un país del que sólo conocía su nombre, allá en los Juegos Olímpicos' de México ‘68. En aquel tiempo, lo único que se me quedó grabado fue el nombre de Vera Chablavska, gran gimnasta checa.

 

Iniciando, nuestro viaje

 

Visitar y recorrer Checoslovaquia es adentrarse en el país de la belleza. Desde la preciosa Praga, hasta la bellísima Bratislava. Desde Bmo, capital de Moravia, hasta lugares de esparcimiento y de recreo como Karlovy Vary y Mariánskké Lázne.

 

Pero no solo sus ciudades. También sus montañas. Los Tatras, la región de los Cárpatos: Vysoké Tatry (Altos Tatras) y NizkeTatry (Bajos Tatras). Luego están sus ríos, el Elba, el VItava, el Oder y el Danubio.

 

La Gran Checoslovaquia

 

Checoslovaquia es un país de 15 y medio millones de habitantes. Dividida en dos repúblicas, la checa y eslovaca, esta gran nación tiene como capital federal a Praga. Una preciosa ciudad de estilo gótico y barroco, una de las más bellas de Europa. Luego le sigue Bratislava, una muy bonita ciudad, situada a unos cuantos kilómetros de Viena. Por último, está Brno, capital de Moravia, lugar de preciosos castillos y villas pintorescas.

 

Praga

 

Praga es una de las ciudades espectacularmente más bellas del mundo. Una metrópoli de un millón 20 mil habitantes que fascinará al visitante y al turista al apreciar en ella esa espléndida arquitectura y el encanto de sus antiguos distritos que le harán gozar y deleitarse.

 

Los checos la llaman Praha (P-r-a-h-a). La consideran la Praga de Oro La ven como una gema en el corazón de Europa. Asiento del presidente de la República y centro de los poderes político, administrativo y de gobierno, esta preciosa ciudad cae a los lados del río VItava.

 

 

 

La historia de Praga se remonta al siglo IX cuando se funda el Castillo de Praga y Vysehrad, y en él, la primera Iglesia dedicada a la Virgen Maria. Esto allá por el año 894. Posteriormente, en el 973, se establece el Obispado de Praga. Luego, en 1105 se tienen los primeros datos sobre el Mercado de Praga.

 

Para el siglo XIII se construyen los muros de la ciudad con una circunferencia de 1,700 metros (140 hectáreas). En 1344.la ciudad pasa a ser y es promovida a Arquidiócesis. Más tarde, en 1348, Carlos IV funda en Praga la primera Universidad de Europa Central. Siglos después, la ciudad se convierte en la ciudad capital de la Checoslovaquia independiente. Esto, en 1918. Por último, en 1969, Praga pasa a ser la capital de capitales, la capital de toda Checoslovaquia.

 

No obstante y sus mil años de historia, Praga es una ciudad viva. Su envidiable posición a los márgenes del río Vltava, divisando los incontables y preciosos ejemplos de todo estilo de arquitectura, el increíble panorama del antiguo distrito de Hradcany con el Castillo de Praga y la Iglesia de San Vito mirando hacia el puente de San Carlos, sus antiguas y estrechas calles, sus rincones y escondrijos pintorescos, y sus espléndidos jardines, hacen que toda esta atmósfera única e inigualable hagan de Praga, una de las ciudades más bellas del mundo.

 

Orientarse en Praga es sencillo, máxime si se tiene un cómodo y práctico mapa de los que son ofrecidos en cualquier oficina de turismo de la Cedok, o bien, en el hotel donde se hospede. Primeramente está el ataré mesto (la ciudad vieja), que se encuentra dentro del ángulo de 90° que forma el Río Vltava. Aquí encontrará las más concurridas calles comerciales de la ciudad. Luego, siguiendo hacia el sur, del mismo lado del río, se halla el nové mesto (la ciudad nueva), establecida en 1348 por Carlos IV. Al otro lado del río, estará usted en la mala strana (parte baja de la ciudad), donde se localiza el Prazky hrad (EI Castillo de Praga), punto de referencia y símbolo de la ciudad.

 

Si a usted le gusta caminar, vaya primeramente y piérdase en las inmediaciones del Castillo de Praga. Podrá, en verdad, pasear días y días entre sus edificios. Conózcalos bien. A excepción de la oficina del presidente, usted podrá visitar todas las salas de este castillo, que comprende, asimismo, la Národnl Galerie (Galería Nacional).

 

Vaya después y conozca la preciosa Katedrála St. Vita (la Catedral de San Vito), que tomara 600 años en construirse y no fuera terminada sino hasta 1930. Sus vitrales y sus magníficos interiores son extraordinarios. Ahora que, a la derecha del altar mayor se encuentra un precioso Cristo circundado por cuatro ángeles, todos ellos hechos en una bonanza barroca de plata pura y brillante.

 

No tenga miedo a perderse. Agarre un taxi, súbase a las flamantes líneas del nuevo metro, aborde un tranvía o un cómodo autobús. Usted no está en un tercer mundo. Usted está nada menos que en Praga, Checoslovaquia. Las distancias, si bien no son cortas, todo está relativamente cerca una cosa de otra. Para el buen caminante y buen turista como usted, le será fácil llegar a cualquier lado que se proponga. Comience en la Hradcanske Namesti (la Plaza del Castillo). Del parapeto visualice la ciudad. Tendrá una vista formidable. Observe desde aquí la Iglesia de San Nicolás y el Puente de San Carlos,  bonito paso con sus dos torres de atalaya y estatuas de estilo barroco.

 

Existen lugares preciosos que hay que visitar. La Hradcany, al otro lado del río, fue la ciudad real, la cual es coronada por un esplendoroso castillo gótico. De aquí, diríjase y camine por la Václavské námesti. Un placentero boulevard de amplias aceras y geométricas banquetas, lugar donde se dejan ver estudiantes checos y de otras muchas nacionalidades.

 

Luego vaya a la Plaza de Wenceslao, corazón y centro comercial de la ciudad. La Staromestské námesti es la plaza más famosa de la ciudad, dominada por el Viejo Ayuntamiento. Admire aquí, como lo hacen los turistas, cada hora, el famoso Reloj Astronómico de los Doce Apóstoles.  Un precioso reloj que marca el tiempo de más de 500 años de antigüedad. Hacia el centro de la plaza, se encuentra una estatua del teólogo y líder checo Jan Hus. Al otro lado del ayuntamiento se encuentra la Iglesia de Tyn con sus dos grandes torres, una representando a Eva, y la otra, representando a Adán. Luego, muy cerca de aquí se halla la Capilla de Belén  lugar donde acostumbraba a predicar Juan Bus hasta el momento de su muerte en 1402.

 

Hay muchos, muchísimos lugares que usted puede ver y conocer. Entre ellos el Museo Nacional, el Nuevo Ayuntamiento, el Viejo Ayuntamiento, el Museo de Lenin, el tradicional distrito judío con su museo y, finalmente, la sinagoga más antigua de toda Europa, parte de la cual data de mucho antes del año 1270. Y, antes de finalizar su visita a los lugares históricos, edificios y monumentos de Praga, asómese y entre a los diferentes los como la Iglesia de Nuestra Señora de Santiago o San Jacobo y la Iglesia de San Nicolás.

 

Praga de Noche

 

En la noche diviértase pasándola en un buen restaurante o centro nocturno. Los buenos lugares para comer o cenar están divididos en dos tipos: Unos, los vinarny (que sirven vino) y otros, los hospody (que sirven cerveza). Buenos lugares son el Lobkovicka vinarna, el Opera Grill, el U Labuti, el U Mecenase y el Epreso Kajetanka.

 

Entusiásmese lleno a una buena taberna, bar o cava. Digamos, vaya a una de las más famosas taernas de Praga. En este lugar podrá usted saborear una riquísima cerveza de color caramelo obscuro de 13 grados. Un sitio muy agradable: jardines, cuartos privados, música, espectáculo y buena atmósfera.

 

Pruebe uno más, esta vez el U Kalicha que ofrece una exquisita comida checa. Uno más es el U Rudolfa II, lugar diminuto e intimo con excelente comida. Otro más seria el U Tomase, fundado por los monjes agustinos en el siglo XIV. Por último, siéntase bohemio y alégrese en el U Zelene Zaby, lugar muy concurrido por jóvenes artistas.

 

Existen buenos espectáculos, tanto en “shows” como en teatro y música. Los mejores espectáculos se centran en el East Bar del Hotel Esplanade o en el Jalta Club del Hotel Jalta. También se pueden ver buenos espectáculos en el Ahambra y el Varieté Praha. Ahora que, si usted visita Praga durante mayo y junio, muy buena época según mi opinión, no se pierda el Festival de Música de Primavera. Es excelente.

 

Existen también buenos teatros en Praga. Conozca el Narodni Divadio (Teatro Nacional).donde se presentan las mejores óperas. Pero, si a usted le gusta algo diferente, no se pierda, por nada del mundo, la fabulosa Laterna Magika (La linterna mágica), una extravaganza que combina actores en vivo, mímica y avanzadas técnicas de cine.

 

Comprando en Praga

 

Y qué mejor que comprar antes de que no lo podamos hacer. Existen cadenas especiales de tiendas para el turista donde uno compra en moneda dura, moneda fuerte. Usted puede pagar con Travelers Cheques, Tarjeta de Crédito, dólares, libras esterlinas, marcos alemanes o francos franceses. Moneda fuerte y no revolucionariamente desgastada como la nuestra.

 

No tenga miedo y entre a este tipo de tiendas, dedicadas a la exportación, que venden increíbles artículos checoslovacos.  Algunas de estas tiendas son la  Tuzex, la Moser y la Uva. Que ¿qué es lo que puede comprar…? Pues muchas cosas. Cristal de Bohemia, porcelana, antiques, vestidos, artículos de piel, joyería, objetos de arte, pinturas, discos... Todo ello a un inmejorable descuento sabiendo que usted es un excelente turista y amigo.

 

Bratislava

 

El actual nombre de la capital de Eslovaquia no se hizo oficial sino 1919, después de la creación de la República Checoslovaca, siendo su primer nombre registrado el de Breciburgo. Como parte de la historia, entre 1563 y 1848, Bratislava fue la ciudad donde coronasen a los reyes húngaros.

 

Bratislava, con sus 395,000 habitantes, es la segunda ciudad en importancia en toda Checoslovaquia. Considerada como la capital de la República de Eslovaquia, Bratislava es el lugar donde a María Teresa de Austria le gustaba vivir. La ciudad se encuentra muy cerca de la frontera con Austria: Si usted está en Viena, le será fácil llegar a Checoslovaquia teniendo como punto de entrada esta preciosa ciudad de Bratislava, lugar donde, por cierto, se come muy bien.

 

Entre los sitios principales a visitar en esta ciudad se halla el Castillo de Bratislava, que se perdiera en fuego y llamas durante las guerras napoleónicas. Sus hermosos jardines ofrecen una espléndida vista del nuevo puente sobre el Danubio y de las colinas de tres diferentes países: Checoslovaquia, Austria y Hungría.

 

Viniendo del castillo, usted puede descender calle abajo, hacia el staré mesto (la ciudad vieja) hasta el Dómsv Martina, (la Catedral de Santa Martina), catedral donde se llevaran a cabo la coronación de 10 reyes y 8 reinas de Hungría. Visita luego el Palacio Primicial. Conozca una pequeña galería que se encuentra en el segundo piso.

 

Anímese luego a ver el Palacio Mirbach, el cual alberga una importante colección de modernas pinturas eslavas. Para finalizar, no deje de ver la Iglesia Franciscana, una híbrida mezcla de estilos gótico, barroco y renacentista.

 

Y, antes de dejar Bratislava, deléitese con un buen comer. Hacerlo en Bratislava es inevitable. Las carnes asadas son la especialidad. Pruebe unos deliciosos vinos eslavos. No se pierda las innumerables cukráreni (pastelerías) y las riquísimas zmrzlina (conos o nieve de agua o crema).

 

Brno

 

Brno ha sido la capital de Moravia desde 1642. La ciudad fue fundada en el siglo XIII. Con sus 380,000 habitantes, Brno es una pequeña ciudad de ensueño. Como toda ciudad o villa de Moravia, sus casas recién pintadas, enclavadas entre bosques y montañas, viñedos y castillos, es algo que no se debe dejar de ver.

 

Karlovy Vary

 

Lugar de recreo fundado por el rey de Bohemia y Emperador Sacro Romano, Carlos IV, Karlovy Vary es hoy un punto de reunión de jóvenes y turistas. Uno de sus principales atractivos son sus aguas termales y sulfurosas a las que gente de todo el mundo acuden en busca de tratamiento en un medio natural.

 

Ciudad bel1isima arbolada con 45,000 habitantes, Karlovy Vary es también lugar de  los Festivales lnternacionales de Cine, que se celebran cada año impar. Dese una vuelta por sus calles. Asista a un curso de golf, desee un baño en sus ricas y confortables aguas termales y dese la oportunidad de conocer la famosa ya extinta mina de plata donde cuñaran las conocidas monedas de María Teresa, llamadas “talers” o “táleros”, de donde deriva su nombre el dólar norteamericano.

.

Castillos y Mansiones

 

Existen alrededor de 3,000 mansiones en Checoslovaquia, que son testigos del pasado y ejemplos fieles de los diferentes tipos de viejos edificios. Muchos de ellos han sido declarados monumentos culturales por la importancia del lugar que ocupan en la historia.

 

Estos castillos y mansiones en Checoslovaquia no son meramente  monumentos inertes del pasado. La sociedad  socialista les ha dado un nuevo propósito, instalando museos y galerías de arte en ellos, utilizando sus campos y jardines para llevar a cabo exhibiciones, conciertos y espectáculos.

 

El más importante de ellos es el Castillo de Praga, residencia oficial del Presidente de la República. Luego está el Castillo de Bratislava. También. Entre los más visitados se encuentra el Castillo de Karlstejn, construido por el Rey Carlos IV, para salvaguardar las joyas de la corona.

 

El Castillo de Hluboka, de estilo romántico, es uno de los más bellos y atractivos, y de los más ampliamente visitados. Otro castillo más es del de Kokorin y, una preciosa casa como la Mansión de Veké Losiny.

 

La comida y gastronomía

 

La comida checa es excelente. Existen lugares de todo tipo desde buenos y baratos, hasta caros y excelentes. Los sitios llamados  buffet y que son conocidos también como samoobsluha son lugares económicos para comer algo rápido. Se come en una barra y se hace de pie. Luego vienen los hostinec, tipo de fondas u hostelerías donde la clientela es algo más establecida y donde uno puede conocer gente de la propia localidad.

 

Una pivnice es un salón donde se bebe y se toma cerveza. Una vinárna es un bar donde se expende vino, comúnmente especializado en vinos eslavos y a menudo, también, un gran lugar para comer. Quien quiera algo exquisito y ligero, no se pierda en ir a un kavárny o cukrány, donde se sirve una deliciosa pastelería y donde puede saborear un buen café.

 

El restaurace es el típico, cómodo y a veces lujoso restaurante donde podrá saborear aquellos platillos que usted desea. La tradicional comida checoslovaca consiste en una típica polévka, una sopa, seguida del platillo principal compuesto por carne y verdura. Todo esto acompañado con una sabrosa bebida.

 

Si le gusta comer bien (usted seguro lo hará), pruebe un riquísimo y jugoso  zvicková pecené na zelenine (delicioso y jugoso “sirlon steak” acompañado de  vegetales, ensalada y crema). Y, para beber, una bien fría y refrescante cerveza. La cerveza checa es de las mejores. También está el slivovice (brandy hecho a base de ciruela). Por último, entre otros licores diferentes, pruebe un borovicka, (hecho de juníperos o enebros), un becherovka (hecho de hierbas), o un riquísimo y apetitoso rnyslivec. Bebida popular entre los estudiantes. Con todo  esto combinado, de seguro usted no batallará para poder hablar en checo y brindar por su salud y Checoslovaquia.

 

Cosas de Checoslovaquia

 

Visitar Checoslovaquia es conocer un nuevo país que nos ofrece la oportunidad de ver nuevas cosas. La gente es muy amable, sobre todo, empezándola a tratar. El idioma no es una barrera para el que ama la comunicación. Un  dobr'y den (dóbrí den), significa “buenos días” (algo así como decir “hola”, para saludar). Un vitáme vás (vitame vas) quiere decir “bienvenido”. Dobré jitro (dóbre yitro), es “buenos días” (en la mañana). “Adiós” es sbohem. "Por favor" es prosim, y “gracias” se dice mockrát (mots-krat). Y, si usted se enamora de una linda checa, dígale Miluji vas (miluyi vas); es decir, "te quiero”. Caro, que si usted no aprende esto, no se preocupe, la gente checa es muy inteligente y sé que sabrán comprenderle. El inglés, francés o el alemán, le ayudarán mucho. Los gestos, las señas, una libreta, un lápiz o pluma, también. Estas aventuras le harán reír, gozar y disfrutar de esta bella nación: Checoslovaquia.

 

 

Artículo aparecido en el periódico “El Porvenir” de Monterrey, México,

      el domingo 11 de enero de 1987.

 

Himno nacional de Checoslovaquia.

  Páginas en Internet  

 


República Checa: Países del Mundo
República Checa: Czech Republic
República Checa: Welcome to the Czech Republic
Eslovaquia: Países del Mundo
Eslovaquia: Slovakia - Heart of Europe





Volver a la Página
VAMOS A EUROPA




Federico Ortíz-Moreno


Número de visitantes:

Counter

Página lanzada el 16 de febrero de 2003.



E-Mail:

fedeoricomonterrey@yahoo.com


Federico Ortíz-Moreno
© 2003. Derechos Reservados.



Enlaces y sitios de interés:

Los mejores poemas: Página de poemas, versos prosas y rimas.
100 Grandes Personajes: Cien grandes personajes de la historia, música, literatura, ciencia, pintura...
Los mejores cuentos: Página de cuentos clásicos y fábulas de siempre.
Historias, cuentos y relatos : Selección de historias, cuentos, apuntes y relatos.
Los mejores Midis : Música de cantantes, grupos, instrumental, clásica, latinoamericana y más.
Y algo más : Sentimientos, pensamientos y recuerdos.
México, nuestro país y sus estados : México y los 32 estados de la República.
Nuevo León y sus municipios: Nuevo León y sus 51 municipios.

Hoy/Today/Aujourd'hui:


1